Home / Crimen organizado / LA TERCERA GUERRA MUNDIAL (PRIMERA PARTE)
tercerraguerra1

LA TERCERA GUERRA MUNDIAL (PRIMERA PARTE)

Por Sonia Cordella

LA TERCERA GUERRA MUNDIAL (PRIMERA PARTE)

Video y Galería Fotográfica
Por Sonia Cordella – 18 de Mayo de 2015

El fin del siglo norteamericano: ponencia de Giulietto Chiesa en la ciudad de Buja
Buja (Udine). Alrededor de 300 personas participaron en la conferencia organizada en Buja por el movimiento “Alternativa” de la región de Friuli Venezia Giulia y por la Asociación “Mandi Dal Cil” titulada “Ma la Russia è nemica dell’Europa?”(¿Rusia es enemiga de Europa?). “Todo el sistema informativo funciona para ocultarnos la verdad” comenzó afirmando el periodista Giulietto Chiesa al responder a la pregunta de la moderadora del evento, Margherita Furlan, dando como ejemplo la historia transmitida por la prensa y las televisiones sobre el atentado perpetrado en París contra la redacción del semanario “Charlie Hebdo” que habría sido tergiversada para hacer incrementar el gran odio occidental en contra del pueblo musulmán e iraní.
“Estamos al principio de la Tercera Guerra Mundial” declaró el periodista explicando que si se suman todas las señales, “ellas nos dicen que hay un plan”. Chiesa anunció a la atenta platea de la “Casa della gioventù” que en los próximos días todos seremos espectadores de una nueva guerra en el centro de Europa, en Macedonia.
“El domingo que viene habrá una gran manifestación en Skopje que reclamará la caídadel Gobierno de Skopje y su reemplazo. La semana pasada hubo una ofensiva militar de las fronteras de Macedonia a cargo de las tropas de Kosovo, del UCK, del Ejército de liberación nacional albanés, otra frontera candente es la de Moldavia y la otra es aquella con la Serbia” explicó Giulietto Chiesa citando una declaración del Gobierno albanés publicada por el periódico “New York Times” que dice así: “La presencia de Macedonia no tiene sentido y hay que pensar en una gran Albania”.
“Es un plan político bien preciso” siguió diciendo el periodista para explicar que el verdadero motivo nace del hecho de que los norteamericanos quieren impedir que el gas ruso llegue a Europa dejando de lado a Ucrania. Rusia está intentando tomar un desvío y lo encontró al ponerse de acuerdo con el Gobierno turco. El Gobierno turco le llevaría el gas a los albaneses y luego podría llevarlo a Grecia y desde allí lo haría llegar a Europa, pasando por Macedonia. La técnica es siempre la misma. Un golpe de Estado. El pueblo se levanta en contra del Gobierno declarando que éste no es democrático. El gobierno reaccionará, correrá un poco de sangre e inmediatamente después habrá un ataque militar desde el extranjero que intentará derrocar al Gobierno legítimo de Macedonia. “Durante todo un año se nos dijo que todo el pueblo de Ucrania se levantó en contra del dictador corrupto Yanukóvich, una historia que es absolutamente falsa” explicó aún el ex corresponsal del periódico “L’Unità” en Moscú.
“Todos contaban el cuento de que los Estados Unisos nos quieren contar y por lo tanto podremos ver a los corresponsales de nuestra prensa viajando a Skopje y nos dirán que el Gobierno de Macedonia está en contra del pueblo, el pueblo se levantará y democráticamente combatirá contra éste y todos aplaudirán”.

giulietto2

El conflicto mundial: Estados Unidos, Rusia, China
Por lo tanto habrá dos guerras en Europa, una en Ucrania y una en el centro de los Balcanes, de las cuales se desencadenará una Tercera Guerra Mundial que tendrá como campo de batalla a Europa. Pero ¿por qué? Vamos por orden. En apenas cien años de historia la población mundial se ha multiplicado siete veces.
“El Siglo XX fue el siglo norteamericano” afirmó además Giulietto Chiesa “todos nosotros nos hemos vuelto norteamericanos, en cuanto a que vivimos como norteamericanos, tenemos los valores norteamericanos, festejamos Halloween con los norteamericanos, todos vivimos en Facebook, tenemos teléfonos Iphone. Formamos parte de un mundo rico y opulento, de todos nosotros los norteamericanos son especialmente los más ricos, ellos son 300 millones y están convencidos de que el siglo XXI también será un siglo norteamericano. Pero ¿según vosotros es posible que 7.000 millones de personas puedan llegar a vivir con ese mismo nivel de vida?” Chiesa explicó que esto solo sería posible a través de una gigantesca guerra que imponga el poder de pocos sobre la gran mayoría.

