Home / Crimen organizado / GIUSEPPE FAVA UN ROMÁNTICO GUERRERO
Foto02GiuseppeFavamuertoporlamafiasicilianaFotoMatapucesblogspotcom

GIUSEPPE FAVA UN ROMÁNTICO GUERRERO

Por Anna Petrozzi y Giorgio Bongiovanni

GIUSEPPE FAVA UN ROMÁNTICO GUERRERO

Por AMDuemila – 5 de Enero de 2015

Cuando se cumple el 31° aniversario del homicidio de Pippo Fava, asesinado por Cosa Nostra en Catania, Sicilia, el 5 de Enero de 1984 publicamos nuevamente un artículo sobre su vida, sobre su fuerza y sobre la libertad de un romántico guerrero
que jamás se detuvo ante nada.

Crónica de un hombre libre y de su genio intuitivo

Por Anna Petrozzi y Giorgio Bongiovanni

Casi siempre se empieza por el día de la muerte para conmemorar a una persona, por la fecha, por el lugar en el que se encontraba, lo que estaba haciendo, hasta incluso se especula con cuál podría haber sido su último pensamiento y su estado de ánimo… pero esta vez no será así. No para Pippo Fava. Un personaje de sus características nunca encuentra la muerte, ni siquiera si quien apretó el gatillo fue un sicario de la poderosa familia mafiosa Santapaola, que siempre fue dueña de Catania, cuyos intereses coincidían y coinciden con los de todos aquellos que fueron descritos, ilustrados, representados, filmados por el espíritu indómito de Giuseppe Fava.
No importa lo que sus ansias de amar a través de la escritura estuviera produciendo, si un artículo, una novela, o una de sus tan aplaudidas obras de teatro, lo importante era que el tema fuera la verdad. Esa verdad que se encuentra en las calles, en medio de la gente, que se hace evidente ante los ojos de todos, hasta el punto de ser demasiado para ser creíble, esa verdad que se vive con todos los sentidos, esa verdad sin tiempo que está por encima de todos y que jamás cambia, que se repite obsesivamente, que pasa de boca en boca y que no hay cruz ni bala que la puedan detener.
Puedo afirmar tranquilamente que el espíritu político de este periódico es la verdad. Honestamente la verdad. Siempre la verdad. Es decir, la capacidad de informar a la opinión pública sobre todo lo que ocurre, los problemas, los delitos, las esperanzas, los crímenes, las violencias, los proyectos, las corrupciones, los hechos y sus personajes. Y no solo aquellos que tienen una vida oficial que llegan al periódico con sus piernas, con sus comunicados, con sus discursos, con sus órdenes del día, porque a menudo están disfrazados o camuflados para engañar al ciudadano, sino todos los infinitos hechos y personajes que animan la vida de la sociedad italiana y que, casi siempre, permanecen en la oscuridad, ocultos, escondidos, enterrados.
Esta es la línea del periódico “L’espresso Sera”, del cual fue director desde 1980 a 1982, en el que se consagró su forma de hacer periodismo y que probablemente marcó la línea demarcatoria entre sus amigos y sus muchos enemigos. Fue despedido porque sus investigaciones siempre terminaban siendo demostradas y él las publicaba, siempre, sea cual fuera su editor, aún más cuando se trataba de uno de los caballeros del trabajo* de Catania, citados en varios procedimientos penales como conniventes, como protectores y como protegidos de Cosa Nostra. Entonces Fava se fue con un grupo de esos jóvenes que habían constituido su redacción en el periódico “L’Espresso” y fundó la cooperativa: «Radar?» «Y qué quiere decir?» «Suena bien».
Y luego llegó aquel 3 de septiembre de 1982 cuando en la calle Carini murieron el general Carlo Alberto dalla Chiesa, su mujer y sus agentes de escolta. Caricatura de FavvaFava reunió a sus chicos “al llegar a la redacción dijo: ‘Chicos se hace el periódico. ¿Cuándo? ¿Con qué dinero? Yo hago el artículo sobre la Fiscalía? ¿Cómo lo llamamos?’.”
En Noche Buena salió a la venta en todos los kioscos de revistas el periódico “I Siciliani” y se agotó en tres horas.
Un ataque frontal. En la tapa los cuatro caballeros del apocalípsis. El argumento principal: los caballeros del trabajo de Catania y la editorial de Fava.
Para hablar de los caballeros de Catania y para comprender lo que son realmente, protagonistas, figuras, o simplemente inocuos y asustados espectadores de la gran tragedia mafiosa que está haciendo tambalear a la Nación, es necesario tener perfectamente clara cuál es la estructura de la mafia en los años Ochenta, en sus tres niveles: los asesinos, los pensadores, los políticos. Y para comprender todo mejor primero habría que descubrir e identificar a las presas de la mafia.
No se puede no leer la conexión con lo que el general dalla Chiesa, comisario al que le habían sido negados plenos poderes, declaró al periodista Giorgio Bocca en una entrevista, poco tiempo antes de ser asesinado.
Con el consentimiento de la mafia palermitana, las cuatro mayores empresas constructoras de Catania hoy trabajan en Palermo. ¿Usted cree que podrían hacerlo si detrás suyo no hubiera un nuevo mapa del poder mafioso?
Y sobre la verdadera estructura de la mafia Fava habló durante el programa televisivo conducido por Enzo Biagi, Filmstory, precisamente el que pasaría a ser su última aparición en público, el 29 de Diciembre de 1983.
