Home / Información regional / LOS COLORES UNIDOS DEL TERROR
gendarmeria-buena-600x386

LOS COLORES UNIDOS DEL TERROR

Por Jose Guzman

LOS COLORES UNIDOS DEL TERROR

Crónica testimonial de la brutal represión al pueblo mapuche de Chubut, Argentina

Por José Guzmán-Enero 15 de 2017

Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él .El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo” Nelson Mandela.

El 10 de enero alrededor de las 7 de la mañana ,con la excusa de una orden de despejar las vías de la Tronchita (meses antes se había formado una mesa de diálogo entre las comunidades y el estado para tratar el tema del paso del tren ;y a fines de noviembre el Estado decidió disolver abruptamente este canal de diálogo sin ninguna propuesta) por parte del Juez Federal Otranto de Esquel ,la gendarmería aisló a Pu Lof en resistencia Cushamen cortando a 10 kilómetros alrededor, impidiendo el paso de las personas que quisieron acercar solidaridad y de las ambulancias .Con una fuerza de 300 gendarmes persiguieron a los integrantes del Lof ,destruyeron la ruka* golpeando a hombres mujeres y niños ,tomando detenidos que estuvieron desaparecidos durante varias horas .Y aunque miembros de la comunidad pudieron reconocer sus voces en la unidad de Esquel, las autoridades siguieron negando que estuvieran ahí.

A eso se sumó un operativo enviado por el Juez Colabelli de la provincia de Chubut que mando un operativo por un supuesto robo de ganado en horas de la tarde. Se llevaron ganado perteneciente a la comunidad de Vuelta del Rio, en un vehículo perteneciente a la estancia de Luciano Benetton, atacando con armas a las personas que fueron a recuperar sus reces.

El 11 de enero siendo las 20:20 horas y estando miembros de la comunidad detenidos en Esquel, y con movilizaciones en la ciudad para su liberación, se produce un nuevo ataque al detenerse una camioneta de fuerzas de artillería del ejército ,bajaron cerca de 20 efectivos armados y al grito de maten uno ,abrieron fuego contra las personas que quedaban en el lugar ; luego del enfrentamiento dos miembros de la comunidad tuvieron que ser trasladados hasta el hospital de Bolsón (un pueblo cercano distante unos 100 km) en autos particulares donde las fuerzas de la policía de Rio Negro se hicieron presentes con una enorme cantidad de efectivos.

Esa es la historia que sale en los medios, pero la historia de las personas que vivieron estos episodios de represión es aún más dolorosa. Los efectos del brutal operativo (el cual no poseía orden del Juzgado de allanar el lugar ni reprimir, solo para despejar las vías férreas e identificar a quienes se opusieran a ello) se encontraban latentes.

Entre las mujeres que estuvieron en ese momento nos encontramos con Mirta, que nos contó que entraron, los tiraron al suelo, les pegaron y se burlaban de ellos. Mirta nos mostró los golpes que tenía en los brazos y nos contaba: “mientras nos tenían en el suelo uno de los gendarmes me decía, decile a tus fuerzas (en referencia a los seres que ellos invocan para su protección en batalla) que te vengan a proteger ahora, y simulaba danzar un purrun mientras los chicos lloraban “ .

Luego, un Kona del Lof Resistencia Depto. Cushamen (vocero) relataba:”ayer tuvimos un weichan, un pequeño enfrentamiento con gendarmería aquí en el Lof en el cruce de ruta 40 y ruta al Maitén con una orden explícita del Juez Otranto de desocupar las vías del ferrocarril, un conflicto que ya lleva muchos meses de trayecto, donde hubieron mesas de diálogo en 2 oportunidades, en las cuales en la tercera y última se rompió. El Estado Provincial decidió romper la mesa y pidió la Judicialización de la gente de la Lof. Nosotros ya venimos hace 2 años, un año y un poco más. El 13 de marzo se cumplen 2 años del proceso de recuperación que venimos llamando a diferentes gentes del Gobierno o el Estado, que tengan poder de decisión para solucionar este conflicto político e histórico que hoy ya no está funcionando. Por lo tanto ellos se niegan a querer seguir conversando con nosotros”.

