Home / Información regional / NEGROS NUBARRONES SOBRE CRISTINA FERNANDEZ, AHORA EL CASO AMIA
crisportada

NEGROS NUBARRONES SOBRE CRISTINA FERNANDEZ, AHORA EL CASO AMIA

Por Jean Georges Almendras

NEGROS NUBARRONES SOBRE CRISTINA FERNANDEZ, AHORA EL CASO AMIA

Por Jean Georges Almendras-4 de febrero de 2017

¿Cristina Fernández, la ex presidenta de Argentina, se encuentra o no, acorralada por el caso de la AMIA? Diríamos que sí, a juzgar por las informaciones que provienen de la vecina orilla. El caso de la AMIA (lo que es decir el caso Nisman) vuelve a sumar preocupaciones a la viuda de Néstor Kirchner: la Justicia argentina dispuso buscar pruebas de que la señora Cristina Fernández intentó encubrir a ex gobernantes iraníes acusados por el atentado, en 1994 contra el centro judío AMIA de la ciudad de Buenos Aires. No hay que poner en el olvido que la fase embrionaria de la acusación contra Kirchner se concretó en el pasado 2015. Acusación que fue dada a conocer públicamente por el primer fiscal del caso AMIA, el Dr. Alberto Nisman , quien a los pocos días de presentar dicha acusación a la Justicia argentina, en el mes de enero, fue hallado muerto (en circunstancias extrañas) en su apartamento de Puerto Madero, en Buenos Aires, presentando una herida de bala en el cráneo.

Según lo informado por los medios locales, el juez federal Dr. Ariel Lijo dispuso que su par Dr. Gerardo Pollicita iniciara la búsqueda de medidas probatorias, de que la firma del tratado entre Argentina e Irán en el año 2013 -para formar una comisión internacional investigadora del ataque- habría sido una maniobra de encubrimiento. A propósito hay que recordar: primero, que oportunamente el fiscal Nisman dijo que la firma de ese tratado tenía un trasfondo de fines comerciales; segundo, de que en Buenos Aires se había retirado la orden de captura de los imputados por la causa AMIA, es decir de cinco funcionarios y ex funcionarios iraníes.

Si ya anteriormente a Cristina Fernández se le había venido la noche, tras ser procesada por presunta corrupción, ahora, con ésta nueva investigación en curso, las oscuridades serían indefectiblemente mucho más intensas. Ocurre, que la orden de reiniciar esta investigación, en torno a un atentado que costó la vida de 85 personas, resultando heridas unas 300, partió del máximo tribunal penal de la república Argentina, y eso ya es mucho decir.

Trascendió que por mayoría de votos, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal hizo lugar al recurso presentado por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas y la Fiscalía, que literalmente cuestionaban la resolución del juez Dr. Daniel Rafecas, encargado del caso, de archivar la denuncia en el mes de marzo de 2015, apenas dos meses después del enigmático deceso del Fiscal Nisman, quien fuera el impulsor de la denuncia.

Mientras que la dirigencia comunitaria y los gobernantes de Israel apoyarían la investigación en cuestión, la ex presidenta maneja argumentos precisos, pero en contra. Dice que la denuncia es prácticamente una persecución política y que su hubiera un delito, éste nunca se cometió porque el tratado nunca entró en vigor.

En tal sentido se pudo saber que el memorándum de entendimiento argentino-iraní tuvo un aval mayoritario del Congreso de Buenos aires, pero Teherán nunca lo revalidó. En concreto la Comisión internacional nunca pudo constituirse.

Asimismo se recordó en los medios argentinos, que Kirchner llegó a reclamar en los discursos ante las Naciones Unidas, que Irán aceptase un interrogatorio por un juez argentino, de los ex gobernantes iraníes acusados del ataque, entre ellos el ex presidente Alí Rafjasani, hoy extinto.

Desde filas de la defensa de Kirchner, en cambio, se ha sostenido que no pudo haber encubrimiento porque siempre estuvieron vigentes las alertas rojas de Interpol para dar arresto a los iraníes. Por su parte, desde filas de las entidades comunitarias judías, consideraron que Kirchner trataba de ampliar el intercambio comercial con Irán, a condición de debilitar la acusación contra los ex gobernantes inculpados.

