Home / Crimen organizado / NO SE TRATA SOLO DE MAFIA
noessolomafia

NO SE TRATA SOLO DE MAFIA

Por Giorgio Bongiovanni

NO SE TRATA SOLO DE MAFIA

Informe de Giorgio Bongiovanni y Miriam Cuccu

                 La ‘Ndrangheta dentro del Sistema criminal: nombres, historias, estrategias

“Hay algo que se sabe y algo que nadie sabe, porque si no fuera así hoy terminaría el mundo; si no todos cantaban”. Son las palabras de Sebastiano Altomonte, un masón considerado un personaje de un alto nivel en los ambientes de Reggio Calabria, que fue interceptado mientras  conversaba con su mujer en el coche. Aquí  hablamos de ‘Ndrangheta, pero no solo de ella. De masonería, de política y de mucho más. Son los “invisibles”, ese complejo circuito de personajes y ambientes que juega en varias mesas, pero al mismo tiempo se encuentra y hace acuerdos en nombre de objetivos y estrategias comunes. No son solo miembros de todas las mafias, ‘Ndrangheta, Camorra o Sacra Corona Unita, sino que además son brokers, intermediarios financieros, masones, políticos locales y nacionales, contadores y abogados.

“Porque está la visible y la invisible (…) nosotros estamos del lado invisible. ¿Entiendes? Y eso cuenta” dijo también Altomonte brindando a los Jueces instructores que lo escuchan en vivo y en directo, a finales de 2007, una nueva clave de lectura para interpretar esa intrincada confluencia de intereses que está surgiendo gradualmente en base a varias investigaciones y debates jurídicos. Comenzando por la denominada “Sistemas criminales”, realizada por Roberto Scarpinato y por Antonio Ingroia y que finalmente terminó siendo archivada y, sobre la vertiente calabresa, por procesos judiciales como “Meta” y “Bellu lavuru” (en este último confluyeron las declaraciones grabadas de Altomonte). Cada vez aparecen más elementos probatorios que acompañan las palabras de los colaboradores de justicia (mafiosos arrepentidos) y que le han permitido a los magistrados lograr sondear en este nivel que va más allá y que es superior, especialmente en la región de Calabria el Fiscal Giuseppe Lombardo, con quien hemos mantenido varias reuniones. Una estructura, la “invisible”, que demanda  al “bajo”, a las mafias individuales, las estrategias de alto nivel que se deben perseguir por el bien de todos los clan criminales. Y la cual las demás agrupaciones periféricas de la ‘Ndrangheta y de las otras organizaciones no conocen. El proyecto nació a fines de la década del ’60, en una época de grandes transformaciones, incluso políticas.

 

Las raíces

El proyecto preliminar fue afrontado por primera vez en Calabria, en 1969, en la reunión que tuvo lugar en la ciudad de Montalto. Fue en ese momento que se supo de la existencia de una serie de proyectos políticos que tenían que ver con la creación y con la puesta en marcha de las regiones. Hacía falta gente especialmente capaz para realizar una inversión de dicho alcance, en la que la ‘Ndrangheta intuyó inmediatamente que podría haber obtenido un espacio considerable. Y dinero, una enorme cantidad de dinero que las regiones tendrían que administrar. Pero la batalla por la constitución de la región en Calabria ocurrió  en una forma para nada pacífica. Ya en ese época era a la ciudad de Reggio Calabria a la que se le reconocía el rol de capital, un rol que se arriesgaba que fuera designado a la ciudad de Catanzaro. Tal decisión contaba con el beneplácito de los ambientes masones, los cuales realizaron una serie de presiones en esta dirección: para la Reggio Calabria que realmente contaba era una espléndida oportunidad para apagar los reflectores que estaban apuntados hacia la ciudad, es decir, en la verdadera cuna de los asuntos criminales y masones, y dirigirlos así a  Catanzaro.

Ocuparse de determinadas cuestiones significaba necesariamente involucrar a algunos sujetos pertenecientes a niveles superiores. Así es que en Aspromonte, cuando se habla del intento de golpe en contra de Junio Valerio Borghese* y en previsión de los “Moti di Reggio” (el enfrentamiento que estalló al año siguiente precisamente en contra del traslado de la capital a Catanzaro) además de la ‘Ndrangheta, así como se la conoce hoy en día, se reunió,en un segundo momento, también la contraparte invisible. No más de unos veinte sujetos muy capaces cuyos “currículum” eran reconocidos en todo el mundo, formaban parte de un circuito muy cerrado en el que participaban solo algunos jefes mafiosos calabreses (del nivel de Giuseppe De Stefano, Giovanni Tegano y Pasquale Condello “el Supremo”), así como también masones y personajes de las instituciones.Sujetos que a lo largo de los años fueron siendo reemplazados por las nuevas fuerzas, pero cuyo prestigio se ha mantenido intacto hasta el día de hoy. Más que nada por el hecho de que, actualmente, son pocos los miembros del sector reservado los que se encuentran en la cárcel. Y esos pocos han sido condenados por delitos menores, logrando de esta forma mantener mejor en secreto, su verdadera pertenencia con respecto a una absolución.

