Home / Información regional / MARÍA VICTORIA MOYANO ARTIGAS SOBREVIVIO AL PLAN CONDOR Y LUCHA POR EL JUICIO Y EL CASTIGO DE LOS CULPABLES
moyanotapa

MARÍA VICTORIA MOYANO ARTIGAS SOBREVIVIO AL PLAN CONDOR Y LUCHA POR EL JUICIO Y EL CASTIGO DE LOS CULPABLES

Por Jean Georges Almendras

                                              MARÍA VICTORIA MOYANO ARTIGAS

   SOBREVIVIO AL PLAN CONDOR Y LUCHA  POR EL JUICIO Y EL  CASTIGO DE LOS CULPABLES

Por Jean Georges Almendras. Enviado especial a Buenos Aires-Febrero 2017

                                                                            *Firma: petitorio por el fallo del Tribunal de Roma

 

Niño, mi niño,  vendrás en primavera te traeré.

Gurisito mío, lugar de madreselvas te daré.

Y aunque nazcas pobre, te traigo también: se precisan niños para amanecer

 

A comienzos del año 70, el cantautor uruguayo Daniel Viglietti lanzó esta muy revolucionaria y popular canción: “Gurisito”.  La cantábamos todos en Montevideo mucho antes de que en la madrugada del 27 de junio de l973 los militares, con la ayuda de políticos serviles,  fracturaran nuestra democracia. Cinco años después del golpe militar en el Uruguay,  la cantaba también una joven uruguaya estudiante de medicina, que se encontraba embarazada y recluida en un centro clandestino de la dictadura argentina, conocido como el “Pozo de Banfield”, ubicado en la intersección de las calles Siciliano y Vernet, a dos cuadras de la Av. 10 de Setiembre de 1861, llamado “Camino Negro”, partido de Lomas de Zamora, en la Provincia de Buenos Aires: un edificio de tres plantas, de unos 25 metros de frente, por 20 de fondo, donde en la planta baja funcionaba la oficina del jefe, y había una sala de torturas y otras dependencias; donde en la planta superior (o primer piso) habían calabozos, oficinas, comedor y casino de personal, cocinas y baños; y donde en la planta siguiente (o segundo piso) habían calabozos y un baño. Esa joven uruguaya (con un embarazo prácticamente a término)  que cantaba “Gurisito”  en un calabozo del segundo piso del siniestro edificio, era María Asunción  Artigas (“Mary”), nacida en Montevideo, en el barrio La Teja, el 26 de marzo de 1951.

Dos testigos de su vida de encierro, tres décadas después, contaron al cineasta Carlos Asseph  que “Mary” cantaba diariamente la canción de Viglietti, con un optimismo admirable  a pesar del sufrimiento del encierro y de la incertidumbre sobre su vida y la del hijo que llevaba en sus entrañas. También relataron que “Mary” la cantaba con la particularidad de que  hacía un cambio en el texto original:

Gurisito mío, lugar de madreselvas te daré

Y aunque nazcas “preso”, te traigo también: se precisan niños para amanecer…

 Los dos testigos también contaron al cineasta Asseph:  que un hombre visitó a Mary en su encierro e hizo que se le dieran vitaminas; que los carceleros prestaban una especial atención a Mary (como si su objetivo fuera el de  preservar a la criatura por nacer); que en el mediodía muy frío del 25 de agosto de ese año 78 llegó el momento del parto de Mary; que el guardia de turno fue alertado de la premura de la situación por los pocos prisioneros que allí estaban; que Mary fue trasladada a la planta baja del edificio; que todos en el sector de los calabozos llegaron a escuchar  el grito de Mary dando a luz; que los guardias subieron y les dijeron que había nacido una beba; que solo ocho horas después del parto los represores dejaron subir a Mary a los calabozos del segundo piso, con una sábana  ensangrentada y con un frasquito de “espadol”( un desinfectante de la época), pero sin su beba; que Mary les contó que sus captores la dejaron estar con su recién nacida unas ocho horas y que pese a que se lo habían prohibido, ella decidió darle de mamar; que Mary les contó que en esas ocho horas disfrutó mucho mirando dormir a su beba , percibiendo que sus orejitas eran las de su compañero Fredy, su papá, y que la beba se sobresaltaba  de a ratos en sus brazos; y que ya entrada la noche de ese 25 de agosto sus captores entraron a donde se había producido el parto y diciéndole que su hija iba a una casa cuna se la arrebataron envuelta en el gamulán de un hombre que vestía una especie de guardapolvo blanco; y que nunca más supo de su hija, mientras estuvo prisionera en los calabozos del Pozo de Banfield.

 De acuerdo a los testigos entrevistados por el equipo del cineasta argentino Asseph, realizador del documental “El Robo”(*) María Asunción Artigas: “Mary”, habría permanecido en los calabozos de Banfield hasta el 12 de octubre de 1978. Se estima que ese día  fue trasladada con paradero desconocido, hasta nuestros días. Su pareja, y padre de la beba nacida en cautiverio, Alfredo Moyano: “Fredy”, nacido en  Buenos Aires el 1ero de 1956, llegó a estar con ella en el Pozo de Banfield hasta el día 16 de mayo, día en el que se concretó un masivo traslado de prisioneros, ignorándose su actual paradero.moyano1

 

La beba que nació en cautiverio, es decir, la hija de Mary y Fredy, y que se llama María Victoria Moyano Artigas, y hoy tiene 39 años es una avanzada estudiante de abogacía, que vive en Buenos Aires con su esposo y su hija adolescente;  y fue recuperada por la Justicia y por sus abuelos biológicos, el 30 de diciembre de l987.

