Home / Crimen organizado / EL ESTADO-MAFIA SE HA FORTALECIDO EN EL PARAGUAY
LEGTAPA

EL ESTADO-MAFIA SE HA FORTALECIDO EN EL PARAGUAY

Por Jorge Figueredo

EL ESTADO-MAFIA SE HA FORTALECIDO  EN EL PARAGUAY 

 A 26 años del asesinato de Santiago Leguizamón la mafia sigue siendo la favorecida

                                     Por Jorge  Figueredo-3 de mayo de 2017   

 

A raíz  del asalto tipo comando a un local de Prosegur, en Ciudad del Este, el pasado 24 de abril, acción cometida por una banda de sesenta miembros aproximadamente, que se presume pertenecen a la organización criminal brasileña Primer Comando Capital(PCC) y a quienes les dejó réditos de alrededor de 15 millones de dólares, varios medios nacionales e internacionales se hicieron eco de las acciones, en titulares por demás precisos respecto a la magnitud de los hechos :“Las mafias desbordan el Estado paraguayo “;“ Tres asaltantes abatidos tras golpe cinematográfico”; “Combatir a los empleados de la mafia en el Gobierno “. En tal sentido, un  periodista del diario ABC Color escribió:“Este  atraco de ribetes cinematográficos, que a estas horas ya recorre el mundo en lugares destacados de la prensa, es el mayor operativo en su tipo cometido en nuestro país y uno de los más grandes también de la historia mundial.  El Paraguay se ha convertido en un aguantadero del crimen organizado. En efecto, aunque todos los delincuentes habrían sido brasileños, una acometida de semejante envergadura no se trama de improviso  sin contar con informaciones y apoyos logísticos suficientes, obtenidos a nivel local. Todo indica, pues, que la capital del Alto Paraná es un campo propicio no solo para el lavado de dinero, el contrabando de cigarrillos y la venta de productos falsificados, sino también para la preparación y ejecución de impactantes crímenes. El crimen organizado se está afianzando cada vez más en nuestro país. La dramática situación es una consecuencia más de la corrupción imperante, no es cuestión de sacar a los militares a las calles para perseguir a los delincuentes una vez que los hechos están consumados, sino de sanear el aparato estatal y la política , infiltrados por los grandes delincuentes“

Apenas 48 horas después del espectacular atraco de Ciudad de Este, el  26  de abril  de 2017,  día del periodista en Paraguay, todo recordamos los 26 años del asesinato del periodista Santiago Leguizamón a manos de sicarios al servicio de la mafia, en la Ciudad de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay.  Su muerte quedó en la total impunidad, no solo respecto a sus autores materiales sino también a los intelectuales. Ni unos ni los otros pudieron ser llamados a declarar por la justicia paraguaya. 

 

¿Pero cuál fue el contexto en el que Santiago cayó asesinado por las balas mafiosas?  En el año 1991, recién habían pasado 2 años de la caída de la dictadura de Stroessner. Una caída que fue protagonizada por su consuegro el Gral. Andrés Rodríguez, hombre de total confianza del dictador. Sin embargo, por presión internacional, sobre todo de los Estados Unidos de Norteamérica:con el fin de blanquear sus riquezas mal habidas, producto de las actividades ilícitas, en especial del narcotráfico; y con el fin de evitar su procesamiento y condena de parte del mayor imperio del mundo, que tenía una clara política antidrogas  en los países del tercer mundo, tuvo que dirigir un golpe de Estado que terminó con el derrocamiento de Stroessner. Cometido este golpe de Estado no cambio absolutamente nada en el seno de las estructuras corruptas y mafiosas que se habían formado ya durante el Gobierno autoritario del General Alfredo Stroessner.  Es decir se había ido Stroessner del poder, pero los personeros de su régimen, como Rodríguez y todos los Generales comerciantes, contrabandistas y corruptos, mantuvieron el esquema criminal y mafioso de siempre: como ser el contrabando de frontera, el tráfico de vehículos robados, y de armas, y por supuesto de drogas, siendo Rodríguez una pieza importante en el Paraguay, como parte de los carteles formados en América, como el de Pablo Escobar Gaviria y otros capos del narcotráfico, de la región.

La mayoría de la población paraguaya, apoyo al General Rodríguez como supuesto libertador, por derrocar a uno de los regímenes dictatoriales más antiguos del mundo en aquella época. Sin embargo, la población paraguaya desconocía que este mismo militar que se levantó para iniciar un proceso a la democracia en Paraguay, fue uno de sus mayores verdugos, ya que formaba parte no solo del primer anillo de Stroessner, sino que era su colaborador principal (desde antes y después de la dictadura) del sistema corrupto y criminal que se instauro dentro del propio Estado paraguayo y que ha sido el causante de numerosas muertes a lo largo de nuestra historia.