En dicha oportunidad nació la Santa, una especie de superestructura con respecto a la organización tradicional y que constituye el eslabón de enlace entre la ‘Ndrangheta y la masonería, y que en aquella época representaba  el máximo grado  para un ‘ndranghetista; un rango que posteriormente serìa superado por el ‘Vangelo’, por el ‘Trequartino’ y por el ‘Quartino’.

 

Actas manipuladas

“Otra estrategia de auto-protección frente a los ataques externos e internos”, y por lo tanto “secreta incluso para los afiliados ‘visibles’ ordinarios, es decir, para aquellos de los cuales se sabe (…) que pertenecen a la organización ‘ndranghetista”. Es así que la sentencia Meta (que probó que las familias Libri, Condello, Tegano y De Stefano estaban a la cabeza de un súper clan nacido ni bien comenzó la guerra de mafia en Reggio Calabria, desde 1985 hasta 1991) describe la estructura “reservada”, “compuesta por sujetos significativamente definidos por los mismos indagados como ‘los invisibles’ (…) cuya adhesión a la ‘Ndrangheta, incluso por razones de mayor solidez de la misma organización, es, y así tiene que permanecer, desconocida hasta para los mismos afiliados”. Para llegar a definir los contornos (por más que aún quede mucho por investigar) fueron fundamentales las declaraciones de los colaboradores de justicia, cientos de actas en las que todavía queda mucho por descubrir, aunque estas ya permitan encontrar numerosos datos comprobables desde hace al menos veinte años.

Nino Fiume, perteneciente a la familia De Stefano “por adopción” y que fue durante años el brazo derecho de Don Peppe De Stefano, al hablar en sus recientes declaraciones del “nivel superior” explicó que: “Tocar el término masonería es algo que se conoce y se sabe perfectamente, y que se inspira en los principios filantrópicos de un tiempo, pero de las cosas desviadas y de las amistades que ellos tenían (los De Stefano, n.d.r.) y que cultivaban, son cosas que siempre las han mantenido un poco, entre comillas, “protegidas”. “Son de esas personas que se ayudan entre ellas hasta incluso tres veces – sigue diciendo, cuando el Fiscal le pide que se explique mejor – con la condición de que no resurgieran los viejos pactos… se había pactado que no se cometieran delitos en contra de las instituciones”. Los precursores de Fiume fueron Giacomo Ubaldo Lauro y Filippo Barreca, alias Alfa y Delta, quienes se arrepintieron en 1992 y pasaron a ser colaboradores de justicia claves en el marco del juicio Olimpia que revelaron los contactos entre ‘Ndrangheta, masonería y subversión negra. Posteriormente sus declaraciones fueron consideradas de peso cuando comenzó a hablar también Pietro Marrapodi, un escribano que se ahorcó el 28 de Mayo de 1996, que fue quien después de haber abandonado la masonería denunció los negocios sucios de los calabreses y la cercanía de algunos magistrados de Reggio Calabria con la ‘Ndrangheta y que, evidentemente, para muchos había pasado a ser incómodo.