A todo esto el juez Daniel Rafecas había rechazado dos veces la acusación de Nisman porque ni los acuerdos comerciales ni la petición a Interpol se concretaron y no había pruebas de delito. Ahora, el panorama se revertió, porque la Cámara Federal de Casación Penal, consideró, en un fallo de casi 250 páginas, que “los hechos denunciados no permiten descartar de plano la posible comisión de ilícitos, debiendo ponderarse elementos de prueba previamente para su desestimación”. Pero además, la Cámara apartó del expediente al juez Rafecas.

En los diarios argentinos también se recordó que en el mes de mayo del pasado 2016 la justicia declaró inconstitucional el memorándum con Irán y en consecuencias las organizaciones judías solicitaron, una vez más, que las pruebas de Nisman contra Kirchner sean investigadas, tal como finalmente lo resolvieron los tres jueces de la Cámara Federal de Casación Penal.

A un medio televisivo bonaerense el secretario general de la Delegación de Asociaciones Israelitas (DAIA) Santiago Kaplun declaró: “Es como volver a empezar. Estamos como en el día previo a la muerte de Nisman, es un principio para que empiece de una vez la investigación que pidió el fiscal. No importan los imputados, sino la denuncia. Veremos ahora qué pruebas tenía Nisman de acuerdo al delito que había denunciado”

La prensa argentina difundió recientemente que Kirchner siempre negó toda posibilidad de encubrimiento argumentando que una decisión del Estado –el caso de un acuerdo bilateral entre dos gobiernos- no puede ser motivo de análisis penal y mucho menos una pauta de que los ministros formen parte de una banda destinada a ocultar pruebas.

Pero el Fiscal Alberto Nisman, que trabajó unos 11 años en el caso de la AMIA y en el planteo de la acusación contra Kirchner, por presunto encubrimiento, murió en circunstancias confusas ,formando parte de un contexto de acción judicial, sobre un caso de extrema importancia –como fue el atentado- y que resultaba más significativo aún, debido a las características de la investigación que habría de generarse con la acusación presentada ante la Justicia. Una investigación que, debido a su muerte, no llegó a concretarse, hasta ahora, que el caso nuevamente se encuentra sobre las mesas de trabajo de jueces y fiscales.

Está más que claro: la muerte de Alberto Nisman y las circunstancias que la rodearon, haría mucho más resbaladizo el camino de la ex presidenta Cristina Fernández. Un camino que perfectamente la podría hacer resbalar (¿aceleradamente?) hacia un precipicio sin fondo .Respecto a la muerte de Nisman agreguemos algunos aspectos del pasado, que la prensa consignó detalladamente: el Gobierno de Kirchner, al principio, no supo qué posición tomar; después, defendió la hipótesis del suicidio; luego, habló de un posible asesinato, derivado de una compleja interna de los servicios de Inteligencia; y por último, retomó la idea de la autoeliminación.

A todo esto, y como se informó en los medios oportunamente, los peritos de la causa no pudieron confirmar que Nisman se hubiera efectuado el disparo en el cráneo, aunque admitieron que no se hallaron pruebas que pautaran la presencia de otra persona en el apartamento del fiscal, en el momento de su muerte.

Posteriormente, la causa Nisman transitó de juzgado en juzgado, sin resultados; y de esa forma la investigación respecto a su muerte nunca pudo ponerse a distancia del complejo panorama político reinante en el país. Finalmente, el alejamiento de Cristina Fernández de la Casa Rosada y la llegada a ella, de Macri, hizo generar esperanzas sobre la posibilidad de echarse aguas claras en torno a la muerte del fiscal. Y eso significaba que las investigaciones comenzarían a rodar por aceitados andariveles y sin tropiezos.   cris1 

¿Estará llegando el momento en que se abrirán los caminos para aclarar lo que pasó el día 18 de julio de 1994 (o mejor dicho, para saber cómo pasó y quiénes estuvieron en la trastienda) cuando un coche bomba estalló en la puerta de la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA)? ¿A 22 años del atentado que causó estupor y dolor, impactando a la sociedad argentina y al mundo, se estará en vías de definir responsables entre los argentinos? ¿Es decir la conexión local con los iraníes imputados?

