Home / Crimen organizado / “SI NO SE INTERRUMPE LA RELACIÓN CON LA POLÍTICA Y EL PODER LA MAFIA JAMÁS SERÁ DERROTADA”
frecuencia1

“SI NO SE INTERRUMPE LA RELACIÓN CON LA POLÍTICA Y EL PODER LA MAFIA JAMÁS SERÁ DERROTADA”

Por MATIAS GUFFANTI

En el programa “Frecuencia Joven”, de Argentina, salió al aire la entrevista realizada al Fiscal de Palermo, Nino Di Matteo

Por Matías Guffanti – ¡Audio-entrevista! – 11 de Octubre de 2016

Doctor Di Matteo, usted tiene una experiencia de hace más de veinte años en investigaciones y juicios sobre la mafia. Primero que nada ¿podría decirnos qué es Cosa Nostra y de qué manera se ha desarrollado en el territorio local y nacional?

En Italia nos hemos enfrentado y nos seguimos enfrentando con una organización mafiosa, Cosa Nostra, que lamentablemente existe y es poderosa desde hace más de 150 años. Creo que es una organización mafiosa importante, quizás la más importante, porque cuenta con algunas características que otras organizaciones mafiosas, también italianas, no tienen. Cosa Nostra siempre ha intentado condicionar al poder oficial, a la política, condicionar a las instituciones, ha tratado de convivir con el poder oficial para desempeñar, ella misma, un rol de poder efectivo. No es casualidad que Cosa Nostra sea la que, más que ninguna otra organización, ha recurrido a los magnicidios. Limitándonos a los últimos treinta años de la historia siciliana e italiana siempre es importante recordar que aquí, en Palermo, en Sicilia, han sido asesinados magistrados, policías, carabinieri, altos oficiales de las fuerzas del orden, comisarios de la República, exponentes políticos de primera línea, Presidentes de la Región y referentes políticos del partido opositor. Aquí en Sicilia y en Italia han ocurrido atentados que tenían una finalidad bien precisa: la de obligar al Estado a aceptar la voluntad de la mafia. Lamentablemente, incluso con sentencias dictadas en juicios que ya han quedado cerrados, sabemos que en la historia reciente de Italia ha habido políticos importantes que han hecho pactos de tipo electoral con la mafia que luego han tenido que respetar. Mientras la mafia siga teniendo la posibilidad de mantener relaciones con la política y con el poder jamás será derrotada.

¿Qué ha cambiado hoy en día en el panorama mafioso?

Afortunadamente, con respecto a lo que era hace treinta años, la fuerza militar de la organización mafiosa se ha atenuado un poco. Pero el Estado no puede cantar victoria, sería un gravísimo error. La historia nos enseña que se han alternado períodos en los cuales la organización mafiosa ha preferido no perpetrar magnicidios con aquellos en los que luego volvió a la estrategia de los homicidios, a la estrategia de las bombas. Y, lamentablemente, en los últimos años ha habido señales bien claras, que han quedado cristalizadas en varios juicios, a través de las declaraciones de los colaboradores de la justicia, de las interceptaciones telefónicas, de los testimonios, que demuestran cómo hoy en día existe una parte de Cosa Nostra que presiona para volver a una estrategia de violento enfrentamiento al Estado. Yo, como magistrado que hace 25 años que trabaja en esta materia y como ciudadano italiano, sueño y sigo esperando que el Estado italiano, en todas sus instituciones, entienda finalmente que tiene que considerar el problema de la mafia como el principal de nuestra Nación. Porque, incluso cuando no dispara, la mafia constituye un enorme problema para la Democracia, cuando hace negocios contaminando la economía, cuando condiciona las libres decisiones alterando la Democracia, obliga a vivir en el miedo a los ciudadanos, o a abandonar su tierra para emprender una actividad económica en forma más libre. En todos estos casos termina alterando lo que es el bien primordial: la libertad de los ciudadanos.

¿La mafia italiana puede ser considerada también un problema que supera las fronteras nacionales, hasta infiltrarse en el escenario mundial?  
La historia y la crónica más o menos reciente nos enseñan que es en la actividad de emplear el dinero obtenido a través de la actividad ilegal en Italia, donde las organizaciones mafiosas italianas se han expandido incluso en el extranjero. A esta altura, lamentablemente, inclusive sectores cada vez más relevantes de la economía de Países europeos desarrollados, Alemania, Bélgica, Francia, son territorios de conquista para las organizaciones mafiosas. Grupos y capitales de la ‘Ndrangheta calabresa, por ejemplo, son cada vez más fuertes en Alemania. Y en una economía cada vez más globalizada grandes flujos de dinero se transfieren con un click en el teclado de una computadora. Considerar el fenómeno mafioso circunscripto en Italia, o en el Sur de la Península es algo anacrónico. Tampoco hay que subestimar los contactos y las conexiones de intercambio que son cada vez más frecuentes con Colombia y no solo. Países productores de sustancias estupefacientes que pasan a ser, con sus grupos organizados en Sudamérica, una interfaz de las organizaciones mafiosas italianas. Cuando dos organizaciones mafiosas  entran en contacto, si pueden obtener una ventaja concreta, no se limitarán a los contactos para el tráfico de estupefacientes, sino que siempre intentarán consolidar las ventajas recíprocas inclusive en otros sectores, criminales y también en sectores aparentemente legales.   maty1

