Home / Información regional / EL DESPERTAR DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y JUVENIL EN EL PARAGUAY
UNA

EL DESPERTAR DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y JUVENIL EN EL PARAGUAY

Por JOrge Figueredo

EL DESPERTAR DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL Y JUVENIL EN EL PARAGUAY

Por Jorge Figueredo – 28 de setiembre de 2015

Desde hace ya varios días se vive, se siente y se palpita dentro del Paraguay el despertar del movimiento estudiantil , que se inició con la marcha del 18 de setiembre -liderada por estudiantes secundarios, exigiendo una mayor calidad en la educación y un mayor compromiso de las autoridades del Ministerio de Educación hacia la educación pública- y con la vigilia del 21 de setiembre, liderada por los universitarios, manifestándose en forma permanente contra la corrupción e impunidad dentro de la Universidad Nacional de Asunción ( UNA) –la más antigua y prestigiosa institución de altos estudios en el país- que desde hace muchos años, quizás décadas, no se movilizaba tan masivamente con el apoyo espontáneo de toda la ciudadanía. Con la toma del Rectorado y las constantes protestas, estudiantes secundarios, egresados de las universidades públicas y privadas, obreros, funcionarios públicos, empresarios, gremios de abogados , y docentes, han logrado hasta el momento (en un periodo relativamente corto) la renuncia e imputación por la Fiscalía del rector Froilán Peralta y de varios funcionarios por la comisión de graves hechos punibles, todos relacionados a la corrupción imperante en la Universidad.
Un dirigente universitario manifestó que los jóvenes tienen como primer objetivo sanear la UNA, para luego constituir un movimiento estudiantil crítico, pensante y organizado que debata no solo la situación de la UNA , sino que también sea un actor protagónico a nivel nacional Y tienen el deseo que esta primavera democrática signifique no solo el despertar de los estudiantes sino de toda la ciudadanía y de la sociedad paraguaya, para construir un país más democrático, justo y participativo.
Hay que destacar que después de 46 años, el movimiento estudiantil vuelve a liderar el movimiento social en el Paraguay, como ocurrió en el año 1969, en plena época de la dictadura del General Alfredo Stroessner, donde hubo manifestaciones estudiantiles callejeras en protesta por la visita de Nelson Rockefeller, representante del Presidente Norteamericano Richard Nixon. Hubo violentas represiones y numerosas detenciones, y fue asaltada la Facultad de Ingeniería por la Policía y grupos parapoliciales.

Podemos citar como hitos históricos del protagonismo estudiantil en la lucha política y social en el Paraguay lo ocurrido el 23 de Octubre de 1931, uno de los eventos más trágicos del siglo XX en el Paraguay, donde murieron asesinados once estudiantes y resultaron heridos una treintena cuando una multitudinaria manifestación estudiantil fue terriblemente reprimida por las fuerzas de seguridad en los jardines del Palacio de Gobierno de Asunción al exigir hablar con el Presidente José P. Guggiari para la defensa del Chaco, ante la invasión boliviana del territorio paraguayo; en el año 1959 se realiza una manifestación en la Plaza Italia de estudiantes secundarios del Colegio Nacional de la Capital y Escuelas de Comercio 1 y 2 en protesta contra el aumento de pasaje. Se produce una dura represión policial y el destierro de sus dirigentes. Ante el pedido del Congreso al Presidente Stroessner de procesamiento del Jefe de Investigaciones, el mandatario disuelve el Congreso. En las décadas del 60 y 70 se registró la resistencia armada al Stronismo como los movimientos guerrilleros 14 de mayo constituidos por jóvenes de extracción liberal o febreristas o militantes comunistas( FULNA) y la OPM( Organización Político Militar) constituido en su mayor parte por jóvenes universitarios anti partidos y campesinos de las ligas agrarias. Este último se trata de un proyecto organizado de resistencia, más que de guerrilla urbana. Todas ellas fueron cruelmente reprimidas. Sus miembros en su mayor parte fueron torturados, asesinados o exiliados, con el asesoramiento , apoyo político y financiero del Gobierno de los Estados Unidos, con cursos contrainsurgentes, apelando a la tortura como fuente de información, y represión del comunismo. La mayoría de estos combatientes, especialmente la de la década del 60 fueron apresados y ejecutados ilegalmente.
“El sistema totalitario del régimen de Stroessner logro el control absoluto de las universidades y centros estudiantiles, en especial la UNA. Los miembros del partido colorado, sostén del dictador no solo conquistaron los centros estudiantiles de las facultades de la UNA sino que también lograron controlar la Federación Universitaria del Paraguay (FUP), subordinándola directamente a directivas emanadas del partido oficialista y, específicamente de la corriente militante del partido colorado” destacan los investigadores José Carlos Rodríguez y Benjamín Arditti en su libro La sociedad a pesar del Estado.

