Home / Información regional / EVO ES UN AYMARA CON PENSAMIENTO COLONIAL

EVO ES UN AYMARA CON PENSAMIENTO COLONIAL

Por Agustin Saiz

EVO ES UN AYMARA CON PENSAMIENTO COLONIAL.

Plan nuclear Argentino llega a Bolivia, a la ciudad sagrada de los pueblos del altiplano.

Entrevista de Agustín Saiz del Movimiento Antinuclear Rep. Arg. (MARA)- enero de 2019

Existe lo subliminal, que es aquello que está en el límite de lo perceptible y también lo supra minal, que es aquello de lo cual formamos parte sin que lo sepamos. Al integrar el MARA (Mov. Antinuclear Rep. Argentina) desde Zarate nos propusimos denunciar a nuestra ciudad, como promotora del plan nuclear nacional, para responsabilizarla y mostrar el alcance del impacto a miles de kilómetros de distancia que tiene este proyecto (Rio Negro, Chubut, Mendoza, La Rioja, Córdoba, Formosa). De este modo, queríamos movilizar todo Bs. As., imitando a Rio Negro que consiguió una ley provincial antinuclear y así ponerle un punto final al tema. Un reactor no funciona con dos botones, uno rojo y otro verde, como mucha gente así lo cree. Sino que consume uranio y para ello hay que volar una montaña (luego hay que transportarlo por miles de kilómetros, elaborarlo, volver a trasportarlo miles de kilómetros) para más adelante desechar el producto de la fisión, como basura en algún cementerio nuclear de por vida (lugar pendiente a definir por los grandes “cráneos” de la CNEA”. Hemos hablado con muchos ciudadanos nuestros e incluso con algunos operarios de Atucha (y no exageramos) que se asombraban al conocer lo contaminante y peligroso que es la minería de uranio. Simplemente no lo sabían, por lo que intentamos explicarles uno por uno, la responsabilidad que tenemos todos nosotros, al permitirnos vivir con un proyecto nuclear, que habilita además a los proyectos uraníferos del resto de las provincias (en Chubut, Mendoza, La Rioja) y que moviliza a tantas localidades por su propia supervivencia.

En ese marco, recientemente sobre el final del año, asistimos a un encuentro de comunidades aborígenes (FILO, CABA “Encuentro de jóvenes indígenas”). Y casi por “casualidad” conocimos a la autoridad del pueblo Aymara: Pachakuti Aqarapi Wanka (*) quien nos explicó el peso simbólico, cultural y político que tiene su ciudad, El Alto, en la reconstrucción de su nación ancestral. Allí, en ese mismo lugar, es donde Evo Morales intenta llevar adelante la instalación de los reactores nucleares: ya sean Chinos, Rusos o Argentinos.

-“La ciudad del Alto para nosotros los Aymara en particular, es la capital del Tahuantinsuyo contemporáneo, es decir que es la ciudad sui generis a partir de la cual el movimiento indio contemporáneo, desarrolla nuestro proyecto histórico y político. Así como Cuzco es la capital del Tahuantinsuyo clásico (hasta por lo menos 1532 fecha de la invasiónn colonial) el centro se traslado en diferentes periodos históricos a otras regiones. La ciudad El Alto fue fundada por Tupac Amaru en 1781, no es una ciudad colonial, no tiene una plaza central, no hay una iglesia. Fue básicamente fundada por los indios. Desde nuestra perspectiva se irradia desde allí el espíritu de resistencia anticolonial y la reafirmación del autogobierno indio, es decir la resistencia anti-capitalista, anti-imperialista“.

-La “agenda 2032” es la agenda del proyecto político del movimiento indio que surge en contra posición al de Evo Morales “2025”. A partir de la ciudad de El Alto se re proyecta un modo de vida, malinterpretado por el estado plurinacional del gobierno de Evo Morales que es una recomposición del colonialismo, una profundización.

-“Lo reproduce en desmedro de las naciones indias. Nuestra agenda simboliza los 500 años de resistencia desde la invasión en 1532. Con la nueva generación de jóvenes Aymara, Quechua, Tupi Guarani, lo que estamos haciendo es proyectar y concretar un movimiento constitutivo. Mientras se sigue presentando a Bolivia en los medios internacionales, como la vanguardia del crecimiento en la región y el modelo a seguir para nosotros hoy Evo es un Aymara que está allí pero con pensamiento colonial, es decir un Aymara que está como un presidente que lo reproduce, lo profundiza, lo reactualiza al estado colonial instrumentando al indígena. En esa perspectiva, hay que señalar en el imaginario de la región, es un líder que nos está sacando de la pobreza de la miseria y que desarrolla al país. Pero para nosotros, es lo contrario, es profundizar estas colonialidades, es cada vez mayor la delincuencia, la pobreza, la injusticia, el hambre, el analfabetismo, aunque en la retorica gubernamental sea otro cosa. Eso es lo que está en los medios a nivel internacional y lo que se escucha en la región, pero adentro es otra cosa, el rechazo crece cada vez más porque la gente se dio cuenta que vamos hacia abajo, en lugar de avanzar de estas relaciones de dominación. Necesitamos que venga alguien en una especie de transición. Lo que Evo ha hecho es desarticular la resistencia, inhabilitar el discurso anticolonial. Ya no existen hoy en Bolivia movimientos sociales indígenas, son organizaciones que dependen del estado, necesitamos recomponer esas fuerzas. El que venga tiene que invertir el proceso para refundar un nuevo estado, el “Suyu”, esa es nuestra perspectiva y nuestro horizonte de lucha”.

