Home / Crimen organizado / DE MAFIA NO SE HABLA

DE MAFIA NO SE HABLA

Por Alejandro Diaz

DE MAFIA NO SE HABLA

Por Alejandro Díaz-26 de noviembre de 2018

 

Cosa Nostra, ´Ndrangheta, Sacra Corona Unita , Camorra.

Estos son los nombres que uno debería escuchar cuando se habla de mafia en la Argentina. Estas son las organizaciones criminales investigadas y documentadas por los tribunales Europeos.

Desde hace unos meses, en Rosario, provincia de Santa Fe, han surgido varios hechos delictivos, vinculados a la extorsión y al narcotráfico con la firma: “Con la mafia no se jode” (*)

Quienes estudian el fenómeno, saben que desde las épocas de “La Mano Negra”, no se firma la autoría de los delitos mafiosos. Estamos hablando de principios del siglo pasado, cuando el fenómeno surgió en New York y tuvo sus réplicas en la Chicago Argentina. Fuera de estos hechos concretos y otros casos muy puntuales, como el epitafio de Don Calogero Vizzini, nunca la Mafia ha reconocido su autoría y más aún, ni siquiera ha reconocido su propia existencia.

El propio Silvio Alsogaray (quizás el primer periodista asesinado por la Mafia en América Latina, un crimen todavía impune) fue ejecutado para acallar sus denuncias sobre la Mafia, y de esa forma sostener la tan preciada Omertá.

Entonces… ¿Quiénes son estos “Mafiosos” que siembran el miedo en Rosario, dejando su propio sello?

La coherencia invita a pensar en una copia burda, en una imitación.  No quiero con esto quitar peligrosidad a estos delincuentes, que en los pasados días ejecutaron a una persona (presunto financista del narcotráfico), con tres tiros, uno en la nuca y además estaba maniatado. Lo que pretendo es ahondar en el conocimiento y difusión de la única y verdadera Mafia. La Mafia de La Política, Los Cuellos Blancos, Las Lapiceras Elegantes. Los Riina, los Sindona, los Spatolla, los Inzerillo, los Mancuso, los Fidanzati y tantos otros aun por identificar.

Ahora bien, podría yo en mi rol de periodista, aventurarme a una hipótesis prematura y descalificar de Mafia a estos delincuentes, pero es una arbitrariedad que los Servicios de Seguridad dependientes del Ministerio de Seguridad de la Nación y del Ministerio de Justica no pueden darse el lujo de tener.

Porque la simple posibilidad, el simple indicio de que estas Organizaciones Criminales, que  condicionan la Democracia de las principales Repúblicas del mundo, están operando en nuestro territorio, debería disparar todos los mecanismos pertinentes del Estado para su pronta investigación, estudio y esclarecimiento.

Porque cuando el delito son un par de piedras en la Patagonia, prontamente los dependientes del Ejecutivo, Patricia Bullrich a la cabeza, salieron a denunciar, con bombos y platillos, la autoría de la RAM, el supuesto ejercito secesionista de origen Mapuche: la Resistencia Ancestral Mapuche.

Ni hablar de los operativos de seguridad, o quizás correspondería decir de represión, que siguieron a tan bruta hipótesis, que gestaron los crímenes de Estado de Santiago Maldonado y Rafa Nahuel, entre muchos otros.

Estos grupos “terroristas” eran incluso financiados por células británicas y con logística aportada por el Hezbollah. Ni Lewis Carroll tiene tanta imaginación.

Uno podría decir que este “error”, por definirlo de alguna forma, seria casual y hasta inocente, sino fuera porque se repite sistemáticamente.

Un par de agitadores lanzaron piedras frente al teatro El Ateneo, donde se estrenaba el documental “El Camino de Santiago”, y automáticamente los medios de propaganda al servicio del Ejecutivo (o viceversa según a quien se le pregunte), se lanzaron a culpar a los movimientos anarquistas. Los mismos que estos días abandonaron un par de cables envueltos en papel bajo el auto del Juez Bonadio (con perdón de los jueces). Y empezaron los allanamientos de las “células anarquistas”, creo que hasta llegaron a abrir la tumba de Severino Di Giovanni. Un mamarracho.

Cualquiera que vea las investigaciones sobre los atentados con coche bomba, como los sufridos por Giovanni Falcone, Paolo Borsellino, Carlo Palermo (en Italia), Orlando Letelier o Carlos Prat (en Washington y en Buenos Aires, respectivamente) podrá ver que las diferencias saltan a la vista. Igualmente, merece, un hecho tan perturbador como este, su correspondiente investigación.

