Home / Crimen organizado / ¡ENTREGADLO!
Mateo Messina DEnaro

¡ENTREGADLO!

Por Giorgio Bongiovanni

¡ENTREGADLO!

Matteo Messina Denaro, jefe mafioso, asesino y terrorista
Por Giorgio Bongiovanni – 1 de Diciembre de 2015

Desde Riina a Matteo Messina Denaro, pasando por Provenzano. Historias de décadas de permanencia en la clandestinidad, basadas en una amplia red de protecciones político-institucionales, pero también de un consenso bien lejos de ser erradicado. Cambian los rostros pero las preguntas son siempre las mismas. ¿Quién está detrás del prófugo más buscado de Italia? ¿De qué protecciones goza? ¿Por qué todavía no se lo ha logrado arrestar? “Totò, u’ curtu” (Riina) se escondía en una mansión de Palermo, “Binnu u’ tratturi” (Provenzano) en una granja en Montagna dei Cavalli (un barrio distante apenas dos kilómetros de Corleone). ¿Y Matteo Messina Denaro?
Hay quienes dicen que está en el extranjero, en alguna ciudad italiana, otros dicen que está en su tierra, en su pueblo natal, Castelvetrano.
Se ha hecho un identikit detrás de otro para buscar al jefe mafioso de Trapani sin descanso, hasta incluso se ha anunciado una recompensa para aquellos que aporten elementos importantes para lograr capturarlo. A la búsqueda de sus huellas en Sicilia se encuentran policías, carabinieri, guardias de finanza y cuerpos especiales, todos coordinados por la Fiscalía de Palermo.
Sin embargo, a pesar de este despliegue de fuerzas que tiene lugar desde 1993 hasta el día de hoy, el arresto parece ser una quimera.
La Dra. Teresa Principato, Fiscal adjunta titular de las investigaciones sobre la captura del súper prófugo, ha hablado abiertamente de “protecciones de alto nivel entre burguesía mafiosa, masonería desviada y política”. Protecciones institucionales que van más allá de esa red que a lo largo de estos años ha sido atacada duramente por los Jueces investigadores.
Leyendo entre líneas la historia de los grandes prófugos que han existido (basta con pensar en los 23 años de Riina y en los 40 de Provenzano), se distinguen los encubrimientos con los que contaban dichos jefes mafiosos. En este momento se está llevando a cabo un juicio en Palermo (en etapa de apelaciones) por no haber capturado a Provenzano en Mezzojuso, en 1995: ¿acaso fue fruto de esa negociación entre el Estado y la mafia que comenzó en los primeros años de la década de los Noventa? ¿Y que podría repetirse al no capturar a Matteo Messina Denaro?

Pero existe otra responsabilidad, de la cual se ha hablado muy poco en estos años, relacionada con la razón de por qué los jefes de Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro a la cabeza, pueden permanecer prófugos sin despertar sospechas: el consenso y el silencio de la gente.
Al igual que Riina y Provenzano es muy probable que Matteo Messina Denaro se oculte en las zonas que mejor conoce, en el territorio de Trapani, en Castelvetrano.
Es por ello que queremos dirigirnos a los ciudadanos castelvetranos, a los trapaneses, a los sicilianos, a los italianos. ¡Tened valor! ¡Entregadlo! ¡Aportad cualquier información útil!
Sería un gran paso al frente en la historia de nuestra Tierra que tanto ha sufrido por culpa de esos sanguinarios jefes mafiosos. Hemos visto masacres, atentados, asesinatos. Demasiada sangre de inocentes derramada por culpa de estas fieras.
Es por ello que, junto al trabajo cotidiano de las fuerzas de Policía, hasta in simple ciudadano puede hacer la diferencia.
El que escribe es un siciliano y sabe que los “rumores” corren velozmente. Así como en cada barrio se sabe quién es el mafioso que manda y dónde se puede llegar a encontrar el mismo, también para Messina Denaro puede valer lo mismo. Si por un lado hay quienes se quejan de su accionar, como demuestran las palabras pronunciadas por Riina desde la cárcel, o las recientes interceptaciones de las conversaciones de algunos jefes mafiosos, en el territorio de Trapani y en Castelvetrano también puede contar con batallones de soldados que lo adoran.
Pero sobre todo puede contar con el silencio.
Es por ello que pedimos a los sicilianos y castelvetranos honestos, que se han puesto del lado de todos aquellos que han dedicado toda su vida a la lucha en contra de la mafia en dichos lugares, que intervengan, que digan abiertamente “Allá está Matteo Messina Denaro”.
Matteo Messina Denaro es un asesino feroz y sanguinario que ha sido capaz de secuestrar y asesinar niños. Basta con pensar en el pequeño Giuseppe Di Matteo, disuelto en ácido, o en las pequeñas Nadia y Caterina Nencioni, víctimas del atentado de Florencia. Un asesino que no ha tenido piedad ni siquiera por una mujer embarazada como Antonella Bonomo.
Un monstruo de esas características, que en ciertos aspectos es peor que el ISIS, no puede ser protegido. Es por ello que, frente a la indignación por el apoyo con el que cuenta un hombre semejante dentro del Estado italiano, nuestra solicitud está dirigida a todos los italianos, a los sicilianos y a los castelvetranos. Ayudadnos a descubrir al asesino Matteo Messina Denaro, ayudadnos a entregarlo y, sobre todo, digamos basta, de una vez por todas, al pacto Estado-mafia que ha marcado nuestra Historia.

