Home / Crimen organizado / DI MATTEO: “LAS OPINIONES SON RESPETABLES. SORPRENDE QUE LOS ABOGADOS CENSUREN A DAVIGO”

DI MATTEO: “LAS OPINIONES SON RESPETABLES. SORPRENDE QUE LOS ABOGADOS CENSUREN A DAVIGO”

Por Aaron Pettinari

En Milán protestaron los abogados de la Cámara Penal contra el ex fiscal de Mani Pulite

Por Aaron Pettinari – 1º de febrero del 2020

En los últimos días habían pedido oficialmente al CSM que reevaluara la designación de Piercamillo Davigo como representante del Palazzo dei Marescialli (Sede del CSM, ndt) con motivo de la inauguración del año judicial en Milán. Hoy, los abogados de la Cámara Penal fueron más allá en la disputa al negarse a escuchar el discurso del consejero togado y ex fiscal de Mani Pulite.
Por lo tanto, se presentía que sería un día de tensiones particulares. Cuando el presidente de la Corte de Apelaciones de Milán, Marina Tavassi, agradeció a los principales invitados presentes en la inauguración del año judicial, nombró a Davigo diciendo que “nos complace dar la bienvenida a quien durante muchos años ha sido el protagonista de la sede judicial de Milán” un caluroso aplauso se escuchó en la sala del tribunal.
Pero los abogados decidieron protestar de todos modos, agitando en sus manos carteles con los artículos 24, 27 y 111 de la Constitución, que según ellos fueron violados por la reforma de la prescripción, que prevé la interrupción de la misma a partir de la primera instancia del juicio. Y durante la protesta de los abogados, desde el Aula Magna surgió el grito de”quítese el sombrero y avergüéncese” del abogado Giammarco Brenelli que se puso de pie exponiendo uno de los carteles frente a Davigo.
El presidente de la Asociación Nacional de Magistrados, Luca Poniz, calificó la protesta de “gravemente inapropiada” porque se refiere a “ostracismos preventivos y vetos ad personam”. Y desde Catania, en apoyo del colega, intervino el miembro del CSM Sebastiano Ardita, hablando de un “inadmisible e incalificable acto de ostracismo”. “La justicia – agregó –necesita confrontación, debate” y no “censura o prohibición”.
Desde Palermo el consejero togado Nino Di Matteo también opinó sobre el tema, hablando con los periodistas luego de su discurso: “Todas las opiniones son absolutamente legítimas y respetables. Me sorprende especialmente que algunos abogados condenen, de alguna manera, la expresión de una opinión de un magistrado autorizado y experto como el Dr. Davigo”. Luego continuó: “No me gusta que nadie, me refiero a los abogados que organizaron la protesta, de algún modo censure la expresión de la opinión del consejero Davigo. Opinión que puede ser compartida o no, personalmente la comparto, pero que no puede dar lugar a ciertos comportamientos y protestas que pisotean el derecho de expresión y opinión. El magistrado, como todos los técnicos jurídicos, tiene todo el derecho a expresar su opinión sobre un tema que concierne a la justicia y a su funcionamiento. El Dr. Davigo lo hizo y su opinión debe ser respetada incluso cuando no se la comparte”.

Reforma de la prescripción

Di Matteo luego habló de la reforma de la prescripción: “Sin prejuicios pienso que todas las opiniones son legítimas, sin embargo, creo que la prescripción es una reforma excelente. Recuerdo que, durante muchos años, el poder judicial en muchos de sus componentes y también la ANM (Asociación Nacional de Magistrados, ndt), esperaba una interrupción del plazo de la prescripción en el momento del enjuiciamiento. Algunas perplejidades de hoy me dejan atónito sobre todo porque contradicen lo que se ha pedido durante mucho tiempo, incluso por la mayoría del poder judicial”. Según el consejero togado del CSM, la reforma “nos alinea con muchos otros sistemas procesales legales europeos. Una reforma que ciertamente crearía las condiciones para evitar que se formen más focos de impunidad, especialmente de los delitos de cuello blanco y delitos de corrupción que se han convertido en un flagelo significativo en el sistema italiano en general. Ciertamente, tendremos que tratar de acelerar el proceso penal a través de una revisión general del juicio y, sobre todo, del sistema de apelaciones. Mi opinión es que, incluso reformando el sistema de apelaciones, por ejemplo, derogando la prohibición actual de la ‘reformatio in peius’ se evitaría una serie de apelaciones y recursos ante el Tribunal de Casación que, tanto en el presente como en el pasado, han tenido una intención exclusivamente dilatoria. Esta es mi opinión, con la sorpresa de que muchos de los que en el pasado abogaron por una reforma de la prescripción en el mismo sentido en que la reforma acaba de entrar en vigor, hoy de repente se encuentran perplejos y en contra”.

De la tentación política progresiva de atacar al poder judicial

Di Matteo habló luego del riesgo de una nueva temporada de ataques de la política contra la magistratura: “Los ataques a la autonomía e independencia de la magistratura son recurrentes y no solo conciernen a este u otros gobiernos, sino a lo que considero como especialmente surgido en los últimos 30 años, una gran porción del poder político transversal, que no concibe cómo el control de legalidad del poder judicial pueda volverse contra ellos. Por lo tanto, no la considero una cuestión de facciones o partidos políticos, sino una cuestión de una gran parte de la política que no soporta la autonomía e independencia del poder judicial y que, sin embargo, desearía tener un control sustancial de la política y el ejecutivo”. “Ha habido momentos– recordó– en los que estos ataques han sido fuertes y más manifiestos, pero creo que existe la tentación progresiva de una parte sustancial del poder para controlar a la magistratura”.

Todavía más sobre corrientes y el CSM

Finalmente, volviendo a hablar sobre el “giro ético” necesario dentro del poder judicial, declaró que cree que “esta conciencia se está adquiriendo gradualmente, para la recuperación de la acción por parte de cada consejero individual, togado o laico, con respecto a los sistemas con los que el CSM ha sido condescendiente, como las corrientes del poder judicial, los consorcios internos y externos del mismo y luego los partidos políticos. La necesidad de recuperar la autonomía en la toma de decisiones del consejero es un requisito que surge tanto para laicos como para togados”.”La degeneración del sistema fue un efecto de la consolidación de una mentalidad por la cual consideramos al CSM y al consejero individual como el que tenía que defender la causa del amigo o del compañero de corriente. Este es un vínculo que debe romperse. Como también es un problema, he tratado de resaltar en el curso de mi breve informe la aspiración de obtener puestos directivos. Los magistrados se distinguen por funciones. No debemos ceder ante la tentación de imaginar magistrados diferentes entre sí, dependiendo de si tienen un rol directivo o no. Nos encontraríamos con aquellos que quieren jerarquizar a la magistratura para controlarla. Es por eso que el cambio debe comenzar desde el CSM y por magistrados individuales, para contrarrestar esa visión. Aquellos que no quieren al poder judicial libre e independiente, lo imaginan organizado jerárquicamente con una estructura piramidal, con la cual solo hay que controlar a los vértices para controlar todo el poder judicial. Este es un diseño contrario a nuestra estructura constitucional, la cual debemos defender con nuestro comportamiento”.

————————-
*Fotos de © Imagoeconomica