Home / Crimen organizado / DI MATTEO Y ESTUDIANTES EN AULA BUNKER DE PALERMO, ALECCIONADOR ENCUENTRO
Giorgio Bongiovanni y Nino Di Matteo en Aula Bunker

DI MATTEO Y ESTUDIANTES EN AULA BUNKER DE PALERMO, ALECCIONADOR ENCUENTRO

Por Sonia Cordella

DI MATTEO Y ESTUDIANTES EN AULA BUNKER DE PALERMO, ALECCIONADOR ENCUENTRO

El Fiscal les dice con amor paterno que la indiferencia y el silencio mortifican la libertad

Por Sonia Cordella – 12 de Marzo de 2015

El aula bunker de la Cárcel del Ucciardone respira una bocanada de oxígeno. La alegría y la despreocupación de una gran cantidad de jóvenes estudiantes iluminan como rayos de sol la enorme aula acostumbrada a la presencia de acusados, abogados, magistrados y jueces. Una insólita cita que comienza con la esperada llegada del magistrado más famoso del mundo, Antonino Di Matteo para quien este lugar es como su casa. Rosanna Melilli, responsable del grupo “Paolo Borsellino” perteneciente al Movimiento de las “Agende Rosse” (Agendas Rojas) de Palermo, organizadora del evento, realiza la apertura hablando a los estudiantes de algunas vicisitudes de su experiencia como profesora y los exhorta a destruir esa cultura mafiosa que a esta altura se ha arraigado en cada uno de nosotros. También se encuentra presente el responsable delASSEPED, asociación de ayuda a los discapacitados de Palermo. La coordinadora del grupo “Rita Atria” del Movimiento de las “Agende Rosse” de Trapani explica a los jóvenes la importancia de hablar de la mafia, y de tener el valor de denunciar y de resistir.
En cambio, Linda Grasso, presente en representación de “Scorta Civica” (Escolta Cívica), destaca la importancia de la presencia juvenil en las manifestaciones que se realizan en las plazas. Ésta es una visita especial para los estudiantes del primer año de las escuelas secundarias “Borgese – XXVII Maggio”, el “Instituto Sciascia” de Palermo y “Via Don Milani” de Cernusco sul Naviglio que han venido desde la provincia de Milán a pasar tres días en la ciudad de Palermo visitando diferentes monumentos y bellezas artísticas de la ciudad, en un paseo que incluye un recorrido de lugares relacionados con la legalidad.
Pero los estudiantes están ansiosos de escucharlo precisamente a él, a Antonino Di Matteo. “Chicos es muy bonito ver por una vez que esta aula está llena de jóvenes, de alumnos, de sus profesores, desde hace años me he acostumbrado a vivir en esta aula momentos diferentes durante la celebración de los juicios” dice el Procurador de la Fiscalía de Palermo que tiene a su cargo la investigación más temida de la historia de nuestra República.
“El problema mafioso es gravísimo en toda nuestra Nación y no es solo el problema de los mafiosos que disparan, que piden el pizzo (peaje mafioso), que trafican con estupefacientes, sino que también es el problema de una mentalidad mafiosa que se está difundiendo en todo el país. La mentalidad mafiosa es la mentalidad del más prepotente que quiere predominar sobre los demás a través de la violencia, de la recomendación, con la complacencia de los poderosos”. Y luego continúa explicando a los jóvenes la mentalidad mafiosa: “os ruego que me creáis, hace veinte años que me ocupo de este tipo de personas, es una mentalidad cobarde. Los mafiosos son esencialmente unos cobardes porque son personas que saben actuar a espaldas, son personas que son capaces de traicionar, son capaces de matar a sus hermanos. Hay padres que han asesinado a sus hijos, y todo esto es por avidez, por poder, por dinero” explica Di Matteo.

