Home / Crimen organizado / NINO DI MATTEO, EL QUE SOLO ESCALÓ LA MONTAÑA
savta

NINO DI MATTEO, EL QUE SOLO ESCALÓ LA MONTAÑA

Por Saverio Lodato

NINO DI MATTEO, EL QUE SOLO ESCALÓ LA MONTAÑA

por Saverio Lodato – 16 de Marzo del 2017

Escaló la montaña él solo, a pesar de la gran cantidad de enemigos que están al acecho. Apretó los dientes durante años, indiferente a los gritos que lo definían como protagonista o reaccionario, visionario e incompetente, perseguidor insaciable de los políticos de alcurnia, de los de cuello blanco inmaculado, de los altos funcionarios del Estado y de los ilustres representantes de las fuerzas del orden de la patria, incluso presidentes de la República que, por definición, nadie debe molestar; hombre símbolo de un proceso que no debía llevarse adelante: el mismo que aún está en curso en Palermo, sobre la tratativa Estado-mafia. Él, el individuo en cuestión, también conocido como Nino Di Matteo, de 56 años, veinticinco de los cuales los pasó en el poder judicial de Sicilia, no se inmutó. Ni siquiera cuando el retumbar de los tambores que anunciaban los proyectos de atentados y muerte de la mafia se volvió ensordecedor. Tampoco cuando se multiplicaron las escuchas telefónicas y las revelaciones de los arrepentidos que indicaban concretamente la enorme cantidad de TNT puesta a disposición de los grupos mafiosos para acabar, de una vez por todas, con Nino Di Matteo.

Y no es que faltaran rumores mediáticos que certificaran de primera mano lo que dijo el Gran Jefe de Cosa Nostra, Totò Riina, que no tuvo escrúpulos para afirmar que el fiscal de Palermo tendría “el final del atún“. Hemos dicho que él, el individuo en cuestión, ni siquiera parpadeó. También vamos a añadir que no se dobló.

Nunca se ha doblado frente a las injusticias sufridas en varias ocasiones por parte del Consejo Superior de la Magistratura. Hoy en día se reparan los errores. Llega un total reconocimiento del propio Consejo. Reconocimiento unánime. Lleno de felicitaciones y elogios para el trabajo de este juez que solo tenía que subir a la montaña. Nunca se le dio ni regaló nada. Hoy le han dado el reconocimiento debido. Muy, pero muy tarde. Informan los periódicos que Di Matteo, nominado a los Tribunales de Roma, mantendrá su cargo de fiscal en el proceso de Palermo. Si no surgen obstáculos, la mejor opinión pública de nuestro país puede estar orgullosa de haber apoyado, a pesar del silencio renuente de las instituciones, a un magistrado que no se dobló.

Que nunca se ha doblado.

saverio.lodato@virgilio.it

Fotografía original © Paolo Bassani