Home / Información regional / ESTADO PARALELO

ESTADO PARALELO

Por Alejandro Diaz

ESTADO PARALELO

Por Alejandro Díaz-17 de diciembre de 2018

Yo soy el Estado” decía el Rey Sol. Y Giuseppe Carlo Marino adopta este concepto para intentar explicar el perfil del Capo Mafia. “Yo soy la Mafia”, podría afirmar Don Caló, según el historiador.

Don Caloggero Vizzini, Don Caló, fue quizás el Capo de vieja escuela más representativo . Nació en 1877 y murió en 1954. Vivió desde la época en que los negocios de la Mafia estaban ligados al parasitismo rural. Pero fue de la vanguardia que invirtió en los procesos de industrialización y de globalización (El Capitalismo). “Sobrevivió” a Mussolini, y fue participe activo en el “Desembarco Aliado” en Sicilia (Operación Husky).

Un personaje que, aunque siempre desde las sombras, participo en la construcción de la Italia moderna .Este Ser que revisado así, a la corrida, tiene el prontuario de un prócer, fue en realidad un ser despreciable, amo y dueño de la vida de todo lo que pudiera esclavizar. Su epitafio sintetizaba:

Poco generosos, sobre su féretro no cerrado todavía, en vano arrojaron los últimos dardos, el odio y la envidia. En la suprema hora del llanto fue más fuerte el amor y con voz resonante dijo, a todos los honrados la gentileza de su trato, la nobleza de su corazón, de altas miras. En el comercio y en la industria llegó hasta cumbres jamás alcanzadas, y con feliz intuición adelantó y puso en marcha la reforma agraria, mejoró la suerte de los oscuros trabajadores de la mina y gano simpatías y prestigio. Enemigo de todas las injusticias, humilde con los humildes, grande con los más grandes, demostró de palabra y de obra, que su Mafia no fue delincuencia, sino respeto a la ley, defensa de todos los derechos, grandeza de espíritu. Fue amor.

Impunidad para ellos, no es lograr evadirse de la Ley; impunidad es creerse por encima de ella.

La luz cuesta, lo que yo digo que cuesta, y no me importan tus cálculos, tus audiencias, tus necesidades, ni nada”. (Dramatización)

Y por eso parecería que las cosas pierden la coherencia. De repente el precio de un producto no guarda relación con otro. Como por ejemplo el del pan y el del salario. Pero hay en esta actitud de incoherencia un profundo motivo, que es el de corromper. ¿Qué? Todo. Porque solo algo corrompido no reclamara su natural condición, en lo que respecta a la ciudadanía, sus derechos. “Con hambre no se puede pensar” grita la canción.

Cuando somos empujados a estos límites de marginalidad, todo sentido civil se desvanece. Y así somos forzados a abandonar la ley cívica, y se nos impone la ley de la violencia, fundada en el egoísmo del sálvese quien pueda. “Yo, robo para la corona” decía José Luis Manzano y así quedaba todo justificado.

Ningún religioso toma sus rituales como algo banal y sin sentido. Todo lo contrario. Estos momentos son, de una profunda convicción, certeza y compromiso. Marcaran un antes y un después. ¿Por qué entonces para los Mafiosos tendría que ser distinto? Sus rituales nada tienen de figurativo, ni de estético. Sus rituales son convicción pura, de que Mafia será por sobre todo. No solo la organización criminal en sí, si no el sentimiento mafioso, la mafiosidad que cada aspirante lleva dentro.

Comer carne, cabalgar carne, mandar carne”, así transmite uno a otro la tradición y el saber. La forma se rinde ante la voluntad. Y quien no ejecute esa voluntad no es digno de Honor, de respeto. Será solo carne.

Como decreta brillantemente Marino: “El espíritu, en suma, de superchería y de prepotencia, unido al de la rapacidad y la inercia, son los coeficientes de la Mafia.”

Solo dios podrá juzgarnos”. Fundados en un Supuesto origen divino, hijos de Dios, y en esta lógica, la certeza de ser Príncipes de este mundo, ¿Por qué habrían de aceptar otra Ley que no sea la de ellos? ¿Por qué un Hombre habría de arrodillarse a la ley de otro hombre?

No son enemigos del Estado, su concepción del Estado es otra, puesto que se conformaron a la par. Encontraron en el Estado, cuando este es dócil, a un aliado, que les permite regular el funcionamiento de las comunidades y las vinculaciones entre los individuos. E igual de importante, el flujo de bienes y servicios, las riquezas de las Naciones. Así, infiltrando y parasitando el Estado han logrado amasar fortunas y poder, desde mucho antes de la era del narcotráfico. Y no quiero restarle importancia a este flagelo, a este polvo maldito; pero es en definitiva dentro de la historia de la Mafia tan solo un capitulo. Y lo remarco para poder profundizar en el entendimiento de la Mafia y de este Sistema Criminal Integrado, que es mucho más complejo que una banda de chacales.

