Home / Crimen organizado / DIFERENCIAS DE GRADO

DIFERENCIAS DE GRADO

Por Alejandro Diaz

DIFERENCIAS DE GRADO.

Por Alejandro Diaz-23 de diciembre de 2018

Estos días la prensa vuelve a dejarse llevar por la inercia de la crónica negra. Nuevamente los titulares acunan “tintes mafiosos”.

Dieciocho ataques a instituciones en Rosario, en lo que va del año. Hace unos días Tribunales, esta vez fue contra el Consejo Municipal. 18 impactos de bala. Otra vez el cartelito: “Con la mafia no se jode”.

La situación en Rosario se desborda. Aquellas estadísticas de hace unos años que indicaban, que en Rosario había más de un muerto por día vinculado al narcotráfico, quedan ya obsoletas. Como obsoletas son las medidas que hasta el momento se han dispuesto para combatir las organizaciones criminales.

Estos días también lo aberrante toco las costas de Puerto Madryn, y en pocos días aparecieron muertos un grupo de jóvenes.

Héctor López de 27, apareció con las manos amputadas y otras mutilaciones, enterrado bajo cal; a 200 metros estaban sus prendas. Federico Lomeña, apareció envuelto en una bolsa, con 7 puñaladas. Días antes, el tercero de los amigos, Nicolás Cerrudo apareció ahorcado, dejo una nota que decía: “Esto pasa por jugar con fuego”. Hay un cuarto joven, Gastón León de 30 años, desaparecido desde mayo. Los titulares… “ajuste narco”.

No es la primera vez que hay un crimen narco con victimas múltiples. La masacre de Esteban Echeverría, en junio de este año, donde murieron tres mujeres (una menor de edad) y un varón, luego de que desde un vehículo propinaran una frondosa balacera contra el departamento donde estaban los afectados. También en Monte Grande, siempre en Provincia de Buenos Aires, donde los asesinados fueron tres ciudadanos paraguayos, dos menores de edad. Abatidos a tiros presentaban además heridas cortantes.

Quizás el más anecdótico, sea el triple crimen de General Rodríguez, allá por agosto de 2008, donde fueron asesinados de forma brutal Forza, Bina y Ferrón, en torno al tráfico de efedrina. Me permito decir, que este hecho, tiene para mí, otros agravantes y otro grado de complejidad y de implicados. Que en otro momento trataremos de profundizar.

Burton Turkus fue asistente del Fiscal de Brooklyn en 1940. En 1950 publica Murder Inc., una obra que comprende los delitos llevados adelante por el Sindicato, una agrupación de Sicarios al servicio de los clanes Mafiosos de los EEUU, durante la época. En palabras del propio Turkus: “Los hechos a través de los cuales un grupo de especialistas amalgamó extorsión, asesinato y política para montar un “negocio” a escala nacional…”.

Sobre el homicidio de Walter Sage (un hampón de bajo nivel), Turkus dice:
“… ataron una máquina tragaperras al pecho de Sage y lo arrojaron al lago-había sido apuñalado con un pica hielos-. La máquina tragaperras era un símbolo.
… un cadáver sumergido en el agua asciende a la superficie debido al empuje de los gases que llenan el conducto intestinal. Aquellos asesinos lo sabían perfectamente. Mientras la victima está con vida,
-las perforaciones- , quedan virtualmente cerradas por la sangre bombeada por el corazón, que sigue latiendo. Así, los gases no tienen salida. (…) No se practicaron suficientes perforaciones después de muerto, para que el cadáver perdiera su flotabilidad. Para liquidar a un tipo y no dejar rastro, hay que haber estudiado medicina, comento Pittsburg Phill (un Capo). Doctrina del homicida, científicos de la muerte. Eso es la Mafia.