En un tiempo donde existían solo dos canales de televisión,  y la cantidad de periódicos era marginal, y no existía internet, la desinformación era la regla y la información la excepción. El pueblo, entonces,  carecía de los elementos mínimos y de datos para poder visualizar que algo grave se había incubado dentro del Estado paraguayo y que estaba por encima de cualquier gobierno de turno. Lo grave fue que se materializó el matrimonio o el connubio de sectores corruptos del estado y la mafia internacional. Y fue Santiago Leguizamón, el que con sus investigaciones pioneras -con su espíritu crítico y  de luchador-  empezó a vislumbrar y revelar que toda esa parafernalia creada en torno al golpe de Estado, se había convertido (de la noche a la mañana) en una cascara  engañosa, de una fruta que en realidad contenía en su interior mucho veneno aún, por más que por fuera se la viera rebosante de libertad y de democracia. En aquellos días era notorio que solo en los discursos, en los congresos y en los eventos académicos y sociales se manifestaba que el país había conquistado un notable progreso en sus instituciones democráticas. Pero la realidad era otra: aquí en el Paraguay, sus instituciones estaban totalmente tomadas o instrumentalizadas por la mafia, porque gran parte de sus hombres corruptos trabajaban en connivencia con operadores del crimen organizado.

El periodista Santiago Leguizamón fue un pionero en el Paraguay, no solo  en luchar contra la mafia, desenmascarando a altos personajes de la política regional y nacional,  sino también, a través del teatro, en buscar la liberación del hombre, y en despertar su conciencia para cortar con su alienación.  LEGUIZA1 

Además  de Santiago Leguizamón, más periodistas han muerto asesinados por la mafia. Solo desde la caída de la dictadura de Stroessner hasta nuestros días se han registrado unas 16 muertes de comunicadores. Está claro que nada ha cambiado en el Estado paraguayo, en estos 26 años desde el asesinato de Leguizamón. Y digo más, el crimen organizado fue el principal favorecido.

El Estado paraguayo se ha quedado estancado en el tiempo, en cuanto a la satisfacción de las necesidades del pueblo. Hoy, el Estado no es capaz de ofrecer una educación de calidad, un servicio de asistencia sanitaria eficiente, de disminuir la brecha de la gran desigualdad en el acceso a la tierra, el empleo, la alimentación adecuada, etc. Es un Estado, en el que las estructuras corruptas se han desarrollado mucho más, que  en la época de Stroessner, donde si bien el crimen organizado ya influía o estaba insertado dentro del  Gobierno, hoy en día existiría ya una relación organizada y sistemática entre gran parte de los sectores corruptos del Estado y la Mafia, en sus diversas manifestaciones: la mafia militar o criminalidad organizada común,  la mafia del narcotráfico, la mafia financiera y la mafia contratista, quienes son los que realmente dictan las políticas económicas, sociales y financieras en el Paraguay.  

Es decir, a  26 años del  asesinato de Santiago Leguizamón, el Estado-Mafia se ha fortalecido en el Paraguay. Y  si queremos seguir los pasos de lucha,  de este mártir de la antimafia paraguaya , quien manifestó a pocas horas de su asesinato “ prefiero la muerte física, que la ética” , deberíamos unirnos todos los paraguayos , sin distinción de ideologías políticas y religiosas, optando por la bandera de lucha por la Justicia y la Verdad; optando por combatir a las mafias a través de la denuncia, promoviendo la educación a la cultura de la legalidad en los Colegios, Universidades y organizaciones sociales y civiles; apoyando a los justos que dan la cara por todos nosotros,  enfrentando al crimen organizado y la mafia. Solo así evitaremos que se registren nuevos mártires en este país.

Un hombre de letras, de lucha y de profundos cambios revolucionarios; un ilustre hijo de la tierra paraguaya: Augusto Roa Bastos, al conocer la noticia de su asesinato le escribió una carta-homenaje titulada “Un enlutado mediodía…” que se hizo pública, oportunamente. Y porque ese texto hoy tiene una vigencia increíble es que consideré compartirlo con los lectores.  Un texto que tiene la misma fuerza y la misma conciencia de vida y de lucha  por la justicia, del uruguayo Eduardo Galeano, cuyo vínculo con el pueblo paraguayo era de una intensidad admirable, porque seguramente eran del mismo palo.

Augusto Roba Bastos, homenajeando a Santiago Leguizamón, así nos escribía a todos nosotros, paraguayos y sudamericanos y a los ciudadanos del mundo: 

LEGUIZ2

 “El mediodía del viernes, en el que los hampones al servicio de la corrupción y degradación del país nos robaron tu preciosa existencia, compañero Santiago, fue una hora a la vez enlutada y luminosa.