Todos los miembros reservados

Cabe aclarar que no todos aspiran a ser “invisibles”. Son muchos los afiliados a la ‘Ndrangheta que, por más que sean capaces, eligen no correr el riesgo de superar esa línea, más allá de la cual no se puede volver atrás y se sale de ahí solo de muertos. Son demasiados los oscuros secretos de la historia de la República y los conocen solo esos “pocos elegidos”, representantes de los ambientes más diversos: políticos, operadores financieros de altísimo nivel, una gran cantidad de contables e intermediarios, los así llamados broker, eslabones de conexión con las más variadas actividades. Y sobre todo abogados, “el as de la manga” que puede garantizar el intercambio entre el interior y el exterior de la cárcel, incluso aquella en la que estaba vigente el régimen carcelario duro (el 41 bis) y que había sido bastante aligerado para muchos de los jefes mafiosos detenidos, que aún formaban parte del componente reservado. Entre ellos se encuentran los Tegano, los Condello y los De Stefano: de este último clan se destacaba Giuseppe De Stefano, uno de los hijos de Don Paolo, asesinado en la emboscada de 1985. Fue ni más ni menos que Giuseppe, clase ’69, quien con apenas 23 años representa a toda la ‘Ndrangheta ocupando un lugar tan importante que le permite de participar en las reuniones junto a los representantes de las demás grandes mafias. Hoy, a pesar de estar en la cárcel, sigue siendo considerado un sujeto que cuenta con un enorme carisma. Durante un interrogatorio, ante la presencia del magistrado Giuseppe Pignatone, Giuseppe De Stefano le dijo a Lombardo: “Le he llamado para que me interrogue porque le quería conocer, para saber de su boca cómo ha logrado descubrir lo que ha descubierto”. ¿Qué es lo que había descubierto? ¿Quizás la existencia del nivel invisible del cual también la ‘Ndrangheta formaba parte?

La masonería: una gran manta para los “que se susurran al oído”

 

Lo que actúa de indispensable elemento de unión es la masonería, gracias a cuyo encubrimiento los jefes mafiosos y los políticos se dan la mano sin tapujos. Debajo de esta gran manta, la masonería legalizada y la otra se funden entre ellas; ahí la primera puede ocultar a una serie de personajes que hacen referencia a la última. Son los así llamados “susurrados al oído”, transmitidos únicamente en forma verbal y que es imposible encontrar en las listas de las logias. Muchos pertenecen a las grandes mafias, son exponentes de la “masonería encubierta” que forma parte de ese sistema criminal invisible.

Desde siempre la masonería, sobre todo la calabresa (Calabria es la región con el porcentaje más alto de “densidad masónica”) ha sido tenida muy en cuenta por los demás ambientes del poder, no solo mafiosos, como en el caso del proyecto separatista en Sicilia, acariciado por Cosa Nostra con el apoyo de las logias desde 1991 hasta 1994, en pleno período terrorista. Y justamente en correspondencia con dichos años, en 1993, fue cuando el entonces Gran Maestro del Gran Oriente de Italia, Giuliano Di Bernardo, decidió dimitirse. Di Bernardo, interrogado por los Fiscales que están llevando a cabo la investigación y el juicio sobre la negociación Estado-mafia (específicamente sobre la posibilidad de que las logias masónicas, los servicios secretos y la subversión negra, cumplieran un papel en los atentados) confirmó que estaba en conocimiento de que en ese periodo estaban por suceder hechos graves, pero sin especificar cuáles, y se dimitió de la dirección del Gran Oriente; antes de hacerlo se dirigió al duque de Kent, la máxima autoridad masónica, para ponerlo en guardia sobre el riesgo de injerencias criminales relacionadas con la mafia y la ‘Ndrangheta. Después de la reunión de los dos, el duque revocó el reconocimiento al GOI (Grande Oriente Italiano).

 

La sombra de los servicios secretos

Ya en la década del ’70 y del ’80 algunas familias calabresas, los De Stefano, los Nirta y los Papalia, participaron en constantes reuniones, dentro y fuera de la cárcel, con miembros de los servicios de seguridad; según las palabras de Stefano Sepra, afiliado a la familia de la ‘Ndrangheta de los Papalia y que hoy en día es un arrepentido mafioso, que en 2010 declaró en el marco del juicio por el atentado de Piazza della Loggia*. Uno de los elementos fundamentales de los que surge el rol de los servicios secretos o al menos su conocimiento de muchos de los grandes misterios de la historia de nuestro País. Serpa describió específicamente la posición del ex general de carabinieri, Francesco Delfino (fallecido en 2014 después de una larga carrera caracterizada por muchas sombras), particularmente relacionado con los clanes mafiosos de los Nirta, Papalia y Barbaro: “El coronel Delfino recibió informaciones de Antonio Nirta relativas a las personas secuestradas en el hinterland de Milán que luego el mismo Nirta, los Papalia, los Pelle y los Barbaro, ‘adquirían’. Era siempre Nirta quien le proporcionaba información al oficial y ello le permitía liberar a los secuestrados. Una vez que éstos, en la mayoría de los casos, habían pagado el rescate. Y en el momento que no lo hacían – siguió diciendo Serpa – era Nirta el que conseguía el dinero, no en la cantidad exigida a los familiares de los secuestrados sino algo menor, ya que el resto le correspondía al coronel Delfino”. El arrepentido calabrés habla por haber sido el depositario de las confesiones del boss mafioso Nirta durante el período de detención común, agregando que Delfino era “masón y estaba relacionado con la Logia P2 de Licio Gelli” y que se jactaba de tener contactos con Paolo De Stefano.