No podemos ignorar que el atentado a la AMIA fue el segundo ataque terrorista contra intereses judíos en Argentina. El primero fue en marzo de 1992; fue a la embajada de Israel en Buenos Aires, con un saldo de 29 víctimas fatales y cerca de 300 heridos.

No podemos ignorar tampoco, como lo recuerda la prensa bonaerense, que un primer juicio que investigaba la conexión local del atentado contra la AMIA fue declarado nulo al comprobarse que el principal acusado, Carlos Alberto Telleldín, había sido sobornado para sembrar pistas falsas. En este contexto el juez de esa causa y el ex presidente argentino Carlos Menen están siendo juzgados, bajo sospecha de desviar la investigación.

Y entrando en los detalles de las investigaciones, en torno al atentado de la AMIA, también no podemos olvidar, tal como lo consignaron los medios de comunicación, que la Justicia argentina acusó como supuestos autores ideológicos y materiales a cinco ex altos funcionarios iraníes, solicitándose la extradición a Teherán, la que nunca se efectivizó por decisión expresa del gobierno iraní.

Siguiendo la cronología de los acontecimientos y acorde a las informaciones periodísticas de diarios de Buenos Aires, en el 2014, el fiscal Alberto Nisman denunció a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a varios funcionarios del gobierno de presunto encubrimiento de los acusados iraníes por el atentado a la sede judía AMIA. En esa causa también quedaron implicados el canciller Héctor Timerman, el diputado Andrés Larroque, el dirigente Luis D Elía y el líder de Quebracho, Fernando Esteche. cris2

Pero lo más importante de la denuncia y de la acusación judicial de Alberto Nisman, según trascendió, fue que todos los implicados aludidos habrían seguido un plan operado por Cristina Fernández de Kirchner, para encubrir al grupo de iraníes, para así desviar la investigación en torno al atentado de la AMIA. Obviamente y acorde al tenor de las imputaciones, Cristina Fernández negó rotundamente todas las presunciones de Nisman, haciendo lo propio los restantes hombres de Gobierno.

En concreto, que se haya dispuesto la reapertura de las investigaciones sobre el atentado a la AMIA, solicitándose pruebas que podrían incriminar a la ex presidenta Cristina Fernández como encubridora, no es un asunto menor, más aún cuando recientemente a la viuda de Kirchner se le presentaron cargos formales por asociación ilícita, ordenándose un embargo de 10.000 millones de pesos argentinos, equivalentes a unos 625 millones de dólares, por la causa del presunto direccionamiento de obras públicas al grupo Austral.

¿Qué es lo que sigue pasando en la Argentina con la señora Cristina Fernández?. Solo ella tendrá las respuestas, sin perjuicio de las investigaciones judiciales ¿Estamos, como dice ella, ante una persecución política y judicial? Algunas de las preguntas que surgen, por enésima vez.

¿Ya acusada y procesada por dos causas de corrupción, de qué forma Cristina Fernández habrá de enfrentar éste nuevo embate de la justicia en su país?¿Estaremos cada vez más cerca de la hora de las verdades o estaremos más cerca de más incertidumbres en medio de tormentas o mejor dicho, de tsunamis políticos y judiciales, que no nos llevarán a ningún lado? ¿Alberto Nisman estaba por el camino correcto?¿Quiénes estuvieron detrás de su muerte?¿Fue verdaderamente un suicidio neto o fue un suicidio sugerido y asistido, por manos criminales, y por motivos no menos criminales?.

Lo palpable y lo visible, por ahora, es que sobre Cristina Fernández hay densos nubarrones. ¿Las verdades podrían resultar ser mentiras y las mentiras podrían resultar ser verdades? ¿Y las persecuciones podrían no ser persecuciones ?.Todo puede ser posible en los procesos que están en curso. Inclusive, que hasta la ex presidenta quede totalmente exenta de todo delito, y quede como inocente en todas las acusaciones. O no.

Lo que anhelamos todos, son urgentes respuestas. Sólidas respuestas, para disipar dudas. Aguas claras, se necesitan. Hoy solamente hay dedos acusadores. Dedos acusadores que día a día parece que se multiplican. ¿Pero hasta cuándo?

*Foto de PORTADA: www.lanación.com

*Foto 2: www.MQLTV.com

*Foto 3: www.peru.com EFE

*Foto 4: www.infobae.com