Home / Crimen organizado / DI MATTEO QUEDA AFUERA DE LA FISCALÍA NACIONAL
di-matteo-dna-csm

DI MATTEO QUEDA AFUERA DE LA FISCALÍA NACIONAL

Por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari

DI MATTEO   QUEDA AFUERA DE LA FISCALÍA NACIONAL

Entre los ”Azzecca-garbugli*” y los nuevos ”Pilatos” nace el ”stop”

al magistrado de Palermo


Por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari – 26 de Julio de 2016

La agencia de noticias ANSA publicó a la noche, tarde: “Terrorismo: Adjuntos a la Fiscalía Nacional, Di Matteo se queda afuera”. Rápidamente el flash informativo llega a todas las redacciones, sintéticamente explica que el magistrado palermitano “No ha respetado las formalidades especificadas para que su solicitud pudiera ser tomada en consideración por el CSM”. Lo que habría “traicionado” a Di Matteo habría sido un paso en falso: “No adjuntó a su solicitud la certificación de su petición para ser sometido a la prueba de aptitud y presentó su informe sin valerse del formulario exigido en el Texto único sobre la dirigencia”. Esto fue escrito por la Comisión Directiva del Consejo Superior de la Magistratura, explicando por qué la solicitud del magistrado tiene que ser considerada “inadmisible”.

De esta forma, por segunda vez en un mes Nino Di Matteo, Fiscal que investiga sobre la negociación Estado-mafia junto a Vittorio Teresi, Francesco Del Bene y Roberto Tartaglia, ve como se le cierra en la cara la puerta de la Fiscalía Nacional Antimafia y Antiterrorismo. En las últimas semanas el Tribunal Administrativo Regional de la región de Lazio había rechazado el recurso que él había presentado en contra de la deliberación con la cual, el 8 de abril de 2015, el CSM nombró a tres magistrados como Fiscales sustitutos para la Dirección Nacional Antimafia (Eugenia Pontassuglia, Salvatore Dolce e Marco Del Gaudio), dejándolo en el onceavo lugar del escalafón de los candidatos a pesar de que no hubiera elementos objetivos de evaluación que pudieran justificar un rechazo como este.

Más allá del curso que habría podido seguir el recurso, Di Matteo había decidido participar en un nuevo concurso para dos cargos de Fiscal adjunto, con incumbencias en la Fiscalía de Franco Roberti así como también en la coordinación de las investigaciones sobre terrorismo.

Pero a este punto apareció el obstáculo. A Di Matteo no le bastaron los votos favorables del Consejo Judicial (que en Palermo responde a la Presidencia de la Corte de Apelaciones, n.d.r.) obtenidos por su participación en el concurso para el cargo de Fiscal sustituto de la Fiscalía Nacional Antimafia y para la vacante del despacio directivo de la Fiscalía de Enna, adjuntos a su nueva solicitud. Pero mientras tanto algunas especificaciones del concurso cambiaron y por lo tanto era necesaria una nueva prueba de aptitud específica.

 

El Consejo Judicial dirigido por el Presidente de la Corte de Apelaciones, Gioacchino Natoli, sin haber recibido una solicitud directa y ante la poca claridad de la circular del CSM, consideró que no se tenía que pronunciar y por consiguiente envió los expedientes al Consejo Superior del CSM. Y como faltaba la documentación correspondiente fue allí donde llegó el “stop”. ¿Aquí termina todo? No,  absolutamente no, porque incluso para otros magistrados, en otros concursos, el Consejo Judicial había considerado que no era necesario que se pronunciara. Pero en esos casos el CSM de hecho había devuelto los expedientes imponiéndole al Organismo de autogobierno en la sede de Distrito que se pronunciara. Para Di Matteo esto no ocurrió, a pesar de la analogía del caso, en el más tradicional de los criterios injustos (un mismo peso-dos medidas). No podemos saber si el CSM hubiera contado con toda la documentación habría elegido a Di Matteo, o si para los dos cargos de “vice” de Roberti la Comisión habría preferido igualmente a Giovanni Russo, quien ya era Fiscal sustituto en la Fiscalía de Roma, y a Maurizio Romanelli, jefe del pool antiterrorismo de la Fiscalía de Milán (nombramientos que serán ratificados oficialmente en el Plenum del próximo jueves). Claro está que el magistrado del pool que investiga sobre la negociación, cuyo conocimiento sobre la mafia y las relaciones de la misma con el sistema criminal sería indudablemente un valor agregado, gracias a una sutileza digna del manzoniano Azzecca-garbugli*, ni siquiera se le permitió participar.

Una sutileza que habría podido ser obviada si no hubiera habido una acción pilatesca perpetrada por una acción puesta en acto por el Consejo Judicial que de todos modos optó por no pronunciarse ante una interpretación poco clara de la circular del CSM.

¿Por qué el presidente Gioacchino Natoli, quien formó parte del restringido pool antimafia de Palermo junto a Giovanni Falcone y que conoce perfectamente los efectos de determinados sistemas de deslegitimación y aislamiento, prefirió “lavarse las manos” basándose en sutilezas procesales y dejando todo en manos de los “escribas y fariseos” del Consejo Superior?

Quizás con esa opinión no habría cambiado nada pero ya habría sido algo ante el aislamiento total de quien hoy se encuentra investigando en primera línea sobre las nefastas relaciones entre la mafia y sectores de las Instituciones, de la política y de la economía.

Este enésimo rechazo representa una nueva demostración de la existencia de una voluntad superior que, cueste lo que cueste, está lista para impedir que este magistrado pueda llegar a obtener nuevos cargos. Ya sean para la Fiscalía Nacional Antimafia, o para la Dirección de Distrito Antimafia de Palermo. Basta simplemente con seguir la lógica de “los papeles en regla”. Es el “leimotiv” de la nueva magistratura burócrata que tanto le gusta al Poder. Cuando, en el concurso anterior, el CSM le negó a Di Matteo un cargo como Fiscal sustituto antimafia fueron los mismos altos cargos del Organismo de autogobierno de los magistrados los que plantearon la posibilidad de predisponer un nuevo concurso en el cual los títulos del magistrado habrían sido suficientes. Ya pasó más de un año. Los puestos vacantes para la Fiscalía Nacional Antimafia siguen siendo cinco. Pero en el horizonte no se ve ni siquiera la sombra de nuevos concursos. ¿La esperanza es la última en morir?

* Azzecca-garbugli: Abogadocorrupto de la célebrenovela del escritor italiano Alessandro Manzoni “I promessi sposi” (Los novios)

https://es.wikipedia.org/wiki/Los_novios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

 

La muerte civil del Fiscal Di Matteo

 

Di Matteo: “No escapo de Palermo, ni del juicio sobre la negociacion”

 

¡Fuera la máscara!

 

El desprecio de la historia