Estudiantes en Aula Bunker

Estudiantes en Aula Bunker

“Cuando uno entra en la mafia inevitablemente tiene dos destinos: o morir asesinado o terminar en la cárcel. Cualquiera sea el caso se arruina la vida tanto el mafioso como aquellos que están a su lado, en ambos casos el destino es un destino de tragedia, de sangre, de desesperación” señala el Juez.
“Los mafiosos necesitan solo una cosa para hacer sus negocios sucios: el silencio y la indiferencia. Los mafiosos quieren que no se hable de la mafia. Nosotros, vosotros, si queremos hacer algo útil para derrotar a la mafia, a partir de vuestro ambiente familiar, de vuestro ambiente escolar, del ambiente de vuestras amistades, como primer paso empezad a hablar de ello porque, chicos, la indiferencia y el silencio mortifican la libertad, mortifican vuestras aspiraciones. Este no es un país normal. Esta no es una ciudad normal. Quieren que creáis eso pero éste es un país, Italia, en el que la mafia ha llegado al punto de planear atentados con coches bomba, a perpetrar atentados que han dejado víctimas ocasionales como los de Roma, Florencia, Milán, este es un país en el que hombres políticos importantes que incluso han sido varias veces Presidentes del Consejo han tenido contacto con los mafiosos. Este es un país en el que ha ocurrido lo que en ninguna otra parte del mundo”.
“Chicos -continúa Di Matteo. “somos palermitanos y estamos orgullosos de serlo pero no tenemos que ocultar la verdad. Ésta es la única ciudad del mundo en la que han sido asesinados magistrados, comisarios, efectivos policiales, presidentes de la Región en cargo, exponentes de los partidos políticos del Gobierno y de la oposición, sacerdotes, periodistas, empresarios, médicos forenses.Esta es una ciudad en la que ha ocurrido y sigue ocurriendo todo este tipo de cosas. Y meter la cabeza bajo la arena, haciendo como que no pasa nada y desentenderse del problema, significa ni más ni menos que ser cobardes. Es como si viviéramos en un mundo en el que alrededor de nosotros hay una guerra, una batalla, una humanidad que sufre, que combate, que actúa y que reacciona y en cambio nosotros sólo nos preocupamos por nuestras cosas, como si fuéramos sencillamente unos cobardes y unas personas amorfas. Esto es lo que os quiero decir chicos, no porque os quiero presionar sino porque os quiero estimular para que hagáis algo. Con el tiempo iréis formando vuestras opiniones pero os pido que no seáis indiferentes, que os informéis, que leáis, que participéis, es de la única forma en la que podréis comprender el mundo que os rodea”.
Una preciosa escuela de vida para el futuro de nuestros jóvenes. Una escuela de vida que viene del ejemplo de un hombre que encarna los valores que transmite. Di Matteo agrega: “Chicos, muchas personas han caído desde muy jóvenes en las manos de la mafia para luego no poder salir, porque al principio al ser adolescentes tenían una actitud superficial, una actitud que los llevaba a decir: -‘¡Pero este me está ayudando, a mí que me importa si es mafioso, me está haciendo un favor!’ Os ruego que tengáis cuidado, sois jóvenes, estáis vivos, tenéis aspiraciones, tenéis ideales, tenéis deseos de jugar, de enamoraros, de vivir vuestra vida a pleno. La mafia es la mortificación de la libertad. Porque en la mafia hay una organización jerárquica y por lo tanto la libertad del individuo no existe” dice el magistrado.
“No tenemos que tener miedo de saber la verdad de los hechos y cuando nos dicen que Palermo es la capital de la mafia no tenemos que tener miedo de reconocerlo, sino que tenemos que tener el orgullo de decir: es cierto, pero Palermo también fue la ciudad en la que la reacción fue la más fuerte, en la que hubo hombres como Giovanni Falcone, Paolo Borsellino, Rosario Livatino, Rocco Chinnici, como el comisario Ninni Cassarà, como Libero Grassi, como el Padre Pino Puglisi que supieron reaccionar e incluso sacrificar su vida para ser dignos y libres”.

Giorgio Bongiovanni y Nino Di Matteo en Aula Bunker“Además no tenemos que tener miedo de quienes tienen ideas diferentes a las nuestras, de lo único que tenemos que tener miedo es de la resignación, de la indiferencia y del silencio que son los que destruyen al hombre incluso antes de que muera físicamente. Tenemos que tener miedo porque si no pensamos con nuestra cabeza, si no luchamos por una sociedad más justa lo que figurará escrito en nuestro documento de identidad será ‘ciudadano italiano’ pero en realidad no seremos más que súbditos que hacen lo que los demás quieren que hagamos”.
Todos los estudiantes de las escuelas italianas tendrían que escuchar esta insigne lección de vida y de legalidad. El Dr. Di Matteo les pide a los chicos, que lo escuchan atentamente, que le hagan preguntas y que hablen con franqueza sin ningún tipo de problemasde lo que piensan, de sus dudas. Él responde a cada una de ellas como un padre, o como un profesor, con ese amor y esa preocupación por su futuro que es innata en los verdaderos educadores. “Trabajar como magistrado significa tener siempre presente el concepto fundamental que está escrito en nuestra Constitución” sigue diciendo “por ahora uno siente hablar constantemente de la necesidad de cambiar la Constitución, en cambio yo digo que en lugar de cambiarla sería importante aplicarla y en el artículo 3 de la misma los magistrados y todos los trabajadores del derecho tenemos un faro: la ley es igual para todos. Eso es lo que tiene que hacer un magistrado y si lo hace bien protege a las minorías, a los más débiles, a los indefensos, a las personas que sufren la opresión de los violentos” explica posteriormente respondiendo a una pregunta sobre la elección de ser magistrado. Por lo tanto es inevitable la pregunta sobre Falcone y Borsellino, faros de la legalidad y de la verdadera lucha contra la mafia.
“El ejemplo que nos han dejado es que, siendo conscientes de arriesgar su vida, siguieron adelante. Y no es que siguieron adelante por inconsciencia sino por una decisión que era la de hacer prevalecer la dignidad sobre el miedo.
Superaban el miedo conscientes de tener que caminar con la frente en alto y de no dejarse condicionar” dice Di Matteo con una conmovedora delicadeza y casi devoción por nuestros mártires de la justicia.