 Aquel ser nacido en cautiverio, en aquel dramático mes de agosto de 1978 fue literalmente separado de su madre y derivado a la casa del hermano de un comisario. Y desde ese momento, se llamó Victoria, de apellido Penna. Sorprendentemente sus captores mantuvieron el mismo nombre que le había sido dado por su madre. Su padre “adoptivo” fue Victor Penna, un empleado textil, y su madre “adoptiva” fue María Elena Mauriño. El médico Jorge Héctor Vidal fue quien firmó un certificado de nacimiento, obviamente falso y en consecuencia, una vez recuperada María Victoria Moyano, debió enfrentarse con  la justicia.moyano2

La historia de María Asunción Artigas, de su compañero Alfredo Moyano y de la hija de ambos: María Victoria Moyano Artigas, nacida en cautiverio y sobreviviente de los represores de los años del terrorismo de Estado,  es una de las tantas historias de la lucha contra las dictaduras argentina y uruguaya. Es una de las tantas historias que forman parte del grueso de las víctimas del Plan Cóndor: miles de desaparecidos  con miles de familiares suyos,  que hoy deben soportar, todavía, los efectos de una impunidad lacerante y denigrante. Esa impunidad que nunca perdió terreno desde hace más de cuarenta años, porque aún muchos responsables de los atropellos cometidos, caminan entre nosotros, como si nada hubiera pasado.

La historia de María Asunción Artigas, de su compañero Alfredo Moyano y de la hija de ambos: María Victoria Moyano Artigas, difícilmente puede pasar inadvertida. ¿Por qué? Pues porque aquella beba nacida en cautiverio, hoy una mujer valerosa y con una gran conciencia de la lucha que lleva adelante para derribar ese  repugnante muro de la impunidad, honra  con su tenacidad y sus valores, la vida de lucha de sus padres.

Sus padres se conocieron en Montevideo en los años sesenta. Mary estudiaba medicina y Fredy era un obrero de la construcción. Primero militaron junto al MLN y después, siempre comprometidos con las luchas sindicales y estudiantiles, de Montevideo, militaron en la ROE (Resistencia Obrero Estudiantil) vinculándose igualmente al GAU (Grupos de Acción Unificadora) y a otros grupos de izquierda cuando se trasladaron a la Argentina; y por lo tanto, fueron víctimas de la feroz persecución practicada por las fuerzas represivas, en particular por miembros del FUSNA (de Uruguay, siendo su principal perseguidor, el militar de la marina uruguaya, Jorge Néstor Trócoli, apoyado por Nino Gavazzo,  otro militar en similar tarea) y por personal de la ESMA, de Argentina. moyano3

En ese contexto histórico, ya en democracia, salió a la luz pública un hecho en extremo valioso para la  hija de ambos, es decir para María Victoria Moyano Artigas. Un hecho que tuvo como protagonistas a sus padres. Un hecho que María Victoria Moyano, recién lo  conocería bastantes años después: ocurre que sus padres, tras el golpe de Estado en el Uruguay, participaron de múltiples movilizaciones y especialmente de una muy mediática y  muy combativa, que tuvo lugar en la principal avenida de Montevideo, a las cinco de la tarde del día 9 de julio de 1973. A trece días del golpe militar se convocó al pueblo y a los grupos militantes a una manifestación relámpago sobre la avenida 18 de julio. Y a ella fueron, junto a otros compañeros de lucha, Mary y Fredy. Hubo registros gráficos de esa manifestación, que fue todo un éxito como protesta y resistencia a los golpistas. Y en los registros gráficos, en una filmación, aunque por pocos segundos, aparece María Asunción  Artigas, la madre de María Victoria, junto a dos compañeras. El hecho más valioso, es que un buen día María Victoria Artigas llegó a ver los registros gráficos de esa manifestación y allí sobrevino la sorpresa: reconoció a su madre, militante y combativa, abrazada de otras compañeras en la marcha sobre la avenida 18 de julio, en los minutos previos a la represión que luego se desató. Fue para ella muy removedor: verla en movimiento y  en lucha. Verla viva, apenas cinco años antes de ser recluida en el Pozo de Banfield. Apenas cinco años antes de darla a la vida en un frío  calabozo de su lugar de encierro.

Y ese encierro suyo y el de su padre tuvo su  fase embrionaria cuando la pareja se radicó en la localidad de Berazategui, en la provincia de Buenos Aires, cuando el Plan Cóndor estaba en plena vigencia. Cuando el Cóndor mortal sobrevolaba sobre la urbe bonaerense, a la caza de militantes sin importar sexo  y sin excluir a las mujeres embarazadas. Fue así que apenas cinco días después de la navidad del 77, el día 30 de diciembre, los padres de María Victoria Moyano Artigas fueron secuestrados por un grupo de tareas, integrado por militares argentinos y uruguayos. Mary, ya  llevaba en sus entrañas a María Victoria Moyano Artigas.

moyano4

En el mes de octubre del 2013, el periodista Luis Rómboli de La Diaria (de Montevideo) entrevistó a María Victoria Moyano Artigas en oportunidad de su visita al Uruguay para su participación en un Foro contra la Impunidad, organizado por la Agrupación Universitaria Tesis XI de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Educación, de la Universidad de la República y el Centro de Profesionales de los Derechos Humanos de Argentina.