Currículum vitae de “Diabolik” Messina Denaro

Los homicidios, los atentados, los años de permanencia en una dorada clandestinidad
y el círculo que comienza a cerrarse

Por Aaron Pettinari

Prófugo desde 1993. Veintidos años de estar prófugo no le han impedido cometer homicidios, perpetrar atentados, crímenes feroces, ni tampoco hacer negocios millonarios en los más variados sectores. Es la historia de Matteo Messina Denaro, el boss mafioso de Castelvetrano, considerado el jefe de Cosa Nostra después de los arrestos de Bernardo Provenzano (en 2006) y de Salvatore Lo Piccolo (en 2007).

Algunos lo llaman “Diabolik” por su obsesiva predilección por el conocido cómic y esa ametralladora que quería colocar en el capót de su Alfa Romeo 164. Luego están quienes lo llaman “U’ siccu”, por ser flaco, como se le escuchó decir a su chófer, el profesor de educación física, Vito Signorello, en una interceptación telefónica: “Lu bene vene da lu Siccu. Lo dobbiamo adorare, è ’u Diu, è ’u bene di nuiatri” (Elbien viene de lo Siccu. Tenemos que adorarlo, él es un Dios, es un bien de todos nosotros).

“Pedegree”

Pero antes de convertirse en “’U Diu” de Cosa Nostra era un simple “piccioto*”, hijo de un mafioso de raza como “don Ciccio” (Francesco Messina Denaro), jefe del territorio mafioso de Castelvetrano después de la guerra de la mafia de los primeros años ’80, cuando junto a Mariano Agate, de la ciudad de Mazara, se alió a los corleoneses en contra de las familias palermitanas, y de la familia de los Rimi, de Alcamo, y de los Minore de Trapani. En 1989 fue condenado a diez años por el Tribunal de Trapani y estuvo prófugo hasta su muerte a causa de un infarto. Su cadáver fue encontrado el 30 de noviembre de 1998 en un terreno de Castelvetrano, vestido con ropa oscura y con zapatos lustrados y nuevos. Estaba listo para el funeral. Desde entonces en el periódico más importante de Sicilia (Il Giornale di Sicilia) aparece el epitafio en recuerdo del difunto.
Matteo Messina Denaro recibió toda la herencia, abriéndose camino entre los “corleoneses”, “adoptado” personalmente por Riina, hasta convertirse en protagonista del terrorismo de la criminalidad organizada siciliana. A los 14 años ya sabía disparar mientras que su currículum criminal comenzó a la edad de 18 años: los investigadores lo consideran como el responsable de unos setenta homicidios, ya sea como ideólogo que como ejecutor, y él no lo oculta, como reza el testimonio de un viejo amigo suyo (“con las personas que he asesinado, podría hacer un cementerio”). Su primer trabajo fue el de eliminar precisamente a quienes pertenecían a las familias derrotadas por los corleoneses en la segunda guerra de mafia.
En los primeros meses de 1992, junto a otros boss mafiosos del barrio de Brancaccio, el joven “Diabolik” fue mandado a Roma para que evaluara la posibilidad de asesinar a Giovanni Falcone, y al Ministro de Justicia del momento, Claudio Martelli, con kalashnikov, fusiles y revólver que el mismo Messina Denaro proveería. Parecía estar todo listo cuando Salvatore Riina, quizás “llevado de la mano” por alguien, como posteriormente contaría el arrepentido Salvatore Cancemi, cambió de idea optando por perpetrar el atentado en otro lugar y con otra modalidad. Y en ese momento se decidió por la autopista Palermo-Punta Raisi, que finalmente volaría por los aires a causa del trotil. En el curso de dicho año, en julio, fue uno de los ejecutores materiales de uno de los delitos más crueles de Cosa Nostra, representado por el doble homicidio de la pareja formada por Vincenzo Milazzo (jefe del clan de Alcamo que había comenzado a no soportar bien la autoridad de Riina) y Antonella Bonomo (quien estaba embarazada de tres meses y era considerada una testigo incómoda de los negocios de Cosa Nostra). El primero murió a causa de los disparos, la segunda fue estrangulada. Más tarde el boss mafioso de Trapani también formó parte del grupo de fuego que fue autor del fallido atentado al Subcomisario Calogero Germanà en Mazara del Vallo el 14 de Septiembre de 1992.