Estudiantes en aula bunker 2

Estudiantes en aula bunker 2

Uno de los chicos pregunta cuál es la ayuda que necesitarían de parte del Estado ellos que están realizando investigaciones tan delicadas: “La mejor forma de ayudar a la magistratura para buscar la verdad es la de aprobar las leyes que permitan a los magistrados hacer bien su trabajo” responde el Procurador sustituto, “no solo tener los medios materiales sino también los instrumentos de la ley para poder descubrir a los autores de los delitos y castigarlos adecuadamente, lo que no significa que sea una venganza en contra de quienes se han equivocado y cometido un delito, significa en primer lugar descubrir la verdad. Haría falta una política limpia. Todas las ideas son respetables, de derecha, de centro y de izquierda pero con una condición, que el verdadero respeto de la ley y de la honestidad sean primordiales. Pero os digo otra cosa” continúa “tenemos que darnos cuenta de que los exponentes políticos que ocupan sus escaños en el Parlamento están allí porque los hemos puesto nosotros, con nuestros votos. Esto quiere decir que antes que nada cada uno de nosotros tenemos que saber que el voto no se le da a quienes nos han prometido un favor, el voto se le da a una persona que haya demostrado con hechos que es antes que nada honesta. Porque en ese caso regalamos el arma más importante que tenemos que es el ejercicio libre del derecho al voto. Un estado serio que quiere defender a sus ciudadanos honestos no puede estar de acuerdo con la mafia” subraya Di Matteo “porque esto significa reconocerle a una organización que es criminal la dignidad casi como si fuera otro Estado dentro del Estado”.
Pero algo está cambiando. “Lo que está cambiando es precisamente vuestro interés, el de los jóvenes, el de los ciudadanos comunes, aunque lamentablemente todavía no hay grandes señales de cambio. Y os digo algo, serán los hijos de los mafiosos los que le harán cambiar la cabeza a sus padres, en algunos ambientes netamente mafiosos comienzo a ver una crisis que parte del deseo de cambio que tienen precisamente los jóvenes”. Pero ¿por qué el Estado no reacciona? “Esta aula se ha convertido en el símbolo más hermoso de la reacción del Estado. Aquí, por primera vez el Estado procesó a la mafia y esto ya ocurrió a mitad de la década del ’80. Me Estoy contento de que hayáis visto este lugar que representa un símbolo. A menudo tengo la oportunidad de hablar con colegas, o con las fuerzas policiales de otros países, de otras Naciones, ellos miran a Palermo, a Sicilia, al aula bunker, a los pool antimafia como un ejemplo a seguir, en cuanto a que aquí la antimafia, sobre todo gracias a magistrados como Falcone y Borsellino, siguió su camino con respecto a muchos otros lugares y es un ejemplo en el que se inspiran otras Naciones. A veces parecería que en Italia se quiere destruir aquello que los otros países miran como un ejemplo a imitar. Parece una paradoja pero es así” dice el Juez con un tono amargo. “¿El descubrimiento de la verdad sobre la negociación podría poner en peligro nuestra Democracia?” pregunta otro joven. “En un sistema democrático lo que pone en peligro la Democracia es cuando no se descubre la verdad. Un Estado serio no puede tener miedo a la verdad. Lo que puede poner en peligro la Democracia nunca es la verdad, en todo caso puede llegar a serlo el no querer seguir adelante, el deseo de ocultar las cosas. Sin verdad no hay justicia y sin justicia no hay Democracia” afirma Di Matteo y sus palabras de verdadero servidor del Estado caen como piedras sobre la responsabilidad civil de los representantes de las instituciones de nuestro País y sobre todos nosotros, los simples ciudadanos.
“Llevaos impresa esta jornada en el corazón” concluye el director de la revista Antimafia Duemila, Giorgio Bongiovanni, explicándoles a los chicos la importancia de estudiar la verdad sobre la historia de nuestro país para poder comprender los motivos que han provocado los graves problemas en los que hoy nos encontramos “porque cuando seáis más grandes os ayudará mucho lo que habéis escuchado decir hoy a este magistrado que junto a otros más se ha convertido en alguien tan importante para nuestro país. Giovanni Falcone, Paolo Borsellino, Carlo Alberto dalla Chiesa, son nuestros puntos de referencia pero hay magistrados vivos que representan su herencia, que hoy siguen el mismo camino, arriesgando su vida”.
Para escuchar el audio del evento hacer click en el siguiente link:
http://www.radioradicale.it/scheda/435968

Galería fotográfica© Antonella Morelli y © ACFB