A Rómboli, María Victoria le dijo: Me llegaron noticias y denuncias de lo que estaba pasando en Uruguay y, pese a que vivo en Argentina. Entiendo que hay una lucha contra la impunidad que es conjunta, allá, acá y en toda Latinoamérica, donde fue aplicado el Plan Cóndor. Hace pocos días me enteré, por medio de distintas investigaciones, que mis padres desaparecieron en Uruguay y no en Argentina. Es decir que después de mi nacimiento en el Pozo de Banfield y de mi apropiación, mi madre habría sido trasladada al Uruguay nuevamente, y entonces la desaparición se produjo en este país. Vamos a tener que pelear con que ahora los crímenes de lesa humanidad son prescriptibles, pero voy a llegar hasta las últimas consecuencias.  Voy a iniciar una causa judicial en Uruguay. A mí nadie me va a convencer de que no puedo enjuiciar y encarcelar a los asesinos de mis padres. Convengamos que estamos en una situación difícil después de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia, pero hay que redoblar esfuerzos, y si es necesario llegar hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Acá seguimos reconstruyendo todo lo que pasó, con el esfuerzo de las víctimas. Tengo 35 años y recién me vengo a enterar de que mis padres desaparecieron en Uruguay. No pude iniciar ninguna acción porque no lo sabía. El problema es que somos nosotros mismos los que tenemos que buscar los datos, porque el Estado no hace nada. Hay que comparar las fechas de los traslados de la Fuerza Aérea con las fechas en las que mis padres fueron sacados del Pozo de Banfield y armar los probables recorridos”.

Cuando Luis Rómboli le pregunto sobre cuáles serían las acciones para cambiar la situación actual, tomando en cuenta que en Uruguay hubo dos consultas populares en las que no se consiguieron las mayorías para eliminar la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, María Victoria contestó:” Hay que desarrollar organizaciones independientes del Estado y de todos los gobiernos, así uno puede decir lo que le parece sin ningún compromiso con nadie. Después, confío en la movilización de la gente. El plebiscito no me pareció un mecanismo que estuviera bien. No tengo por qué consultarle al resto de la sociedad si puedo meter presos a quienes asesinaron a mis padres. ¿Quién le consulta eso a otra persona? Y mucho menos en un plebiscito en el que votan los propios torturadores y asesinos, con el mismo derecho que una persona como las madres, los ex presos y los que fueron torturados. Ése no es el mecanismo adecuado. No es justo. Confío en que uno se puede organizar con otras personas para dar una pelea conjunta y en que hay que movilizarse. Por eso vine a Uruguay, porque lo que se está buscando es aislar a ciertos grupos independientes y que la movilización sea cada vez menor, porque si protesto puedo caer preso. La gente movilizada, además, puede incidir también en las instancias judiciales como en Argentina, donde las Madres y las organizaciones sociales y sindicales apoyaron los procesos judiciales con manifestaciones permanentes”     moyano5

Los padres de María Victoria Moyano no pudieron sobrevivir al Cóndor, pero ella sí. Y no solo pudo sobrevivir. Sino que además, hoy, ella misma madre de una adolescente de 14  años, es una militante independiente que busca tenazmente el castigo de los culpables de la desaparición de sus padres y de los padres de muchos menores, porque no concibe que la impunidad siga campeando y no concibe que en el país de su madre, Uruguay, se siga amparando a los responsables de torturas, desapariciones y muertes, con leyes y con dilaciones –orientadas e impuestas desde el sistema político- para ubicar cuerpos enterrados en cuarteles y para llevar a los juzgados penales a los muchos militares implicados en actos de violación  de los derechos humanos, en tiempos previos , durante y después de la dictadura, siendo las víctimas, exclusivamente los hombres y  las mujeres que pensaban diferente o que tenían ideas revolucionarias.

“Mis padres y toda esa generación no solo eran buenos chicos, no solo tenían buenas intenciones, sino que tenían un proyecto político para cambiar la sociedad de raíz” declaró una vez María Victoria Moyano  a la prensa argentina, y no estaba ni está equivocada en ese pensamiento, en ese concepto, en esa idea. Una idea que se transforma en una premisa, en una meta, para ésta generación. Un pensamiento que compartimos absolutamente.moyano6

 María Victoria Moyano Artigas, en el mes de noviembre del año 2015 viajó a Roma en ocasión del  juicio  sobre el Plan Cóndor, cuyo polémico fallo fue dado a conocer, dos años después,  el 17 de enero del 2017. A propósito de esta su presencia en Roma, oportunamente en  “La izquierda Diario” se informó: “Victoria Moyano Artigas testificó en la mañana del jueves (26 de noviembre de 2015) en la causa del Plan Cóndor en Roma. En dicho proceso ya han declarado otros familiares como Valentín Enseñat (hijo del detenido desaparecido en Buenos Aires, Miguel Ángel Río Casas), Sara Méndez (ex presa política en la dictadura y madre de Simón Riquelo, que le había sido robado en la dictadura por los militares y que recuperó su identidad en los últimos años), Dardo Artigas (hermano de María Asunción Artigas y tío de Victoria) y testigos como el periodista Roger Rodríguez y la exfiscal uruguaya Mirtha Guianze. Esta causa incluye al militar de la Armada Uruguaya Jorge Troccoli que reside en Italia y es uno de los imputados. Los testimonios sobre la participación de las armadas uruguaya y argentina en la represión de los 70, en ambas orillas del Plata, tomó especial relevancia en esta causa por la detención y el procesamiento del militar retirado de la Marina uruguaya Jorge Troccoli en el país europeo. En particular por el operativo represivo de los años 1977 y 1978, llevados a cabo por el Fusna (de la Marina uruguaya) y la ESMA (de la Marina argentina), que tuvo como objetivo atacar y eliminar a militantes de los GAU (Grupos de Acción Unificadora) y otras organizaciones de izquierda uruguaya, que estaban exiliados en Argentina. Operativo que finalizó con la desaparición de la mayoría de los militantes, luego de su traslado clandestino hacia Uruguay .Los padres de Victoria, María Asunción Artigas y Alfredo Moyano, que eran militantes relacionados con los GAU y refugiados políticos, fueron secuestrados y desaparecidos justamente en ese período”.