¿Cuántas familias hicieron sus fortunas parasitando al Estado? Cada vez que se habla del “Estado ausente”, se habla de la falta de prestación y satisfacción de derechos, de la falta de equiparación de oportunidades, de la falta en la confección de justicia. Pero si hay algo en lo que el Estado, nunca está ausente es en su capacidad de recolectar y concentrar capitales. Desde los impuestos, hasta la permisividad de los monopolios. Porque sistemáticamente esos impuestos, que han construido el País, han tenido siempre a los Grandes Grupos Económicos como destinatarios, intermediaros y en definitiva principales beneficiarios.

Fue un préstamo suculento, otorgado por Juan Domingo Perón en 1946, el que permitió la instalación de Dalmine Siderca (proveniente de Italia) en nuestro país. Y desde aquel entonces, el hoy grupo Techint ha sido beneficiado con contratos, precios preferenciales, subsidios, subvenciones, liberaciones impositivas, obras y presupuestos hechos a medida, estatización de deuda, etc.

¿Es necesario construir el país? Si sin lugar a dudas, igualmente necesario que hacerlo sin corrupción.

La construcción de un Estado Paralelo, tiene su sustento en que estas fuerzas (generalmente coercitivas), reemplazan a las instituciones en las funciones legítimamente constituidas. Y quedan entonces los ciudadanos sojuzgados a la esclavitud del Capo. Uno tiende a visualizar esto en pequeñas acciones; un trabajo, una mejor vivienda, la satisfacción de una ofensa, algún objeto ilegal o difícil de conseguir, la seguridad de no ser robado, entre otras. Pero, ¿Qué pasa si el “favor” es un puesto público? Administrativo en una oficina de correo, mantenimiento en algún taller municipal, un puesto de concejal, de intendente quizás. ¿Qué pasa si quiere uno ser presidente? ¿Podrá hacerlo sin tener que recurrir a los favores de este Estado Paralelo?¿Con cuanta naturalidad asumimos la existencia del Círculo Rojo, de la Patria Contratista, de las 62 Organizaciones peronistas, de los Latifundistas Radicales, de los embajadores de la CIA y el Mossad?

Solo por citar algunos de los Grupos de Poder sin los cuales no se accede al gobierno. ¿Se puede gobernar sin tranzar? Paradójicamente le llaman negociaciones políticas (gobernabilidad). Y esto es en definitiva aceptar el sojuzgamiento a una fuerza (interna o externa) que está al margen de la ley. Al margen de la democracia. Así se blanquean todos los chanchullos, en virtud de esa negociación. ¿Cómo pudo un ciudadano con más de 250 causas judiciales abiertas, en aquel presente, (que son en definitiva una deuda con la sociedad), postularse como candidato a Presidente?

Hay corrupción, pero dentro de esta hay corruptores y corrompidos. No intento justificar a ninguno. Solo intento diferenciar los grados. Y encontrar a aquellos que desde la cuna, o desde su juventud o desde siempre, han corrompido todo lo que han tocado, sea público o privado. Siempre sumidos en esa irrealidad de prepotencia e impunidad. Siempre desde las sombras.

Siempre somos oficialistas”, dice Franco Macri.

¿Y ahora? Otra vez la campaña, por supuesto. Otra vez los spots publicitarios “regionales” de Massa. Y la camisa para abrazar Pobres del Pro. Otra vez los discursos armados, sin sentido ni sentimiento. ¿Vuelve Menem? ¿¡Qué!? Freddy Krueger tiene como 20 películas. Solo un chiste… Menem nunca se fue, todavía es Senador. Senador y traficante de armas, profesión que, para la (in)Justicia, ejerce sin incompatibilidad con la función pública.

Quiero traer a la memoria a Luis Zamora quien, luego de ser Diputado, renuncio a su jubilación de privilegio y se dedicó a vender libros. Sin nunca abandonar su amor a la justicia, su espíritu combativo y su servicio a la Democracia. Atravesó un nido de víboras sin ser picado, sin perder su honradez, su sencillez. Hombre hijo de hombre.

Y sin intentar hacer proselitismos y considerando que elegimos no solamente cuando votamos, ¿a quienes le vamos a dar nuestra Democracia?

El objetivo fundamental de la Educación a la Cultura de la Legalidad es la de preparar a las personas para ser ciudadanos responsables, capaces y auto suficientes, capacitados para tener una participación activa en un gobierno democrático. Por ser así de importante, se debe buscar con fuerza que en el sistema de educación no esté ausente la educación cívica.” Palabras de Omar Cristaldo, activista social paraguayo.

————————

*Foto de Portada: www.historiasdenuestrahistoria.com