Home / Internacionales / EL CLUB BILDERBERG Y LA MAFIA

EL CLUB BILDERBERG Y LA MAFIA

Por Giorgio Bongiovanni

EL CLUB BILDERBERG Y LA MAFIA

por Giorgio Bongiovanni – 5 de junio del 2018

En dos días, el grupo Bilderberg, fundado por Rockfeller, se reunirá nuevamente del 7 al 10 de junio para su habitual encuentro anual. El lugar elegido para esta edición del 2018 es la ciudad de Turín y, como de costumbre, la reunión que contará con la presencia de sólo 128 personas, entre ministros, industriales, administradores de compañías multinacionales, líderes de varios bancos y unos pocos “elegidos” del mundo político, económico, académico y de medios, se llevará a cabo rigurosamente a “puertas cerradas”. Al igual que en el pasado (cuando asistieron personalidades de los más altos niveles de la función pública como Mario Monti, Romano Prodi, Umberto Agnelli y Franco Bernabè) han sido invitadas también personalidades italianas como John Elkann, presidente de FCA (Fiat Group Automobiles, ndt) y Exor, la periodista Lilli Gruber, el Director General del Banco de Italia Salvatore Rossi y el Secretario del Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. En estas reuniones no hay previstos discursos, informes ni resoluciones, aunque los temas que se aborden se refieran al presente y al futuro del mundo. Desde los escenarios internacionales a las inversiones, desde la economía a las guerras, desde la crisis económica a la política. Cada tanto, han sido estos los temas puestos sobre la mesa por los poderosos.

Todos pueden intervenir sin estar sujetos a las convenciones de sus oficinas y todos los participantes pueden hacer uso de la información recibida durante la reunión, haciéndola pública. La única “regla” que debe respetarse es el secreto de la “fuente” y no se puede revelar al autor de las eventuales declaraciones que se hagan. Los rumores dicen que los temas elegidos para estos “cuatro días” serían el populismo en Europa, el desafío de la disparidad, el futuro del trabajo, la inteligencia artificial, los Estados Unidos antes de las elecciones de medio término, el libre comercio, el liderazgo mundial de los Estados Unidos y Rusia, la computadora cuántica, Arabia Saudita e Irán, el mundo “post-verdad” y acontecimientos actuales.

Recuerdo algunas declaraciones que he recogido del periodista de investigación de origen ruso, Daniel Estulin, autor del libro “El club Bilderberg”, quien me dijo que el grupo nació de una idea masónica y que los grandes líderes de las multinacionales y de las finanzas que participan están “un escalón por debajo de las cien familias” que controlarían al mundo.

¿Qué tiene que ver el grupo Bilderberg con la mafia? Aparentemente nada pero, a la luz de los muchos temas que se abordarán, en nuestra opinión, merece una profundización el ítem “acontecimientos actuales”.

Podría “iluminarnos” la colega periodista Lilli Gruber, que ya en el pasado ha sido invitada a estas reuniones, revelándonos si en los últimos años ha sido abordado el tema de las mafias y su facturación mundial.

Nos hemos preguntado si vez se ha planteado el problema a los otros vértices del mundo.

En Italia la Mafia Spa, de participatión hipotética, “factura” cada año 150 mil millones de euros convirtiéndose, de hecho, en la primera empresa italiana. Lo ha explicado en varias ocasiones el periodista de “Il Sole 24 Ore”, Gianni Dragoni. Hechas las cuentas “tendría 40 mil millones más de ingresos que el primer grupo italiano, Exor, que tiene dentro a Fiat-Chrysler, Ferrari, CNH, la aseguradora Partner Re y la Juventus (111 mil millones la facturación 2016 de Exor). Los ingresos de la Mafia Spa serían más del doble que ENEL (70 mil millones), casi el triple de ENI (55 mil millones), ocho veces Telecom, 16 veces Luxottica, 15 veces el grupo que produce Nutella (Ferrero). Casi 41 veces Mediaset, el grupo de televisión controlado por Silvio Berlusconi”. Pero las cifras también muestran que “la Mafia Spa, si cotizara en la Bolsa y luego vendiese sus acciones al público, con los ingresos de la Mafia podría comprar toda la Bolsa de Milán”.

Pero si ampliamos el horizonte, desde Italia hasta el mundo, encontramos que, como lo confirma el economista Antonio Maria Costa, ex subsecretario general de las Naciones Unidas, “colectivamente, las diversas formas de delincuencia representan la industria más grande del mundo”. Las estimaciones del tráfico mundial de drogas alcanzan una cifra cercana a los 350 mil millones de euros al año. Cifra a la que se debe agregar la venta ilegal de armas (estimada en alrededor de 80 a 100 mil millones de auros al año) y fenómenos como la corrupción que, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, alcanza a los 1.000 millones de euros al año.

Volviendo al narcotráfico internacional, hemos visto cómo la ‘Ndrangheta tiene el monopolio del tráfico de cocaína en Occidente. Un crimen organizado, el calabrés, que junto con la siciliana Cosa Nostra está presente y hace negocios en los cinco continentes (África, Europa, América, Asia y Oceanía).

Otro personaje que he conocido y entrevistado es Massimo Ciancimino, hijo del ex alcalde mafioso de Palermo, Vito Ciancimino.

Una vez me dijo que su padre le contó que había participado, a fines de los años setenta y principios de los ochenta, en las reuniones secretas del Bilderberg, como vocero de todas las familias mafiosas que tenían riquezas por varios cientos de miles de millones de liras, como resultado del narcotráfico.

No tengo elementos para decir si estas declaraciones son ciertas o no, pero puede tener su propia lógica la participación de Ciancimino padre en estas reuniones ya que, además de ser él un hombre de poder, en esos años Cosa Nostra ya poseía una riqueza superior a la suma de todas las reunidas por los diversos participantes.

Más allá de esta última consideración, los números mencionados anteriormente siguen siendo los mismos. Y, por lo tanto, solo podemos hacer ciertas preguntas: ¿el Grupo Bilderberg habla de estos hechos? ¿Se ha planteado el problema? ¿Se pregunta a dónde va el dinero de la mafia? ¿Cómo piensan combatir estos fenómenos? ¿Han hablado alguna vez de las masacres de la mafia y de los diversos intentos de golpe que sacudieron a Italia?

¿Alguna vez se han referido a los fondos negros que usan los servicios secretos para sus trabajos sucios? ¿Qué piensan sobre ciertas actividades?

Nos gustaría hacer estas preguntas a los miembros del grupo Bilderberg y nos permitimos sugerirle a la colega Gruber que las haga, para que pueda ofrecer al público la verdad sobre temas que no están para nada “fuera del mundo”. Así que esperamos respuestas, visto y considerando que estas personas poderosas juegan con la vida y el alma de los pueblos de la Tierra.