En 1950, el Congreso de los EEUU inicia una serie de investigaciones para develar el sub mundo de la Mafia. Las mismas fueron llevadas adelante por la Comisión Kefauver. Y el mundo vio por televisión a los hampones del bajo mundo. Las investigaciones dejaron entrever una organización de cobertura nacional, con altos grados de corrupción con las instituciones del Estado. Esto se hizo con la especial negativa del FBI y el departamento de Justicia de los EEUU. Lo cual es coherente puesto que una parte del Estado se valió de los servicios de la Mafia durante la guerra. Quizás el punto más alto de la resistencia del Estado, servil a los poderes ocultos, contra este tipo de investigaciones haya sido el asesinato y encubrimiento del Presidente John F. Kennedy en 1963.

¿Qué tipo de Organización tiene el poder suficiente como para perpetrar y encubrir el magnicidio del Presidente de los EEUU? Y no cualquier Presidente, uno extremadamente popular y querido por los ciudadanos.

Mafia es, desde antes del Narcotráfico.

Un sin número de jóvenes quedan atrapados a merced del Narco, soldaditos, transeros, mulas. Me acuerdo hace unos años atrás, estando en un bar en la Costanera de Rosario, hablando con un muchacho (tendría unos 23, 24 años) me dijo: “Tengo pilcha, dinero, mina. Pero sabes que feo que es, no podes salir. Y si me voy, la paga mi familia”. Sin lugar a dudas, un delincuente. No lo niego.  Pero en esto de comprender el Sistema Criminal Integrado, debemos, forzosamente, aprender a diferenciar los grados. 

El narcotráfico genera una violencia generalizada. Que de no ser frenada a tiempo, puede derivar en delitos cada vez más complejos y generar situaciones sociales extremas, como las de México, Paraguay o Colombia.

Pero el nuestro, no es un Estado Narco. No por ahora.

Pero, en esta ocasión no voy a dejarme arrastrar por la inercia de la crónica negra. En esta ocasión voy a profundizar en estas diferencias de grado.

¿Giancarlo Massidda es narco? Sí, es narco. ¿Giancarlo Massidda trabaja para los Clanes Mafiosos? Si, trabaja para los Clanes Mafiosos. ¿Giancarlo Massidda es Mafioso? Sí, es Mafioso. Pero a pesar de todo, su impacto en la sociedad no es tanto. A que me refiero: ¿cuánto es el patrimonio que posee Giancarlo Massidda? ¿Qué flujo de dinero de él se desprende? ¿Cinco, diez millones de Dólares?¿Qué es lo que Massidda puede corromper? ¿Un comisario, un inspector de aduanas, un concejal? ¿Puede Massidda, o un narco del rango de Massidda, poner a dedo un Presidente? ¿Está alguien como Massidda en una posición de manipular las altas esferas del Estado y Condicionar la Democracia?

Según la revista Forbes la familia que representa Paolo Rocca tiene una fortuna de 9.700 millones de dólares. A esto hay que sumarle el flujo de dinero que se desprende de Techint, considerando, también, el Sistema de empresas satélites que lo rodean. Y, además, el impacto que tienen en las pequeñas comunidades donde centran sus negocios. ¡Esta es una fortuna que está en posición de Condicionar la Democracia!

Días atrás, durante una conferencia de prensa en el teatro Biondo de Palermo, Italia; los notables: Antonio Di Matteo (Fiscal Nacional Adjunto contra la Mafia), Giuseppe Lombardo (Fiscal Adjunto de Reggio Calabria), Saverio Lodato (Escritor y Periodista) y Giorgio Bongiovanni (Director de antimafiaduemila.com), entre otros referentes de la antimafia, disertaron en torno a la presentación del libro “Il Patto Sporco” (El Pacto Sucio), escrito por Lodato y Di Matteo. Libro que resume las experiencias y conclusiones del Fiscal en torno al Proceso Estado-Mafia. Jornada detallada perfectamente por Giorgio Bongiovanni en su sitio web (*) que invito a leerla.

