Home / Crimen organizado / NARCOTRAFICO PARAGUAYO, SU HISTORIA AL CINE
#Foto de Omar Cristaldo: Juan Manuel Salinas conversando con Georges Almendras y Jorge Figueredo, de la redacción Antimafia Dos Mil Uruguay y Paraguay, respectivamente.
#Foto de Omar Cristaldo: Juan Manuel Salinas conversando con Georges Almendras y Jorge Figueredo, de la redacción Antimafia Dos Mil Uruguay y Paraguay, respectivamente.

NARCOTRAFICO PARAGUAYO, SU HISTORIA AL CINE

Por Jean Georges Almendras

NARCOTRAFICO PARAGUAYO, SU HISTORIA AL CINE

Luego de seis años de realización, Juan Manuel Salinas prepara lanzamiento del filme
Por Jean Georges Almendras, enviado especial a Asunción, Paraguay

Por el mes de febrero de este año dimos a conocer en nuestro sitio web el trailer del documental “Paraguay, droga y banana”, del cineasta paraguayo Juan Manuel Salinas. Una tardecita del mes de mayo tuvimos la oportunidad de conocerlo personalmente, en Asunción.
Hombre inquieto en cuanto a su profesión de comunicador y muy amante del cine, nos cuenta que un buen día, inspirado por varias situaciones y por varias personas, se propuso llevar adelante el trabajo documental histórico, sobre el narcotráfico en el Paraguay.
“Me gustaron mucho las películas como “El Padrino” y “Buenos muchachos”, entre otras, sobre la cultura mafiosa. Y bueno esa pasión contribuyó bastante a animarme a hacer el documental. También influyó haberlo visto en televisión al Dr. Arnaldo Fox, un ex juez de la ciudad Pedro Juan Caballero, hablando precisamente de temáticas relacionadas directamente con la historia del narcotráfico. Y bueno, entonces allá, por el año 2002, lo contacté al doctor Fox y le hice una entrevista para la revista “La Nación” de aquí de Paraguay. Y ahí, en ese encuentro que tuvimos me parece que fue el momento en que nació el documental” recuerda Salinas.
“Estamos en las últimas etapas de realización del filme. Una post producción que nos está dando su trabajo, pero también muy gratos momentos. Me siento muy entusiasmado por haber llegado a este punto, después de unos seis años de intensa labor. No es fácil ponerse al frente de un trabajo de estas características. Hubo que sortear dificultades económicas, pero al final fue posible avanzar y sin darme cuenta llegué al final del camino. Y bueno estamos preparando un buen lanzamiento para este documental, que incluso ya me está haciendo pensar en una segunda parte” nos dice el cineasta.
Todo realizador cinematográfico tiene un objetivo trazado. Un objetivo interior y un objetivo artístico o ideológico. O quizás, un objetivo multifacético que lo lleva a documentar la historia de la sociedad en la que vive y en la que se desarrolla. Juan Manuel Salinas, que posee la sensibilidad del comunicador, o si acaso del historiador -aún sin proclamarse como tal- nos puntualiza que su objetivo “tiene un componente artístico” al que además hay que sumar “el querer transmitir una parte de la historia contemporánea del Paraguay, y de algo que no ha cambiado, como es el narcotráfico. Es un trabajo documental para el ciudadano maduro pero particularmente para los jóvenes que ignoran esas realidades. Podemos decir que esta realización puede identificarse con el cine histórico”.
Hablando sobre el costo de la realización, si bien Salinas no quiso aventurarse en darnos una cifra puntual, dejó entrever que la inversión “andaría en alrededor de 50.000 dólares, por dar un monto, un poco más un poco menos. No fue fácil, hay que admitirlo, pero llegué a completar la obra, y el resultado me hace pensar que valió la pena tanto esfuerzo. Tengo que agradecer a muchas personas. A los entrevistados y a quienes me proporcionaron materiales de archivo, por ejemplo. A técnicos. En fín, a todos aquellos que de una forma u otra han contribuído a terminar el documental, a mejorarlo, a darle forma”.
En febrero de este 2015 dimos a conocer algunas particularidades del documental, que nos resulta muy oportuno reiterar. Juan Manuel Salinas, conversando sobre el filme, con periodistas de Asunción, en aquel momento señaló: “la película fue financiada a partir de fondos que se obtuvieron a través de concursos. Así, se logró obtener dinero de la Secretaría Nacional de Cultura, del Centro Cultural Juan de Salazar y del Fondec. También hubo un pequeño fondo de la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos), mediante el departamento de cultura de la Municipalidad de Asunción. Luego, Christian Chena me permitió revisar el archivo de canal 13 donde encontré algunos materiales interesantes. Juan Carlos Maneglia también me aportó unos archivos que guardaba. Alejandro Peralta Vierci me permitió usar algunas fotos de Ultima Hora. También accedí a materiales privados de gente que colecciona. Dardo Castelluccio, por ejemplo, me dio varias fotografías geniales”.

El diálogo con el cinesta paraguayo, que hinca el diente en la historia del narcotráfico de su país, un tema muy vigente en el Paraguay, en la región, y en el mundo, nos lleva de la mano inevitablemente, a requerir su opinión sobre el crimen del periodista Pablo Medina.
“Yo creo que a Pablo lo dejaron solo. El mismo diario ABC Color lo dejó solo.Trabajar en la frontera no es nada fácil. Es terreno del narcotráfico. Y Pablo no estaba protegido. Pablo trabajaba en forma independiente. Hay códigos que se han quebrado, hablando de la violencia imperante. En el ayer, en esos lugares, por ejemplo, en Pedro Juan Caballero, los capos narcos se mataban entre ellos. Hoy se matan indiscriminadamente. Se da un desorden en el que sobran los muertos. Vivimos una realidad violenta muy diferete a la de otros tiempos” concluyó Salinas.
#Foto de Omar Cristaldo: Juan Manuel Salinas conversando con Georges Almendras y Jorge Figueredo, de la redacción Antimafia Dos Mil Uruguay y Paraguay, respectivamente.