 El Atentado de Piazza della Loggia, en la ciudad de Brescia, el de Piazza Fontana, en Milán, el intento de golpe Borghese, el atentado en la línea ferroviaria Florencia-Bologna, el secuestro y asesinato de Aldo Moro, hasta llegar a las bombas del 1992 y 1993… son muchos los misterios italianos en los que se ve la sombra, más o menos nítida, de los servicios secretos. A pesar de que sea necesario hacer alguna distinción (entre informadores cercanos a los servicios y efectivos pertenecientes a los 007) su posición, especialmente en sede investigativa, siempre ha sido muy difícil de reconstruir. Nunca se vieron completamente involucrados en las tramas del así llamado “sistema criminal integrado” sin embargo frecuentemente estaban totalmente en conocimiento de los planes subversivos y de informaciones reservadas, de homicidios planeados con la complicidad de varios ambientes con intereses comunes, a menudo políticos. Y poseedores de informaciones que corren el riesgo de quedar relegadas en medio de sus circuitos, incluso cuando podrían tener gran relevancia judicial. “Son ellos los que saben mejor que todos – señaló varias veces Lombardo -.

Por lo general, según mi punto de vista, trabajan para averiguar informaciones que permanecen exclusivamente dentro de determinados circuitos y allí está el riesgo de que proliferen los problemas que Palermo intenta afrontar en sede procesal, porque en la mente de un mafioso – siguió diciendo el Fiscal – está claro que si un exponente de un organismo institucional viene a hablar con él quiere decir que está negociando. Es por ello que muy a menudo nos encontramos con gente a la que, en los interrogatorios, se les escapa decir ‘yo trabajé para el Estado y ahora es el Estado el que me hace procesar ¿dónde están mis referentes de aquella época?’, obviamente los referentes nunca se encuentran, ese es el problema. Según este punto de vista la relación entre nosotros y los organismos de seguridad no es de colaboración. Claro está – comentó además – no afrontan en forma transparente la lucha en contra de las mafias, como tendría que ser”.

El “Dell’Utri”* de la ‘Ndrangheta

“Invisible” en todo sentido y considerado un excepcional sujeto que colocar en el Parlamento Europeo porque allí llega mucho dinero. Y ha movido mucho, haciendo obras públicas con certificación antimafia en mano, a pesar de que ya hubiera sido condenado por asociación mafiosa. Hablamos de Amedeo Matacena, ex Diputado del partido “Forza Italia” arrestado en Dubai en 2013, que pasó a la historia como uno de los tres Diputados que en 1995 votó en contra de que el decreto de ley que instauró  el 41 bis para los mafiosos se convirtiera en ley. Su nombre ya había aparecido en la solicitud de archivo de “Sistemas criminales”, cuando el arrepentido Pasquale Nucera describió la reunión anual que tuvo lugar en Polsi en Septiembre de 1991 en la que participó, “aunque con una posición secundaria, Matacena junior ‘el pelado’”, así como también los exponentes de todas las mafias y Giovanni Di Stefano, cuello blanco relacionado con la mafia siciliana y calabresa cercano a Slobodan Milošević “que maneja el tráfico de residuos radiactivos y el suministro de armas militares a los Países sometidos a un embargo, principalmente a Libia”. Era él quien garantizaba la inversión de capitales extranjeros, gracias a los cuales se financiaba el proyecto de escisión de Italia. “Durante la reunión – explicó también el arrepentido – se habló de un ‘proyecto político’ que había que poner en práctica  recurriendo a hombres nuevos para formar un partido que fuera la expresión directa de la criminalidad mafiosa con el cual ganar las elecciones a través de una campaña terrorista. En  Madonna di Polsi – dijo además Nucera – “se realizó la reunión de las jerarquías tradicionales de la ‘Ndrangheta”, pero éstas estaban por debajo de una cúpula jerárquica mucho más restringida en cuyo ámbito se tomaban decisiones estratégicas que luego, en Polsi, se discutían solo por respetar las formalidades y con el objetivo de poner al corriente a todos los afiliados de lo que, en realidad se decidía en otro lado”. Una descripción que se parece a las declaraciones realizadas por Filippo Barreca, así como también las de otros colaboradores de la justicia palermitanos, sobre “el más alto y exclusivo nivel de la jerarquía de la ‘Ndrangheta” al cual “pertenecen también miembros de la masonería desviada y – agregó Nucera -, así como también de los ‘servicios desviados’.” La presencia de Amedeo Matacena en Polsi junto a personajes de un perfil tan alto no habría sido admitida si no fuera que pertenecía a los mismos circuitos. Era hijo del astillero que comenzó con el servicio de viajes en ferri a lo largo del Estrecho de Messina, la ambición de Matacena junior lo llevó a que se apostara mucho por él en lugar de por su padre, hombre de “chapado a la antigua” pero gracias a cuyo capital Amedeo logró abrirse paso en la política. “Su preocupación – explicó el Fiscal Lombardo al referirse a la situación procesal del ex Diputado de “Forza Italia” – no es la de pagar la pena sino la medida preventiva que podría ser tomada después de dicha condena, ya que se convirtió en una extraordinaria oportunidad para que se investigara sobre toda una serie de relaciones. Matacena, en su calidad de condenado por mafia, tenía relaciones con organismos institucionales y en el marco de su caso me tocó interrogar a varios miembros de los servicios”. Su historia parece adquirir cada vez más los mismos contornos de la del ex Senador de “Forza Italia”, Marcello Dell’Utri, quien también fue condenado por concurso externo en asociación mafiosa, ambos se dirigían al Líbano en calidad de prófugos (Dell’Utri logró llegar hasta allí pero luego fue arrestado, en cambio Matacena solo lo intentó) y con el mismo objetivo perseguido por los mismos organismos: salvar a Matacena y a Dell’utri de la cárcel luego de que las condenas por delitos mafiosos pasaron a ser definitivas. “Los paralelismos entre la permanencia en la clandestinidad de Dell’Utri y de Matacena son impresionantes ya que ha sido probado que allí hay algo que responde a una orden superior y que mueve a todas las marionetas y dice: ahora hay que ocuparse de Marcello, dentro de un mes lo haremos con Amedeo, pero todos tienen que ir al Líbano, porque allí hay razones políticas claras. “De vez en cuando – siguió diciendo Lombardo refiriéndose a Matacena – me manda mensajes públicos desde Dubai, se deja entrevistar. Cuando parecía que la extradición estaba lista mandó a avisar al Partido Democrático que ni bien llegara a Italia iría a ver al Dr. Lombardo a decirle dónde se encuentran las cuentas cifradas de las coimas de Telecom”.

