Home / Crimen organizado / LA MASACRE DE CURUGUATY Y LA MATANZA DE PORTELLA DELLA GINESTRA
curuguaty3

LA MASACRE DE CURUGUATY Y LA MATANZA DE PORTELLA DELLA GINESTRA

Por Jorge Figueredo

LA MASACRE DE CURUGUATY  Y LA MATANZA DE PORTELLA DELLA GINESTRA

                                          Por  Jorge Figueredo -14 de Julio de 2016

    

En medio  de serios cuestionamientos al Tribunal de Sentencia  del caso Curuguaty, fueron condenados  once campesinos a altas penas privativas de libertad.  Una  vez más la Justicia Paraguaya no aprobó el examen al juzgar a solo una parte de los protagonistas de un terrible hecho; conocida como la masacre de Curuguaty: los campesinos ocupantes de una finca, propiedad del Estado,   donde murieron asesinados campesinos  y policías.  Para  gran parte de la sociedad civil paraguaya, con esta aberrante sentencia, lo que se va a lograr es que el Paraguay en el futuro sea sancionado por organismos internacionales por violación a los derechos humanos y al debido proceso.  Y una vez más, quien va a pagar por este tipo de fallos será el pueblo, quién con sus impuestos sostiene a las instituciones del Estado, entre ellas el Poder Judicial.  Esta condena de personas inocentes sin duda no es un hecho aislado en el país y no es ni será la última vez que ocurra mientras tengamos un poder judicial  y un ministerio publico donde la gran mayoría es dependiente del poder político, económico y de los poderes facticos. Este análisis lo hago sin ningún tipo de personalización o crítica personal a los operadores del sistema sino es un comentario general de cómo funciona el sistema judicial en el país que forma parte del orden jurídico penal que solo criminaliza las luchas y reivindicaciones de los diversos sectores sociales, especialmente de los campesinos,  obreros, indígenas y marginados de la sociedad, castiga con altas penas solo a las clases bajas o populares y en la generalidad de los casos deja en la impunidad, no castiga y hasta privilegia a los grandes criminales mafiosos de este país.  Mafiosos que son justamente eso por su  gran poder político y económico.

Nunca podemos olvidar que el pueblo paraguayo es un pueblo pacífico, sufrido, tolerante, pero que alguna vez puede reaccionar y ejercer su derecho constitucional de rebelarse ante sus opresores por medio de la desobediencia civil que es la misma que en su momento histórico la ejercicio,  el gran abogado y profeta Gandhi, para lograr la independencia de India ante los ingleses.

curuguaty

Esta sentencia es injusta contra los campesinos; por no respetarse el debido proceso y mucho menos los principios de imparcialidad, e independencia que deben tener  los jueces del Tribunal de Sentencia al dictar un fallo sin fundamentos y motivación que acrediten los hechos y el derecho a aplicar a los acusados.   A  pesar de que ya han pasado  4 años de la masacre de Curuguaty,  los ciudadanos y ciudadanas siguen preguntándose:¿Qué paso en Curuguaty?   La historia oficial que desde el principio estuvo construida sobre la mentira, la tergiversación de los hechos,  la manipulación informativa, el descredito de la mayoría de los luchadores sociales, y políticos vinculados a la izquierda, empezando por el Gobierno de Fernando Lugo,-a quien los conspiradores del asesinato de campesinos y policías responsabilizaron de la matanza-  orquestaron un golpe parlamentario con apariencia de legalidad para derrocar al mejor gobierno paraguayo desde la caída de la dictadura de Stroessner,  asaltar el poder ejecutivo, tomarlo como si se tratara de un botín político y económico,  lo que no habían podido conseguirlo a través del voto de los paraguayos .

¿Que pasó en Curuguaty? Con la sola condena arbitraria de  campesinos por la muerte de los policías, el Estado no ha dado respuesta satisfactoria  a esta gran interrogante. Desde el principio de los hechos acaecidos se tejieron varias hipótesis de las causas de la masacre, desde una conspiración de la mafia –utilizando  a elementos del crimen organizado- para perpetrar los asesinatos en la finca de Marina Cue con el objetivo de quitarse del medio a un gobierno de centro izquierda como el de Lugo, que con sus luces y sombras estaba empezando tímidamente a defender el territorio nacional no solo de la invasión extranjera –especialmente de latifundistas brasileños-  así como de latifundistas locales, que han depredado nuestros bosques, contaminado los recursos hídricos y   sobre todo las mejores tierras, utilizando masivamente los agroquímicos , y empezando con la producción transgénica.

Lo ocurrido en Curuguaty  y en la actualidad, con la condena de los campesinos, podemos compararlo con el sanguinario suceso siciliano ocurrido en Italia , el primero de mayo de 1947: conocido como la matanza de Portella della Ginestra.  Las similitudes de ambos hechos históricos resultan increíbles.

Conforme a lo narrado  por el historiador Giuseppe Carlo Marino en su obra “Historia de la Mafia, un poder en las sombras”  aquella matanza fue, a la vez, una tragedia popular y la matriz de todos los acontecimientos de criminalidad política que oscuramente se desarrollarían y entrelazarían en Italia en más de cuarenta años de historia republicana. La masacre de  Curuguaty también fue una tragedia popular  ya que nunca antes en la lucha por la tierra en el Paraguay  se registraron tantos muertos, ni tantas personas en un desalojo. Un desalojo  que desemboco  en un golpe parlamentario que derroco a un gobierno legal y legítimamente constituido. Existen sospechas suficientes de que la mafia ,  utilizando elementos del crimen organizado; con la complicidad de diversos actores de los partidos políticos y gremios empresariales fueron los que crearon las condiciones para perpetrar uno de los mayores crímenes políticos que recuerde la historia paraguaya, pero que también se encuentra unido a otros hechos oscuros que se han desarrollado en el pasado y también después de la caída del General Stroessner , y  que jamás fueron esclarecidos y mucho menos sus responsables castigados política y penalmente.

