Home / Crimen organizado / EL PODER (OBSCENO) DE LOS BARONES
barones

EL PODER (OBSCENO) DE LOS BARONES

Por Giorgio Bongiovanni

EL PODER (OBSCENO) DE LOS BARONES

barones

Por Giorgio Bongiovanni y Lorenzo Baldo – 27 de Abril de 2015

Ocurre en Palermo. Después de muchos años de conferencias organizadas por Antimafia Duemila en la Facultad de Jurisprudencia de Palermo, en ocasión de los aniversarios de los atentados de Capaci y de Via D’Amelio (y antes de ello en la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Palermo, así como también en el Palazzo Steri del Rectorado), llega un stop “ad personam”. En realidad se trata de una operación mucho más solapada, un tackle por parte del Prof. Giovanni Fiandaca. El ilustre jurista es el actual delegado del rector Roberto Lagalla “para las actividades en favor del desarrollo de las políticas en pos de la legalidad y de la transparencia, específicamente referidas a los actos de la Administración Pública”.
La cronología de los hechos merece ser explicada. Después de haber recibido una inicial conformidad por parte de la Presidencia de dicha Facultad en relación a nuestra solicitud de utilizar el Aula Magna (para la realización del congreso que tendrá lugar en el aniversario del atentado de Capaci) y para la utilización del Atrio (para la realización de la conferencia que tendrá lugar en el aniversario del atentado de Via D’Amelio) nos llega un inesperado correo electrónico.
En el cuerpo del mismo se lee “El Consejo de la Facultad ha deliberado por unanimidad sobre vuestras iniciativas (del 22 de Mayo y del 18 de Julio, n.d.r.) previa interlocución por parte de los organizadores con el Presidente de la Facultad (prof. Giuseppe Liotta, n.d.r.) y el Delegado del Rector (prof. Giovanni Fiandaca, n.d.r.) para la coordinación de las actividades en materia de legalidad con el fin de verificar la modalidad de ejecución de dichas manifestaciones”.
La reunión con Liotta y Fiandaca tiene lugar en las oficinas de la Facultad. Este último objeta inmediatamente a nuestro delegado el título del congreso y el tema que se trataría, incluso el panel de oradores termina siendo criticado de alguna manera. Y ¿qué será tan “peligroso” en este congreso (que contaba además con la colaboración de la asociación universitaria ContrariaMente) en el que participan magistrados como Nino Di Matteo, Sebastiano Ardita y Piergiorgio Morosini, junto a periodistas y escritores como Giuseppe Lo Bianco y Stefania Limiti?
Analicemos el título: “Ibridi connubi – Dal ‘gioco grande’ intuito da Giovanni Falcone fino ai giorni nostri”. (Híbridas connivencias- Desde el “juego grande” intuido por Giovanni Falcone hasta nuestros días). Fiandaca puso en duda el hecho de que la definición “Híbridas connivencias” se pueda atribuir al Juez Giovanni Falcone. Por lo tanto es importante recordarla. La frase completa que encierra dicha expresión específica forma parte de una ponencia realizada por Falcone en el congreso titulado “La legislazione premiale” que tuvo lugar en abril de 1986 en Courmayeur. El pasaje completo recita así: “las instructorias que hasta el momento están en curso en diferentes sedes judiciales están sacando a la luz realidades extremadamente preocupantes y especialmente complejas, formadas de híbridas connivencias entre la criminalidad organizada, centros de poder extra-institucionales y sectores desviantes del Estado, que tienen la responsabilidad de haber intentado en un determinado momento incluso condicionar el libre desarrollo de la democracia y de haber inspirado crímenes feroces”.
Evidentemente para un profesor que sustancialmente “justifica” la negociación entre el Estado y la mafia no se debe recordar este tipo de razonamientos. Moraleja: luego de tantos años de absoluta libertad de expresión llega la censura. Fiandaca es decididamente tajante, en lo que él define “mi casa” es inadmisible una conferencia con un planteo de este tipo. El eximio profesor reprocha además que se ha sentido “ofendido” por algunos oradores que participaron en los eventos anteriores, quienes opinaron en contra de su línea que es “justificacionista”en todo sentido. En conclusión el ex candidato del Partido Democrático, eliminado en las elecciones Europeas de 2014, pone sus condiciones: si se quiere hacer la conferencia en “su casa” hay que ponerse de acuerdo con él en cuanto al título, al tema y a los oradores.
Absolutamente coherente con su línea “negociadora”, podría decirse. Pero de sus ataques violentos e instrumentales en contra del juicio sobre la negociación Estado-mafia no hay ningún rastro en el sermón del prof. Fiandaca. Que de la misma manera se olvida de sus tajantes declaraciones en contra de los Fiscales de dicho proceso judicial a quienes puso en tela de juicio como si hubieran querido aprovecharse del mismo para quién sabe qué carrera. Por lo tanto luego de esta reunión – totalmente sub real – de la cual participamos tres personas enviamos una carta a la Presidencia en la que pedimos sean anuladas nuestras solicitudes especificando que ya no existen los requisitos suficientes para que nuestros congresos puedan realizarse al igual que en los últimos años. Hay otros lugares en los que la libertad de pensamiento se puede manifestar.
Lo que nos queda es una profunda amargura al constatar la arrogancia de quienes están acostumbrados a administrar el poder a su gusto y placer, en perjuicio de los estudiantes que estudian en esa Facultad. La gravedad de lo ocurrido tiene que ver justamente con el lugar en el que se ha impuesto una verdadera censura: la misma Facultad que vio graduarse a futuros magistrados como Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. A quienes, afortunadamente, no les ha tocado ver tales obscenidades que califican inevitablemente a quienes las cometen, así como al que orbita a su alrededor.