Notas:

* Valerio Borghese:El frustrado golpe de Estado de 1970, conocido como «golpe Borghese», fue dirigido por el viejo general Junio Valerio Borghese, apoyado por sectores de extrema derecha y fracasó por razones aún misteriosas.

* Piazza della Loggia:El 28 de mayo de 1974 se produjo un atentado terrorista atribuido a un grupo de neofacistas en la Piazza Della Loggia (Brescia). El atentado provoco 8 muertos y 102 heridos.

* Dell’Utri: El ex senador Marcello Dell’Utri, cofundador junto aSilvio Berlusconidel partido Forza Italia, está descontando una pena a siete años de cárcel por concurso externo en asociación mafiosa.

                                                                Segunda Parte

 

Alta finanza: hoy el business está online

La ‘Ndrangheta crece, se expande, apunta cada vez más alto. Y elige el camino de la alta finanza (especialmente la online) de los títulos desmaterializados y de los bancos. Son las nuevas directivas de esa parte reservada que ordena que hay que dirigir los capitales de las mafias individuales a los paraísos fiscales de Suiza, Luxemburgo, Liechtenstein, no tanto porque representan una garantía, sino porque son los nudos fundamentales sin los cuales es imposible operar en este campo.

Todo ello dejando “en segundo plano” las inversiones sobre los inmuebles, que siempre han constituido una de las columnas portantes del imperio económico de los clanes mafiosos y que ahora han pasado a ser cada vez más un “cordero sacrificial” para las investigaciones patrimoniales de los investigadores porque son más fáciles de identificar. “Cuando ellos compran inmuebles, en Italia o en el extranjero – aclaró Giuseppe Lombardo – saben que pueden atraer la atención de la justicia,tarde o temprano alguno se preguntará a quién pertenecen”. La batalla en el ámbito patrimonial sigue subiendo de nivel y es más difícil encubrir las inversiones inmobiliarias y las grandes licitaciones. Implica un riesgo demasiado alto concentrarse principalmente en el mantenimiento de enormes depósitos bancarios, incluso en los estados cuyo control resulta ser mucho menos duro, aunque el nivel de atención haya crecido en los últimos años.