María Victoria Moyano Artigas testificó en el juicio de Roma, como querellante, presentando su conocimiento sobre los hechos. En tal sentido (y no olvidemos que ella nació en cautiverio en un centro clandestino) declaró sobre el plan de robo de bebés nacidos en la clandestinidad, mencionando la forma en que las fuerzas represivas uruguayas, en coordinación con las argentinas, visitaban los centros clandestinos donde había detenidos ciudadanos uruguayos, dejando entrever que todo esto puede ser perfectamente ratificado por numerosos testigos.

María Victoria fue muy firme en sostener, por aquellos días (tal lo consignado en “La izquierda Diario”) que “lamentablemente en Uruguay no se puede avanzar en las investigaciones, porque el Estado Uruguayo no investigada nada sobre estos temas”.

Y también agregó, en declaraciones a los medios (sobre el hecho de que por primera vez el Estado uruguayo no acompaña a un testigo de la causa de la audiencia) :”no me sorprende que no se hagan presentes cuando la que declara soy yo”. Y casi enseguida fue muy crítica sobre un editorial del diario argentino La Nación, en el que se reivindicaba a los genocidas, se revivía la teoría de que hubo guerra y se llamó  a los juicios venganza. María Victoria repudió enérgicamente ese editorial y  dijo que los trabajadores del diario La Nación lo rechazaron, y en tal sentido declaró:”afortunadamente los trabajadores mostraron su solidaridad de clase, con miles de desaparecidos

Pero además, tal como se consigna en “La Izquierda Diario”, María Victoria (nieta recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo) reforzó su denuncia al Estado y el régimen político uruguayo: “desde el Pacto del Club Naval se han encargado de proteger a los represores y sobre todo las instituciones (que forman parte del mismo Estado, como las Fuerzas Armadas) responsables de los crímenes cometidos. Manteniendo la impunidad desde esa época hasta ahora e incumpliendo la normativa internacional a partir de las resoluciones surgidas del caso Gelman. Con instrumentos como la Ley de impunidad (Caducidad) usada para garantizar este estado de cosas y que más allá del juzgamiento simbólico de algunos militares en los últimos años, siguen vigentes las trabas legales y políticas para avanzar en los juicios y conocer el destino final de los detenidos desaparecidos”

 

Niño, niñito, el hombrecito nuevo llegará.

Gurisito feo, ñatita de glicina, él tendrá.

Y mientras él crezca crecerá también, el lugar de todos, será para bien.

 

Niño, mi niño, tu niño y aquel niño, todos van.

Rueda, que te rueda, hacia la vida nueva, llegarán.

Cada niño un poco, todos tomarán de la misma leche  y del mismo pan.

 

Viernes 17 de febrero del 2017. Provincia de Buenos Aires. Con el colega Mattias Guffanti encontramos a María Victoria Moyano Artigas en el bar-restaurante “Victoria Urquiza” ubicado en la esquina de las calles Triunvirato y Los Incas.

María Victoria Moyano Artigas, es una mujer de aspecto frágil, pero de una fortaleza  increíble, que se advierte no solo por su forma de hablar sino por el contenido de sus conceptos, de sus ideas, de sus respuestas. María Victoria Moyano Artigas es portadora de una historia de vida en extremo dura, pero también (y precisamente por su vida misma) constituye un testimonio viviente de lo que hizo el terrorismo de Estado en los años setenta en el Río de la Plata y en otras zonas de América Latina. María Victoria Moyano Artigas nos habló  de su vida, de su lucha actual por borrar de un plumazo  toda la impunidad imperante en ambas orillas, de su indignación  por el  fallo del Tribunal de Roma, de su  indignación por las expresiones del Vicepresidente uruguayo Raúl Sendic a quien llegó a increpar en Roma y de todo lo que puede sentir una mujer que sobrevivió al Plan Cóndor, dejando atrás a una madre desesperada (aunque en apariencia optimista y con mucha entereza) por el destino de su beba. Una beba a la que llegó a amamantar. Una beba a la que pudo observar su sueño, si acaso por ocho horas. Una beba a la que trasmitió su espíritu revolucionario. Una beba que lleva en su sangre, los valores de sus padres. Padres que están desaparecidos. Padres que no dudaron en amarse y en convivir juntos para seguir juntos la lucha a la que se habían plegado, junto a otros muchos jóvenes de esa generación que a brazo partido ( y acosta de su propia vida) enarbolaban “un proyecto político para cambiar la sociedad de raíz” .Padres que no dudaron en traerla al mundo. A un mundo sudamericano que lamentablemente estaba siendo sobrevolado por el Cóndor del imperio y del terror.

María Victoria Moyano Artigas está entre nosotros. Y en ella están sus padres.

