Home / Crimen organizado / “ASÍ HE RECONOCIDO A ‘CARA DE MONSTRUO”
AgostinniyGiorgio

“ASÍ HE RECONOCIDO A ‘CARA DE MONSTRUO”

Por Giorgio Bongiovanni

“ASÍ HE RECONOCIDO A ‘CARA DE MONSTRUO”

por Giorgio Bongiovanni – 26 de Febrero de 2016
Vincenzo Agostino: ”Un rostro así para mi es inolvidable”

Un rostro marcado con los rasgos del sufrimiento por la tragedia de la pérdida de un hijo, de una nuera y una nieta que nunca llegó a nacer. Veintisiete años de espera para que se le hiciera justicia a él y a su familia. Una investigación compleja, para nada sencilla, que ha tenido varias fases en el curso de la historia. Lo que es cierto es que hoy Vincenzo Agostino sentirá su corazón un poco más ligero después del cara a cara a la americana que ha tenido lugar en el aula búnker de la cárcel de Ucciardone para reconocer a la “cara de monstruo”, el hombre que él vio en aquel trágico verano del 1989, unos días antes de que su hijo fuera matado.
Según la acusación aquel hombre podría ser el ex policía Giovanni Aiello, sobre quien investigan cuatro fiscalías de la República (Palermo, Caltanissetta, Reggio Calabria y Catania, ndr.)
Varios ‘arrepentidos de mafia’ le señalan como ese individuo que frecuentaba “Fondo Pipitone”, (una zona en las afueras de Palermo, reino de la familia mafiosa Galatolo, ndr.) y que estaba “a disposición de la mafia incluso para llevar a cabo homicidios”.
Y es justo por el homicidio del agente Agostino que hoy Aiello es investigado en Palermo junto a los boss mafiosos Gaetano Scotto y Antonino Madonia.
Durante el incidente probatorio* Agostino no ha tenido dudas. Èl mismo nos cuenta los detalles de este largo día que ha vivido con el apoyo sobretodo de la familia (su mujer Augusta y su hija Flora, que estaban a su lado, ndr.) pero también de la sociedad civil que ha organizado un sit-in temporal justo para expresar su solidaridad y estar cerca de él en este momento delicado y al mismo tiempo histórico. El esperado “face to face” entre Agostino y Aiello ha tenido lugar, eran alrededor de las 12, cuando el reconocimiento fue completado.
Esa “cara inolvidable”
“Lo he conseguido -ha dicho a la salida dirigiéndose a los cronistas y a los ciudadanos presentes-. Como he repetido siempre después de todos estos años esa cara es inolvidable. No ha sido fácil. Les han maquillado más que bien a él y a los otros dos que le pusieron al lado, pero no he titubeado ni un solo instante”.
Agostino ha contado que ha querido mirar a la cara al hombre que pudiera haber participado en el homicidio del hijo. “He pedido que sacaran el vidrio. He reconocido enseguida que era él porque yo ese rostro, incluso después de 27, no puedo olvidarlo. Y no puedo olvidarlo no tanto por el lado derecho de su cara que de verdad no se puede mirar, sino por su mejilla izquierda. No he tenido dudas y no me he dejado traicionar por la emoción cuando he tenido que señalarle con el dedo”.
Mientras describía la emoción que había vivido volvía a sentir la misma conmoción: “Durante muchos años he luchado junto a mi mujer. Ha sido como ver realizarse algo que se ha perseguido por muchos años. Como si un faro por fin iluminara el caso Agostino. Como si por fin podrá tener él también un poco de paz junto a su familia. Cuando le he visto le he preguntado, gritando, el porque había venido a buscar a mi hijo. Le he preguntado qué es lo que había venido a hacer aquel día entre el 8 y el 10 de julio de 1989 a mi casa”. Un momento particularmente dramático e intenso. “Ese hombre -ha añadido Agostino- ha hecho una mueca pero estoy seguro de que ha sido él. Y además he visto los dos lados de la cara. Sobre todo viendo esto me he sentido un poco mal, pero ahora estamos bien. Pero lo he conseguido”.
