Home / Información general / NO IMPORTA CUÁNTOS AÑOS TENGA: NO ME QUEDO EN SILENCIO
chiesa-giu-c-firrarello

NO IMPORTA CUÁNTOS AÑOS TENGA: NO ME QUEDO EN SILENCIO

Por Margherita Furlan

NO IMPORTA CUÁNTOS AÑOS TENGA: NO ME QUEDO EN SILENCIO

Por Margherita Furlan – 13 de Noviembre de 2016

Formamos parte de un inmenso organismo viviente, que nos comunica que, si producimos bien, Él estará bien. Lo que significa que nosotros también estaremos bien, vivos o muertos, eso no importa.

Mientras en Washington tuvo lugar el rito de las elecciones, en el mundo la tensión pasó a ser muy alta. Escribió Jared Diamond en su ensayo titulado “Colapso. Cómo las sociedades eligen morir o vivir”: “Pueblos de un tiempo ricos y poderosos han desaparecido, quizás en el lapso de pocos años, dejando como testimonio apenas alguna romántica roca esparcida en la jungla”.

Una citación que describe perfectamente lo que está viviendo el hombre hoy en día, frente a una situación que amenaza con volverse incontrolable de un momento a otro, con el alto riesgo de que se manifieste un evidente enfrentamiento directo entre la OTAN y Rusia al menos en tres frentes: Siria, Ucrania y en el Báltico septentrional. Todo ello ocurre mientras los medios masivos de comunicación se han convertido en un instrumento generalizado de propaganda de la política occidental, en el cual ya no hay lugar para análisis e investigaciones sino solo para los boletines oficiales de los Gobiernos y de los servicios secretos. Y así, hablando de bombardeos sobre civiles y de catástrofe humanitaria, hoy todos nos vemos obligados a creer que el enemigo ha dejado de ser Daesh y en cambio lo es Rusia, el único país que intervino en forma legal en Siria, modificando completamente la situación militar en el campo. Mientras tanto el frente de guerra amenaza con seguirse acercando aún más a Europa, empujando por los Bálticos. A pesar de que no haya habido ninguna escalada militar rusa y ni siquiera existe declaración alguna que pueda justificar un movimiento de militares en el Norte de Europa, la Ministra de Defensa italiana, Roberta Pinotti, siguiendo las órdenes de la OTAN, ha enviado aproximadamente 400 hombres a Letonia, a 500 km de la frontera rusa. Olvidándose que si se llegara a desencadenar una nueva guerra se trataría de algo mucho peor que la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Pero lamentablemente nadie lo sabe porque ningún periódico lo dice.

Pandoratv.it y Antimafia Duemila son operaciones de auto-defensa de la población. Cada día que pasa los silencios y las mentiras de los medios de comunicación masiva nos obligan a convertirnos en una “Radio Londres” al revés, que difunde una descripción de la crisis política, militar, financiera, diplomática, ambiental y hasta incluso moral de la sociedad occidental y deja en evidencia su dramatismo. Nuestra agenda es diferente a la del mainstream dominante. Verla nos ayuda a romper la burbuja mediática y a comprender hacia dónde nos estamos encaminando.

En realidad todo lo que está ocurriendo ya había sido previsto y escrito en 1998 por los neocons norteamericanos en el Project for the New American Century. Pero el Siglo XXI hoy ya no es norteamericano: existen dos obstáculos insuperables, Rusia y China. Es por ello que en los Estados Unidos se está llevando a cabo una lucha sin cuartel entre sectores opuestos a los que no les interesa el estado de derecho y que actúan como verdaderas golpistas. Lo que está en juego es lo que tiene que ser el Imperio norteamericano en las próximas décadas. El trofeo es el destino del mundo.

Giulietto Chiesa (foto) no se equivoca cuando al citar a H.L. Mencken, uno de los opinólogos políticos norteamericanos más brillantes, en “The Baltimore Evening Sun”, el 26 de Julio de 1920– dijo: “A medida que la Democracia se vaya perfeccionando el despacho del Presidente representará cada vez más fielmente el alma más profunda del pueblo. Hasta que un determinado día glorioso el verdadero pueblo de esta tierra logrará alcanzar su más profunda aspiración y la Casa Blanca será ocupada por un loco total y por un completo narcisista estúpido –. Explica que – si este es el Presidente que ha querido Norteamérica esa es la Norteamérica que guiará al mundo. Si esta es la Norteamérica que guiará al mundo no queda otra opción que tomar distancia de ella. Por ejemplo abandonando la OTAN. En cambio si Norteamérica llegara a elegir a la señora que ‘vino, vio y murió’ (Kadafi) y lanzó una carcajada histérica, habría sido la misma Norteamérica. De la cual por consiguiente no quedaría otra posibilidad que escapar corriendo, de la forma más rápida posible. Siempre mirando hacia atrás. Sea cual sea el Presidente o la Presidenta electos”.

¿Qué hay que hacer? Muchos tenemos miedo, mientras la tierra gime lanzando un terrible grito de dolor nuestros pasos tiemblan: sabemos que no podremos conservar nuestras costumbres por mucho tiempo y que tendremos que improvisar, luchando – cada uno llevando en el pecho la propia cruz y mostrando la cara, quizás ensangrentada, pero jamás con la cabeza gacha – por un nuevo futuro para nuestros hijos. Ahora, porque mañana será demasiado tarde. Será el Gólgota del Planeta. Será la derrota del Hombre. La única forma de “existir” es “sentirnos útiles”. Ahora difundir la verdad oculta a la mayor cantidad de personas posible es una de nuestras tareas prioritarias. Reemplazando a la Gran Fábrica de los Sueños y de las Mentiras. ¡Es la prensa! la que hoy se inclina ante  el poder. Pero nosotros no.

Como ha escrito Giulietto Chiesa, director de Pandora TV: “cuando uno ha comprendido o cree haber comprendido (que es lo mismo) algo importante no se puede callar. Porque callando se pierde el significado de la existencia. Significa morir. Espiritualmente aunque se pueda sobrevivir físicamente. En el fondo de todo esto existe la relación con los demás. Aunque lo hayamos olvidado y sepultado debajo del envoltorio del individualismo más obtuso. Y cuando digo ‘los demás’ me refiero a todo el ecosistema del que formamos parte: los animales, las plantas, el aire que respiramos. En fondo podría haber una respuesta realmente general. Nosotros formamos parte de un inmenso organismo viviente, que nos comunica que, si producimos bien, Él estará bien. Lo que significa que nosotros también estaremos bien, importa poco si estamos vivos o muertos”.

Foto © S. F.