Home / Internacionales / MAFIA-POLITICA-MASACRES: DI MATTEO Y LODATO EXPLICAN LA “VERDAD INCÓMODA”
mafiapoltapa

MAFIA-POLITICA-MASACRES: DI MATTEO Y LODATO EXPLICAN LA “VERDAD INCÓMODA”

Por Aaron Petinari

MAFIA-POLITICA-MASACRES:

DI MATTEO Y LODATO EXPLICAN LA “VERDAD INCÓMODA”

“Así se compromete la democracia”

por Aaron Pettinari – Foto y video completo – 7 de noviembre del 2017

“En Italia, la mafia existe desde hace más de un siglo y medio y es quizás el único fenómeno criminal en el mundo con una vida tan larga. No cuesta mucho entender que si ha podido sobrevivir tanto tiempo y todavía estamos hablando de ella en el 2017, es porque ha tenido y continúa teniendo complicidades y relaciones con poderes de diferente naturaleza y con vínculos muy cercanos, como el poder político, el criminal económico, el financiero, el religioso y sobre todo el poder criminal oculto”. El análisis lógico de Saverio Lodato, editorialista de este titular, se centra inmediatamente en el nudo no resuelto de nuestro país. Un nudo que atraviesa la historia pasando por acontecimientos trágicos como las masacres de Capaci y Via d’Amelio. Atentados que llevaron a la muerte de Giovanni Falcone, Francesca Morvillo, Paolo Borsellino y los agentes de escolta Antonio Montinaro, Rocco Dicillo y Vito Schifani, Agostino Catalano, Emanuela Loi, Vincenzo Li Muli, Walter Eddie Cosina y Claudio Traina, hechos en los que aún hoy muchas preguntas siguen sin respuesta. La cuestión es que el periodista se dirige sin vacilaciones al Fiscal Nacional Antimafia Nino Di Matteo, un hombre que se ha pasado la vida buscando la verdad. Los muchos presentes en el aula 400 de la Universidad de Pavia, en la reunión organizada por el Observatorio Antimafia de Pavia, por la Comisión Permanente de Estudiantes de la Universidad de Pavia -ACERSAT de la Coordinación por el Derecho a Estudiar -, UDU Pavia y Radio Aut para la XIII edición de “Mafia, Legalidad e Instituciones”, 2017, dedicada a la memoria del Prof. Grevi (cuyo recuerdo fue confiado a las palabras del Profesor Paolo Ranon), escuchan atentamente. La pregunta es simple. “¿Quién mató a los jueces que el mundo nos envidiaba? ¿Por qué, después de 25 años de las masacres, Italia no ha podido dar una respuesta?”. La razón, tal vez, se pueda comprender escuchando la intervención del magistrado más custodiado de Italia, sentenciado a muerte directamente por Totò Riina, comprometido junto a Vittorio Teresi, Francesco Del Bene y Roberto Tartaglia, en un proceso clave como es el de la tratativa Estado- mafia. “Las mafias -dice Di Matteo- representan una mentalidad que está impregnando el tejido social de nuestro país y constituye uno de los factores contaminantes de nuestra democracia. No es sólo una cuestión de delincuencia común, que simplemente involucra asesinos, extorsionadores o causantes de estragos. Hay mucho más. En particular, la mafia siciliana tiene en su ADN la capacidad de crear, mantener e implementar a lo largo del tiempo una relación con los poderes oficiales. Es por eso que se ha mantenido durante 150 años”. Según el fiscal en los últimos años, “la palabra mafia ha desaparecido en gran medida de la agenda política de los gobiernos que se han sucedido en la dirección de nuestro país. Y esto es grave si se considera que el sistema de la mafia mata la igualdad de los ciudadanos ante la ley, mata las libertades individuales, el derecho a la salud, el estudio, las leyes comerciales y la libertad de elección”.