Y este sería un primer punto de las causas de un conflicto mundial. El segundo: “1.400 millones de chinos no pueden convertirse en norteamericanos” siguió explicando el periodista “China tiene una cultura que cuenta con 4.000 años de historia, con un idioma enormemente potente, con una fuerza demográfica gigantesca, en este momento produce un millón de ingenieros por año ¿podemos pensar que los Estados Unidos puedan llegar a absorber a la China? Es algo imposible. Cuando dicen que el siglo XXI tiene que ser el de los norteamericanos cuantificaron los muertos y se dijeron: ¿Cuál es el primer adversario al que hay que derrotar? El primer adversario al que hay que derrotar se llama Rusia, porque es el único país del planeta que cuenta con las armas para detener a Norteamérica. Dentro de unos años China se convertirá en un país capaz de defenderse. En el año 2004 comenzó la ofensiva de los Estados Unidos de América en contra de Rusia. Mientras tanto ya han montado la guerra en Ucrania. Han intentado provocar una reacción pero Putin no es tonto y entonces no reaccionó. El principal objetivo es apoderarse de Ucrania y lograr que los misiles de la OTAN se acerquen unos 500 km. Hay tres minutos para decidir, es lo que demora un misil de mediano alcance en llegar de Kiev a Moscú y los rusos reaccionan y se preparan”.
Los ingresos de Rusia se vieron reducidos a causa de las sanciones que apuntan a ponerla de rodillas desde un punto de vista económico, también a causa de la rebaja del precio del petróleo que de cien dólares por barril pasó a cincuenta. “Ahora quieren provocar una revuelta en su interior, una llamada ‘revolución colorada’, derrocar a Putin, si fuera posible incluso llegar a matarlo y a reemplazarlo por uno de sus hombres”.
A ese punto Rusia caería y podría ser tomada sin necesidad de un combate. Pero aquí se encuentra el primer error, advirtió Chiesa destacando que Rusia no estará dispuesta a dejar que se apoderen de ella y que por lo tanto reaccionará. “¿Putin? A Putin hay que detenerlo. Dadnos los misiles nucleares, los apuntaremos hacia Moscú” amenazó el año pasado el ex Presidente polaco Lech Walesa. El partido popular europeo dice abiertamente que hay que organizarse para combatir contra Rusia. Eso significa guerra. Incluso recientemente el Papa ha advertido que estamos camino a una nueva Guerra Mundial. Pero si parte un misil que impacta en Rusia con un arma atómica en dos minutos nos encontraremos con misiles tanto en Italia, como en Francia y en toda Europa.
“El segundo país atacado será China. No lo digo solo yo” continuó explicando Chiesa “quedó escrito claramente en 1998, en un documento publicado por los neoconservadores norteamericanos que llevaba por título: ‘El proyecto del nuevo siglo norteamericano’ en el que decía: ‘En el año 2017 China se habrá convertido en el principal peligro para la seguridad de los Estados Unidos de América’. Ahora estamos en el 2015. La predicción era correcta, ahora China es más poderosa que los Estados Unidos de América. El único punto en el que todavía no es tan poderosa como EE.UU. es en cuanto a los misiles intercontinentales. Pero en el 2017 a China ya no se la podrá dominar. Es por ello que comienzan desde ahora. Están apurados. Los Estados Unidos se están moviendo a gran velocidad. La guerra en Ucrania demuestra la prisa en liquidar a Rusia antes de que sea demasiado tarde. Si llegara a estallar una guerra como aquella de la que estamos hablando serán muy pocos los que sobrevivan. Habrá un invierno nuclear en el planeta. No habrá comida. No habrá internet. No habrá luz. Las centrales atómicas explotarán. Sabemos que el destino del planeta está en nuestras manos. Tenemos que estar muy preocupados”. Una visión escalofriante, lejana de la vita soporífera de la gente que ignora las tramas que los hombres del poder tejen sin ningún tipo de escrúpulos.