Home / Crimen organizado / DI MATTEO Y LA SOLICITUD PARA LA DDA NEGADA
di MAteo

DI MATTEO Y LA SOLICITUD PARA LA DDA NEGADA

Por Giorgio Bongiovanni y Aaron pettinari

DI MATTEO Y LA SOLICITUD PARA LA DDA NEGADA

Al silencio institucional sobre la condena a muerte se suma el aislamiento

por Giorgio Bongiovanni y Aaron Pettinari – 7 de octubre 2015

“Cinco magistrados entran en la Dirección de Distrito Antimafia (DDA) excluído Di Matteo”. Estos son los títulos que se destacan esta mañana en algunos periódicos con respecto a los nuevos nombramientos en el seno de la Fiscalía de Palermo, con nuevos encargos para los fiscales Claudio Camilleri, Ennio Petrigni, Gaspare Spedale, Siro De Flammineis y Alessia Sinatra. Se trata, indudablemente, de magistrados todos ellos competentes y preparados, que se han ocupado en estos últimos años de varios delitos (alguno formaba parte del grupo que se ocupaba de criminalidad, otros de delitos financieros, o de investigaciones sobre delitos cometidos en contra de las clases débiles). Con ellos asciende a veintitrés el número de magistrados que se ocupan de criminalidad organizada.
Nombramientos que son “hijos” de dos convocatorias anunciadas por el Procurador en jefe, Francesco Lo Voi, para fortalecer los grupos que indagan sobre la mafia palermitana, y en particular la de Agrigento dónde pronto (a partir de mediados de noviembre), no se podrá contar con el aporte de Rita Fulnatelli, quien ha sido nombrada por el Consejo Superior de la Magistratura (CSM) para la Fiscalía General. Técnicamente hablando no hay nada que objetar, si no fuera que entre los magistrados excluídos, además de Maria Teresa Maligno y Maurizio Bonaccorso, está también Nino Di Matteo.
Una exclusión clamorosa, motivada por el hecho de que al magistrado, titular de la investigación sobre la negociación Estado-mafia, no se le ha vencido todavía el plazo necesario para el nombramiento. Lo establece una circular del CSM que prevee que quien ha hecho parte de la DDA por un periodo máximo de 10 años puede volver a entrar en el pool antimafia solo después de que haya transcurrido un período de “congelamiento” de 5 años.
Un “congelamiento” que para Di Matteo, condenado a muerte por Riina en persona, terminará el próximo 26 noviembre. Ni siquiera dos meses de espera.
Pero procedamos por orden. Las personas interesadas en entrar en la DDA tenían que presentar su solicitud dentro del 15 de Septiembre. Así fue y el 5 de octubre el Procurador en Jefe, evaluadas las distintas candidaturas, optó por Camilleri, Petrigni, Spedale y De Flammineis. El primero se ocupará precisamente de las investigaciones sobre la mafia agrigentina, Petrigni y De Flammineis han sido asignados al grupo que coordina las investigaciones en la zona este de Palermo, mientras Spedale se ocupará de las investigaciones sobre los clan mafiosos de los barrios occidentales de la capital siciliana.
Pero no es el primer bando el que da que hablar, sino el segundo, que también preveía un puesto en la DDA. La evaluación de las solicitudes se desarrollaría del 21 al 30 de septiembre de 2015. Y es a este bando al que Nino Di Matteo ha participado presentando su solicitud, no obstante el plazo de “congelamiento” no hubiera vencido todavía. Al contrario de lo que ocurre generalmente (basta pensar que los nombramientos del primer bando se hicieron dos meses después de que fuera convocado), el tiempo transcurrido para tomar una decisión sobre a quien nombrar ha sido absolutamente más rápido y ayer Lo Voi ha decretado la asunción en la DDA de Alessia Sinatra asignándola al grupo que trabaja en la zona agrigentina. Todo según las normas, nada de ilegal. Pero el nuestro es un país donde las señales que se dan son importantes y lo que se destaca de esta otra “puerta que le cierran en la cara” a Nino De Matteo no es poca cosa. ¿Era de verdad necesario convocar un segundo bando para la DDA mientras todavía estaban pendientes de nombrar los elegidos del primer bando?