María Victoria Moyano Artigas, que además es descendiente de nuestro prócer José Gervasio Artigas está entre nosotros. Y en ella están otros compañeros de lucha

En ella, también están todos los bebes (los nietos) que sobrevivieron al Cóndor del terror. Esos bebés, hoy ya adultos, muchos de los cuales están aun silenciados por la impunidad  y en consecuencia sin recuperar su identidad, lo que constituye un hecho grave para un país que se jacta de estar viviendo en una democracia republicana. ¿Democracia republicana?

María Victoria Moyano Artigas está entre nosotros, como una más de tantos, señalando con el dedo las negligencias del poder y las complicidades del poder político, con quienes sembraron la muerte y la tortura, formando parte del terrorismo de Estado.

María Victoria Moyano Artigas nos habla con la franqueza  y con la fuerza de una revolucionaria  íntegra.

 

-¿Cuál es tu visión del fallo de Roma, cuál es la lectura que haces?

 

-Con respecto a la sentencia, me parece una sentencia que lo que tiene de positivo es que se reconoce al plan Cóndor, ahora, es grave lo que pasó ante la situación de Uruguay que se reconoce solamente, como condena, a un ex canciller (Juan Carlos Blanco) que está muy bien, pero  todos los militares quedan impunes. Entonces de acuerdo a como está la cuestión en Uruguay y como está la relación justicia-militares me parece que corresponde a una realidad que hay en Uruguay que es de impunidad. Nosotros siempre fuimos y vamos a todos los tribunales internacionales que sean necesarios porque buscamos verdad y justicia, entonces, que queden todos los militares absueltos como que es muy preocupante. Igual no está dicha la última palabra. Nosotros vamos a apelar, los fundamentos no los tenemos, nos tienen que dar las motivaciones primero, pero es verdad que por los mismos motivos por los cuales se les absuelve a los militares uruguayos, son por lo que se los condena al personal político del resto de los países. Los condenados de Perú, los condenados de Chile, los condenados de Bolivia, no fueron exactamente los brazos ejecutores,  pero tienen  la responsabilidad política ante el plan criminal, que en última instancia, o sea concretamente, quien apretó el gatillo o quien torturó en un marco así es secundario, porque hay que pensar las responsabilidades. Además, con esos fundamentos se los condena a los demás y se los absuelve a los uruguayos. Eso es muy preocupante para mí.moyano7

-¿A qué atribuyes esa situación, falta de información que tuvo el tribunal, una mala actuación que tuvo el abogado uruguayo representando al estado uruguayo, intereses manipulados dentro del Uruguay?¿Qué piensas?

 

-Yo puedo hacer conjeturas porque honestamente los abogados dicen que desde el punto de vista jurídico, es insostenible. Italia viene de la experiencia de la condena a los nazi- fascistas, donde no se puede pensar un homicidio en los términos de un delito común, si no tienes que pensar como un delito de lesa humanidad y todo lo que conlleva. Desde el punto de vista jurídico parece que habría un problema, desde el punto de vista del abogado uruguayo la verdad que no tengo ni idea. Todo el mundo está diciendo que el abogado uruguayo actuó mal, que probablemente haya sido así. Porque incluso mis abogados me están pidiendo determinadas fallas para incorporar a la causa y además, yo también sé que el abogado uruguayo no actuó solo con completa autonomía, o sea responde a lo que el Estado uruguayo quiso hacer. El abogado uruguayo responde a su cliente que es el Estado uruguayo. Entonces si hubo negligencia por parte del abogado, no creo que haya sido una decisión o una ubicación descolgada de la intención política, que hubo en el Uruguay.

 

 

-¿En razón de los dichos que tuviste para con Raúl Sendic, el vicepresidente uruguayo, piensas que hay alguna motivación interna dentro del Estado uruguayo, para que las cosas no sean como deben ser? No solamente para perjudicar dentro del tribunal del fallo del plan Cóndor en Roma, sino por ejemplo para la liberación de información en el Uruguay, tomando en cuenta que hay solo cinco cuerpos hallados, y pocos militares y policías detenidos. Después hay una omertá, un silencio. ¿Crees que hay algo no claro y algo entorpecedor dentro del Estado uruguayo?

-Yo creo que el Estado uruguayo durante todos estos años en sus distintos gobiernos, ha actuado para mantener la impunidad en el país. Uruguay es un lugar donde desde el punto de vista legislativo y político es un escándalo lo que pasa. ¿Entonces, cual es el interés? Yo tengo que remontarme a la historia, o sea, el Uruguay salió de la dictadura con una transición acordada con los militares, de amnistía y una transición que fue acordada con todas las fuerzas políticas, Partido Colorado, el Frente Amplio, los Blancos, todos. Entonces son consecuentes con ese pacto para mí, y por eso estamos a esta altura en esta situación. Es escandalosa la situación de Uruguay.  Tenemos que salir a condenar en otros tribunales porque el Uruguay no condena y no podemos decir que hay condenas en Uruguay, cuando hay una docena de militares presos, todavía con privilegios. O sea, es escandaloso. Es una vergüenza lo que está pasando. Es escandaloso saber que un militar como Gavazo ha sido identificado por cualquier cantidad de presos políticos, familiares, mi familia personalmente.  Ha perseguido a mi familia. Ha ido a mi casa sistemáticamente en Uruguay, hasta en la Argentina. Pero no somos los únicos, muchísima gente, y el hombre está en una casa en la playa con prisión domiciliaria y cobrando una jubilación de privilegio, comparada con cualquier uruguayo.  No puede cobrar aunque haya trabajado toda su vida. Es una situación escandalosa la del Uruguay y no alcanza con hacer lindas menciones, ni con hacer medidas de comisión que después no van a ningún lado. Acá hay que investigar. Nosotros las victimas tenemos que acceder a esos archivos, tenemos que poder acceder. Es nuestro derecho acceder a esa información y no nos dan esa información. Hay un montón de archivos por todos lados que nadie investiga profundamente. Incluso ahora esto, que esta la comisión investigadora del parlamento por ejemplo. Van a estudiar el espionaje desde los gobiernos constitucionales en adelante. Los archivos Castiglioni, son desde el 70 al 2015. Entonces se quiere estudiar de manera fragmentada. Tengo mucha confianza que con nuestra lucha  vamos a avanzar. Yo no espero nada, ni del Frente Amplio ni del abogado uruguayo. Realmente nunca lo espere.