Después comenzó a relatar lo que paso ese día: “empiezan a bajar efectivos, eran más de 300, los cuales empiezan a entrar al territorio. Nosotros empezamos a hacer uso de la autodefensa. Venimos haciendo hace tiempo uso de la autodefensa, como derecho legítimo a defendernos a la Lof. Ellos empiezan a herirnos con balas de goma, de punta de goma, o de plomo. Seguro que van a decir de goma porque nunca tiran plomo…los cuales respondimos con piedras, se generó un enfrentamiento que duró 15 minutos porque eran mucha cantidad, en eso realizamos el repliegue y desde ahí fue como una cacería dentro del campo. Nos corrieron con caballos, gente a pie, nos tiraron de todos lados. Y nosotros con otros Kona nos tiramos al río y nos tiramos nadando. Corriendo serios peligros de ahogarnos logramos pasar. No fue así de nuestros 3 Peñi*i, dos de ellos no son parte de la Comunidad pero están en este momento apoyando, acompañando el proceso de recuperación. De lo que hemos sabido se fueron muy golpeados.”

Gendarmería hizo una vez más abuso de autoridad. Ellos ahora están encerrados bajo en la Unidad 14 e incomunicados. Esto es lo que les puedo ofrecer de lo que yo viví, de la experiencia. Pero lo que hay que resaltar de nuevo, de nuestras mujeres mapuches. Nuestras lamien con su fuerza de zomoii* pudieron aguantar una vez más en territorio, todos en conjunto. Nosotros en el monte y ellas ahí en la casa tratando de resguardar a los niños que también golpearon, golpearon a las lamien* nos rompieron todo abajo. Entonces esto se tiene que denunciar, la persecución política e ideológica a la Comunidad, del Pueblo Nación Mapuche, una vez más hacer cargo al Estado Provincial y Nacional, al Sr. Otranto por los hechos que estuvieron pasando aquí. Si vamos a llamar a la gente a acompañar, tienen que entender que nuestro proceso de reivindicación territorial y este proceso como mapuche es una lucha milenaria de muchos años, y que el Estado no ha brindado ningún tipo de solución más que la represión y la persecución y eso tienen que volver a cambiar. Nosotros estamos dispuestos a cambiar esa forma que nos han impuesto a vivir, que nos han puesto para crecer también y volver a recuperar el territorio para volver a ser mapuches de vuelta. Si a ellos les parece un delito volver al ser mapuches y no tener la autoridad y la capacidad de solucionar los conflictos ya no corre por cuenta nuestra, sino por cuenta de ellos. Ellos ya han hablado en muchos convenios, han hablado de la boca para afuera, en sus discursos. En eso que tampoco han sido consecuentes con lo que están diciendo. Por eso nosotros aquí vamos a seguir haciendo uso de la autodefensa, a seguir reivindicando nuestra gente, nuestro territorio. Vamos a seguir luchando por cambiar este sistema en el que nos han impuesto vivir. Vamos a seguir luchando por liberar todo el territorio de la Nación Mapuche, para mejorar la calidad de vida nuestra gente y volver a ser libres en algún momento.“