Hay una enorme confusión sobre el problema de la mafia… Los verdaderos mafiosos están en lugares completamente diferentes, en asambleas completamente diferentes; los mafiosos están en el Parlamento, a veces son banqueros, son los que ocupan los altos cargos de la Nación. Si esto no se aclara este error de fondo… En fin no se puede definir mafioso al pequeño delincuente que te impone que le pagues un porcentaje por tu pequeña actividad: eso tiene que ver con la criminalidad mínima que a esta altura existe en todas las ciudades italianas y europeas. El problema de la mafia es mucho más trágico e importante, es un problema fundamental de la Nación que amenaza con llevar a la ruina y a la decadencia cultural a toda Italia… Hoy los mafiosos no son los que matan, esos son los ejecutores. No se, se dan los nombres – yo no los conozco – los nombres de los hermanos Greco. Se dice que son los dueños de la mafia, los de los clanes más fuertes, los virreyes… Hay otros a su lado, hay otros que son infinitamente más importantes. Es decir, los hermanos Greco, dejando de lado el hecho de si son grandes malvivientes o grandes inocentes, porque esto lo establecerá el magistrado, no podrían ser mafiosos si detrás suyo no hubiera alguien más que les permitiera que lo sean.
Pero la mafia, en Sicilia, se vive, se respira, entra en las casas y determina las decisiones de vida o de muerte. Y esto Fava lo describe y lo interpreta en sus obras teatrales. Con tonos fuertes, con pasión e ímpetu dramático describió la miseria que corroe el alma de los inocentes, de los desheredados, de los desesperados. Sus novelas te arrastran violentamente dentro la miserable condición humana de los agricultores, de los mineros, de las maestras, de las prostitutas, de los delincuentes… Todos intentan rebelarse, pero nunca llegan a tiempo, porque inexorablemente les llega la muerte, que también es cruel. Pero tampoco escapan los políticos serviles o los señores prepotentes. El drama humano no hace diferencias.
Siempre lucharé para buscar la verdad en cualquier lugar que haya un enfrentamiento entre la violencia y el dolor humano. Y para comprender el porqué.
También escribió. fava trabajando en minas1
Quien no se rebela ante el dolor humano no es inocente.
Sigue la misma línea la escritura teatral
En mi teatro describo personajes concretos, que hablan en una forma concreta. Quiero permanecer en el marco de la verdad. Teatro como forma de arte… tiene que conmover, emocionar, divertir. Una vez que he alcanzado este objetivo, es decir, el de llevar a la gente al teatro, a toda esta gente hay que transmitirle el mensaje o, sea como sea, una emoción de arte que es algo más que el espectáculo.
En fin, la emoción como vehículo para despertar y para hacer un llamado fuerte y desesperado a una toma de posición.
No podréis cambiar nada, ni salvar a esta Nación, ni hacer justicia, porque la justicia hay que hacerla antes que se produzcan la violencia y los asesinatos.
Esta extraordinaria lírica fue extraída de su última obra teatral “L’ultima Violenza”, un gran éxito, así como lo fue también casi toda su producción literaria, cuya íntima esencia encontramos en las mismas palabras del autor.
No nace de una fórmula repetitiva ni mucho menos de una interpretación explicativa de la primera obra teatral (La violencia), porque tiene su génesis en una serie de fenómenos, que en un temible aumento, han marcado nuestros años de plomo y tienen su característica peculiar en el turbio y sangriento enredo entre mafia, camorra, terrorismo, con una puesta en escena en la que el trágico director de orquesta es el Poder.
Luchar por amor. Quizás era ese su motor. Apasionado e incansable, parecía que el tiempo nunca le era suficiente, escribía sin parar, trabajaba contemporaneamente en diferentes obras, alternando con su auténtico enamoramiento por la vida en todos sus aspectos: las mujeres, el arte, la música… momentos de desaliento a los que en realidad, y lo sabía perfectamente, jamás se habría podido abandonar.
Es tan difícil seguir luchando… a veces me siento agotado, me tiemblan las manos… los ves a tu alrededor con esos ojos llenos de cólera, por un momento parece que están dispuestos a cambiar el mundo contigo y sientes que se multiplican por cientos tu fuerza y tu pasión… Pero de repente esos se pierden… Los llamas para reunirlos y ninguno te responde… Has citado las palabras de la Biblia y ahora te das cuenta de que no han entendido nada… Pero ¿cómo es posible? ¿Cómo es posible que no vean el dolor, la pobreza… millones de seres humanos que mueren en el mundo por pasar necesidades y por la violencia… es posible realmente que no haya hombres en todos los rincones del mundo que estén dispuestos a luchar?… ¡a luchar! De lo contrario ¿para qué sirve estar vivo?
Giuseppe Fava es hijo de esa tierra de Sicilia, nuestra tierra antigua, fuerte, suprema, que no solo es tierra de mafia y de muerte. Al “gran mal”, a Cosa Nostra y a sus aliados, los cuellos blancos, los políticos, se le opone el “gran bien” del que, seguramente Giuseppe Fava es un símbolo, un estandarte de libertad y justicia eternas.fava2