Después de muchas consideraciones el Fiscal de Reggio Calabria reflexionó varias veces: “han comprendidode que para controlar el poder político ya no era suficiente con comprar a un exponente de partido en especial”. Se trata de una relación complicada que no siempre, además de los costos, implica beneficios (un ejemplo de ello es el caso ocurrido en Palermo en 1992, cuando nació un fuerte contraste  entre la Cosa Nostra de Totò Riina y los exponentes políticos cercanos a la misma). Dos o tres políticos pagados no eran nada con respecto a una asamblea parlamentaria, sin contar con el riesgo de que el pacto se llegara a descubrir a causa de investigaciones y arrestos.

Es por ello que identificaron una alternativa: la compra de títulos de Estado. Una inversión que atraía no solo a las mafias, sino además a los países  en vías de desarrollo, primero el Medio Oriente y luego India y China, que invirtieron sus capitales comprando estos títulos de estado en los Estados Unidos y en los países occidentales más confiables. De esta forma también las mafias invirtieron los enormes capitales de los cuales disponen para comprar títulos públicos, cosa que hoy en día les permite alcanzar un considerable peso al momento de negociar. “Significa – precisó Lombardo – que si hoy, en una situación como la nuestra, un Estado como Italia emite títulos que terminan siendo comprados por las mafias, éstas llegarán en un cierto momento a tener un ilimitado poder en sus manos, porque si fueran a retirar todo su capital por entero podrían provocar un default financiero”.

Hoy el principal pilar de los negocios de la ‘Ndrangheta es la alta finanza. Sumada al tráfico de droga, especialmente de cocaína, por el cual la mafia calabresa se destaca una vez más como la reina indiscutible ya que cuenta con el monopolio del polvo blanco en todo Occidente.

Actualmente la ‘Ndrangheta se encuentra en una posición financiara increíble, ya que es capaz de transferir millones con un simple click para invertir (y así lavar) el dinero proveniente de las actividades ilícitas. Uno de los ejemplos más recientes es el operativo que comenzó el pasado 4 de Enero en contra del clan “Grande Aracri” y especialmente contra el supuesto jefe de la mafia Local de Cutro, Nicolino Grande Aracri. Además de los 16 arrestos que se realizaron los investigadores identificaron una cuenta corriente a nombre de dicho jefe mafioso calabrés en el que estaban depositados 200 millones de euros por haber efectuado operaciones financieras en el extranjero por cantidades enormes. “Sobre todo se trata (según lo escrito en la ordenanza) de la realización de cambio de divisas, operaciones de inversión con la fórmula ‘de bloqueo de fondos’, adquisición de fidejusiones (que  quiere decir hacer de garante de otro) para participar en inversiones edilicias en el extranjero”. Nicolino Grande Aracri acabó en la mira de la magistratura a causa de la investigación “Aemilia” que descubrió los intereses del clan de Crotone en la región de Emilia Romagna. Ahora, según las investigaciones, el clan estaba intentando entrar en contacto con exponentes del Vaticano y de la Casación, además de mantener los contactos ya existentes con la masonería. Y a pesar de que la familia mafiosa Grande Aracri no figure entre las que cuentan en Reggio Calabria su imperio económico está creciendo considerablemente.

Droga:una oportunidad para entrenar a la “infantería” de los clanes mafiosos

 

Según lo que Lombardo nos ha explicado en nuestras repetidas reuniones, los clanes calabreses han literalmente puesto en marcha una campaña de compra en los países productores de cocaína, en Sudamérica, pasando a poseer todos los centros neurálgicos que le hacen falta a la ‘Ndrangheta para tener el control internacional de los estupefacientes. Porque para lograr pasar toneladas de droga de una frontera a otra no basta con el tráfico menor, con hacer pasar maletas anónimas de aquí para allá. Se trata de una refinada operación para la que es necesario tener determinados contactos que formen parte de los ambientes institucionales, realizada gracias además a la compra de porciones de deuda pública de los Estados económicamente más fuertes. “Son más confiables, son como nosotros”, decía siempre “El Chapo”, el jefe mafioso mejicano del narcotráfico internacional, arrestado el 8 de Enero pasado, luego de una serie de fugas “espectaculares”, refiriéndose a los hombres de la ‘Ndrangheta.