 

-Cuéntame tu historia personal, particular,  la historia de tus padres. Tu nacimiento Tu historia en sí, a partir de la persecución hacia tus padres.

– Mis padres comenzaron su militancia en Uruguay. Los dos vivían en Uruguay. Mi madre era una joven estudiante de medicina en un barrio obrero, la familia era de La Teja, mi abuelo era obrero de Ancap. Una familia muy humilde, muy trabajadora, y bueno, todas esas condiciones se transformaron en militancia política de toda la familia. Mi padre era más joven, también vivía en Uruguay, estaba en la secundaria y bueno previo a la dictadura ya había habido en Uruguay detenciones, empezaban las detenciones y todo esto que te contaba. Gavazo mismo fue a mi casa en La Teja. Primero se llevó a mis tres tíos. Son cuatro hermanos, uno tenía ocho y al de ocho por suerte no se lo llevo a ningún lugar pero a los otros tres se los llevo detenidos. Se quedaban dos, se quedaba uno y así sistemáticamente. Entonces cuando comienza la dictadura uruguaya mis padres deciden casarse y refugiarse en la Argentina como refugiados. Continúan su militancia acá. Pero ellos allá eran militantes de la ROE (Resistencia Obrera Estudiantil) y continúan su militancia acá con los GAU y bueno el 30 de  diciembre de 1977, son capturados en el domicilio de Berazategui y bueno llevados a lo que se conoce acá en el Argentina como el circuito Camps. Es un circuito represivo de distintos centros clandestinos donde actuaba esencialmente el ejército y la policía bonaerense. Y bueno mi madre queda embarazada de mí. No estaba con seguridad porque tenía poco tiempo de embarazo, así que ella desarrolla todo su embarazo en el pozo de Banfield. Después de haber estado en San Justo, en el pozo de Quilmes. El pozo de Banfield es la maternidad clandestina de ese circuito. Y bueno me tuvo a mí en agosto y a las pocas horas de haber nacido, a las ocho horas de nacida me apropia quien sería el jefe de la brigada de San Justo y me regala a su cuñado y su hermana. Que son la familia que me cría hasta mis nueve años, que me encuentran las abuelas de plaza de mayo y yo logro restituir mi identidad. Esto fue también en diciembre del 87. Bueno, y a partir de ahí viví con mis abuelas y bueno hasta acá.moyano8

– ¿Volviste al lazo-vínculo familiar?

Voy a vivir unos años a Montevideo y casi a los dieciséis años vuelvo para Buenos Aires y me quedo viviendo acá.

 

-¿Y qué actividad haces ahora?¿Cuéntame de tu familia?

– Vivo con mi compañero, tengo una hija de catorce años, estudio, trabajo, estoy por recibirme de abogada y soy una militante por los derechos humanos y también soy una militante de izquierda acá en Argentina. Es una militancia del PTS que estamos dentro del frente de izquierda, y bueno eso es lo que hago y a lo que me dedico. Peleo hasta el día de hoy por el juicio y castigo a los culpables.

 

-¿Te resulta chocante que el gobierno de la izquierda en Uruguay, precisamente no haya ido en contra de esa impunidad para aclarar los hechos?.

-Por supuesto que es escandaloso. Sí, me molesta. Es escandaloso y lo más escandaloso fue cuando tuvimos que salir a contar todos nosotros los dichos de Mujica diciendo que había que dejar a los pobres viejitos en libertad porque estaban muy viejitos, que habían perdido una guerra. Es su problema y su posición pero que lo diga como presidente de un Estado, para nosotros fue terrible. Los escuchaba a mis tíos que fueron parte de su organización. Fuimos tan traicionados. Eso nos pareció gravísimo. Y después, igual yo siempre tuve mi posición independiente ante la pelea por los derechos humanos. El Frente Amplio firmó un pacto de impunidad a la salida de la dictadura. Entonces, a partir de ahí mi lucha. A partir de enterarme de ese hecho histórico mi lucha es independiente. Me molesta porque no se puede hacer demagogia con lo que fue una historia muy dolorosa, no solo a nivel de Uruguay, sino a nivel continental. O sea me parece que ha sido una utilización de nuestro dolor y de nuestra lucha para hacer marketing político, para finalmente terminar traicionándonos a todos

.

-¿Te molesta más por haber nacido en cautiverio, te molesta más por eso?¿Te molesta porque lo viviste en carne propia?

– No. No me molesta por mí. Me molesta por mis padres, por mi familia. Por sus compañeros. Me molesta por todos. No por mí.

 

-¿Te fortalece haber vivido esa experiencia?