No es un meteorito, sino una estrella fija, no es un punto en una recta, sino un punto en un volumen. Pippo Fava es uno de los pioneros de la nueva revolución siciliana y nacional, de la nueva resistencia, ahora más necesaria que nunca para derribar, incluso a costa de la vida, los nuevos regímenes totalitarios, no menos sanguinarios y violentos que los del pasado. Es más, son peores porque con la máscara de la Democracia y sus alianzas mafiosas pretenden privar al futuro de las generaciones venideras de la justicia, de la paz y del amor.
Un año después de Carlo Alberto dalla Chiesa
Por Giuseppe Fava
En el escritorio de su oficina de la redacción encontraron los apuntes sobre los que probablemente estaba trabajando para escribir un artículo que tendría que haberse publicado en el número del mes de Enero del periódico “I Siciliani”. Lo publicamos, no solo como un documento histórico, sino porque su contenido es de una impresionante y, al mismo tiempo, sorprendente actualidad.
1. ¿Las investigaciones bancarias sobre los patrimonios mafiosos?
Fue el motivo por el cual probablemente Carlo Alberto dalla Chiesa fue asesinado
¿Cuántas se realizaron? ¿Sobre quién? ¿Cuáles fueron los resultados?
2. Entre los años 1981 y 1992 fueron asesinados en Palermo un número de personas.
Entre los años 1982 y 1983 ¿cuántos?…
3. Las infamias ocurridas en estos 12 meses
Absolución de los presuntos asesinos de Emanuele Basile
Payasada del súper testigo
Ningún resultado sobre las investigaciones por el caso de dalla Chiesa
Asesinato del Capitan de los Carabinieri
Asesinato de Rocco Chinnici

4. Los hombres que entran en el ojo del huracán se les saca nuevamente, y son readmitidos en su lugar, en el escenario de las fiestas patrióticas.
5. La mafia dispara en la muchedumbre según el ya probado método terrorista: nosotros matamos a un juez no porque él sabe más que los demás, sino para atemorizar a todos los demás jueces que se podrían ver tentados a saber más que los demás.
6. Despistaje con fuga de noticias. O al menos solo de las que pueden provocar confusión.

