Home / Información regional / ¿FALLO DE CAMARA FEDERAL EN CASO NISMAN, ACLARARÁ O ENTURBIARÁ LAS AGUAS?

¿FALLO DE CAMARA FEDERAL EN CASO NISMAN, ACLARARÁ O ENTURBIARÁ LAS AGUAS?

Por Georges Almendras

¿FALLO DE CAMARA FEDERAL EN CASO NISMAN, ACLARARÁ O ENTURBIARÁ LAS AGUAS?

Fallo dice que al Fiscal Alberto Nisman lo asesinaron

Por Jean Georges Almendras-4 de junio de 2018

A la edad de 52 años fallecía en Buenos Aires de una herida de arma de fuego, en su apartamento de Puerto Madero, el Fiscal Natalio Alberto Nisman. Desde el momento mismo en que se lo halló sin vida, el día 18 de enero de 2015, hasta los días que corren, una verdadera maraña de hipótesis y de teorías salieron a la luz pública, respecto a si fue un suicidio o un crimen, y en caso de ser esto último, quién y por qué había sido asesinado. En vida, el Fiscal Alberto Nisman, primero cobró notoriedad mediática por tener a su cargo la causa del atentado contra el edificio de la AMIA (Asociación Mutual israelita Argentina), y luego por solicitar el procesamiento de Mauricio Macri (por aquellos días jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires) y de otros funcionarios suyos como Jorge Palacios –procesado por Nisnam como encubridor del atentado contra la AMIA del día 18 de julio del año 1994- atribuyéndoles la organización de un sistema de espionaje entre ciudadanos que incluía a familiares activistas, de la causa AMIA, y también por denunciar a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a otros, atribuyéndoles la intención de encubrir a un grupo de sospechosos en la causa AMIA mediante la firma del Memorándum de entendimiento Argentina-Irán que establecía un mecanismo para interrogar en aquel país a imputados de esa nacionalidad. El hallazgo del cadáver del Fiscal Nisman se produjo antes de la presentación a la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, repartición que lo había citado para interrogarlo sobre los fundamentos de su denuncia, adonde debería concurrir el día lunes 19 de enero.

Pero el día antes el Fiscal Alberto Nisman fue hallado muerto en su apartamento del piso 13 del edificio Le Parc del lujoso barrio de Puerto Madero. La causa fue caratulada “muerte dudosa”.

Sin perjuicio de que en el curso de los dos años siguientes al hallazgo del cuerpo del Fiscal Nisman las idas y venidas fueron muchas en materia de investigaciones, pericias y especulaciones en torno al motivo del “suicidio” o del “homicidio” de Nisman, según sean los responsables de los planteos, a nivel de la población o mejor dicho dentro del seno de la opinión pública las dos teorías o hipótesis se fueron instalando según el consumidor y las interrogantes sobre el caso Nisman se extendieron por toda la Argentina, la región y el mundo. Fue y es un caso rodeado de un halo de dudas y poco disimuladas intrigas, a juzgar por lo peculiar, complejo y muy delicado que era el caso que tenía Nisman entre manos.

Entre las muchas situaciones que se fueron dando en los dos años posteriores a la noche del 18 de enero de 2015, podemos ir citando las que causaron un revuelo mediático y dentro del sistema político. Fue inevitable advertir dos posiciones muy encontradas. Dos posiciones en las que figuras como Cristina Fernández y Mauricio Macri, fueron (y siguen siendo) los pilares de un intrincado conflicto de intereses.

Y en ese marco mucha agua corrió bajo el puente. ¿Aguas claras o aguas turbias? Fue y sigue siendo la eterna pregunta

En diciembre de 2016 la Cámara Federal de de Casación Penal ordenó la continuación de la investigación por encubrimiento y por traición a la patria de la ex presidenta Cristina Fernández que había sido desestimada por el Juez Rafecas.

Asimismo, el Juez Rafecas fue desvinculado de la causa que fue entregada al juez Claudio Bonadio (el juez a quien Nisman había denunciado en 2009 por supuestamente haber encubierto el atentado de la AMIA y en 2010 por supuestamente haber amenazado de muerte a Nisman y a sus hijas).

Por su parte en 2017, peritos de Gendarmería afirmaron que Nisman no se había suicidado sino que había sido asesinado. Conocido el informe pericial de Gendarmería, de inmediato llovieron las críticas, señalándose por ejemplo que Gendarmería es una fuerza que no tiene experiencias en autopsias, y que el informe en cuestión contradijo el elaborado por Policía Federal y el de los mejores peritos de la Argentina y el de trece expertos de la Corte Suprema.