Hasta hace poco tiempo Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo” (el Corto, ndr.), era uno de los delincuentes más buscados, era el padrino indiscutible del cartel narco de Sinaloa, el más poderoso de Méjico. El jefe mafioso fue capturado nuevamente, luego de un intenso y sangriento tiroteo entre marines mejicanos y las fuerzas del narcotráfico, lo que lo traicionó fue su intención de hacer una película autobiográfica para lo cual había contactado a actores y productores. Durante su carrera criminal siempre intentó demostrar que era confiable para traficar cualquier tipo de droga. Y entre sus socios predilectos se destacaba justamente la ‘Ndrangheta, gracias a los contactos que ésta tenía lo primero con los narcos colombianos y con uno de los carteles de la droga más fuertes de Méjico, “Los Zetas”, además que con el Chapo mismo, el cual, con el paso del tiempo pasó a ser uno de los principales abastecedores de los clanes calabreses.

Es evidente que por más que recientemente se hayan realizado considerables secuestros de droga (en el mes de diciembre pasado fueron 700 kilogramos en una sola semana) son migajas comparadas con las toneladas que pasan habitualmente por mar, por tierra y por aire.

Aquí el problema, como ha explicado varias veces Lombardo, está en considerar o no la conexión superior, o bien, comenzar siempre de un hecho concreto: que la ‘Ndrangheta cuenta con una estructura unitaria, a pesar de sus diferentes ramificaciones en todo el mundo, y que en su estructura hay repartos básicos: quienes se encargan de las extorsiones en el territorio, quienes manejan el “sistema bancario paralelo” (descubierto una vez más en la investigación “‘Ndrangheta banking”), quienes tienen a su cargo las licitaciones e incluso hay sectores aparentemente menores, como el tráfico de productos falsificados. Luego también están quienes están institucionalmente encargados de controlar el tráfico internacional de estupefacientes. De esta forma, en el marco de este sistema criminal integrado en el que las mentes pensantes comunican a los grandes interlocutores de las mafias “tradicionales” las líneas económicas que hay que seguir, los cientos de kilogramos secuestrados constituyen la parte destinada a ser sacrificada a los magistrados y a las fuerzas del orden. “Son partidas sacrificables – aclaró Lombardo – de la misma forma que tienen un batallón, haciendo una analogía con la infantería, que tiene que caer en manos de la magistratura. No se trata – dijo también el magistrado hablando de los sujetos arrestados en los operativos antidroga – del ‘sistema criminal circular integrado’, sino de una estructura que se expone mucho, tanto en Italia como en el extranjero los golpes les llegan, las condenas son muy serias y los secuestros también, pero no involucran a las ‘mentes pensantes’, que son las que comunican las directivas y las estrategias únicamente a los grandes interlocutores de las familias mafiosas, que dentro de la estructura  cumplen el papel visible de administrar el tráfico de estupefacientes. Es aquí donde está la miopía de quienes minimizan una serie de operaciones (los secuestros de droga, n.d.r.) que aparentemente no tienen importancia – concluyó Lombardo – no se dan cuenta de que para ellos es una oportunidad para entrenar.

El eje Calabria-Lombardia

 

La ‘Ndrangheta se expande y parece no conocer límites, extendiendo sus ramificaciones hacia el resto de Italia y del mundo. Pero la relación entre centro y periferia, profundamente sometida, se ha mantenido casi inmutable. Y este sometimiento se refleja además en el hecho de que los clanes lombardos, piamonteses, o que se han establecido en otros territorios no conocen, por el cargo que ocupan, a los miembros pertenecientes al sector reservado e invisible. “Una orden que parece venir del máximo exponente del Crimine de Polsi – explicó el Fiscal sustituto – en realidad no es más que el mensajero de un simple portavoz” pero que no puede manifestar su rol de intermediario.

La abundante presencia calabresa en el Norte de Italia quedó definitivamente registrada en Milán con el juicio denominado “Infinito” y en Turín con el “Minotauro”, dos procesos judiciales que han confirmado la verdadera realidad de la ‘Ndrangheta, que es más unitaria de lo que parece. “Porque – explicó el Fiscal – nadie puede pasar a ser autónomo de la Calabria . Uno puede ser otra cosa y entonces se tiene que asumir el riesgo de saber con lo que se puede llegar a encontrar. Mi principal preocupación – agregó Lombardo hablando de la magistratura – es que se lleguen a superar todas estas incongruencias e incomprensiones. Si no se hace un trabajo de equipo coherente y claro nos haríamos mal a nosotros mismos” señalando la importancia de enfrentar a la estructura de la mafia calabresa con una actitud igualmente unitaria. Este fue el caso de “’Ndrangheta banking”, una investigación que nace de la unión de otras dos que nacieron por separado, una en Milán (con el Fiscal Venditti) y una en Reggio Calabria (con el Fiscal Lombardo). “A medida que se seguía la pista de investigación – aclaró el magistrado de Reggio Calabria – nos fuimos dando cuenta de que era algo forzado seguir adelante con el trabajo investigativo en Milán si todas las directivas y las estrategias partían desde aquí”.