7. La mafia ha demostrado que puede asesinar a quien quiera. Por otro lado la organización que solo con el tráfico de droga administra cada año alrededor de 100 billones, un presupuesto más imponente que todo el presupuesto italiano puede organizar perfectamente cualquier tipo de delito. En un tiempo utilizaba fusiles y escopetas, pistolas, ametralladoras… Ahora utiliza ametralladoras más sofisticadas, bombas molotov, coches bomba.
Cuando lo considere útil y oportuno utilizará cañones y bazookas, helicópteros. La mafia, además del mercado de la droga comienza a dominar también el de las armas, clandestino, y puede transportar tanques de guerra y aviones de combate de un país a otro. Si fuera indispensable podría matar en cualquier momento incluso al Jefe de Estado, al Papa, o al Presidente de los Estados Unidos. Pretender que un juez, un pequeño hombre valiente, con ocho hombres de escolta, pueda ahuyentar a una organización mafiosa es una locura total.
Un juez, incluso el más humilde, el más solo, el más abandonado, el más indefenso, sin escolta, sin protección, tiene una única pero invencible arma: la posibilidad de llevar a cualquier otro hombre ante la justicia con una sola firma.
Se necesita frialdad, valor, conciencia de representar a una nación, es decir un concepto muy elevado de vida, y sobre todo, una extrema decisión, es decir, la voluntad de tener esta fuerza y esta rapidez esencial de la decisión. Un juez, el más valiente y honesto de todos los Jueces, que, con esta última dote humana, duda, o es precavido, o que espera, es un juez condenado a muerte. Habrá un funeral de Estado listo para él.

La mafia no mata al juez que ha enviado nuevamente a juicio a los asesinos, sino al juez que mantiene las pruebas en su cajón y que de un momento a otro puede emitir un pedido de captura.
La historia siciliana se ha caracterizado por jueces que terminaron asesinados de esta forma.
Mapa del asesinato
Pio La Torre – sabía que algunos bancos eran los grandes cómplices y quería una ley que autorizara las investigaciones.
Dalla Chiesa – así como Pio La Torre. También había identificado quiénes eran, o quiénes podían ser los grandes señores políticos y financieros.
Mario D’Aleo – realizaba investigaciones sobre la droga y la finanza política.
Ciaccio Montalto – había metido las manos en los secretos bancarios.
Rocco Chinnici – probablemente sabía algunos nombres, las complicidades, estaba buscando las últimas pruebas.
La hipótesis oficial, que jamás fue desmentida, ni siquiera a nivel de los altos cargos judiciales, es que Rocco Chinnici fue asesinado en la forma atroz que conocemos, involucrando en el atentado a decenas de víctimas inocentes entre las que incluso se encontraban niños, con una ferocidad sin precedentes en la terrible historia mafiosa, porque ese juez tenía que morir si o si. Y tenía que morir si o si porque estaba por descubrir los así llamados inviolables santuarios de la mafia, es decir, los grandes jefes, los personajes misteriosos que dominan el imperio mafioso y que garantizan poderío e invulnerabilidad. Dicha hipótesis, si llegara a ser solo una hipótesis, es decir, si no la acompañan luego los nombres, representa una auténtica infamia.
Ha pasado un año del asesinato del general dalla Chiesa y puntualmente, con cada nuevo y terrorífico delito, se alimenta a la opinión pública consternada con esta hipótesis: el secretario regional del Partido Comunista Italiano (La Torre) fue asesinado porque impuso una ley sobre las investigaciones bancarias que habría permitido identificar a los grandes jefes del santuario mafioso; Dalla Chiesa fue asesinado porque había logrado identificar a los intocables de la finanza y de la política que eran quienes decidían el curso de la historia; el Juez fue asesinado porque estaba a punto de emitir los pedidos de captura en contra de los invulnerables dueños de los bancos mafiosos, en los que se lavan las decenas de miles de millones de la venta de drogas, el capitán D’Aleo, fue asesinado junto a tres carabinieri ya que había llegado a identificar las pruebas que involucraban a los invisibles manager mafiosos que desde sus oficinas de presidentes y desde las secretarías políticas dirigen el sanguinario ejército de la mafia para conquistar a toda la sociedad; incluso cuando el Juez Giovanni Falcone emitió los pedidos de captura para catorce personas acusadas de haber organizado y perpetrado el asesinato de Dalla Chiesa. Se dijo y se escribió oficialmente que los ejecutores del delito eran simples mafiosos, peones, y que en cambio los ideólogos, grandes poseedores de dinero y de poder público, eran otros, que se podían identificar perfectamente en el informe que los carabinieri le presentaron a la magistratura.
En un año la trágica cadena de magnicidios, el desafío de la mafia que crece en una violencia detestable, el pobre Sandro Pertini al que se llevan cada vez hasta Palermo, siempre más viejo, siempre más desencajado, siempre más desesperado teniendo que llorar sobre el hombro de viudas y huérfanos, la multitud palermitana que abarrota la Catedral, llora y grita de indignación, aplaude a esos míseros ataúdes con los que hombres valientes desaparecen de la vida, los jefes de gobierno, los ministros, subsecretarios, diputados, alcaldes, vestidos elegantemente de azúl, sus cara pálidas de emoción y miedo, en grupo, uno al lado del otro, detrás de los ataúdes y la gente que los espera enfurecida a la salida del templo para insultarlos, en forma cada vez más cansada, con una tristeza cada vez más desesperada. Siempre las mismas hipótesis pero nunca pasó nada.
Quiénes son éstos. Todos pueden ser. fava3