De este trabajo quiero resaltar la siguiente reflexión de Lodato: “Hay periódicos que quieren una antimafia mutilada, con único cuidado de concentrarse en los jefes y los muchachos del vecindario. ¿Y esta historia interminable no nos dice que la mafia no está representada solo por los jefes y los picciotti (mafioso de bajo rango, que cumple tareas similares a las del soldadito de las villas) del vecindario? ¿Se necesita mucho para entenderlo?”

También quiero resaltar las palabras de Di Matteo: “La sentencia sobre la negociación Estado-Mafia es una sentencia incómoda porque trata de una historia escabrosa del poder de ayer y hoy”;”Este proceso involucró a grupos de poder que aún hoy condicionan fuertemente nuestra democracia y se refieren a hechos que no pertenecen a un pasado remoto, sino que continúan provocando sus efectos incluso en el presente”.

Tenemos una democracia condicionada, encerrada en el personalismo y el anti personalismo que lleva cien años, desde la época de Irigoyen. Encerrada en los núcleos de poder, que digitan Presidentes como títeres, recuerdan las palabras de Héctor Magnetto (Grupo Clarín):“Presidente, un puesto menor”.

Por eso debemos absorber e internalizar este profundo trabajo que lleva adelante la Escuela de Pensamiento Antimafia, hoy encarnada en estos notables. Porque el suyo es un trabajo de generaciones, estudiando y analizando los vínculos del poder. Años de lucha y resistencia que lograron obtener una victoria al poder establecer una legislación oportuna, siempre perfectible, pero que ha permitido judicializar aquellos pactos sucios que tuvieron, y que tienen, como finalidad la perpetuación de los sistemas de poder que resisten el verdadero progreso de las comunidades. Pero en estas negociaciones no hubo soldaditos y mulas. En estas negociaciones hubo Grandes Empresarios, Políticos de cumbre, Militares de carrera, altos representantes de instituciones religiosas, propietarios de Grandes Fortunas. Que al margen de la ley y con una doble moral, torcieron los destinos de las Democracias.

Algunos, enceguecidos y más asustados que encolerizados, reniegan de aquellos sectores sociales, marginales en muchos casos, que subsisten a “costas del estado”. Pero es que ¿acaso no se dan cuenta que los principales beneficiarios de los presupuestos del Estado son y fueron, desde siempre los hoy principales Grupos Económicos? El Grupo Macri no pago el canon del Correo y el Grupo Clarín tampoco pago el canon de Papel Prensa.

Emprenden con dinero público (o privado pero avalado por el Estado, que es lo mismo, genera un pasivo en el Estado), desfiguran la contabilidad para acceder a más y más subsidios y tarifas diferenciales. Luego con sus ganancias abismales, en lugar de pagar sus deudas o mínimamente reinvertir (y perdón por el síndrome de Estocolmo, uno sin darse cuenta acepta el “roban pero hacen”), fugan los capitales evadiendo impuestos, los invierten en el extranjero y luego los reingresan al país, con maniobras de blanqueo, de dinero que no siempre tiene un origen lícito.

Los delitos de cuello blanco deben ser duramente penados, en particular cuando afectan los intereses sociales o ambientales. Lo mismo para las estafas de las campañas políticas, ya no más costo político, engañar para hambrear al pueblo es un delito, ¿acaso no es una forma de estafa? En Japón aquellos funcionarios públicos que son hallados en corrupción llegan al extremo del Hara Kiri, una forma de suicidio ritual, un extremo.

Debemos hacer un esfuerzo por entender las diferencias de grado, para poder romper de una buena vez por todas, los vínculos de dependencia y sojuzgamiento.

—————-

(*) http://www.antimafiaduemila.com/home/primo-piano/72773-bongiovanni-il-patto-sporco-un-libro-che-racconta-un-processo-storico.html)

*Foto de Portada: www.lavoz.com

*Foto 2: www.diariolacapital.com