Enlutada, porque una sociedad como la nuestra, tan necesitada de presencias como la tuya, no se resigna a perderlas sino con profundo duelo y sufrimiento”

 

“Luminosa también, porque el ejemplo de tu sacrificio resplandece desde hoy en la constelación de nuestros más puros héroes y mártires civiles, y sella la trayectoria de nuestro periodismo de combate con el paradigma de tu vida y de tu muerte, de tu inquebrantable voluntad profesional y racional, de tu coraje cívico, de tu generosa y total entrega a los intereses genuinos de nuestra colectividad”.

 

“Este sentimiento colectivo de consternación y de condenación es el que vibró en ese oscuro mediodía del viernes, y seguirá vibrando de hoy en adelante como la resonancia imperecedera de tu mensaje cotidiano, trunco pero de imposible fin.”

 

“La miserable ralea de tus sacrificadores cometió, sin saberlo y quizás sin proponérselo, un crimen ritual”.

 

“Tu vida era demasiado fuerte como para que estos mercenarios de la muerte y del miedo se atrevieran a masacrarla en una oscura encrucijada, según costumbre de tales sicarios en el oficio clandestino del crimen, y de sus instrumentadores, personajes secretos, pero conocidos por todos en su opulenta soberbia, en su descarado cinismo. La escoria brilla como el oro cuando el oro mismo es la escoria, la de estos asesinos a sueldo, la de sus poderosos patrones.”

 

“Patrones y sicarios quisieron, sin duda, convertir tu sacrificio en sanguinario escarmiento ante la marea de ascenso del repudio popular contra la corrupción.”

 

“Eligieron tu día, nuestro día: el Día del Periodista (¡Oh manes del presidente don Carlos Antonio López!)”.

 

“Eligieron la hora: la luz cenital del mediodía, para que la sangre de tu sacrificio brillara en su más puro fulgor.”

 

“Eligieron el sitio: la línea fronteriza entre el miedo y la impunidad en aquel remoto confín del país.

Pero matones y patrones fueron a la vez devorados por los símbolos.”

 

“El país entero fulmina contra ellos su execración.”

 

“Los tres poderes del Estado deben unir y concentrar sus esfuerzos para identificar, juzgar y castigar, también ejemplarmente, a los culpables, instigadores, ejecutores y comanditarios de este alevoso crimen (y de los que con él se anuncian) que pone a prueba a la Justicia paraguaya y brasileña. Ambas se hallan comprometidas por igual en la erradicación de este flagelo que ha convertido nuestras fronteras en una línea roja de miedo, de crímenes, de atroces agresiones, de vergüenza para los dos países.”

 

“El gran novelista Graham Greene, recientemente fallecido, describió en su novela “El ministerio del miedo” la alucinante alegoría del poder totalitario con sus innumerables y secretos tentáculos, cuyos alcances son ilimitados.”

 

“El poder de la corrupción, como herencia del nefasto régimen que padeció nuestro país durante tres generaciones, es aun más infernal, pues crece, como el cáncer de sí mismo. Y la continuidad de la dictadura se da precisamente, sin disimulo, con toda impunidad, en las persistentes lacras de la corrupción, que siguen corroyendo nuestra sociedad como un tumor al parecer inextirpable, que pone en peligro cada día la maduración de la democracia como realidad, no como ilusión.”

 

“Porque combatiste este mal con entereza y con decoro, sin caer jamás en la diatriba, en las acusaciones sin prueba ni en las arbitrarias sospechas, la poderosa mafia y sus hampones te convirtieron en víctima propiciatoria.”

 

“Ellos saben quiénes son sus insobornables enemigos”.

 

“Quisieron tomarte a plena luz del día, en el día señalado por tu profesión, por tu vocación, por tu firmeza de ciudadano y de patriota. Pero al planear el sacrificio de venganza y de escarmiento no contaron con que al ejecutarlo iban a tornar aun más vivientes tu vida, tu palabra, tu magisterio incorruptible.”

 

“También en esto los símbolos trabajaron a tu favor, a nuestro favor, en beneficio de toda la gente honrada que es mayoría en nuestro país.”

 

“No te conocía personalmente, compañero Santiago. Solo de tanto en tanto, en la lejanía del exilio, leía tus lejanas notas que me llegaban desde el Amambay, y comencé a admirarte como a un genuino representante de las nuevas generaciones que están forjando el futuro de nuestro país, a imagen y semejanza de las aspiraciones mayoritarias de nuestro pueblo.”

 

“Ahora que te conozco para siempre, compañero Santiago, te pido que aceptes este homenaje de mi camaradería, de mi afecto, de mi admiración por tu vida cumplida hasta el sacrificio.

Hasta la victoria final, en una patria libre del miedo y de las injusticias.”

 

 

 

*Foto de PORTADA: www.primeraedición.com

*Foto 2: www.impunidad.com

*Foto 3: www.ultimahora.com