Home / Crimen organizado / “AQUEL TERRIBLE ‘92”, EL DEBUT LITERARIO DE PETTINARI
aaron

“AQUEL TERRIBLE ‘92”, EL DEBUT LITERARIO DE PETTINARI

Por Silvia Buffa

“AQUEL TERRIBLE ‘92”, EL DEBUT LITERARIO DE PETTINARI.

Borsellino: “la mafia es un tumor con demasiadas metástasis”
por Silvia Buffa
– 20 de junio del 2017

El periodista eligió Palermo como la primera capital de provincia para contar su libro. El autor entrevista a 25 personajes diferentes para recopilar la memoria dispersa de los últimos años. El libro fue escrito en un tiempo récord de 26 días: “Hoy, como entonces, parece que no se quiere llegar al fondo de la verdad“.

Fue el año del primer mensaje de texto enviado a través de un teléfono celular, pero también el de la destrucción de la biblioteca de Sarajevo. El año en que se inauguró el Museo Reina Sofía de Madrid, uno de los más importantes del mundo, pero también en el que Francesco Totti, de solo dieciséis años, hizo su debut en la Serie A. Fue 1992 un año destinado a cambiar la historia, el llamado año de las masacres. Es desde ahí que el periodista de ANTIMAFIA Duemila Aaron Pettinari decide partir en su debut literario: Quel terribile ’92 (Aquel terrible ’92), editado por Pietro Orsatti. “Son 25 voces para contar estos últimos 25 años a partir de esas masacres, reunidas para tratar de reconstruir ese año“, dice el autor en la librería Feltrinelli de Palermo. Una obra coral escrita en sólo 26 días, que quiere preservar la memoria y, aún más, cultivarla, expandirla. Para expresar el ritmo del libro están las entrevistas realizadas por el autor a 25 personajes diferentes: algunos pertenecen al mundo de la música, otros al del cine y el teatro, otros al de los deportes.

Muy pocas personas hoy en día siguen los procesos importantes de este tiempo, desde el de Capaci bis al Borsellino quater, el de la Mafia Capitale o el de la tratativa Estado-mafia -explica-. Como si se tuviera la voluntad de no llegar al fondo. Se olvidan algunas verdades pero es nuestro deber como ciudadanos intentar recuperarlas“. Volver sobre estos 25 años ha conducido inevitablemente al autor a una comparación obligada de recuerdos, sentimientos y estados de ánimo, a veces contradictorios. Un viaje necesario, más allá de la memoria: “Podría servir para entender quiénes somos y, sobre todo, cómo hemos llegado a ser, en estos años, lo que somos –continúa-. El hecho es que desde entonces, con aquello que sucedió, todos hemos perdido algo“.

Para participar de la presentación del libro de Pettinari está también el fiscal adjunto de la Fiscalía de Palermo Vittorio Teresi: “Me uní al poder judicial en el ’79 y la primera vez que usé la toga fue para el funeral del fiscal Gaetano Costa“, dice antes de hablar sobre temas de actualidad. Primero relata la historia de los dichos del jefe de Brancaccio Giuseppe Graviano, interceptado durante casi un año en la prisión Opera durante las horas de recreo en el patio. “Las certezas son sólo miedo -dice Teresi-. Hoy en día hay grandes periodistas que creen que Graviano sabía que era interceptado. Yo les pido un acto de confianza: créanme cuando les digo que tenemos pruebas irrefutables de que Graviano no sabía que era interceptado, pero voy a hablar en los foros adecuados“. Es una especificación que siente que tiene que hacer, a pesar de que no puede dar una explicación más clara.

La intervención continúa y el tono se endurece. “Me he dado cuenta de que últimamente tenemos una gran cantidad de expertos en la mafia, y eso es algo bueno. Pero a mí me preocupa más bien la falta de expertos antimafia –subraya-, no es suficiente con sólo conocer el fenómeno, es necesario dar un paso adelante y ver cuales son las antípodas en todos los sectores, conocer los remedios. Esto también es válido para el ambiente judicial: no somos muchos los expertos en la mafia, y perdón por la falta de modestia“. De ello se hace eco Salvatore Borsellino, hermano del juez asesinado por Cosa Nostra en la matanza de Via D’Amelio, quien habló por teléfono con la presentación: “La memoria no es una memoria cristalizada, es una lucha que se libra en 360 grados cada día, a pesar del espectáculo del cual es víctima hoy“, dice, obteniendo de inmediato la aprobación de la sala. Pero los aplausos dieron paso a una amarga conclusión: “La mafia es un cáncer que antes estaba localizado y que a estas alturas ya ha producido demasiadas metástasis. No hay ninguna región que hoy esté indemne, seamos realistas“.

Extraído de: palermo.meridionews.it

Foto © Silvia Buffa