Porque han matado a mi hijo
Durante nuestro coloquio, con la prensa presente, le hemos preguntado también algunas consideraciones sobre el por qué un individuo como “cara de monstruo” pudo haber participado en el asesinato del hijo. Agostino ha respondido con mucha lucidez: “Si aquel día, entre el 9 y el 10 de julio de 1989 hubiera encontrado a mi hijo yo estoy convencido de que me habría matado también a mi, no solo a mi hijo, y hoy yo no estaría aquí. ¿Por qué le buscaban a él? Porque él no era uno que bajaba la cabeza. Los colaboradores de justicia hablan de mi hijo como de un ‘esbirro malo’ que iba a ‘Vicolo Pipitone’ para buscar prófugos de la justicia. Mi hijo fue reconocido en ese lugar en el que, como dicen otros, no estaban sólo los altos cargos de Cosa Nostra. De aquel lugar partieron muchas órdenes de homicidios de alto nivel. No sólo eso. Según el padre del pobre Nino hay un motivo por el cual Giovanni Falcone, durante el funeral, dijo que mi hijo le había salvado la vida. Todo parte precisamente del atentado en Addaura*, en el 1989, que fracasó. Algunos magistrados no han sabido interpretar aquel hecho aunque la historia de los estragos empieza a partir de ahí. El mafioso Galatolo, que llevó los petardos de dinamita, se echó al agua después de haber reconocido a mi hijo. Es así que entonces él salvó a Falcone y también a otros magistrados que se encontraban allí. Y Falcone molestaba porque quería tocar el nervio económico del lavado de dinero, indagando sobre las cuentas en Suiza”.
Es pronto para cortarse la barba
Luego Agostino ha vuelto de nuevo a la sede del incidente probatorio de hoy: “Hoy he tratado lo más posible de controlar mis emociones. En todos estos años ha habido muchos desvíos de información. Aunque no era fácil lo he hecho por mi familia, principalmente por mi hijo y por todos vosotros que estáis aquí. No sé cómo daros las gracias por todo el apoyo que me habéis ofrecido en estos largos años. Desde los chicos de las escuelas, a los magistrados, a los periodistas. Yo he hecho lo que debía. Lo he hecho también para que nuestra Italia se vuelva mejor, para que fuera más sincera y libre de estos servicios secretos desviados, misterios y demás. Si me cortaré la barba? Todavía es pronto para eso. Se trata de un primer paso. No podemos saber como evolucionará todo. Yo mi deber lo he hecho, ahora queda el de la magistratura que tiene que seguir adelante con sus investigaciones sobre estos hechos para descubrir esas ‘manzanas podridas’ que había entonces y que estaban dentro del Estado. Ahora es el Estado el que tiene que hacer su parte. Yo lo espero”. Una esperanza es la de ver abrir un proceso sobre el homicidio, esperanza que comparte también el abogado Fabio Repici que ha añadido: “El reconocimiento del testigo ya es un hecho. Creo que después de estos nuevos pasos en la investigación pueda haber elementos como para llegar a un juicio, por lo menos en lo que concierne a los boss mafiosos Scotto y Madonia. Sobre Aiello vale el punto que mi asistido ha reconocido en Aiello la persona que vio en julio de 1989”. Y éste es indudablemente un óptimo punto de partida.
Ver el servicio del noticiario Tg1

Notas:
*Incidente probatorio: (vista especial con fines de prueba antes del juicio).

* Addaura: El Juez Giovanni Falcone estaba de vacaciones en Addaura (Sicilia) y el 21 de junio de 1989 fueron hallados 58 cartuchos de dinamita entre las rocas preparados para estallar y matar al juez.

Galería fotográfica:
http://www.antimafiaduemila.com/rubriche/giorgio-bongiovanni/59110-cosi-ho-riconosciuto-faccia-da-mostro.html