¿Por qué tanta urgencia si el traslado del pm Rita Fulnatelli a la Fiscalía general será efectivo no antes de mediados de noviembre? ¿No se podía “congelar” el segundo bando para convocarlo más adelante en el momento oportuno? ¿No habría sido posible aplazar la decisión un mes o incluso nombrar Di Matteo asignándole el encargo a partir del 27 de noviembre de 2015?
Sin quitar nada a los magistrados que han sido elegidos es innegable que un eventual nombramiento para la Dda habría sido como un escudo protector para un magistrado que, a pesar de las múltiples confirmaciones habidas sobre el proyecto de atentado en contra de su persona, reina a su alrededor el más absoluto silencio institucional.
Silencio por parte del Presidente de la República Sergio Mattarella. Silencio por parte del Presidente del Consejo Matteo Renzi. Silencio por parte del Consejo superior de la magistratura, que llegó a Palermo el mismo día en que se supo la noticia de que el arrepentido mafioso Francesco Chiarello había confirmado la presencia del explosivo en Palermo que usar contra Di Matteo. Silencio también hasta hace pocos días por parte de la Asociación Nacional Magistrados, ANM que después ha redactado un comunicado oficial en respuesta al llamado de otros colegas. Cuando Lo Voi tomó su cargo como Procurador en jefe expresamos más de una vez el deseo de que estuviera presente alguna vez en alguna audiencia del proceso ‘negociación Estado-mafia”. Sería una señal importante para demostrar su cercanía al trabajo del pool que indaga sobre todos los tristes acontecimientos de aquellos años turbios en que Italia fue lacerada por las bombas. Todavía hoy estamos esperando un gesto de este tipo, pero hacer volver a Di Matteo a la DDA habría sido igualmente importante. Se habría dado un empuje fuerte a las investigaciones sobre la mafia, aprovechando de la mejor manera los veinte años de carrera y experiencia con los que cuenta el magistrado, pero también, quizás sobretodo, un impulso a las investigaciones que continúan, ‘bis y ter’, sobre la negociación Estado-mafia.
Es verdad, como han escrito todos hoy, que Di Matteo se seguirà ocupando del proceso Estado-mafia y también de las investigaciones antimafia que empezó a dirigir antes de salir de la DDA. Investigaciones que prosiguen un poco más lentamente a causa del volumen de “procesillos” a los que el magistrado tiene que hacer frente cotidianamente.
Si hubiera seguido esta línea Lo Voi habría alejado una vez por todas esa sospecha que se difundió inmediatamente después de ser nombrado Procurador en jefe de Palermo; es decir, que el CSM le prefirió a él en lugar que a los magistrados Sergio Lares y Guido Lo Forte, para “moderar la atmosfera” que reinaba dentro del Palacio de Justicia justamente en lo que se refiere a la investigación sobre la negociación Estado-mafia. Una investigación tan incómoda que ha dado lugar a que se monte un caso nacional, que incluso ha generado “un conflicto de atribuciones*” por motivos de no haber destruído las interceptaciones de llamadas telefónicas entre el Jefe del Estado Napolitano y el ex ministro Mancino, imputado en el proceso negociación Estado-mafia, en vez de apoyar la investigación y exigir r que se busque la verdad cueste lo que cueste.
Y es ilógico pensar que el no haber sido elegido para la DDA se deba a que todavía el Tribunal Administrativo no se haya pronunciado respecto a la solicitud presentada por Di Matteo a la Dirección Nacional Antimafia, que fue rechazada burlescamente por el CSM de manera tan absurda, cuanto inexplicable.
Sabe a befa, quizás incluso más dolorosa, tangible hoy frente a los “nuevos muros” que se elevan con ese “No” a que Di Matteo forme parte nuevamente de la Dda. ¿Puede ser que quien está a cargo de la Fiscalía no se de cuenta?
Nota:
– Conflicto de atribuciones: El Presidente de la República Giorgio Napolitano denunció un conflicto de atribuciones con el Procurador General ante el Tribunal de Palermo, en relación con ciertas interceptaciones telefónicas efectuadas al ex senador Nicola Mancino (mientras hablaba con el Presidente), investigado junto a otras personas en el marco del proceso penal relativo a la “tratativa” entre el Estado y la mafia. Napolitano logró que fueran destruidas