En 1993, con apenas 21 años, estuvo de acuerdo con seguir adelante con la estrategia de los atentados con dinamita, junto a los jefes mafiosos Leoluca Bagarella, Giovanni Brusca y a los hermanos Filippo y Giuseppe Graviano. Ese fue el año de los atentados de Florencia, Milán y Roma que provocaron en total diez muertos (entre los cuales estaban Nadia y Caterina Nencioni, de 9 años y 50 días respectivamente) y 106 heridos a los que hay que sumar los daños provocados en el patrimonio artístico. Atentados por los cuales fue condenado a cadena perpetua con sentencia definitiva en el año 2002.
Pero la crueldad del jefe mafioso de Trapani no terminó en ese verano. Si no hubieran fracasado los atentados en el estadio Olímpico (en Enero de 1994) y en contra del arrepentido Totuccio Contorno el reguero de sangre habría sido aún más largo.
No solo eso. En Noviembre de 1993 “U’ siccu” fue uno de los organizadores del secuestro del pequeño Giuseppe Di Matteo, de apenas 12 años, para obligar a su padre Santino a retractarse de sus declaraciones sobre el atentado de Capaci. Después de 779 días de tenerlo prisionero el pequeño Di Matteo fue brutalmente estrangulado y su cadáver fue disuelto en el ácido. Otro feroz homicidio que le valdría una nueva condena a cadena perpetua, pero esta vez en la etapa de apelación.
Su calidad de prófugo
Con los arrestos de Riina en primer lugar y luego de Provenzano, su nombre ascendió rápidamente en la lista de las personas más buscadas del mundo, al punto tal de “merecer” una recompensa por su captura de un millón y medio de euros. Pero con respecto a los dos corleoneses se creó una fama de “mujeriego” y de “seductor”. Una de sus amantes, Maria Mesi, fue condenada por complicidad por haberlo escondido durante un período.
En esos años incluso fue padre. De hecho el jefe mafioso de Castelvetrano tiene una hija que él mismo ha admitido no conocer. La joven vivió hasta el año 2014 en la casa de sus abuelos paternos, con su madre, para luego mudarse en el momento que salieron a la luz las interceptaciones telefónicas a algunos familiares sobre la existencia de otro hijo de Messina Denaro, nacido entre el año 2004 y el 2005. Amante del lujo, de la ropa de marca y de los autos deportivos, un gran coleccionista de relojes Rolex, la imagen de Messina Denaro es especialmente diferente a la de otros padrinos afianzados. Precisamente en el verano de 1993, mientras Italia estaba en jaque a causa de las bombas, Messina Denaro se fue de vacaciones a Forte dei Marmi, junto a los hermanos Filippo y Giuseppe Graviano. A partir de ese momento se desconoce su paradero, pasando a ser un prófugo, perseguido por un pedido de captura por asociación mafiosa, homicidio, atentado, devastación, posesión y transporte de material explosivo, robo y otros delitos menores.
Hay quienes juran haberlo visto en Sudamérica, donde forjó relaciones muy fuertes con los cártel narcos de la droga, algunos dicen haberlo visto en España, donde ser habría hecho atender por un médico por problemas de vista.
Su última condena definitiva es la que recibió el 17 de octubre de 2013 (a 27 años y un mes de reclusión, por asociación mafiosa, a comenzar desde el 12 de Noviembre de 1999). Mientras que el pasado 23 de julio el Fiscal General de Palermo, Luigi Patronaggio, pidió una nueva condena a 10 años por la participación en Cosa Nostra, desde el año 2008 al 2009, en el marco del juicio nacido de la investigación denominada “Golem 2” que descubrió la red de los “coroneles y subalternos” del prófugo boss mafioso.