Luego de la caída de la dictadura surgió el CEUNIRA (Centro de Estudiantes Universitarios Residentes en Asunción ) una de las organizaciones que fue protagonista en la década de los 90 de grandes luchas como la obtención de becas y residencias universitarias para estudiantes universitarios del interior del país que vienen a la capital, y que también enarbolo como eje central de su lucha la Reforma Universitaria que implicaba la democratización de todas las facultades, la transparencia en la administración de los recursos asignados por el estado. Encabezó una serie de manifestaciones contra la corrupción e impunidad dentro de la universidad, denunciando al rector de turno por malversación y desvíos de fondos públicos, así como a varios decanos, exigiendo la gratuidad en el acceso a la universidad de todos los paraguayos, y un mayor compromiso social del universitario con la sociedad para lograr una transformación estructural del Paraguay. También los dirigentes y miembros del Ceunira participaron activamente de varias manifestaciones organizadas por las organizaciones obreras y campesinas, lográndose una unidad sin precedentes en aquel entonces.

Hubo en las décadas de los 90 y 2000 muchas movilizaciones de los estudiantes universitarios con el objeto de lograr la tan ansiada Reforma y democratización de la UNA, pero no lo pudieron lograr porque la lucha de los estudiantes no tuvo el gran impacto y el apoyo de la sociedad en los diversos medios de comunicación, incluida las redes sociales como si lo tiene la actual movilización estudiantil a pesar de que aparentemente las motivaciones sean las mismas.

Sin dudas, la lucha de los estudiantes universitarios en la actualidad es muy esperanzadora para el país, pero el gran objetivo es que este ímpetu e idealismo de la juventud de cambiar las estructuras corruptas y anacrónicas de la universidad pueda proyectarse a comprender que la corrupción en la UNA no es un cuestión aislada sino que forma parte, como varias instituciones públicas, de una gran red de corrupción que está inserta en toda la estructura del Gobierno-Ejecutivo, Legislativo y Judicial. La corrupción no es un factor externo, una célula enferma en el organismo económico-empresarial paraguayo sino que constituye un elemento constitutivo, incluso dinámico de un sistema de poder. Un sistema político y económico de naturaleza clientelar, asistencial , prebendarlo y feudal , donde existe un verdadero punto de encuentro entre los intereses de los empresarios, los mafiosos , y los políticos que forman parte de una estructura mafiosa que tiene décadas, que se construyó con el casamiento o unión entre el estado y la mafia: dando nacimiento al estado-mafia en el Paraguay.

Por lo tanto la gran responsabilidad que tienen los luchadores sociales es acompañar, ayudar, estar al lado de estos jóvenes para promover, despertar en ellos la conciencia de que no solo hay que limpiar de delincuentes la UNA sino apuntar y atacar a la raíz misma de la corrupción que son las estructuras mafiosas que se encuentran insertas dentro del estado. Proponerse a desarticular el estado-mafia, denunciando a sus personeros. Por qué de lo contrario solamente una o dos frutas podridas caerán pero el gran árbol de la mafia se mantendrá intacto. Pues la causa de la falta de tierras de los campesinos, la falta de trabajo estable, la privatización de nuestra educación, salud, transporte, rutas, la falta de un verdadero estado social de derecho en el Paraguay es por la vigencia de este sistema de poder mafioso que se nutre de la perversión democrática, de la pérdida de valores éticos dentro de la sociedad y sobre todo de la ignorancia de la gente.