Home / Crimen organizado / “GALATOLO ERA QUIEN PRESIONABA PARA ATACAR A DI MATTEO EN ROMA”
galatolo

“GALATOLO ERA QUIEN PRESIONABA PARA ATACAR A DI MATTEO EN ROMA”

Por Aaron Pettinari

“GALATOLO ERA QUIEN PRESIONABA  PARA  ATACAR A DI MATTEO EN ROMA”

Por Aaron Pettinari – 12 de Abril de 2016

En el juicio “Apocalisse” se confirman las declaraciones de un imputado sobre el proyecto de atentado

“Vito Galatolo fue quien me impuso que me comunicara con un arrepentido que habría tenido que hacer de anzuelo”. Quien confirmó el proyecto de atentado en contra del Fiscal palermitano Nino Di Matteo no es un arrepentido sino uno de los imputados del juicio “Apocalisse”, Camilo Graziano (clase 1967, para diferenciarlo de un pariente homónimo). Lo hizo con  declaraciones espontáneas realizadas inmediatamente después del testimonio brindado en el aula judicial por el colaborador de justicia Vito Galatolo (foto), el ex jefe mafioso de Acquasanta que fue el primero en revelar los planes mortales que Cosa Nostra estaba preparando en contra del magistrado que tiene a su cargo la investigación sobre la negociación Estado-mafia. “El pedido – dijo Graziano durante la audiencia realizada en Turín – parte de allí, porque esa es la verdad. El pedido parte única y exclusivamente de él. Y lamentablemente no podía, por miedo y por temor, eximirme de hacerlo. Esa es la verdad”. El pedido al que se refiere es el de contactar a un colaborador de justicia Salvatore Cucuzza (fallecido en 2014 a causa de una grave enfermedad), que habría tenido que “atraer” a Di Matteo para que fuera a Roma, con la excusa de contar con nuevas revelaciones útiles para la investigación sobre la negociación y así darle a los mafiosos la oportunidad de atacarlo.

De este proyecto también había hablado Vito Galatolo, frente a los Jueces instructoresal explicar que la idea de utilizar a Cucuzza, ex jefe mafioso del barrio de Porta Nuova, era precisamente de Camillo Graziano. Este último es el sobrino de  Vincenzo Graziano acusado de haber conseguido en primer lugar el explosivo necesario para el atentado y posteriormente de haberlo escondido. “Las armas con las que había que atacar en la Capital – afirmó en el aula el arrepentido al responder a las preguntas de los Fiscales Dario Scaletta y Amelia Luise –estaban en poder de los Graziano, las habían traído desde Eslovenia y Croacia, (…). Según la reconstrucción realizada por Galatolo la orden de muerte en contra del magistrado había llegado directamente del súper prófugo Matteo Messina Denaro que habría enviado algunas misivas al jefe mafioso del barrio de San Lorenzo, Girolamo Biondino.

“Había que detener a este señor Di Matteo – explicó el colaborador de justicia – en las cartas se decía ‘porque está avanzando mucho, ha ido demasiado lejos, tenemos que demostrar que aún estamos vivos, Cosa Nostra está viva’.” Además Galatolo explicó que para perpetrar ese atentado había tres posibilidades. La primera era en el Palacio de justicia, la segunda en el lugar de veraneo frecuentado por el Fiscal, la tercera era en la capital, aprovechando precisamente de la ayuda de Cucuzza, que mantenía contactos con el clan de los Graziano por negocios en común. Los proyectos de muerte de los jefes mafiosos tambiénestaban dirigidos a otros arrepentidos como Antonino Giuffré, Gaspare Spatuzza, Giovanna Galatolo y Francesco 325.Onorato.

Pero mientras estaba siendo interrogado Camillo Graziano negó la versión dada por el arrepentido diciendo que tenía temor del jefe mafioso de Acquasanta. “De las relaciones con Cucuzza – dijo ante la Corte presidida por Vittorio Alcamo en mi familia, me refiero a toda la familia, es decir, a los familiares de mi papá incluso, todos lo sabían desde hace años, por lo tanto no era ninguna novedad. Ni mucho menos es una verdad, es inverosimil que yo haya propuesto alguna vez a Galatolo ponerlo en contacto con los Cucuzza. ¿Con qué objeto? En todo caso es al contrario, el pedido parte de él, porque esa es la verdad. El pedido parte única y exclusivamente de él”. Una especie de “auto-gol” por parte de Graziano que, con sus palabras, confirma la existencia del plan mortal. Más o menos como ocurrió en la época del maxi-proceso cuando Luciano Leggio, durante el interrogatorio, habló del Golpe Borghese. Afirmó que Buscetta en 1970 había sido contactado por Junio Valerio Borghese, al mando de la Decima Flotilla Mas, para obtener el apoyo de Cosa Nostra en el golpe militar. En cambio él se habría opuesto al apoyo de la mafia, de hecho se evitó el golpe de Estado. Leggio esperaba poder hablar de un hecho del cual Buscetta no había hablado para así poder desprestigiarlo. Pero en realidad Buscetta había hablado muy detalladamente en la etapa de instrucción del caso y de hecho con esas palabras el boss corleonese admitió la existencia de la misma Cosa Nostra.

Entre otras cosas, en su “flujo de conciencia”, el imputado Camillo Graziano habría declarado además que había dicho todo esto a los Fiscales de Caltanissetta, titulares de la investigación sobre el proyecto de atentado en contra de Di Matteo. Un dato importante que se suma al ya conocido de los demás arrepentidos, como por ejemplo Francesco Chiarello y Carmelo D’Amico. El primero había confirmado la presencia del trotil en la ciudad de Palermo, el segundo había dicho que algunos jefes mafiosos sicilianos recluidos en la cárcel de Opera, de la ciudad de Milán, esperaban “de un momento a otro” la noticia del nuevo atentado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Basta de hipocresias! Por atentado en contra de Di Matteo

150 kilos de trotil para Di Matteo, silencio de muerte

Control mafioso del Palacio de Justicia para atacar a Di Matteo

Atentado a Di Matteo: Evitarlo, o ser cómplices