Home / Internacionales / LA AMPOLLA “MALDITA” DE COLIN POWELL
ampolla

LA AMPOLLA “MALDITA” DE COLIN POWELL

Por Giorgio Bongiovanni

LA AMPOLLA “MALDITA” DE COLIN POWELL

Las pobres mentiras de Estados Unidos
por Giorgio Bongiovanni – 14 de agosto del 2017

“Cuando Irak finalmente admitió tener armas [biológicas] en 1995, las cantidades eran grandes. Menos de una cucharadita de ántrax en polvo, un poco menos de esta cantidad [dijo mostrando una ampolla] -esto es más o menos una cucharadita- menos de una cucharadita de ántrax en polvo hizo guardar en un sobre el Senado de los Estados Unidos en el otoño del 2001”.

“Muchos centenares de personas se vieron obligadas a recibir atención médica de emergencia y dos funcionarios de la oficina de correos fueron asesinados debido más o menos a esta cantidad, encerrada en un sobre”. Con estas dramáticas palabras, el 5 de febrero del 2003, Colin Powell, entonces Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, se presentó ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para hablar de “una gran cantidad de documentos de los servicios de inteligencia sobre armas biológicas iraquíes” y de laboratorios móviles para la producción de esas armas. Powell también dijo que Irak podría haber producido unos 25.000 litros de ántrax, según los inspectores de la ONU.

Un discurso que se hizo famoso por la presencia de esa ampolla que contenía el polvo blanco, agitado como prueba máxima para justificar la invasión a Iraq. Un conflicto que ha “producido” 500.000 muertos civiles y un millón de desaparecidos. Una prueba que resultó ser falsa. Esa información difundida a los miembros del Consejo de Seguridad era falsa, porque en Irak no había laboratorios móviles ni enormes arsenales de armas de destrucción masiva.

Hoy, en 2017, Estados Unidos vuelve, una vez más, a las mentiras. Pero quien miente no es el pueblo de América, el de los intelectuales o de los grandes científicos, sino los que tienen el poder. El presidente Donald Trump es el Estados Unidos que miente, así como miente la Corea del Norte de Kim Jong-un. Mienten porque así lo exige el interés económico del dinero sucio y, como hoy estos poderosos necesitan inventar una nueva guerra, son capaces de todo. Y por primera vez hablan de un posible uso de armas nucleares capaces de destruir un planeta entero y causar cientos de millones de muertes, si no miles de millones. Lo que está sucediendo es muy serio y Giulietto Chiesa explica el significado político. ¿Hasta qué punto llegará esta locura basada en las mentiras americanas? Es por eso que se debe decir “basta” a las sucias mentiras de Estados Unidos sobre la guerra.