Home / Crimen organizado / HOMENAJE PÓSTUMO A CARLOS DIAZ, DE ANTILAVADO DE ACTIVOS DEL URUGUAY
antilavadoportada

HOMENAJE PÓSTUMO A CARLOS DIAZ, DE ANTILAVADO DE ACTIVOS DEL URUGUAY

Por Jean Georges Almendras

 

HOMENAJE PÓSTUMO A CARLOS DIAZ, DE ANTILAVADO DE ACTIVOS DEL URUGUAY

Por Jean Georges Almendras-26 de febrero de 2017

 

La sorpresiva noticia del deceso del titular de la Secretaría de Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, Licenciado Carlos Díaz, se esparció por los departamentos de Maldonado y Montevideo, como reguero de pólvora, en la noche del sábado 25 de febrero de 2017. Su desaparición física, a raíz de un infarto, mientras nadaba en la piscina de su casa de Punta del Este, consternó sensiblemente a su núcleo familiar, a sus colaboradores más directos, en diferentes esferas de la lucha contra el Crimen Organizado en el Uruguay, y también a la redacción de Antimafia Dos Mil , porque apenas tres días antes había tenido la deferencia de recibirnos en su oficina del piso noveno de la Torre Ejecutiva, de la Plaza Independencia, oportunidad en la que profundizó con ojo muy profesional y con una visión muy sólida y convincente, los aspectos más preocupantes del crimen organizado en este país y a nivel mundial.

A sabiendas de la trágica noticia, no podemos hacer otra cosa que rendirle un homenaje póstumo, por su integridad y convencimiento de la labor que él personalmente venía desarrollando, y por las ideas muy claras que tenía sobre los alcances del crimen organizado en el mundo, en la región y en nuestro país, considerando que crimen organizado y lavado de activos significaban una sola cosa y dentro de ese contexto había que darle el combate.

Díaz compartió con nosotros la idea de que el ciudadano común no lograba percibir los riesgos del crimen organizado y que era necesario trabajar en forma globalizada, para poner freno a las mafias, entendiendo que la mafia italiana (de la cual estaba muy bien informado) era la matriz de muchas otras diseminadas por el mundo. Asimismo recalcó que era de su interés, siempre estudiar y profundizar, sobre Cosa Nostra y las luchas de los jueces y fiscales del pool antimafia italiano, para de esa forma comprender las metodologías de los grupos criminales, señalando inclusive que mantenía contactos con magistrados italianos, como marco de esa importante tarea de comunicación que se debe tener, con operadores de justicia que están insertos en otras realidades criminales y culturales. No en vano compartió íntegramente un concepto del Fiscal de Nino Di Mateo, que hizo público recientemente en una entrevista que nuestro colega argentino le hizo en Italia. Díaz estuvo muy de acuerdo con Di Matteo, cuando éste puntualizó que para poder derrotar definitivamente a la mafia, primero, es necesario el corte definitivo de toda relación entre la mafia y la política y luego una revolución cultural.

Con el mismo ímpetu y la misma transparencia insistió en la necesidad de que se apruebe urgentemente la ley que obliga a los escribanos a informar sobre la procedencia de los dineros que invierten sus clientes, como una manera más de prevenir la instalación de elementos del crimen organizado a través del lavado de activos. Y en el curso de una extensa y muy enriquecedora conversación que mantuvo con nosotros –redactor y fotógrafa- señaló que la mafia cada día estaba operando inadvertidamente, sin exhibicionismos y sin alardes, buscando captar a elementos, inclusive del propio Estado o del sistema político, para utilizarlos con fines criminales. En ese sentido puso especial énfasis en subrayar y reconocer, como muy valiosa e importante, la labor que realiza el periodismo informando sobre los procedimientos mafiosos, considerando (y coincidiendo con nosotros) que la denuncia pública (en el Uruguay y el mundo) es una herramienta muy certera para desmantelar y desenmascarar a los grupos criminales que atentan contra la sociedad, apoyados en grandes sumas de dinero.

Carlos Díaz tenía 69 años y antes de ocupar su cargo actual fue funcionario y luego director de diversos departamentos en la Dirección General Impositiva, desempeñándose también como auxiliar de juzgado penal en la investigación penal promovida por el Poder Legislativo sobre el Banco Comercial y también en investigaciones de lavado de activos y tráfico de drogas. Fue recién en el 2010 que asumió como Director de la Secretaría Nacional de Antilavado de Activos de la Presidencia de la República, siendo además presidente pro-témpore del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica y presidente del Grupo de Expertos contra el Lavado de Activos de CICAD/OEA.

Con su equipo de trabajo tomó intervención en sonadas investigaciones llevadas adelante por la Justicia Especializada en Crimen Organizado sobre lavado de activos por parte de organizaciones criminales. Una de se relacionaba a los Panamá Papers, filtración de documentos que probó las vinculaciones entre el estudio de abogados panameños Mossack Fonseca & Co y bufetes de diferentes partes del mundo, entre ellos el Uruguay. Como titular de la Secretaría Antilavado venía luchando por un mayor control estatal a profesionales e inmobiliarias para que se denuncien operaciones sospechosas de ocultar lavado de activos. En ese marco, Carlos Díaz llegó a elaborar un proyecto de Ley en ese sentido. Nos consta, por lo que expuso en la entrevista que nos concedió, que tenía sobradas esperanzas de que fuera aprobada la mencionada Ley.

Queremos entonces, con ésta apretada síntesis de los aspectos más salientes de su intervención, en ocasión del encuentro que mantuvimos –como lo señalábamos al inicio- consolidar un homenaje póstumo, a su persona y a su gestión como servidor público, muy distante de corrupciones o contaminaciones que de hecho no empañaron en absoluto su titularidad en la dependencia a su cargo, mereciendo la absoluta confianza del Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez y de no pocos profesionales que lo trataban diariamente.

En consecuencia, nobleza obliga, los redactores de Antimafia Dos Mil Uruguay y de Italia, entienden que su fallecimiento resulta ser una gran pérdida, humana, y para la lucha antimafiosa en el Uruguay y en la región. Muy respetuosamente, nuestro más sentido pésame a toda su familia y a todos sus colaboradores más próximos.

*Foto de Portada: Denise Almendras