Home / Información regional / Cae complice del crimen Medina
chofer-de-Neneco[1]

Cae complice del crimen Medina

Por

DEAMBULANDO EN UN MONTE DE YPEJHU CAE COMPLICE DE CRIMEN DE MEDINA
El detenido es Arnaldo Cabrera, chofer de “Neneco” Acosta, quien habría huido al  Brasil
Por Jean Georges Almendras; foto publicada por ABC Color

Parecería que el círculo se vendría cerrando en torno a los asesinos del periodista Pablo Medina y de Antonia Almada, porque en la mañana del lunes 8 de diciembre dieron captura, en una zona de un tupido monte de Ypejhú, en la región de Curuguaty, al chofer del prófugo Vilmar “Neneco” Acosta, identificado como Arnaldo Javier Cabrera López, quien estaba siendo intensamente buscado por las autoridades policiales, al igual que Wilson Acosta y Flavio Acosta, hermano y sobrino respectivamente del ex intendente sindicado como el autor intelectual del  doble mortal ataque cometido el pasado 16 de octubre de este año. La captura de Cabrera permitió saber, según las primeras declaraciones suyas, que Vilmar Acosta habría cruzado la frontera y estaría escondido en algún punto del territorio brasileño. Se desconoce si igual rumbo tomaron sus dos cómplices, Wilson y Flavio Acosta, considerados autores materiales de la doble ejecución.
Informaciones procedentes del Paraguay, a través de los diferentes medios  periodísticos locales  -entre ellos ABC Color y Hoy- y de las agencias internacionales dieron cuenta que efectivos de la Policía Nacional dieron la voz de alto a un hombre que se hallaba en una zona de abundante vegetación de monte, siendo identificado éste como una de las personas que desde mediados de octubre están siendo intensamente buscadas por el crimen de Pablo Medina y de Antonia Almada.
Consignaron los despachos informativos de Asunción que la captura de Cabrera se concretó en el marco de un operativo realizado en la zona desde las seis de la mañana del día lunes,  luego de haberse obtenido información confidencial de que Cabrera se hallaba escondido en la zona, guareciéndose en el monte, donde quizás habría recibido ayuda de personas que residen en el lugar.
Lo cierto es que los datos obtenidos por personal de inteligencia estaban acertados y fue así que Cabrera no pudo huir al verse literalmente rodeado por uniformados que en rápidos movimientos lo neutralizaron ante la eventualidad de que el sujeto pudiera resistirse apelando al uso de un arma de fuego. En definitiva esto no ocurrió y Cabrera –tras rendirse pacíficamente-  fue esposado y subido a un vehículo policial. La zona fue inmediatamente peinada por policías fuertemente armados ante la posibilidad de que Cabrera estuviese acompañado por los restantes prófugos. Al cabo de una prolongado lapso y ya avanzada la mañana el operativo en la zona de monte fue levantado, derivándose al detenido a la Comisaría más próxima.
Oportunamente  el Comisario Celso Zelada, Jefe Policial de Canindeyú, confirmó a la prensa local los detalles de la captura al tiempo de señalar que Cabrera “estaba viviendo escondido en el monte”  aceptando haber participado en el crimen de Pablo Medina y su asistente, e informando que Vilmar “Neneco” Acosta ya había cruzado la frontera internándose en una zona forestada del Brasil, con rumbo incierto.
Finalmente trascendió que Arnaldo Cabrera , no sería ajeno a otros homicidios. Precisamente todos estos aspectos serán dilucidados en las etapas de indagatoria a las que Cabrera habrá de ser sometido en los días siguientes.
En consecuencia este operativo podría permitir definir algunos puntos sobre el paradero de Vilmar “Neneco” Acosta , Wilson Acosta y Flavio Acosta, al tiempo que en la capital paraguaya se viven instancias de expectativa respecto al inicio del Juicio Político previsto, contra tres ministros de la Corte Suprema de Justicia. Hora tras hora se corre una verdadera carrera contra reloj contra la impunidad.