Home / Información regional / MATIAS SANTANA: “CADA DIA VAMOS A SER MAS EN ESTE PROCESO DE LUCHA”

MATIAS SANTANA: “CADA DIA VAMOS A SER MAS EN ESTE PROCESO DE LUCHA”

Por Jean Georges Almendras y Jose Guzman

MATIAS SANTANA: “CADA DIA VAMOS A SER  MAS EN ESTE PROCESO DE LUCHA”

                    Por Jean Georges Almendras y José Guzmán-9 de marzo de 2018

                    Enviados especiales de Antimafia Dos Mil a Bariloche-Argentina

De rasgos indígenas, de alto porte y reflejando en sus ojos juventud y también el sufrimiento de una persona que tiene sobre sus espaldas la responsabilidad de un luchador, de un revolucionario, Matías Santana accede a dialogar con Antimafia Dos Mil, con disponibilidad y paciencia . Lo vimos, primero en los alrededores del gimnasio donde se llevó a cabo el juicio al Lonko Facundo Jones Huala, y después en la avenida San Martín, a las puertas del Juzgado Federal de Bariloche. Sus atuendos, propios de la cultura mapuche, con una vincha verde que lo identifica como uno de los referentes dentro de la comunidad, hacen  que sus declaraciones tengan sentido y valor, porque además provienen de un joven. De una generación mapuche pujante y decisiva para los tiempos que corren, tiempos en los cuales el compromiso urge, porque los acontecimientos son cada vez más preocupantes. Acontecimientos que requieren de los comuneros mapuches un mayor nivel de conciencia para su lucha.

Matías Santana, nos habla con la frente en alto y mirándonos a los ojos. No solo de la lucha que llevan adelante con el resto de los integrantes de la comunidad, sino también del caso Santiago Maldonado, y de su desaparición forzada seguida de muerte. Y su testimonio es significativo, porque Matías Santana estuvo presente en la represión del pasado 1ero de agosto de 2017, en las tierras de la Pu Lof Cushamen en Resistencia, de la provincia de Chubut. Porque  además, es un testigo de los hechos de ese fatídico día. Un testigo que mantiene su versión inicial y que desde filas judiciales, a instancias del gobierno, se lo acusa de dar oportunamente un falso testimonio.

Matías Santana, en medio de la paciente espera de la sentencia que compartimos periodistas y mapuches  el pasado lunes 5 de marzo,  respecto a la suerte del Lonko, a las puertas del Juzgado Federal de Bariloche habla sin titubear. Habla con la firmeza de un luchador consciente de su misión de cuidar a sus hermanos. A su pueblo.

“En principio saludo a toda mi gente mapuche, a toda la sociedad en general, a los diferentes pueblos. Yo, como manifesté hace un rato en conferencia de prensa, sigo manteniendo mi versión hasta lo último, ya que ellos lo que han intentado e intentan hacer hasta el día de hoy es poder generar o demostrar su impunidad con la cual manejan los casos de desaparición forzada, de gatillo fácil, donde la justicia está escrita por ellos y va hacia ellos. Y eso es algo que yo, el día de mi declaración lo manifesté, porque yo no creo en su justicia, no voy a creer nunca, ya que las leyes están escritas para ellos, no para nosotros. Así que vuelvo a apuntar a lo mismo, la única justicia en la cual nosotros podemos creer como oprimidos, como pobres, como explotados, como  proletariado, como revolucionarios, es en la justicia del pueblo”

-Tú estuviste allí, en la Pu Lof Cushamen, el día de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. ¿Puedes decirnos algo sobre ese momento?.

– Sí, yo estuve allí el día 1 de agosto. Después que hizo el ingreso Gendarmería Nacional, e hicimos ejercicio de auto defensa hasta donde más pudimos empezó una cacería. Nos corretearon por todos lados. Yo descendí hacia lo que es el río, ahí cerca de un corral y ahí subo a un caballo -que tanta crítica me han hecho, pero tampoco se hizo nunca la reconstrucción de los hechos, entonces es medio complejo-  subo a mi caballo, subo de vuelta para el camino en el  sector de la guardia, ahí veo que se están llevando un bulto celeste, con pantalones negros y borcegos, doy por sentado que es un detenido y ahí desciendo de vuelta ya que las fuerzas represivas no dejan de dispararme, cruzo el río y después ahí me subo a un winkul, a un cerrito que está enfrente de lo que era la Guardia Vieja, y ahí veo que va saliendo el unimog de adentro del Pu Lof y que se dirige hacia la ruta 40 y la 70. Ahí hacen el traspaso, después de hacer una pequeña pantalla, los efectivos de Gendarmería. Y ellos pasan el bulto mismo que yo había visto, que lo vi con unos binoculares.  Lo pasan a lo que  es una camioneta blanca que sale rumbo a Esquel. Es lo que yo pude apreciar ese día; como decía, trato de acordarme siempre lo que más puedo, porque también comprendo que es algo fundamental  para la Justicia, para poder esclarecer el caso. Pero durante todos los diferentes rastrillajes que se han hecho, no hicieron más que intentar identificar personas, intentar criminalizar a nuestro pueblo, ya que nunca buscaron al compañero sino que fueron más a buscar a “los guerrilleros”, a buscar a “los subversivos”. Yo pasé más de trece horas precintado con otro peñi, en el último rastrillaje, donde hemos tenido que salir disparando con los niños para los cerros, ya que ellos han ingresado con cantidad de fuerzas represivas;  y sorprende que justo en el último rastrillaje, con apenas 20 o 30 prefectos en una situación casi de mucha tranquilidad, sin violencia digamos, en paz, como quien dice con diferentes acuerdos a que hemos llegado, vayan a encontrar el cuerpo. Sostenemos, hasta lo último que el cuerpo allí fue plantado, ya que el lugar donde lo encontraron fue mucho más arriba de donde yo había visto que lo habían llevado, y además porque es un lugar transitable, ya que nosotros eso lo transitamos cotidianamente.

-¿Entonces, resumiendo, tu evaluación sobre todo esto que se ha vivido y que se está viviendo?

-Entonces, han querido demostrar la impunidad y sobre todo dejarnos un mensaje mafioso a los jóvenes que hoy día nos levantamos en lucha,  de decir: “si ustedes siguen levantando la voz, si ustedes siguen luchando les va a pasar lo mismo que a su compañero”. Pero nosotros estamos dispuestos a asumir que mientras ellos nos sigan matando gente nosotros vamos a ser cada día más rebeldes.”

 

“Porque, como vuelvo a decir: nosotros somos la consecuencia de tanta opresión histórica de nuestro pueblo; somos la consecuencia de toda la violencia ejercida hacia nuestro pueblo y hoy día esa consecuencia es la que nos ha hecho despertar el espíritu rebelde, revolucionario que hoy tenemos por nuestra causa;  y la fortaleza que nosotros seguimos manteniendo es con lo que nosotros creemos, que es con los espacios ceremoniales sagrados, en ese marco es que se da la detención de Facundo defendiendo un espacio sagrado como es el Ngen Mapu Kintuanteallá en el Río Pilmaiken, como es aquí la zona del Mascardi, con nuestro peñi Rafa asesinado por Albatros. Digamos que mientras ellos nos sigan matando jóvenes nosotros vamos a seguir alentando a nuestro pueblo y cada día vamos a ser más los que vamos a estar en este proceso de lucha.

————–

*Fotos de Antimafia Dos Mil y Our Voice