Home / Crimen organizado / A MUCHOS AÑOS DE NO RESPETARSE LA LIBERTAD DE EXPRESION
medina

A MUCHOS AÑOS DE NO RESPETARSE LA LIBERTAD DE EXPRESION

Por Secretaría de redacción

A MUCHOS AÑOS DE NO RESPETARSE LA LIBERTAD DE EXPRESION
Secretaría de Redacción de Antimafia Dos Mil Paraguay- 3 de octubre de 2015

Capturado por las autoridades Vilmar “Neneco” Acosta, el principal ideólogo del crimen de Pablo Medina y Antonia Almada, el 16 de octubre del pasado 2014, en un apartado camino rural de Villa Ygatimi, en el departamento de Canindeyú, en la zona fronteriza con el Brasil, donde el narcotráfico está instalado desde hace varias décadas, la posibilidad que su extradición del Brasil se concrete de un momento a otro resulta ser una noticia a considerar, pero ni por asomo lo suficientemente buena como para bajar los brazos en la lucha por la justicia en torno al caso.¿ Por qué? Porque todavía siguen prófugos los asesinos materiales. Porque todavía siguen impunes los muchos personajes que seguramente se vieron involucrados en este doble atentado. ¿Personajes del sistema político? ¿Personajes del Estado?¿Personajes influyentes y poderosos que integran las fuerzas vivas de las ciudades fronterizas?¿Personajes que integran las filas del narcotráfico? Podría ser.
Por esta razón y muchas otras más, de diferente índole y tenor, recordar a Pablo Medina y a su asistente Antonia Almada , a un año de su muerte, resulta una obligación moral. Pero hay que recordarlo con la fuerza de la lucha. Con las manos en el arado, abriendo surcos de justicia en la tierra roja paraguaya. Unos profundos surcos para erradicar de raíz la impunidad. Para erradicar el terrorismo criminal y la corrupción que se ejerce y se practica, descaradamente, por quienes sentados en los sillones del poder político, traicionan las esperanzas de los pueblos y cercenan vidas, como una cosa corriente. Es hora de revertir el panorama. De ahí la invitación a participar de la manifestación en Curuguaty, como homenaje a Pablo y Antonia, y a todos los periodistas que mataron desde el advenimiento de la democracia en el Paraguay. Porque son muchos los años, que los asesinos del poder no respetan ni la libertad de expresión ni la vida humana.

volante