Home / Crimen organizado / LA FAMILIA RIINA Y LA MARCA DE CAÍN
riina y cain

LA FAMILIA RIINA Y LA MARCA DE CAÍN

Por Giorgio Bongiovanni

LA FAMILIA RIINA Y LA MARCA DE CAÍN

por Giorgio Bongiovanni – 21 de junio del 2017

Una provocación y un insulto al Jefe de Estado, a todos los italianos honestos pero, por sobre todo, a los familiares de las víctimas de la mafia asesinadas sin piedad por Totò Riina. Esto es lo que parece ser la solicitud de Lucia Riina, hija del jefe corleonés y de su marido Vincenzo Bellomo, que anunciaron que van a solicitar la exoneración de la ciudadanía italiana, junto con su hija de pocos meses. Solicitud que debe ser entregada al Presidente de la República Sergio Mattarella, entre otros pariente también él de una víctima de la mafia, su hermano Piersanti, quien fuera Presidente de la Región de Sicilia, asesinado en 1980, hecho por el cual el propio Totò Riina recibió una sentencia de por vida, junto con otros jefes de Cosa Nostra.

Una toma de posición, la de Lucia Riina, asumida como consecuencia del rechazo del bono bebé para su hija y que se difundió en todos los medios de prensa.

De sus consideraciones sólo una se salva porque es verdad: que su niña, Sra Riina, es realmente “inocente y querida por Dios”. Pero ustedes, hijos adultos del jefe corleonés, nunca manifestaron ninguna intención ni de renegar ni de separase de la conducta y las acciones del sanguinario Totò “u’ curtu“, autor de las matanzas de vidas inocentes -incluyendo niños disueltos en ácido- hechos comprobados en sentencias firmes, corroborados por las declaraciones de colaboradores de la justicia. Porque eso es lo que esperan de ustedes la sociedad civil honesta y los familiares de las víctimas de la mafia: una separación total y, si estaban al tanto de información que fuera útil al poder judicial para arrojar luz sobre los dos años sangrientos desencadenados por su padre, una auténtica colaboración con los investigadores.

Sin embargo, hasta este momento, el enaltecimiento de la figura paterna (incluso en la televisión estatal) son sólo un insulto a la sangre inocente con la cual su padre se ha ensuciado las manos.

Mientras los Riina continúen en su absurda conspiración de silencio en lugar de renegar de los crímenes y las masacres cometidos por el padre, llevarán la marca de Caín en la frente (Génesis, Capítulo 4:15). Si son creyentes, como se dicen, saben que su peor enemigo es el mismo Dios, porque nadie, ni siquiera la familia Riina, puede escapar a Su Juicio Universal. Esa marca desaparecería sólo con el arrepentimiento y con una firme distancia de la conducta del jefe corleonés. Si se deciden a tomar esta decisión profunda, seríamos nosotros mismos los que buscaríamos ayuda para Lucia Riina y su familia.