Pese la árida polémica por los informes el Juez Claudio Bonadio finalmente avaló el informe de Gendarmería Nacional.

Y finalmente, en el correr de los últimos días, es decir el 1ero de junio de este 2018, un fallo de la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional Federal (ante un recurso interpuesto por Sara Garfunkel, la señora madre de Nisman) confirmó el procesamiento de los cuatro policías de la Policía Federal encargados de cuidar a Nisman, afirmando los jueces Martón Irurzun y Leopoldo Bruglia que la muerte de Nisman se trató “prima facie” de un homicidio y no de un suicidio.

Sacado a la luz pública este fallo la tormenta mediática se desató en la Argentina.

El diario Página 12 tituló:”Qué falta de respeto, qué atropello a la razón”(Por qué la Cámara Federal sostuvo el absurdo fallo de que a Nisman lo asesinaron) . En su acápite puntualizó:“ Era el paso que faltaba para ir por los funcionarios del gobierno kirchnerista: no hay ni idea de quién podría ser el autor material del supuesto “asesinato”, entonces se persigue a los “autores” intelectuales”.

En Página 12 también se afirma: “La Cámara Federal sostuvo el viernes que a Alberto Nisman los asesinaron y que el motivo fue la denuncia del Fiscal contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por haber firmado el Memorándum con Irán. La conclusión de los camaristas Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia no surge de ninguna prueba concreta sino de dos deducciones, ambas insólitas. Como se sabe quien cometió el supuesto homicidio y nadie vio entrar ni salir a nadie los magistrados concluyen que fue una operación muy compleja. Parea sostener eso hay que creer que fue obra de un sofisticado complot que “necesariamente” tuvo que tener como protagonista al gobierno anterior. La segunda deducción es que como además Nisman denunció a Cristina Fernández, Héctor Timerman y otros, el 14 de enero, el crimen del 18 de enero no pudo tener otra motivación que esa denuncia. Lo mataron para silenciarlo. A partir de esas elucubraciones y sin evidencias, la Cámara Federal le ordenó ahora al Fiscal Eduardo Taiano y al Juez Juez Julian Ercolini que avancen la investigación, poniendo el acento en los ex funcionarios kirchneristas”

En su artículo del domingo 3 de junio, Pagina 12 fue mucho más allá: “La realidad es que será imposible avanzar en el hecho mismo, ya que las pericias más serias indican que Nisman se disparó a sí mismo. La hipótesis contraria, la que le sirve al aparato político, sólo fue sostenida por la Gendarmería bajo las órdenes de Patricia Bullrich. Todo indica que en la causa no se va a buscar a los supuestos autores materiales del crimen porque no existen y apuntarán entonces a buscar los autores intelectuales. Estos últimos ya están decididos de antemano: funcionarios kirchneristas. La no-búsqueda de los asesinos tiene como objetivo dejar el cuadro deseado: dejar instalada la sospecha sobre la actuación de un comando iraní-venezolano-kirchenrista (de acuerdo a la versión lanzada en su momento por Elisa Carrió). Todo a partir de deducciones y sin ninguna prueba. La conclusión es la siguiente: en el aparato judicial-político-mediático de Comodoro Py no buscan autores materiales. La actgua es la situación que les conviene”

Y agregan, en otro tramo del artículo: “Cualquiera se preguntaría cómo se hace en una causa judicial para avanzar sobre un autor intelectual si no hay indicios del autor material. La respuesta es que se manejarán las cosas como hasta ahora, a partir de un fiscal, un juez, camaristas y hasta la Casación, alineados con la casa Rosada. Es asombroso lo ocurrido. Establecieron que hubo homicidio sin tener los mínimos elementos”

Finalmente se dice: “Se pretende armar un complot incomprobable a partir de cruces de llamadas. Es elucubrar desde la nada. El problema es que desde la nada han llegado hasta aquí, construyendo una historieta sin ningún tipo de evidencia o testimonio. Lo que domina en el caso de la muerte de Nisman es la politica. Elucubran la existencia de un comando y un complot con un doble objetivo. Internacionalmente, acusar a Irán, en sintonía con las derechas de Estados Unidos e Israel. Localmente, seguir echándole culpas al kirchnerismo”. 