Hablaron también las mujeres, que habían soportado nuevamente la violencia y resguardado a los niños en las rukas*. En la voz de Aylin reconocimos la fortaleza de su espíritu: “Soy parte de la Comunidad, vivo aquí con mi hijo Lautaro de 6 años. Estábamos con mis lamien, donde estaba también mi hermano chiquito, y otros nenes más, eran 4. Nosotros a las 7 am nos dimos cuenta que había caído Gendarmería, subimos todas las lamien, excepto una lamieniii que quedó abajo con los niños cuidándolos en una casita. En un momento cuando nos dimos cuenta que no íbamos a poder sacarlos, ni impedir que entren, nosotras las mamás corrimos a quedarnos con ellos, trabamos la puerta, porque corrían atrás nuestro. Nosotros metimos a los nenes, trabamos la puerta con la mesa, estuvieron ahí rodearon toda la casa. Tratamos de cerrar las ventanas de tapar con algo. Los nenes estaban muy asustados. Mi hijo ya pasó por esto un par de veces y era como que le había agarrado un ataque de llanto. Los otros nenes también tenían un poco de miedo pero tenían un poco más de fuerza, uno se sorprende de que les tengan… y uno entiende el porqué de la bronca hacia ellos no? Aguantamos ahí adentro. Tuvimos la suerte de que arriba de la puerta justo teníamos señal y nos comunicamos con la gente de afuera, pero también sabíamos que estábamos totalmente rodeados y que si no hubiera existido el teléfono nadie se enteraba de nada. Estuvieron ahí, no sé, unas dos horas, ahí adentro, cuando se acerca un hombre a hablar con una de nosotras. Yo hable con él y me dijo que lo único que venían a hacer es sacar las cosas que habían en la vía para que pase la Trochita. Entonces yo le dije que no entendía porque si era lo que venían a hacer nos tenían ahí rodeadas y porque perseguían a los chicos, y nos dijo “porque nos habían tirado piedras”. Eran alrededor de 300 personas, nuestros lamien eran 5. No se mide la fuerza que ellos tenían, los corrieron en caballos y demás. Y tenían orden también de identificar toda la gente que estaba ahí adentro. Yo le dije que no tenía porque, porque era mi casa, yo no tengo porque permitirle que alguien me pida mis datos cuando estoy en mi casa. Si ellos tenían orden de pasar por las vías, podrían haber sacado todo lo que estaba en las vías para que pase su famosa Trochita y ya estaba. Pensamos que se iban a ir. Empezaron a prepararse como para subir y en un momento empezaron a romper la puerta, metimos a los nenes arriba de una cama y nosotras aguantamos ahí un poco, y bueno nos golpearon porque nos empujaron contra la puerta y la pared, y cuando nos dimos cuenta ya no solo habían roto la puerta, sino que todo el resto que estaba rodeando la casa. Habían roto las paredes, otros entraron por las ventanas. Entonces metimos a los nenes en un lugar y nos pusimos adelante. En ese momento vos como mamá no vas a dejar que les hagan eso, a parte los ves, el llanto, ves todo . Nosotras agarramos nos pusimos en frente, defendimos a nuestros hijos , los primeros que entraron son gendarmes hombres, que nos agarraron a palazos, que nos tiraban con matafuegos, nos apagaron el fuego de la ruka que teníamos para que estemos calentitos. Nos tiraron con el matafuego para que nos ahoguemos, y la verdad que nos defendimos. No sé de dónde sacamos fuerzas y les dimos con lo que encontramos también. Pero no es lo mismo nuestra fuerza con la de ellos. Ahí se metieron las mujeres, las gendarmes y nos empezaron a sacar. A mi me agarraron entre tres, nos arrastraron. Aa las lamien las tiraron en el piso. Había una lamien que tenía su nene a upa, entró un gendarme y se ve ya la había fichado, porque le había dicho algo, la agarró de los pelos y la sacó para afuera y le dijo “eso te pasa por boluda” la saco con su nene de 3 años , la sacaron, la sacaron a mi hermana también, la golpearon por todos lados, nos esposaron enseguida mientras los nenes adentro lloraban. Había una sola lamien que se había quedado adentro con ellos y no la esposaron al principio, porque era demasiado… los nenes gritaban. A nosotras nos tiraron afuera, sacaron a una nena que se ve que pensaron que era grande y la habían querido esposar, la tiraron para atrás la separaron de su mamá. Cuando nos dimos cuenta que no estaba, la empezamos a llamar y la soltaron, los quisieron consolar con un caramelo… y los nenes lloraban. Se acercaron a nosotras cuando estábamos tiradas afuera. Nos golpearon, se subieron dos arriba mío, porque uno no sabe si dejar que te golpeen o salir corriendo y agarrar a tu hijo, no sé. No sabes que hacer. Mi hermanito lloraba porque la veía ahí a mi hermana tirada en el piso. En un momento ellos dejan que se acercan a nosotras, y como que empiezan a querer hablarles, no sé, para que los nenes piensen, no estamos haciendo nada malo, nada más tenemos a tu mamá tirada en el piso. Mi hijo lo único que preguntaba era cuando me iban a sacar las esposas y me abrazaba. Ahí nos tuvieron no sé cuánto tiempo, una hora habrá sido. Después se quejaban si queríamos ir al baño, porque queríamos ir al baño, que no te podrías acercar a los otros nenes, que si algún nene quería ir al baño querían ir ellos, cuando sabemos bien todas las porquerías que se mandan cuando se llevan a tus hijos, y cuando ya se la mandaron una anterior vez que en los allanamientos que hicieron. Ellos se reían de nosotros, nos pisaban las cosas, volvieron a pisar algo que para nosotros es importante. Mi hijo se puso a tocar el Kultrún (instrumento sagrado de percusión) y uno se burlaba bailando… igual le debe haber salido de la sangre, porque su sangre le tira. Y bueno, en un momento se acerca otra vez este hombre, porque había llegado un abogado, se acerca el que estaba a cargo de esos que nunca habían aparecido porque se ve que tenía a unos inferiores que dirigían todo, se acercó él y dijo que nosotros habíamos complicado todo, porque ellos nada más querían pasar. Ahí nos sacan las esposas porque les dijeron que no entendían porque nos tenían así, y supuestamente la orden de ellos era identificarnos, nos preguntarnos si nos queríamos identificar, les dijimos que no. Agarraron sus cosas y se fueron. Después de todo lo que rompieron, después de todo lo que hicieron, después de todo lo que les hicieron a los nenes, y que después a los nenes no se lo borras. Porque uno puede tener bronca ahora, pero ellos después, están acá adentro, mi hijo vive acá adentro, y ve un patrullero pasar por ahí afuera y sale corriendo para abajo y no tiene porque. Este es su lugar, es su casa. Entonces no podemos permitir que hagan eso, pero no tuvimos la fuerza capaz, porque éramos pocos, porque no sé cuántas veces nos sacaron, no sé cuántos eran ellos en comparación de nosotros, pero no nos van a sacar”

