LIBRE!

Por Karim El Sadi

LIBRE!

por Karim El Sadi – 29 de julio del 2018

 

Después de 8 meses de prisión, Ahed Tamimi, la niña palestina símbolo de la lucha contra la ocupación israelí finalmente fue liberada.

Esta mañana, luego de más de 200 días de detención, volvió a abrazar a su familia y a sus muchos seguidores. Ahed hizo sus primeras declaraciones a la prensa en su aldea de Nabi Saleh, justo enfrente de la casa de un mártir palestino. “Desde la casa de este mártir, digo que la resistencia continuará hasta que la ocupación haya sido eliminada” – comenzó Ahed – “Todos los prisioneros en la cárcel son fuertes, agradezco a todos los que me apoyaron mientras estuve encarcelada”.

Ahed Tamimi es conocida por su determinación en Palestina, porque ya a la pequeña edad de 9 años se puso al lado de sus hermanos, su madre Nariman y su padre Bassam (famoso activista de la primera intifada) contra la ocupación. Pero nunca su rostro había salido de las fronteras de Israel. Hasta el 19 de diciembre pasado, cuando el ejército israelí intentó ingresar a una propiedad de su familia para disparar contra los niños que jugaban en los alrededores de la casa. Junto a su madre, que filmó todo, intentó evitarlo de todas formas, hasta llegar a abofetear a un soldado que había entrado ilegalmente a su propiedad. El video del evento dio la vuelta al mundo. Un soldado israelí humillado de esa manera por una niña de sólo 16 años resultaba inadmisible. Israel no podía quedarse de manos cruzadas, por lo cual esa misma noche el ejército irrumpió en su casa para arrestarla a ella y a su madre. Su rostro se convirtió en viral y cientos de asociaciones en todo el mundo han comenzado a protestar por su liberación.

Ahed pasó alrededor de 8 meses en prisión, pero el encarcelamiento podría haber sido mucho más largo, porque los prisioneros palestinos antes de ser sometidos a juicio en un tribunal están sujetos a continuos aplazamientos del mismo. Un estado judicial llamado detención administrativa. Es decir, un estado al que los prisioneros palestinos son sometidos a la espera de ser procesados y juzgados, sin poder saber cuánto tiempo tendrán que cumplir sus condenas y sobre todo por qué motivo han sido arrestados. Espera que puede durar incluso años en ciertos casos, antes de que se proceda al juzgamiento. Lo mismo le sucedió a Ahed. Sin que pudiera conocer el motivo de su detención, pasaron varios meses durante los cuales se hablaba de 12 cargos en su contra por un período de prisión de hasta 10 años. Después de varios aplazamientos, en marzo pasado el tribunal se reunió a puertas cerradas, sin la presencia de la prensa y condenó a Ahed a un total de 8 meses de prisión.

Los motivos por los cuales la sentencia fue decididamente más ligera de lo que se suponía tuvieron que ver con la presión internacional que exigía la liberación y con la impasibilidad y el coraje demostrados por Ahed. Sí, porque durante su detención Ahed fue sometida a varios interrogatorios, uno de los cuales fue publicado en Internet. En el video la vemos sentada a una mesa mientras dos agentes de policía le hacen preguntas y la amenazan con arrestar a toda su familia si ella no habla. Ahed no se dejó intimidar y no dijo una palabra, respondiendo a los gritos de los agentes con una simple frase “Tengo derecho a no responder”. El juez se encontró entonces con que no tenía pruebas en la mayoría de los cargos de la acusación. Cediendo a la presión internacional decidió condenar a la niña a 8 meses. Mientras tanto en Palestina y en el mundo nacieron varias manifestaciones espontáneas en su apoyo. Ahed Tamimi hoy es libre nuevamente, pero Palestina ha sufrido grandes heridas en su ausencia. Donald Trump inauguró la embajada de Estados Unidos en Jerusalén reconociendo a la ciudad como capital de Israel y el pasado 19 de julio la Knesset (el parlamento israelí) aprobó una ley que define a Israel como “Estado-Nación judío”, creando oficialmente una especie de “Apartheid 2.0”.

La promesa

Ahed Tamimi es más que un ícono, o un símbolo, como lo demuestra la solidaridad de miles y miles de personas dentro y fuera de Palestina. Ahed Tamimi es un ejemplo de tenacidad, coraje y determinación. Ahed, que en árabe significa “promesa”, es solo una de los 350 menores detenidos ilegalmente en cárceles israelíes. Ejemplos como ella y Jannah Jihad, la periodista más joven del mundo y su amiga, son peligrosas para Israel porque representan el legado de la resistencia palestina. Para muchos, Ahed no es sólo una chica, sino una verdadera mujer, como Rosa Parks, la afroamericana que se negó a ceder el asiento a un hombre blanco. Pocos habrían tenido la fuerza para enfrentar a todo un país, pero ella lo hizo y ganó. Ahed es una heroína. Pero no porque tuvo el coraje de defender su hogar de un grupo de soldados, ni porque resistió 8 meses de prisión. Ahed, la Mujer Maravilla de Palestina, es una heroína porque hizo comprender al enemigo que un ideal no puede ser encarcelado.

Foto © Abbas Momani