En “La Izquierda Diario” , del día sábado 2 de junio, a poco de conocido el fallo de la Cámara Federal la periodista Mirta Pacheco escribió: “En el día de ayer la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional Federal dio como válida la pericia de la Gendarmería que afirmó que dos atacantes se introdujeron en el departamento del ex fiscal de la Unidad AMIA, lo drogaron, lo llevaron al baño y ahí le dispararon, luego armaron una escena para que parezca un suicidio y se fueron. Los camaristas Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia confirmaron el fallo de primera instancia del juez Julián Ercolini, cuyo nombre resonó en los medios a fines del año pasado por ser quien ordenó la detención de Cristóbal López y tiene en su juzgado los expedientes de las principales causas de lavado de dinero y asociación ilícita contra la ex presidenta.Todo lo cual lo convierte en uno de los jueces “favoritos” del Gobierno de Macri, ya que esas investigaciones son funcionales a la polarización con CFK que volvió a enarbolar Cambiemos por estos días, cuando viene llevando adelante un ajuste al conjunto del nivel de vida de la población.El fallo de la Cámara desestima la apelación realizada por los abogados de la custodia que Nisman tenía ese fin de semana de su muerte (17 y 18 de enero de 2015) y dejó firme su procesamiento por considerarlos responsables de no haber cumplido su deber: velar por su seguridad. Los cargos son incumplimiento de funcionario y encubrimiento. Queda firme también, al no haber apelado, el procesamiento de Diego Lagomarsino –responsable de haberle entregado la “famosa” Bersa calibre 22- como partícipe necesario

La colega de “La Izquierda Diario” es también muy directa en poner en duda la versión de la Gendarmería aludiendo a que la fuerza tiene en su haber una serie de sospechas (de cometer irregularidades en el caso Santiago Maldonado).

La Cámara da credibilidad a una pericia de la Gendarmería, en la misma línea de lo que ya había dictaminado Ercolini, echando otra vez por tierra las conclusiones de otros dos peritajes, el de la Policía Federal que en 2015 había concluido que Nisman se suicidó y el de los especialistas que dependen de la Corte Suprema, que en 2016 habían planteado que la hipótesis del asesinato “no tenía certeza pericial”.Estas discordancias lo único que deja claro es que al día de hoy no hay certidumbre sobre si Nisman se suicidó o lo mataron. Tal vez nunca se sabrá. Los camaristas dieron fiabilidad a una fuerza como la Gendarmería, la que en el caso Maldonado, fue defendida a capa y espada por la ministra de Seguridad, cuando estaba probado que habían ocultado pruebas y falseado hechos para ocultar su responsabilidad en la desaparición y posterior muerte de Santiago. Este no es un dato menor, porque la confirmación por parte de la Cámara del fallo en primera instancia, también va en línea con lo que el Gobierno de Cambiemos, desde que era oposición viene planteando: que a Nisman lo mataron por la denuncia que realizó contra CFK. Si bien los jueces en su fallo ni la mencionan, le indican a Ercolini y al fiscal de la causa que no abandonen ninguna de las hipótesis de investigación”.