En busca de Messina Denaro
Quienes lo buscan desde hace años son los grupos especiales de Policía, de Carabinieri, de Guardias de Finanza, de la DIA y de los Servicios Secretos del AISI. El último identikit del jefe mafioso de Trapanifue bosquejado en marzo de 2014 por parte de los oficiales del GICO (Grupos de investigación sobre la criminalidad organizada). Según algunas fuentes tiene un problema de estrabismo de Venus (es por ello que habría viajado hasta Barcelona) y sufre de una insuficiencia renal crónica. Hay quienes dicen que hasta habría instalado los aparatos necesarios para someterse al tratamiento de diálisis en su refugio, lo cual no hace más que demostrar la excesiva cantidad de dinero con el que cuenta como para garantizar no sólo poder permanecer en la clandestinidad, sino también su supervivencia. El pasado 17 de noviembre un operativo de los carabinieri del ROS (Grupo de Operaciones Especiales) y del cuartel provincial de Trapani, bajo las órdenes de la Dirección de Distrito de Palermo, descubrió una especie de “pacto” entre el clan de Castelvetrano y la familia palermitana de Bagheria para organizar un maxi-robo para financiar la permanencia como prófugo del último padrino.
Lo que volvería especialmente onerosa la “libertad” serían los viajes constantes. Su presencia ha sido denunciada en Austria, Suiza, Grecia, España y Túnez. Hasta incluso un preso contó que compartió la celda con un sudamericano que le habría confesado estar en contacto con Messina Denaro. Éste habría dicho que en el año 1995 el prófugo se encontraba en Guatemala, donde se habría sometido a una operación para cambiar su tono de voz y sus huellas digitales. Pero, sin perder de vista las opciones extranjeras, es obvio que Messina Denaro se busca principalmente en Sicilia.
Se habla de él en los documentos de la investigación “Eden 2”. En el año 2010 Calogero Giambalva, un asesor municipal que terminó en la cárcel, le contó a un amigo que se encontró y abrazó con Messina Denaro en la zona de Zangara, en Castelvetrano, mientras iba a caza.
Recientemente, en el año 2013, según lo declarado por el arrepentido mafioso que habló del maxi-robo, Benito Morsicato se supo que el golpe había sido postergado inicialmente porque en la base de operaciones del clan, una mansión en Tre Fontane, se escondía “lo zio” (el tío). Pero ya se sospechaba de la presencia del jefe mafioso de Castelvetrano en tierra siciliana desde hacía un año, cuando había corrido el falso rumor de que Giuseppe Grigoli, “rey de los supermercados” conocido y rico gracias a la marca “Despar” y condenado a 12 años por delitos de mafia por la Casación, había comenzado a hablar con los magistrados.
Vincenzo Panicola le había encargado a su mujer, Patrizia, hermana del prófugo, que viera qué medida contraria adoptaría. Quizás se barajaba la hipótesis extrema de eliminar a Grigoli. Pero luego llegó la orden de Matteo: “No lo toquéis, porque si habla puede hacer daño”. Se han encontrado pizzini (papeles con mensajes mafiosos) escondidos en la granja del barrio Lippone, territorio de Castelvetrano, de Vito Gondola, un viejo jefe mafioso de Mazara del Vallo. Una correspondencia con directivas que de alguna forma llegaba al destinatario.
La cadena de inversiones
“Messina Denaro es un parásito que no tiene en consideración los vínculos familiares – explicó hace un tiempo la Fiscal adjunta de la capital siciliana, Teresa Principato – pero hace usufructo del dinero y de los contactos que los miembros de su entorno familiar y del clan pueden brindarle”. Hasta ahora, según los cálculos, se ha secuestrado a sus testaferros un volumen de 3.500 millones de euros.