Los tres niveles mafiosos. Es un viejo cuento. Ahora hacen falta pruebas. Citar libro. ¿Un gran proceso indiciario? Uno puede ser mafioso sin haber violado ni siquiera una sola regla del Código Penal, ya sea siendo adiestrado o sino perfectamente guiado.
Tercera parte. La genialidad. Adoctrinado y listo desde hace meses aparece de algún lado el súper testigo que afirma, confirma, sostiene, informa, da a entender, que conoce a los ejecutores del asesinato y por lo tanto que puede hacer llegar hasta quienes dieron la orden.
Una vez el pobre maníaco de Bergamo, que fue servido en la palma de la mano a los medios masivos de comunicación vio a la cara a los sicarios y los reconoció. Alguien le enseñó además los nombres y los rostros de manera tal de que su confesión fuera verosímil, en cuanto a su seriedad juran increíblemente hasta los oficiales de carabinieri, toda la investigación la ‘guía’ este personaje durante dos meses, tres meses, hasta que se descubrió (para reconocer a un idiota se necesitarían solo treinta segundos) que es un imperfecto imbécil, tan imbécil que no se dio cuenta de quién lo había estado manipulando como a una marioneta, por lo tanto ni siquiera podría revelarlo. Otra vez es un árabe, sabía todo sobre la organización del asesinato de Chinnici, es un traficante de droga que actúa como confidente, las versiones son fantásticas, los sicarios expertos en atentados con trotil han venido desde Medio Oriente, es más, desde Beirut, la gente se enoja ¿pero cómo en Beirut no están los francotiradores? finalmente el árabe es liberado, parece que ni siquiera vende droga, que es un vendedor ambulante de aros y collares.
Esta vez los nombres salen a la luz, los protagonistas de la mafia ganadora y de la perdedora, los personajes que ya han sido acorralados por unos treinta homicidios por cabeza, perseguidos por la posibilidad de recibir una decena de cadenas perpetuas cada uno. Uno más, uno menos, Mientras tanto pasaron semanas y meses, llega la crisis de la lira italiana, las vacaciones salvajes, el nuevo campeonato de fútbol, Luvanor, Zigo, Cerezo, comienzan las batallas sindicales en las que cada pobre ser humano tiene que defender su peculio, termina el verano, lluvias, aluviones, otros cincuenta homicidios en Nápoles, setenta, Biagi, Montanelli, Boca han escrito otros veinte artículos sobre la diferencia entre mafia y camorra, quién era Rocco Chinnici, los árabes súper testigos se convirtieron en vendedores ambulantes de collares y alfombras, otros veinte, o treinta, jueces valientes han pensado que al fin de cuentas seguramente vivir es mejor que hacer una improbable justicia, lo importante es crecer en la carrera. Alguien…
Anna Petrozzi y Giorgio Bongiovanni

(Los apuntes presentan los mismos errores presentes en el original)

Atentos vosotros, dueños de la tierra, soberanos que tenéis palacios en la cima de la montaña, por vuestra avidez y soberbia, algún día los pobres de la tierra os buscarán para asesinaros y el sol se volverá rojo por vuestra sangre.
Del libro del Apocalípsis, prólogo de la novela “Prima che vi uccidano” (Antes de que os maten).
Artículo extraído de ANTIMAFIADuemila N°19
* Los cuatro caballeros del trabajo (cavalieri del lavoro) eran los constructores Carmelo Costanzo, Francesco Finocchiaro, Mario Rendo y Gaetano Graci, que necesitaban a la mafia para su protección. Se destruían obras de construcción de las empresas rivales.
Fuente: http://www.antimafiaduemila.com/2015010553092/primo-piano/giuseppe-fava-un-romantico-guerriero.html