– A mí me fortalece. Me fortalece ver a Sendic en Italia y decirle que diga la verdad y que él no nos representa. Porque estábamos todos ahí. Porque en el Uruguay no hay justicia, a mí me fortalece. Las cosas hay que llamarlas por su nombre y a veces cuesta mucho llamarlas por su nombre. Para mí fue muy importante. Como me pasa en la Argentina las cosas hay que llamarlas como son y por su nombre. En Uruguay hay impunidad. Te doy un dato que también lo he dicho públicamente. A un sector de hijos nos declararon ciudadanos ilustres en Uruguay, ¿Por qué? ¿Por ser hijos de desaparecidos? Yo en ese momento dije: “yo no soy ilustre, ilustre son mis padres que dieron su vida por su ideal”. Nos declaran ciudadanos ilustres y después no podemos hacer juicios, ¿Por qué?.Porque hay miles de vericuetos que tienes que sortear, y aspectos burocráticos e información que no te dan. Es una hipocresía total. Es perverso, te diría.

 

– ¿Cómo te cae la marcha del silencio en Uruguay, desde hace ya unos veinte años?

 – Mira yo de acuerdo con que todos los años haya una manifestación pública, porque eso va construyendo algo y va expresando también esa pelea que tienen los familiares en Uruguay. Después, hay una cuestión, que yo no la haría en silencio, yo gritaría, cantaría, denunciaría, yo no la haría en silencio. Pero bueno, es una metodología que la eligieron las madres.

 

– ¿Pero, no será hora de cambiar?

– Y yo creo que sí.

 

 – ¿Capaz una marcha semana a semana  ?

– Yo creo que ahora hay que hacer una marcha inmediatamente, si vos me preguntas, después de lo que fue el fallo en Roma, para mí en Uruguay habría que hacer. Las organizaciones tendrían que convocar una marcha a la Corte Suprema de Justicia uruguaya. Que además, cuando se quiso hacer la movilización. Cuando entraron a la Corte los pobres compañeros quedaron procesados. Yo tuve que ir a Uruguay porque me invitaron a un Foro. Los pobres compañeros procesados por ir a cuestionar la Corte. Pero yo creo que habría que hacer una marcha inmediatamente como repudio a esto y también como posicionamiento de decir: “Acá estamos y tenemos más fuerza”.

 

-¿Hay un petitorio de firmas repudiando el fallo del tribunal de Roma?

-Estamos impulsado el petitorio como una cosa un poco más internacional y como algo para presentar en el expediente y que el tribunal también vea, no solo la estrategia jurídica y nuestra fortaleza jurídica -que está y la tenemos- sino además el repudio de sectores de la sociedad latinoamericana. Pero no es suficiente un petitorio, habría que hacer una movilización. Es verdad y muy interesante. Por ejemplo, mi primo en Uruguay que es casi representante de la familia –porque yo viajo pero vivo en la Argentina- su padre vive en Italia, el otro tío mío está exiliado en Suecia, la madre está desaparecida. Estamos desperdigados en el mundo. Pero siempre charlamos con él, y él está tratando de coordinar si algunas organizaciones convocan a una movilización, es el momento. No se puede esperar hasta mayo la marcha del silencio, hay que dar respuestas más rápidas a la situación.

 

– Resumiendo Victoria. Más allá de estas propuestas y de estas ideas que son claras. ¿Qué les dirías a los militares y a los policías involucrados que eventualmente vayan a leer esta nota?

– A mis abuelas y familiares les decían: “Nosotros no les vamos a dar a sus nietos, porque ustedes criaron subversivos, entonces ustedes no saben educar”. A mí lo que más me gusta es ese desafío de decirle: “NO HAN VENCIDO”, que hay una generación que sigue, que los hilos de continuidad no se rompieron, y que están quienes continuamos con esa lucha de nuestros padres. Además vamos a pelear por ese juicio y castigo que va a llevar a la cárcel a ellos, por asesinos, por  torturadores y por apropiadores de niños. moyano9

-¿Tu compañero y tu hija te apoyan y tú cuentas con ellos, en esta lucha?

Por supuesto, mi hija empieza a hacer sus primeras experiencias como una joven de secundaria y cumple con un roll. Viene con toda esta historia. Lo supo toda su vida y mi compañero es un compañero de militancia. Es abogado de los trabajadores, fue abogado de los grandes conflictos obreros. Así que somos militantes. Es una familia que ha mantenido de alguna manera esto que te dije antes. Ha mantenido la lucha..

 

-¿Qué opinión tienes con respecto a Macri, en todo este contexto del cual estamos hablando?

Yo opino que Macri es un tipo que desde que asumió, sabíamos que iba a gobernar para algunos intereses. De hecho nosotros la llamamos la Ceocracia, porque puso en su gobierno a todos CEOS, todos empresarios que además entran en contradicción porque tenemos a un Aranguren que tiene acciones, pero es ministro de energía, o sea todo es muy turbio. Más que turbio es escandaloso, entonces sabíamos que iba a ser un gobierno que iba a atacar.moyano10

-¿Macri está apoyando más a los militares, a la derecha obviamente, que al ala izquierda y a la lucha de las víctimas.