A pesar de que el círculo se vaya cerrando cada vez más (la última operación data del mes de agosto pasado, con el arresto de 11 colaboradores directos del súper prófugo) Messina Denaro sigue estando libre y forjando fuertes relaciones con sujetos de alto nivel en el ámbito político y empresarial, acumulando fortuna sobre fortuna. Precisamente la operación “Ermes” llevó a los investigadores a buscar las huellas del dinero del jefe mafioso hasta Suiza al investigar en las cuentas del empresario de Trapani Mimmo Scimonelli, quien viajaba muy seguido al Norte de Italia por negocios (su empresa “Occhio di Sole” recibió varios reconocimientos en la feria “Vinitaly”, n.d.r.) pero que, según los Jueces instructores, también actuaba como “cartero” de los “pizzini” del jefe mafioso. De hecho Scimonelli, quien hasta el año pasado seguía siendo asesor nacional de la Democracia Cristiana, en los últimos meses viajaba muy a menudo a Suiza para abrir sociedades a nombre de ciudadanos de la confederación helvética. Sociedades que, al parecer, a pesar de no desarrollar una actividad real, contaban con tarjetas de crédito a través de las cuales, según los controles que se han realizado, se realizaban varios movimientos de capitales.
En el pasado reciente también se han descubierto contactos entre Messina Denaro y miembros del empresariado. Además de los negocios con Grigoli, gracias a las últimas investigaciones, han quedado en evidencia los intereses del jefe mafioso de Castelvetrano en el sector turístico y de las energías alternativas. Los dos casos más importantes están representados sin lugar a dudas por los secuestros de bienes a Carmelo Patti, dueño de la empresa Valtur, considerado por la DIA (Dirección investigativa antimafia) como un testaferro del mismo Messina Denaro, y el empresario de las instalaciones eólicas, Vito Nicastri, quien también es para los Jueces instructores, alguien cercano al boss mafioso de Trapani.
¿Quién lo protege? Y ¿dónde se oculta?
De los informes de la DIA surge que la egemonía de Messina Denaro “sigue vigente, según las investigaciones realizadas sobre sujetos que le están cerca y que mantienen en un funcionamiento eficaz el sistema de protección y complicidad, incluso a través de interposiciones en la gestión de bienes y negocios y que satisfacen la exigencia de mantener estables los equilibrios entre las diferentes organizaciones territoriales”.
En una reciente entrevista realizada a la Fiscal adjunta de Palermo, Maria Teresa Principato, expresó: “Matteo Messina Denaro no se encuentra constantemente en la zona de Trapani, sino que se mueve desde Sicilia e incluso en Italia. Cuando siente que el círculo que lo rodea comienza a cerrarse interrumpe el contacto con sus colaboradores que son investigados”. Y dijo también: “A pesar de que el territorio esté más que vigilado y que desde hace años se realicen operativos, uno detrás de otro, todavía no hemos logrado atrapar al prófugo. Lo cual significa únicamente que todo esto es que él goza de protecciones de alto nivel”.