La escuela filosófica que reivindica al movimiento indígena se sintetiza en la escuela de pensamiento Pacha, de alguna manera es un proyecto epistémico y político encarado por la nueva generación que vive en la urbanidad de la ciudad de El Alto. Los integrantes de la escuela Pacha son jóvenes académicos intelectuales, es un proyecto crítico propio de la lógica y del pensamiento Aymara. Pacha es una manera de ver el mundo, de dar cuenta la realidad política, económica, social, cultural.Pacha no quiere decir solo tiempo y espacio, sino la unión de sus cuatro elementos constitutivos (cuerpo-territorio, tiempo, conducta-espíritu, cultura) y a partir de allí se recompone el conjunto de la realidad como unidad. Nuestro propósito es recontemporanizar, reconceptualizar, resemantizar estos conceptos claves (Macha, Pacha, Pachakuti, Hanra, Airu) no solo para dar cuenta de la realidad sino también generar una perspectiva a partir de ella. En ese sentido es una corriente filosófica, política, ideológica que parte del pensamiento Tihuanacota. Pero que también dialoga con el pensamiento moderno occidental (los que forman parte de la escuela del pensamiento también son filósofos, politólogos, sociólogos) no estamos ensimismándonos en nuestro mundo, sino que contrastamos con otras perspectivas criticas”.

-Para el mundo Aymara Quechua no existe una derrota, ni han perdido la guerra, sí algunas batallas. Sus ancestros han recorrido un camino largo para reconstruir la soberanía (desde manco inca, con los cuatro incas de Vilcabamba, hasta el último inca más joven Tupac Amaru que fue decapitado, pasando por Atahualpa, Tomas Katari, Bartolina Sisa, etc.) sucesivamente en distintas épocas siempre han estado en búsqueda del restablecimiento del autogobierno indio. Es un camino, un horizonte inconcluso, una utopía truncada todavía. ¿Por qué ven la posibilidad luego de 500 años en la agenda 2032 de concretarlo? ¿Cuáles son los elementos que tienen para reivindicar este momento como una oportunidad histórica?

-“Uno de los elementos es la necesidad de completar ese proceso, nosotros decimos que para antes de los 500 años de la invasión, nuestro esfuerzo esta puesto para restablecer el sueño, la utopía de nuestros antepasados. El otro punto es que la modernidad, el sistema político, la economía capitalista, han desencadenado el hambre, la miseria y el desequilibrio… desde una matriz cultural distinta cualquier proyecto político jamás estará diseñado para la realidad de nuestros pueblos, sencillamente es una obligación constrarrestrarlo con nuestra propia filosofía, nuestro propio pensamiento, nuestra propia organización, hay otros elementos por esclarecer, pero estos dos son los principales que nos llevan a repensar que es posible la autodeterminación”.

-¿Qué le dirías a la gente de Zarate y de la Argentina, a quienes sentimos una gran responsabilidad por la posibilidad de que el proyecto nuclear que desde aquí se promueve, los siga amenazando en lo más profundo?.

-“Estudios científicos nos dan cuenta de la antivida, de la antinaturaleza de estos proyectos, es algo que los estudios y las universidades ya han superado. Pero se siguen imponiendo desde el discurso, incluso desde aquel que está a favor de la pachamama, el medio ambiente. Pero está claro que van en contra de manera rotunda. La 10ma conferencia indio que realizamos será en junio 2019. Asistirán pensadores de diferentes disciplinas a nuestro encuentro y esperamos permanecer en contacto para que puedan asistir y compartir esta agenda“.

Desde Zarate Argentina, asumimos nuestro compromiso por la responsabilidad de evitar que reactores argentinos se instalen en Bolivia, con las terribles consecuencias, irreversibles, que ello implicaría. Esperamos próximamente poder testimoniar la nefasta historia del plan nuclear argentino hasta la actualidad, en el próximo encuentro de la agenda 2032.

Un gran Jallalla jilata para los hermanos de El Alto y esperamos verlos pronto.

Pachakuti Aqarapi Wanka

—————

(*) Nació en Tiyawanaku – Causaya (Qollasuyu- Tawantinsuyu), un 15 de septiembre de 1980. Actualmente cursa la Maestría en Estudios Críticos del Desarrollo en CIDES-UMSA. Tiene Diplomado en Educación Superior e Interculturalidad en la UMSA y otros estudios en teoría crítica y Pensamiento Pacha. Es Pensador y político indio, politólogo y abogado de profesión, fundador y miembro del Centro Multidisciplinario Wiñaypacha (CEMUWI), fundador de la Escuela de Pensamiento Pacha y fundador del Partido PACHA. Desde el 21 de diciembre (Qhapaq Raymi) de 2014 es autoridad Mallku de Tiyawanaku, nombrado por la autoridad Inqa del Estado Real del Tawantinsuyu. En la actualidad es uno de los ideólogos e impulsores de la Conferencia Indio- Tiwanaku y de la Agenda Atawallpa 2032. Ha producido varios ensayos y artículos académicos.

*Foto de Portada: MARA