Home / Crimen organizado / CONDENA A MUERTE PARA DI MATTEO: ESE SILENCIO (INSTITUCIONAL) CULPABLE
renzi

CONDENA A MUERTE PARA DI MATTEO: ESE SILENCIO (INSTITUCIONAL) CULPABLE

Por LORENZO BALDO

CONDENA A MUERTE PARA DI MATTEO: ESE SILENCIO (INSTITUCIONAL) CULPABLE

Por Lorenzo Baldo – 11 de Octubre de 2016

Es una instantánea. Se trata de unas pocas frases que aparecen en la pantalla en la parte final del documental de Al-Jazeera “A very sicilian justice”. Las palabras son claras: “Los productores de la película solicitaron al Presidente de la República Mattarella y al Primer Ministro Renzi que hicieran un comentario sobre los riesgos que corre el Dr. Di Matteo”. Inmediatamente después aparece otra frase: “Un portavoz del Presidente de la República declaró que Mattarella apoya a los Jueces que combaten a las organizaciones criminales ‘incluyendo, obviamente, además al Dr. Di Matteo’.” La tercera leyenda es aún más sintética: “El Primer Ministro Renzi no quiso hacer ningún comentario”. El 7 de Julio del corriente año la emisora televisiva Al-Jazeera transmitió durante toda una semana, en diferentes horarios, el documental realizado por Paul Sapin y Toby Follett basado en esa “justicia muy siciliana” que gira alrededor del juicio sobre la negociación Estado-mafia y del Fiscal Nino Di Matteo. Este último aparecía varias veces a lo largo de la película dando testimonio de las enormes dificultades con las que lleva adelante un juicio tan escabroso después de haber recibido la condena a muerte por parte de Totò Riina. “Yo sigo adelante – explicaba Di Matteo a los productores ingleses – no se si es lo correcto o no, no se si es lo que haré siempre o no, desde el principio tuvimos en cuenta que el camino habría sido en subida, un camino lleno de insidias, de artimañas, de trampas, de momentos de dificultad. Considero que en las historias que estamos tratando de desentrañar está la verdadera razón de los atentados que han hecho llorar a todos los italianos de bien. Si no se aclaran definitivamente ciertas páginas de nuestra historia, podremos dar pocos pasos al frente y corremos el riesgo incluso de arrastrarnos como un germen enfermo, una condición del presente que podría llegar a condicionar el futuro, lo que ocurrió en el pasado”. Palabras infalibles que en cambio no provocaron ningún tipo de reacción ni en Mattarella ni en Renzi una vez que el documental salió al aire. Ninguna solidaridad. Ninguna toma de posición efectiva para apoyarlo en su trabajo.

¿Solicitudes de ascenso en la carrera de Di Matteo? Fueron rechazadas o ignoradas. ¿El Consejo Superior de la Magistratura es sensible a sus condiciones de vida al punto tal de aceptar sus peticiones desde el punto de vista profesional? Nada de eso. ¿La Asociación Nacional Antimafia se solidarizó con él? Exactamente lo contrario (salvo raras excepciones). Y, sobre todo: silencio. Institucional in primis. El 9 de Marzo del año pasado la fotógrafa palermitana Letizia Battaglia escribió una carta abierta a Sergio Mattarella, respondiendo al mensaje de felicitaciones que le había llegado desde el Quirinal. “Querido Presidente – escribió Letizia -, sus saludos fueron el regalo más precioso que recibí para mis 80 años, le agradezco infinitamente de esto. Pero hoy le escribo por una razón importante que tiene que ver con el Fiscal de Palermo, Nino Di Matteo. El próximo miércoles el CSM (Consejo Superior de la Magistratura) discutirá definitivamente sobre los nombramientos para cubrir 3 cargos de consejeros de la Dirección Nacional Antimafia después de que en una primera instancia la solicitud para cubrir uno de ellos presentada por Di Matteo había sido rechazada. Me dirijo a usted, Presidente, por el sufrimiento que usted padeció después de haber perdido trágicamente a un hermano bajo el plomo mafioso. Esa escena en calle Libertà ha quedado impresa en forma indeleble en mi memoria. Por una extraña casualidad del destino ese día fui testigo, junto a quien era mi compañero en ese momento, de ese drama. Se que me dirijo a quienes han sentido un dolor intransmisible. Y es por ello que le hago este llamado para que ese sufrimiento no vuelva a repetirse. Como Presidente del CSM usted tiene toda la autoridad como para vigilar las decisiones que se tomen en cuanto a las nuevas designaciones para la DNA. Hago un llamado a Su persona para que el rechazo de la candidatura de Nino Di Matteo se pueda reconsiderar. Se trata de dar una señal fuerte por parte del Estado para salvarle la vida a este magistrado condenado a muerte por Totò Riina. Como usted sabe mejor que yo Sicilia es una tierra que vive de señales y hoy más que nunca es importante no aislar al Fiscal Di Matteo. Le ruego, Presidente, escuche este llamado que resume los temores y las preocupaciones de mucha gente honesta de este País. Un gesto de Su parte, una palabra de Su parte puede realmente significar un aporte para que la historia pueda cambiar su rumbo. Mis ojos han visto demasiadas personas asesinadas, demasiados atentados, demasiados funerales. No quiero pensar que todo esto pueda llegar a repetirse porque significaría que hemos perdido y que nosotros también hemos sido cómplices. No quiero nuevos héroes muertos, quiero que Nino Di Matteo pueda seguir haciendo su trabajo estando vivo y que también él pueda ver renacer a esta tierra martirizada”.

Al llamado realizado por Letizia Battaglia se unió además Salvatore Borsellino. “Con el mismo respeto – escribió el hermano de Paolo Borsellino – y querría decir con la misma esperanza, aunque esta ya es una palabra que me cuesta mucho pronunciar, me uno al llamado realizado por Letizia Battaglia con la esperanza de que usted haga lo posible por actuar en consecuencia”. Pero esas palabras sinceras y llenas de sentimiento cayeron en el vacío, en el silencio ensordecedor de los palacios romanos. Un silencio – que recuerda al mismo aislamiento que vivieron muchos de los mártires de nuestro País – impregnado de responsabilidades por todo lo que no se ha hecho. El tiempo dirá si se puede llegar a remediar este desastre digno de un Estado-mafia, serán los historiadores quienes lo escribirán en los años que vendrán. Pero el momento de actuar es ahora. Antes de que varios sepulcros blanqueados de nuestras instituciones se preparen para derramar lágrimas de cocodrilo. Al Primer Ministro Renzi, todo ocupado por mentir descaradamente sobre el Referendum (y no solo eso), no se le puede pedir mucho más. Que su epílogo caiga en la papelera de la historia no es algo tan lejano. En cambio para Mattarella esta es la última llamada: de una señal de su presencia, haga algo para que, sea cual sea la solución que se encuentre para Nino Di Matteo, parezca ser una señal de fuerza por parte del Estado y no de ausencia, o de debilidad.

Foto © Ansa
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Di Matteo queda afuera de la Fiscalía Nacional
“Galatolo era quien presionaba para atacar a Di Matteo en Roma”
La muerte civil del Fiscal Di Matteo