Hace algunas semanas el Fiscal de Palermo, Francesco Lo Voi, al participar de una sesión de la Comisión antimafia dijo: “Nos encontramos ante un prófugo sui generis que controla su territorio pero que no por ello se tiene que encontrar permanentemente en el mismo; es un prófugo que sigue utilizando los ‘pizzini’ para intercambiar información pero no excluimos que utilice sistemas de comunicación más tecnológicos y mucho menos controlables. Es un prófugo que se desplaza en el territorio nacional e incluso por fuera de él. Las actividades desarrolladas para su captura son muy difíciles, extremadamente complejas”. En cuanto a las protecciones de las que gozaría las mismas “nacen de hipótesis de investigación que dan que pensar que permanecer 23 años en la clandestinidad es algo muy difícil si no se cuenta con algún apoyo, que no necesariamente tiene que ser de alto nivel y que nos hacen considerar que contextualmente, según los elementos con los que estamos trabajando, que tampoco son de bajo nivel: profesionales, empresarios, personas relacionadas con determinados ambientes, sin excluir a la Masonería”.
De los secretos de Riina al proyecto de atentado en contra de Di Matteo
¿Si es cierto, como lo es, que Messina Denaro es un hombre acorralado, cuyo círculo se cierra operativo tras operativo, cómo puede ser que aún hoy siga en libertad? ¿Quién lo protege? ¿Por qué? Y ¿qué cosas mantiene en secreto desde que fueron arrestados Riina, Provenzano, Bagarella, los hermanos Graviano y los Lo Piccolo?
Si por un lado hay quienes lo consideran como el último padrino, como a un Dios, por el otro, dentro de Cosa Nostra, hay quienes critican su accionar.
Es lo que ha quedado revelado en las últimas interceptaciones de conversaciones telefónicas realizadas en el marco de la investigación por un homicidio mafioso cometido en el año 2009. “Pero este… ¿qué carajo hace? ¡Nada! ¡Se preocupa solo de sus cosas… y no hace ruido! – decían los jefes mafiosos – ¿Te arrestan a tus hermanos, a tus hermanas, a tus cuñados y tú no te mueves? ¡Pero arma jaleo! ¡Carajo, haz que se muevan todos… salid todos fuera sino os elimino!”.
También Totò Riina, al ser interceptado en la cárcel “Opera” de Milán, en una de sus conversaciones con su “dama de compañía” Alberto Lorusso, dio claras señales de molestia haciasu persona: “A mi me duele tener que decirlo… este señor Messina (Matteo Messina Denaro, n.d.r.) ese que está prófugo, hace las palas eólicas, los postes de luz, se podría meter la luz en el culo y le quedaría mucho mejor si se metiera la luz en el culo y así se iluminaría, pero para decir que este cree que manda, se cree que alumbra por todos lados, hace luz, hace postes para ganar dinero pero no se interesa…”.
Eran las mismas interceptaciones en las que “U’ Curtu” lanzaba su condena a muerte en contra del Fiscal Nino Di Matteo. Un plan de muerte que Messina Denaro, así como cuenta el arrepentido de Acquasanta Vito Galatolo, se estaría concretando bajo órdenes ajenas a Cosa Nostra.
¿Por qué Messina Denaro se prepara para perpetrar nuevos atentados? ¿Es posible que sea esta la moneda de cambio para garantizar su permanencia en la clandestinidad? ¿O bien hay algo más en un juego de chantajes en el que una vez más se vería al Estado negociando con la mafia?
Los colaboradores de justicia siguen hablando de que el archivo secreto de Totò Riina quedó en manos del jefe mafioso de Castelvetrano, el mismo desapareció de la guarida de calle Bernini. ¿Serán estos documentos los que también le garanticen estas “protecciones de alto nivel” de las que habla Principato?
Lo que es seguro es que, hasta el día de hoy, en varias ocasiones, los investigadores que están detrás de sus huellas se han quedado con enormes “puñados de moscas” en la manos, al punto tal que tanto la Fiscalía de Caltanissetta como la de Palermo abrieron investigaciones, y sin embargo una vez más Messina Denaro sigue libre.
ARTÍCULO RELACIONADO
Carta abierta a Matteo Messina Denaro: “Le anuncio su muerte”
Notas:
* Piccioto: joven recluta mafioso