Home / Crimen organizado / LA PLAZA DE PABLO
Pablo

LA PLAZA DE PABLO

Por JOrge Figueredo

LA PLAZA DE PABLO

Por Jorge Figueredo- 21 de Octubre de 2015

La historia paraguaya, sudamericana y porque no decirlo mundial está llena de acontecimientos históricos: que dieron nombre a una plaza o que se desarrollaron en una plaza. También está llena de héroes cuyas hazañas o proezas dieron nombre a una plaza.
La gran manifestación pública del 16 de octubre del corriente año en Curuguaty para recordar un año del asesinato del periodista Pablo Medina y su asistente Antonia Almada por sicarios del narcotráfico al servicio de la mafia y para exigir justicia justamente fue realizada en una plaza. El espacio público denominado “Cap. Troche y sus 34 Curuguateños” en homenaje al joven curuguateño capitán Mauricio José Troche -uno de los próceres de la independencia- quien junto a un destacamento de 34 hombres hacía la guardia en el Cuartel de la Plaza de Asunción y que tuvo un decisivo papel para el triunfo de la revolución, ya que en momentos en que existió el mayor peligro de fracaso del levantamiento, tomo el mencionado Cuartel que constituía el principal centro de apoyo del gobierno español.
El denominado Marzo Paraguayo: los hechos ocurridos del 23 al 28 de marzo de 1999 luego del supuesto asesinato del Vicepresidente Luis María Argaña, donde fueron asesinados 8 jóvenes y hubo cientos de heridos se desarrolló en la plaza del Congreso y sirvió de fuente de inspiración para que el periodista y escritor Andrés Colman Gutiérrez escribiera la novela “El País en una Plaza. La novela del Marzo Paraguayo “.
La gran movilización ciudadana realizada el 18 de noviembre de 2014 en Asunción en repudio de la muerte de Pablo Medina, exigiendo justicia para él y todos los periodistas asesinados por la narco política fue realizada en la Plaza de la Democracia: que ha sido durante la democracia lugar de encuentro de diversas organizaciones sociales, civiles y políticas para pronunciarse contra la corrupción, exigir mayor calidad de la educación, acceso a la salud, y últimamente contra el crimen organizado y la mafia del narcotráfico.
El 16 de octubre del corriente año, durante la manifestación realizada en Curuguaty en memoria de Pablo Medina y Antonia Almada, exactamente a un año en que las balas asesinas de los mafiosos acabaron con la vida física de estos justos, la Junta Municipal de Curuguaty resolvió nominar a la plaza del barrio industrial con el nombre de Pablo Medina Velásquez, y grande fue la alegría de todos los periodistas antimafia presentes de Uruguay, Argentina y Paraguay, ya que recibimos de manos de los propios concejales la resolución y la leímos ante la concurrencia presente, constituyendo este acto en un hecho histórico.
Una plaza que se proyecta a ser emblemática en el futuro del Paraguay entre todas las plazas del mundo.
Una plaza que será testigo de grandes manifestaciones contra el crimen organizado y la mafia, encuentros, reuniones culturales, festividades históricas y religiosas.
Una plaza que estará imbuida por los ideales, pensamientos, y el espíritu de Pablo: periodista, humanista, ecologista, amante de la verdad, la justicia, la libertad y sobre todo del amor a la vida.
Esta no será un palacio de justicia de piedras muertas, un mausoleo inerte conteniendo huesos putrefactos. Esta plaza será siempre vital, activa, rodeada de una exuberante belleza natural, un símbolo de la lucha contra la mafia donde un mártir entrego la vida por la Justicia, por todos nosotros, por las futuras generaciones. Será la plaza de una nueva civilización que resurgirá de las cenizas de la vieja humanidad violenta, asesina y criminal. Será la plaza donde prevalecerá la justicia, la paz y el amor. Será la plaza de Pablo, un adelantado arquitecto de este nuevo mundo que él supo construir durante su vida aquí en la tierra con pasión, lucha, coraje , resistencia y sobre todo mucho amor