27601

Retomando el tema de la matanza de Portella della Ginestra, para  Marino “ ha habido en Italia una república oculta que, de diferentes maneras y tiempos, ha actuado en la sombra con los instrumentos de la corrupción, la mafia, la masonería y los servicios secretos ante una república manifiesta y oficial nacida de la Resistencia, una misteriosa república criminal opuesta a la de la experiencia  democrática.  En definitiva, una doble Italia,  o mejor –como ha escrito Franco De Felice(1989)- un doble Estado. Esa república, “ese doble Estado” hicieron su primer ensayo general el primero de mayo de 1947. “

La lección que podemos obtener de lo ocurrido en Curuguaty, es tomar conciencia que en forma similar a  Italia, aquí ha actuado ese poder oculto, que ha nacido ya hace décadas y se ha consolidado a finales del siglo XX; que utilizando las herramientas de la corrupción, el desprecio no solo al Estado de derecho , sino a la cultura de la legalidad, las fuerzas represivas como la policía, el crimen organizado,  han asesinado a personas inocentes, con el fin de generar un estado de miedo y confusión en la población paraguaya, responsabilizando falsamente al Gobierno de Lugo de estas muertes, propiciando como movida de ajedrez el  golpe parlamentario con el objetivo de defender la continuidad del sistema económico, social, y político vigente en el país, generadora de miseria, discriminación y exclusión de gran parte de los paraguayos .  Así como en la Sicilia Italiana en el Paraguay también existe un Doble Estado.  Por un lado contamos con el Estado formalmente constituido: el oficial, pero por el otro, tenemos el Estado-Mafia .

El hecho conocido como matanza de Portella della Ginestra sucedió de la siguiente forma: “  Cerca de tres mil personas, campesinos pobres de la provincia de Palermo, con sus mujeres y niños-reunidos en Portella della Ginestra, un valle soleado dominado por abruptas montañas a poca distancia de Piena dei Greci, celebraban el día del trabajo. Festejaban los primeros éxitos de sus luchas y la victoria electoral de las izquierdas en las elecciones regionales del 20 de abril . A las diez y media de la mañana, un zapatero de Piana, el secretario de la sección socialista local, tomo la palabra para el discurso oficial de la manifestación. Fue entonces cuando desde las montañas circundantes-pero, quizás también desde un sitio mucho más próximo, según ha supuesto el historiador Giuseppe Casarrubea –comenzaron a crepitar las ametralladoras. La multitud se agito aterrorizada y se disgrego en el desesperado intento de encontrar refugio. El fuego continuo implacable. Treinta y cuatro personas muertas y más de veintisiete heridos entre hombres, mujeres y niños, quedaron sobre el terreno, acribillados y desfigurados, a veces debajo de sus mulas agonizantes enjaezadas de fiesta, entre gemidos e imprecaciones”.

Sobre los autores de la matanza los comunistas dieron enseguida la indicación más razonable: habían sido los barones por mano de desconocidos ejecutores materiales, reclutados por la mafia. Las dudas al respecto no habrían servido más que para encubrir a los responsables, tanto más que algunos capos mafiosos locales ya habían lanzado, en la vigilia del primero de mayo, algunos inquietantes y sibilinos mensajes que habían sido desestimados. “Para los investigadores el trágico acontecimiento de Portella no quedo como un  episodio más. Es más , resulto evidente que la matanza solo había iniciado una ofensiva terrorista para la cual se intuía la existencia de un preciso plan político de carácter criminal que de una manera muy inquietante, parecía obedecer a las nítidas orientaciones anticomunistas emergidas en el marco nacional con la crisis del tercer gobierno de De Gasperi, preludio de la definitiva liquidación de la unidad antifascista : en la noche del 22 de junio de 1947 fue atacada con ráfagas de ametralladora , granadas de mano y cocteles molotov la sede de la sección comunista de Partinico. “

En Italia ,- así como en el Paraguay de la actualidad las autoridades políticas y judiciales tenían la tendencia de ocultar la verdad,  que con los años, se convertiría en una práctica corriente del poder: una “omerta” de Estado,  un silencio de Estado diría Michele Pantaleone, pero igualmente podría hablarse de una omerta clasista- , un tipo de comportamiento necesario para la construcción de un Estado secreto a la sombra del oficial.

En el Paraguay, también podríamos sostener que hubo un terrorismo de Estado o matanza de Estado donde la mafia actuó aprovechando su poder sobre el crimen organizado, con el apoyo internacional como las grandes transnacionales, incluso de potencias como los Estados Unidos, para derrocar a un gobierno democrático y con gran apoyo popular. Y esta condena de campesinos es solo una segunda parte de aquella conspiración de la mafia que recurrió al  asesinato para conservar sus grandes intereses económicos –financieros  y justificar el golpe de Estado parlamentario inconstitucional que saco a Lugo del poder ejecutivo en el 2012 para volver a los privilegios que ya tenían esta clase burguesa fraudulenta desde la época de Stroessner .

*Foto de Portada: www.anred.org

*Foto 2: www.carligonca.wordpress.com

*foto 3: www.po.org.ar