Di Matteo, durante su discurso y citando las sentencias, recuerda cómo la mafia “tiene una relación apical con un político que ha sido siete veces Presidente del Consejo (el senador Giulio Andreotti). Un sujeto que tuvo entrevistas directas tanto antes como después del asesinato de Piersanti Mattarella“. Luego cita la sentencia de Dell’Utri, con una condena definitiva de siete años por concurso externo, por la cual “el ex senador fue sentenciado por servir de enlace entre los líderes de algunas de las familias mafiosas palermitanas y el entonces empresario Silvio Berlusconi. Un pacto que fue estipulado en 1974 y que ha sido respetado mutuamente al menos hasta 1992. Hechos que se quiere hacer olvidar a los ciudadanos”.

Atentados: no fue sólo la mafia

Hablando de las masacres el fiscal palermitano enfatiza que “con respecto a los de Capaci y Via d’Amelio no es cierto que no se sepa nada. Hay una serie de condenas a prisión perpetua que se han dictado por esos crímenes y hasta la fecha se han reconstruido muchas de las formas en que se han organizado y ejecutado. Sin embargo, surgieron claramente algunos elementos de prueba que señalan que aquellos hombres condenados a cadena perpetua, que pertenece a la élite de la mafia, han sido de alguna manera inspirados o ayudados en el diseño, en la organización e incluso en la ejecución de las masacres por hombres que no eran de Cosa Nostra.  Porque no podemos contentarnos con verdades parciales. Una verdad parcial sigue siendo una verdad negada, y desde aquí se debe volver a empezar. Es incorrecto e inmoral que el Estado considere las páginas de las masacres de 1992-1993 y otros crímenes como páginas cerradas, dignas de ser archivadas permanentemente porque se encontraron varios ejecutores materiales”.

El ejemplo de Pio La Torre y Piersanti Mattarella

“¿Cuál puede ser la esperanza de llegar a ciertas verdades si no se remueve al menos parte de la política? ¿Cuáles son las posibilidades de no reencontrarse después de treinta años aún hablando de una mafia que no ha sido derrocada?”, preguntó Saverio Lodato con claridad. La respuesta es igualmente seria y motivada: “La política tiene un papel principal en la lucha contra la mafia. Ejemplos como el de Pio La Torre y Piersanti Mattarella son emblemáticos de un compromiso en primera línea. Pio La Torre, en el informe en minoría de la Comisión Antimafia de 1976, habló de sujetos como Ciancimino, Lima y Gioia, quienes ya habían coludido con Riina, no solo con  hipótesis de sospechas, sino citando hechos y pruebas. Y eso fue antes incluso de que esos nombres aparecieran en informes policiales”.

“Hoy, continúa, cuando hay una investigación que toca un nivel alto, medio o incluso bajo, y hay un exponente político que tiene componendas con grupos de la mafia, las reacciones son de dos tipos. El partido político al que pertenece el sujeto habla de conspiración e instrumentalización política. Los otros, por su parte, dicen ‘hay que esperar la sentencia definitiva del Poder Judicial’. Así es como se delega al Poder Judicial lo que debería ser una responsabilidad propia, es decir, el reconocimiento de la responsabilidad política de ciertos comportamientos”. Un tema, este último, analizado a lo largo de los años por figuras como Paolo Borsellino. “Hoy, agrega Di Matteo, a menudo no es suficiente con la sentencia definitiva para tomar distancia”. Una vez más, se cita el ejemplo de la sentencia de Dell’Utri. Entonces, fueron puestas en evidencia aquellas normativas que son necesarias para hacer frente al crimen organizado, así como a la corrupción desenfrenada. “En muchos casos, recuerda el magistrado, incluso cuando se acredita un hecho de corrupción, interviene la prescripción que permite una impunidad sustancial que es una ofensa para los ciudadanos honestos”.

El tema de la “tratativa”

Di Matteo no evita las preguntas, incluso las más “resbaladizas” sobre la tratativa Estado-mafia, un juicio que, como ha señalado Lodato “es un proceso que a muchos no les gusta porque se refiere a las relaciones entre la mafia y el Estado, en el que se ha imputado a líderes de la mafia, hombres de la política y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley”. “¿Cómo se llegó a la conclusión de que detrás de la sombra de la masacre había habido una tratativa?”, pregunta el autor de “Cuarenta años de mafia”. Di Matteo no responde directamente a la pregunta, pero explica que algunos miembros de la cúpula que después se convirtieron en arrepentidos, como Giovanni Brusca o Salvatore Cancemi “recordaron cómo entre Capaci y Via d’Amelio Riina estaba radiante porque el Estado se había ‘venido abajo’. Sin entrar en detalles de cada uno de los imputados quiero recordar lo que está escrito en las sentencias definitivas como la de la Corte Penal de Florencia, que estableció que ‘sin duda, la tratativa existió y no fue Cosa Nostra a buscar al Estado, sino que fue el Estado quien fue a buscar a Cosa Nostra’. No es correcto entonces suponer que del proceso de Palermo depende la reconstrucción que ya se ha realizado en otros juicios”.mafiapol 