 

¿Hace algunos años usted recibió amenazas por parte de Totò Riina. En 2014 surgió la noticia de que el trotil ya estaba en Palermo. ¿Cómo vive esta situación?

No se trata solo de una amenaza, se trata del descubrimiento de un proyecto de muerte. Incluso a través de las declaraciones de otros colaboradores de la justicia, especialmente de Galatolo Vito, se supo que ese proyecto había llegado a alcanzar una fase avanzada organizativamente con la compra del explosivo y del trotil. He vivido y vivo momentos muy difíciles, hasta ahora he podido encontrar la fuerza para resistir e intentar seguir haciendo mi trabajo. Primero que nada porque en mi ha prevalecido la pasión por lo que hago y que quería hacer desde chico. También encontré la fuerza, más allá del apoyo de mis familiares, en una parte consistente de la opinión pública, sobre todo de muchos jóvenes y ciudadanos humildes, que en el período más difícil para mi demostraron que se mantenían conmigo. No como Nino Di Matteo, sino como magistrado que hace su trabajo por amor por su tierra, no por una cuestión de ejercicio de un poder. Además afortunadamente, en Italia y en Sicilia son muchas las personas que hoy en día siguen trabajando y que lo que las impulsa es esa pasión, ese espíritu. Un espíritu de comprensión del hecho de que la lucha en contra de la mafia es una lucha por la libertad por la Democracia, es un acto de altruismo por el prójimo, por las futuras generaciones. Desde este punto de vista es una actividad emocionante y gratificante. La mafia altera la Democracia incluso cuando no dispara y obliga a pasar por una retracción económica y cultural a muchos ciudadanos que en cambio podrían, liberándose de la mafia, vivir en un modo más libre y digno. En Italia estas cosas se llegan a entender cuando la sangre caliente de los muertos corre aún caliente en el asfalto de las calles, en muchos otros Países me da la impresión de que la peligrosidad de la mafia no se llega a comprender.

¿Qué es lo que hace falta realmente para poder derrotar definitivamente a la mafia?
Dos cosas: el corte definitivo de toda relación entre la mafia y la política y luego una revolución cultural. Ésta tiene que surgir de los jóvenes, de las escuelas, para comprender que la mafia representa un mal absoluto. Si esas dos condiciones se llegaran a dar entonces el fenómeno mafioso podrá tener, como decía Giovanni Falcone, un final. Es por ello que siempre observé con una mirada muy atenta y positiva las actividades de esa parte de la opinión pública y de esos periodistas que cotidianamente informan a la opinión pública sobre lo que hacen las mafias y sobre cómo el Estado afronta el tema de la lucha en contra de la mafia. Saber, conocer, informarse, seguir directamente: significa crear las condiciones para cambiar la mentalidad. Yo crecí en una Sicilia en la que la mayoría de las personas, a pesar de todo lo que ocurría en Palermo y en Sicilia, no hablaban de la mafia, parecía ser un argumento tabú. Los mafiosos quieren que no se hable de la mafia, porque es de la única forma en la que pueden hacer, en silencio y ante la indiferencia general, construir sus relaciones, hacer sus negocios. Vuestras palabras tendrán y podrán derrotar a las mafias antes de que puedan lograrlo la represión de la Policía y la magistratura.
La última pregunta estuvo a cargo de la joven Sonia, representante del grupo Our Voice.

¿Qué mensaje querría dar a los jóvenes?
Tengo un sueño y es que los jóvenes no caigan en esa actitud que para mí es el error más grande, de la indiferencia y de la resignación. Creo que lo más hermoso para un hombre, especialmente para un joven, es luchar por los ideales en los que cree. El mensaje que siento que tengo que darles es el de no resignarse, no es cierto que las cosas no pueden cambiar, no es cierto que todo sigue igual. Creo que el compromiso de cada uno, la capacidad de perseguir los sueños personales, puede cambiar a la sociedad. Y este impulso tiene que venir sobre todo de los más jóvenes, sois vosotros, son los jóvenes los que tienen que impulsar además a la parte más atrasada, a la parte más enferma de la política, para cambiar.
Para escuchar la entrevista completa hacer click en el siguiente link: frecuenciajovenrosario.blogspot.it