La periodista Pacheco concluyó su artículo en estos términos: “El lunes siguiente a su fallecimiento, iba a presentar la acusación contra CFK y varios de sus funcionarios en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, que en aquel entonces estaba presidida por Patricia Bullrich. De hecho, el PRO era el principal impulsor y agitador de la denuncia por encubrimiento de los iraníes (que toda la derecha y el Partido Judicial consideran autores del brutal atentado a la sede de la AMIA en 1994), debido al Memorándum de entendimiento con el país persa que había acordado el gobierno kirchnerista. Lo cierto es que hasta el día de hoy no hay una sola prueba concreta de la responsabilidad de los acusados iraníes. Esto dicho incluso por varios familiares de las víctimas que hoy son querellantes en la causa AMIA II, que sospechan que esa acusación desvía el foco de la responsabilidad que le cabe al Estado argentino. El mismo Nisman efirmó en un reportaje que ese Memorándum no le había impedido continuar con la investigación de la causa. Son conocidos los vínculos que sostenía Nisman con el ex agente de inteligencia Jaime Stiuso, que en el último tramo del Gobierno kirchnerista pasó a ser su enemigo público número uno. El fiscal y el servicio de inteligencia trabajaban juntos en la investigación del atentado, que en 10 años nunca arribó a ninguna prueba fehaciente sobre los autores y responsables intelectuales. Stiuso le pasaba información, que recibía de la CIA y el Mossad (central de inteligencia israelí). También es conocida la anécdota acerca de que cuando Néstor Kirchner designa a Nisman al frente de la Unidad AMIA, le indica quién sería su contacto en la ex SIDE. Fue el mismo Gobierno kirchnerista, primero con Néstor y luego en los primeros años de la presidencia de Cristina, que abonaba la acusación contra Irán. Más tarde, por los giros de la geopolítica y conveniencias locales, CFK decide alinearse con el cambio de la política exterior del imperialismo norteamericano (con un Obama buscando acuerdos con el país de Medio Oriente) y plantea el Memorándum de entendimiento. Que lo único que hizo fue preservar la impunidad para el Estado argentino con respecto a la voladura de la mutual judía.Sobre eso nadie habla, porque todos los gobiernos de una u otra forma, sostuvieron esa impunidad. Por eso al día siguiente de la muerte de Nisman, el diputado del PTS/FIT Nicolás Del Caño fue el único que denunció esa impunidad y la necesidad de que se abran todos los archivos de la ex SIDE (hoy AFI) y la Policía Federal sin restricciones, para los familiares de las víctimas. Medida que puede acercarnos a la verdad de las responsabilidades de ese terrorífico día del 18 de julio de 1994. La muerte del ex fiscal de la AMIA, en medio de la crisis que atraviesa Cambiemos, sigue siendo utilizada para polarizar con su antecesor Gobierno. Un juego que a ambos les gusta jugar. Pero que de ninguna manera favorece a las grandes mayorías”.

En medio del debate generado por el fallo de la Cámara Federal, no podemos obviar las declaraciones del abogado de Cristina Fernández, Gregorio Dalbón, quien insiste en que el Ejecutivo de Mauricio Macri impulsa una persecución judicial contra ella.

Con una semana tremendamente negativa para el Gobierno en materia de tarifas, leyes marchas, vetos, recortes, etc, hoy viernes la Cámara Federal saca una resolución incongruente para ocupar espacio en la tapa de los diarios con Nisman y apagar el incendio” afirmó Dalbón en Twitter.

No hay duda que el caso Nisman fue y sigue siendo uno de los desafíos más controvertidos para la autoridad policial y para la Justicia de la Argentina. Pero no hay duda también que la controversia y el desafío forman parte de un péndulo donde la política tiene mucho que ver, y ha ido dejando a lo largo de los dos años transcurridos desde la muerte del Fiscal un verdadero entramado donde las intrigas de poder se dan la mano en torno a un hecho criminal como lo fue el atentado a la AMIA hace 24 años.

Un hecho criminal que costó la vida de 85 personas con el saldo de tres centenares de heridos y que sigue impune, y que a criterio de muchas personas de la colectividad judía la autoría es atribuida a Irán ay al grupo terrorista chií Hezbollah. En cuanto a Cristina Fernández de Kirchner, en la acusación, Nisman aseguraba que a cambio de mejorar la relación comercial con Irán, el Gobierno (en el período de Cristina Fernández) pretendió encubrir a los sospechosos del ataque, entre ellos altos cargos de ese país, a través de un acuerdo bilateral firmado en el año 2013 que oficialmente era presentado como único medio de esclarecer el atentado.

Lo que sabemos hasta ahora, es que Cristina Fernández – que fuera Presidenta de la Argentina entre 2007 y 2015- no está imputada por la muerte del Fiscal, pero sí está procesada –al igual que su ex canciller Héctor Timerman y otros colaboradores- por el presunto encubrimiento del atentado, pesando sobre ella una orden de detención que no se ha concretado debido a los fueros parlamentarios. Sobre la acusación en cuestión la ex presidenta siempre ha rechazado las acusaciones.

Y también lo que sabemos hasta ahora, es que no hay argentino que no se formulas preguntas como éstas: ¿El reciente fallo de la Cámara Federal es un eslabón más de una larga cadena de dudas y de incertidumbres, en cuyo extremo hay dos situaciones sobradas de impunidad: la muerte de las 85 personas en el atentado a la AMIA y la muerte del Fiscal Alberto Nisman? ¿El reciente fallo enturbiará o aclarará las aguas en el caso Nisman?

Veremos en el mañana qué respuestas emergen a la superficie, desde las aguas más profundas de un caso sobrado de intrigas. Intrigas de poder.

Intrigas que costaron vidas.

——————–

*Foto de Portada: www.pagina12.com

*Foto 2: www.eneconomista.com.ar