– Si. Él no lo dice directamente. Él dice que no quiere hablar sobre el tema, pero la realidad es que sus ministros salieron con una campaña a decir que acá no hubo un genocidio, que acá no hubo treinta mil desaparecidos. Entonces si vos no te opones a eso lo avalas. Pero no solamente en el discurso, sino con lo que hizo. Cerró lugares importantes donde distintas organizaciones se apoyaban para investigar. Fortaleció las fuerzas armadas como no habían sido fortalecidas antes. Fijó presupuestos para lugares de investigación. Y asumió. Y al día siguiente La Nación  salió con una editorial dirigida al presidente y diciendo: “los pobres viejitos”, lo que decía Mujica. Los pobres viejitos y que hay que pensar en dar vuelta la página. Es un gobierno de derecha que está haciendo un gran ataque, porque no es desde el punto de vista de los derechos humano. Es un ataque generalizado. Los jubilados que hasta ayer les estaban bajando su jubilación – que trabajaron toda su vida-, los docentes, los trabajadores, la ley de RT que salió ahora que ataca a las conquistas laborales. Es un presidente que sabíamos para quien iba dirigir, pero vino con un ataque a nivel de toda la población. Y que obviamente esto tiene que ser acompañado también con un ataque a algo fuerte que tiene el pueblo argentino, que es la acción directa a la movilización, el aspecto de la conquista de derechos que no han sido por ningún gobierno, sino a la lucha y el movimiento de derechos humanos, opino eso.

-¿Perjudico a estas luchas que están haciendo? ¿Perjudico de alguna manera?

– En todas, en todo lo que pueden. Ya te digo, desde el punto de vista operativo todas las decisiones que tomo fueron para desarticular las investigaciones y para ver si se pueden enlentecer y tratar de cuidar a sus camaradas de arma. Desde el punto de vista del discurso, no lo hace él pero lo hacen sus ministros. Yo tuve que salir a denunciar que en la secretaria de derechos humanos, los funcionarios públicos hacían trámites de forma personal para las domiciliarias de los genocidas. Te repito, yo vengo desde Europa y el miedo del Holocausto de los seis millones de personas que fueron exterminadas, son consideradas (pro nazis). Acá después de treinta años, lo que hubo en Latinoamérica fue un genocidio. Lo que pasa que ahora quien lo niega es el presidente, el estado y el gobierno mismo. No porque lo digan literalmente, sino porque lo dicen sus ministros.

 

Niño, mi niño, vendrás en primavera, te traeré.

Gurisito mío, lugar de madreselvas te daré.

Y aunque nazcas pobre, te traigo también: se precisan niños para amanecer.

 

Niño, mi niño, tu niño y aquel niño, todos van.

Rueda, que te rueda, hacia la vida nueva llegarán.

Cada niño un poco, todos tomarán de la misma leche y del mismo pan.

 

Niño, mi niño, vendrás en primavera, te traeré.

Gurisito mío, lugar de madreselvas te daré.

Y aunque nazcas pobre, te traigo también: se precisan niños para amanecer.

                                                                                         (Gurisito: Daniel Viglietti. Lanzamiento: 1971)

                                   

                                         PETITORIO POR EL FALLO DEL TRIBUNAL DE ROMA

Quienes abajo firmamos, queremos manifestar nuestro repudio a la sentencia dictada el pasado 17/01/17 por la Tercera Corte de Asís del Tribunal de Roma, en el juicio por Plan Cóndor. En la misma quedaron absueltos e impunes casi todos los imputados. De un total de 27 represores de Uruguay, Bolivia, Chile y Paraguay, sólo 8 fueron condenados. En el caso de los 14 militares uruguayos implicados, sólo fue condenado el ex canciller Blanco.
La búsqueda de Justicia y Verdad no ha avanzado lo suficiente en el Cono Sur porque esa ha sido la voluntad de estos estados. En Uruguay se han conseguido unas pocas condenas con diversos privilegios como la cárcel vip o la prisión domiciliaria, pero todavía hay cientos de represores que no han sido llevados a la justicia local, gracias a la legislación de ese país. En otros países como Argentina, luego de 40 años del golpe genocida, se ha avanzado aunque lentamente en el juzgamiento, pero muchos de los juicios de lesa humanidad se encuentran hoy estancados y durante el último año unos 50 represores fueron beneficiados con arrestos domiciliarios.

Asimismo, existen cantidad de causas que no avanzan y se encuentran en franco retroceso en los juzgados nacionales de países como Uruguay.

Porque es necesario terminar con la impunidad. Quienes firmamos esta declaración repudiamos el fallo de la Corte Penal del Tribunal de Roma y exigimos el juicio y la debida condena a todos los represores, civiles y militares que actuaron en las dictaduras de nuestros países:  petitorioadhesion@gmail.com

 

*”El Robo”: Es un documental del realizador argentino Carlos Asseph que narra la historia de María Victoria Moyano Artigas, nieta restituida y militante del PTS.

*Foto de portada de Mattias Guffanti

*Foto 2: www.desaparecidos.org (Alfredo Moyano “Fredy” padre de María Victoria Moyano Artigas)

*Foto 3: www.desaparecida.org (María Asunción Artigas “Mary” madre de María Victoria Moyano)

*Foto 4: www.laizquierdadiario.com (María Victoria Moyano y Mirta Acuña de Baravalle)

*Foto 5: www.anred.com (calabozos del Pozo de Banfield)

*Foto 6: www.laizquierdadiario.com (afiche de “El Robo”)

*Foto 7: www.clarin.com (María Victoria Moyano en Roma junto a un abogado, día del fallo)

*Foto 8: www.ladiaria.com (Fiscal italiano Giancarlo Capaldo, en juicio en Roma)

*Foto 9: www.ecosuruguay.com (Jorge Néstor Trócoli, uno de los militares uruguayos absuelto)

*Foto 10: www.indymediaargentina.com (María Victoria Moyano en una movilización)

*Foto 11: www.indymediargentina.com (María Victoria Moyano en una movilización)

*Transcripción de entrevista: por Camila Ocampo