Ni hablar de la cacería del siglo, que se vio por Cadena Nacional, con la que Patricia Bullrich inauguró su gestión y el disfraz de Scout. ¿Se acuerdan de los hermanos Lanatta y Schillaci?

Hace unas semanas un “Empresario” italiano, Vittorio Piva, con antecedentes por narcotráfico apareció ejecutado y calcinado en un descampado en la zona de Zarate Campana, no había cartelito… ¿Sera mafioso? – Igual seguro que era colombiano y se hacía pasar por italiano. Perdón por el prejuicio y la ironía, pero los indicios ameritan la hipótesis.

Igualmente responsabilizar de esto a Patricia Bullrich es inapropiado, no por uno, sino por el que le dio el puesto. Pero todos sabemos que quienes realmente son responsables por la “Inteligencia” o la falta de esta son: Eugenio Burzaco, Secretario del Ministerio de Seguridad de la Nación quien es el que verdaderamente maneja la cartera. Educado en Estados Unidos, y quien fuera el primer Jefe de la Policía Metropolitana de Macri.

El otro, es Gustavo Arribas, El mueblero, Director General de la Agencia Federal de Inteligencia, AFI para los conocidos, SIDE para los “amigos”. Que de la noche a la mañana paso de ser representante de jugadores de futbol a Jefe de los Espías. Curricularmente, incomprensible, salvo que uno quisiera comprender los vicios en los que se desarrolla el negocio del futbol. Que no produce nada, pero que es una industria.

Como fuera, ni uno ni el otro, en este gobierno o en el anterior, investigan el fenómeno de la Mafia. Que especialistas como los Jueces y Fiscales italianos (entre otros) aseguren, en fallos y sentencias, que la Mafia es la Organización Criminal más compleja de nuestros tiempos, dueña del monopolio de la cocaína, de un flujo de dinero equiparable a la economía de un país, dinero que utilizan para comprar bonos de deuda de los países ya no tan soberanos. Dinero ilegal que se lava en los Bancos legales, que corrompe funcionarios. Que monopoliza recursos y servicios. Que compra y vende armas. Que detona y ejecuta criminales, justos y niños por igual. Organizaciones Criminales presentes en Latino América.

En Europa: Pool Antimafia, Maxi Proceso, Tratativa Estado-Mafia. Incluso en 2012 se conformo la Comisión Antimafia del Parlamento Europeo, a cargo de Sonia Alfano.
¿Y acá?
Acá de Mafia no se habla.

La sociedad argentina, perdida siempre en los binomios populares.
Desde el infantil Pan y Queso, pasando por el menemista Pizza y Champan, el clasista Choripán por Votos, el clásico Pan y Circoy el recientemente estrenado Flan y Futbol.

Porque mientras todo esto pasa, mientras verdaderas Organizaciones Criminales Transnacionales se posicionan en el país infiltrando los aparatos del Estado y las instituciones de la Sociedad Civil. Mientras Periodistas son censurados, Jueces y Fiscales apretados. Mientras Activistas son perseguidos y reprimidos. Mientras las instituciones democráticas se derrumban en Latino América en general, y con ellos la cultura y la sociedad misma. Mientras la droga secuestra niños y jóvenes. Mientras todo esto pasa… Flan y Futbol.

Entretenimiento para los ociosos y los aristócratas que pueden pagar la entrada de un insignificante partido de futbol, porque ni siquiera les alcanzo para organizar un mundial, como a los milicos. Cientos de miles de pesos por una entrada a la nada. Por una entrada al olvido.


Mientras que para los unidos y organizados, para los que protestan y reclaman: allanamientos, palos, detenciones arbitrarias, calumnia mediática. Y por sobre todas las cosas… Silencio, Omertá.

La presencia de la Mafia, en la Argentina, es un hecho, no un rumor. Y la visita que realizara el Juez Giovanni Falcone en 1991, donde se entrevistó oficialmente con el entonces Presidente Carlos Saúl Menem y el entonces Ministro del Interior José Luis Manzano, lo confirma. ¿De qué hablaron en esa reunión?

La sociedad entra en pánico cuando se habla de terrorismo y de grupos terroristas. De la posibilidad de que Hezbollah, ISIS, Al Qaeda, IRA, ETA, ERP, FARC, RAM o quien fuere estuviera en el país, en la triple frontera, escondido en los montes chaqueños o cruzando Los Andes.

Pero de Mafia, nada. De los terroristas por excelencia, nada.

————

(*) Expresión popular del lunfardo regional con significado de advertencia o de tono amenazante

*Foto de Portada: Letizia Battaglia/ Emol.fotos.com