Home / Internacionales / MANTENGÁMONOS DERECHOS…HUMANOS
derrech

MANTENGÁMONOS DERECHOS…HUMANOS

Por Karim El Sadi

 

MANTENGÁMONOS DERECHOS…HUMANOS

A mis pares en la jornada de los derechos humanos

Por Karim El Sadi – 10 de Diciembre de 2016

Hoy es 10 de diciembre y para nosotros los jóvenes es un día como cualquier otro. Escuela, casa y luego a salir porque hoy es sábado y para nosotros es el día más lindo de la semana, es cuando dejamos de lado nuestras preocupaciones (si así podemos llamarlas) para tener algo de libertad. ¡Esta noche salimos, vamos, libres! Pero antes de salir ¿por qué no hacemos una cosa, por qué no desbloqueamos el teléfono celular, abrimos google y vemos qué encontramos en los resultados de la búsqueda si ponemos la fecha actual, 10 de diciembre? Bien. Hoy no solo faltan 15 días para Navidad, hay algo más. Y sí, porque la de hoy es la jornada mundial de los derechos humanos. No lo sabíais ¿o sí? Pues sí lo es, un día como hoy de hace 68 años, en París se firmó la Declaración de los Derechos Humanos. Es decir un código ético que tiene una importancia histórica fundamental: de hecho fue el primer documento que dejó por escrito universalmente (por lo tanto en todas las épocas históricas y en todas partes del mundo) cuáles eran los derechos que le correspondían al ser humano. La Carta, que nació sobre todo por las millones de muertes causadas por la Segunda Guerra Mundial, es fruto de la toma de conciencia de otros millones de personas que decidieron dar un paso al frente en el futuro, tratando de no repetir los errores cometidos en el pasado.

Después de este flashback querría hacer algunas preguntas. ¿Hoy en día se respetan verdaderamente esos 30 artículos escritos en su interior? Y dejando de lado la enorme cantidad de conflictos ocurridos luego de aquel 10 de diciembre de 1948 ¿hoy 10 de diciembre de 2016 se sigue hablando de guerra y de muerte? En fin, diría que sí. Hoy se habla, y mucho, de guerra, hablan los periódicos, las televisiones, las radios, los social network. Todos hablan de ella. Pero ¿por qué? ¿Por qué después de ese acuerdo y de los posteriores, en el mundo se sigue muriendo a causa de las bombas? Hoy hay 424 conflictos bélicos en curso, desde Méjico a Venezuela, desde Mali a Nigeria, desde Palestina a Siria, cada día hay personas inocentes que mueren. Chicos y chicas que no pueden salir los sábados por la noche a la “avenida” o al “boulevard” porque si salen de sus casas corren el riesgo de no poder regresar. En una escena política y comercial en la

que la corrupción y la connivencia parecen ser la forma más fácil y veloz de tener éxito. Y en un mundo en el que hasta el Papa ha dicho que está a las puertas de un tercer conflicto mundial ¿cómo poder creer que podemos llegar a progresar? La verdad es que lamentablemente nuestros “viejos” nos han dejado un mundo en ruinas y nosotros, los jóvenes, nosotros, el futuro, lo aceptamos tal y como es, haciendo poco y nada por cambiarlo. Quizás porque estamos “congelados” como en el “Mannequin challenge” una de las modas inútiles de este 2016. O quizás porque para nosotros está bien así, porque nos gusta. Vivimos en una Italia en la que además de haber despedido a Renzi está por despedir este año que termina.

Claramente ha sido un año memorable, pero sobre todo por los récords alcanzados. Ha sido el año de los terremotos, el año con más muertos en el mar, el año de los Presidentes xenófobos y de los atentados terroristas. Si no fuera por Facebook que en cambio nos recuerda, a través de un video de su autoría, las fotos y los momentos compartidos con nuestros amigos en este año, el 2016 se desvanecería como Beppe Grillo en los adoquines de las calles de Roma… Entonces chicos, antes de “salir a ordenar la cena” (hacernos valer) esta noche pensad que tenemos el deber de hacer algo. Pensad que hoy, especialmente, tenemos que orar por quienes corren el riesgo de morir de un momento a otro. Es más no, no os pongáis a rezar, las oraciones no sirven para nada. Si los altos cargos del Vaticano rezan por los sirios, el ISIS no dejará de degollarlos mañana. Entonces leamos, informémonos, actuemos. No nos dejemos engañar, o aplastar. Por favor ¡Mantengámonos Derechos… Humanos!