Recuerda el fiscal que “si el Estado busca a la mafia de alguna manera la legitima. Se ha escrito en varias sentencias que ha quedado muy claro que las masacres de alguna forma dieron sus frutos. Lo mismo puede decirse de las bombas de 1993”. Di Matteo también recuerda los ataques que se han sufrido durante el juicio de parte de todos los sectores políticos. Un enfrentamiento que culminó cuando el ex presidente de la República, Giorgio Napolitano, planteó un conflicto de atribuciones sin precedentes con la Fiscalía de Palermo por el bien conocido caso de intercepción telefónica con el entonces investigado Nicola Mancino. “No consideramos que las intercepciones fueran relevantes”, recuerda el fiscal nacional antimafia, “y con orgullo, me gustaría recordar que ninguna sílaba ha aparecido nunca de esas intercepciones, ni de nuestra parte ni de los oficiales de la policía judicial que las escucharon”.

Es Saverio Lodato quien recuerda que “si bien esas intercepciones fueron destruidas, otras, como las habidas entre el señor Nicola Mancino y el consejero del Quirinale Loris D’Ambrosio se publicaron en los periódicos. Y en uno de estos, el vicepresidente de CSM dice claramente que ‘Mancino se quedará con la vela en la mano, pero solo con la vela en la mano no quiere quedarse’. Específicamente, desde el momento en que surgieron ciertas intercepciones, Napolitano no ha sentido la necesidad de poner a disposición de los jueces y el público las llamadas telefónicas que le conciernen“.

Las palabras de Graviano

Otro tema desarrollado es el de las intercepciones en la cárcel de las conversaciones entre Giuseppe Graviano y la dama de compañía Umberto Adinolfi. Registros que llevaron a la Fiscalía de Florencia a reabrir la investigación sobre Silvio Berlusconi y Marcello Dell’Utri como mandantes externos o autores intelectuales de las masacres. “Hemos estado transmitiendo esas intercepciones hace seis meses -dice Di Matteo- no hay ninguna relación con las elecciones políticas de hoy como alguien ha sostenido. Frente a todo lo que sucedió en esos años con las masacres, creo que es necesario recorrer todo el camino”.

Las elecciones en Sicilia

Durante su intervención Di Matteo dijo también que “me amarga, como siciliano, que el 53% de mis conciudadanos no fuera a votar, porque no representa solo la desconfianza en los candidatos, o tal vez por el tema de las listas limpias, sino que también destaca una resignación al aceptar la situación de que quien me gobierna no importa. Es la posición de aquellos que no creen en la posibilidad del cambio. Y si no se cree en esta posibilidad, si se pierde la capacidad de indignarse y participar activamente ¿en qué país nos convertimos? Y finalmente, dirigiéndose a los jóvenes, concluye: “A esta sociedad no le gusta comprometerse para cambiar incluso en los temas de la política. La desconexión de la política es posible que entregue a la misma en manos de aquellos que solo lo hacen por interés o especulación. Si recuperásemos la Constitución con miras a su aplicación, finalmente creo que el país avanzará hacia períodos más positivos.

Foto © ACFB

ARTICOLI CORRELATI

”25 anni alla ricerca di una scomoda verità”

Nino Di Matteo, e il giornalismo a quattro zampe

25 anni fa, Giovanni Falcone; oggi Nino Di Matteo

Attentato a Di Matteo: chi e perché vuole uccidere il pm di Palermo

Via d’Amelio: Scarantino e quel depistaggio di Stato

I libri di Saverio Lodato

La mafia ha vinto, le rivelazioni di Buscetta a Saverio Lodato