El Kona nos continua relatando luego de hablar con Aylin: “quiero advertirles al Sr. Otranto, y el Estado Provincial y Nacional igual, que si nos quieren sacar de este territorio nos van a sacar muertos, porque ya les hemos dicho y les vamos a seguir diciendo que nosotros hoy estamos luchando por el territorio y ellos ya lo saben. Nosotros, de la única forma que nos vamos a ir de este territorio, nos van a tener que sacar en un cajón, vivos no vamos a salir. Si nos quieren golpear, nos quieren masacrar y atropellar, que vengan que acá nosotros nos vamos a parar hasta que el día que pongan una resistencia. Porque esos perros de azul que pasan por ahí adelante, que amedrentan a nuestra gente, nunca son capaces de dar una solución a nosotros, porque el Estado no tiene la capacidad ni tampoco tiene la voluntad de solucionar este conflicto. ¿Qué conflicto van a solucionar aquí, si Benetton puede más que el Estado? ¿Si todos los grandes latifundistas, los grandes empresarios pueden más que el Estado? ¿Qué solución le damos a todo esto? Ni siquiera se lo pusieron a pensar, usted Presidente, Gobernador, usted que tanto habla de su policía, ahí está masacrando a los chicos, hostigándolos, golpeándolos, a mujeres… ¿acaso usted no tuvo mamá, una hermana una sobrina? Ojalá que algún día el Gobernador venga aquí, se pare y se ponga a conversar con nosotros, porque ese Sr habla únicamente por su medios hegemónicos, racistas , amarillistas que tiene el maldito Estado y lo único que hace es tratar de criminalizar nuestra lucha digna que tenemos día a día como pueblo. Hoy somos un pueblo, no somos una Comunidad, CurráMapu como decimos. Somos un pueblo que se está levantando y está buscando su liberación Nacional, mediante el control territorial ¿Porque? Porque el winka*iv nos sacó todo el territorio, nos despojó, nos hacinó en los barrios, nos hacinó en los peores territorios, y hoy, que recuperamos un pedazo de tierras productivas, nos reprimen, nos quieren seguir reprimiendo, nos quieren seguir hostigando. Pero que sepan, que los Kona y los Weichafe de CurráMapu no les tenemos miedo a la policía, no les tenemos miedo a su fuerza represiva. Nosotros sabemos dialogar. ¿Quieren hablar de política? Hablamos de política todo lo que quieran ¿quieren que les demos una mano para solucionar el conflicto? Que vengan y se sienten aquí gentes que realmente tengan poder de decisión, no unos cachivaches como el de la Trochita, no unos cachivaches como los jueces que son unos cachivaches, que lo único que hacen es criminalizar la lucha, porque no tienen ni siquiera una excusa para criminalizar la lucha. La arman, la buscan, hacen montajes y así nos criminalizan a nosotros como pueblo y así nos van a seguir reprimiendo, y así nos van a seguir hostigando, pero nosotros, quiero que sepan, que no le tenemos miedo a eso. Nosotros no le tenemos miedo porque nuestra ideología y nuestra fuerza con el legado que nosotros hemos recibido de nuestros ancestros, es mucho más fuerte. Es mucho más fuerte que sus fuerzas policiales, que sus fuerzas represivas, que sus fuerzas de judicialización. Es mucho más fuerte que eso. Nosotros nos vamos a parar acá, hasta que consigamos lo que queremos, que es la autonomía y la liberación de nuestro territorio para volver a ser mapuches.”

Las rukas se volverán a construir con el tiempo. Los medios y los políticos llegaron tarde como siempre. Pero el llanto de niños y mujeres, como resultado de la violencia ejercida en el lugar, ya no tenía marcha atrás. Ese llanto se vivió. Ese llanto existió.

*Ruka: casa

*Peñi: hermano mapuche

*Zomo: mujer mapuche

* Lamien: hermano

* Winca: hombre blanco, término que atribuyeron a los usurpadores, los que les robaron sus tierras.

*Foto de Portada: www.ierp.org.ar

i

ii

iii

iv.