La investigación llevó a descubrir un “sistema bancario paralelo” gracias al cual los clanes calabreses trasplantados en Lombardia habían logrado entrar en los circuitos del empresariado local. Lo que se trataba de dilucidar era el nivel  criminal de Gianluca Favara (empresario que no era más que una directa emanación del clan de los Belloco, de Reggio Calabria) cuya transversalidad respondía al hecho de que él era el eslabón de unión entre los clanes, además de estar a disposición de varias familias de la ‘Ndrangheta. Su nombre ya había aparecido en las investigaciones denominadas “Meta” y “Reggio Nord” y era bastante recurrente en los hechos que tenían que ver con los poderosos Lampada de Milán.

Gracias a la labor investigativa realizada por los Fiscales Alessandra Cerreti y Giuseppe Lombardo se habrían descubierto las intimidaciones perpetradas por el grupo Favara en contra del empresario Agostino Augusto y de sus familiares. La víctima contó, mientras describía un episodio que los Jueces instructores consideraron emblemático del grado de delincuencia de Favara: “Después de varias conversaciones, y según mi opinión para dar cuenta de su nivel criminal, me planteó la posibilidad de mostrarme cualquier tipo de armas, invitándome a que eligiera una cualquiera. Por lo tanto le pedí que me mostrara un Magnum 44, entonces Favara realizó una llamada telefónica, camuflando el término pistola con otro convencional entre ellos, luego de la cual llegó un joven con una caja que contenía la pistola que había pedido. Fue después de dicha demostración de fuerza que Favara, después de haberse cerrado en una habitación una media hora primero con Avallone (Carlo Avallone, que estaba en contacto directo con Favara por una serie de operaciones inmobiliarias y financieras, n.d.r.) y luego con Codispoti (Giuseppe Codispoti, uno de los colaboradores de Favara, n.d.r.) por un tiempo similar; me pidió que entrara junto a Codispoti y me hizo una lista de los cheques que yo no había pagado”. Según Lombardo son todas técnicas que sin lugar a dudas dan testimonio de “meras acciones ejecutivas. Las estrategias se fijan siempre aquí, en Reggio Calabria”. Y es siempre esta región la que cuenta con el mayor número de afiliados “es notable – comentó el Fiscal – a pesar de que la Calabria no sea un espacio físico posible de identificar porque los calabreses se encuentran en todo el mundo. Aquí en Reggio Calabria se estima un nivel de afiliación que alcanza alrededor de las 10.000 unidades”, mientras que en Palermo, casi cuatro veces más grande que la capital calabresa, la densidad de afiliados ronda las 1.000 unidades (la misma cantidad que en Rosarno, municipio de Reggio Calabria que cuenta con 15.000 habitantes).

Amenazas a los magistrados: “Así perdemos fuerzas operativas”

 

“Junto a mis colegas de la Fiscalía de Palermo nos hemos dado cuenta de que a veces se tiene la sensación de que Cosa Nostra tiene un rol superior y que a veces lo tiene la ‘Ndrangheta. No es que yo quiera menospreciar el trabajo de otros – aclaró Lombardo – diciendo que la ‘Ndrangheta cuenta más, lo único que me interesa es que se haga una reconstrucción objetiva”. El Fiscal sustituto de Reggio Calabria es uno de los pocos que actualmente se están ocupando del nivel “invisible” superior a las mafias individuales, y son muchos los puntos de contacto con las investigaciones sobre hechos ocurridos en Palermo. Desde la investigación denominada “Sistemas criminales” hasta la relativa a la negociación entre el Estado y la mafia, estando a cargo del juicio sobre la misma el Fiscal Nino Di Matteo (en contra del cual se ha descubierto un verdadero plan para eliminarle, Francesco Del Bene, Vittorio Teresi y Roberto Tartaglia.

Todavía queda mucho por hacer y por investigar, pero las dificultades no son pocas: “Aparentemente con el resto de la magistratura vamos en la misma dirección pero luego, cuando nos toca probar las cosas se complica y se nos dan respuestas ridículas” – protestó Lombardo, que también considera que son “ridículas y perversas” ciertas lógicas internas de la magistratura: “Un despacho serio como este tendría que llevar a cabo, en un año, 5 o 6 grandes investigaciones para poder dar respuestas importantes, en cambio yo mismo me encuentro ahogado por tener a mi cargo 120, o 130. Cosa que no ocurre en otros Estados, en Suiza, o en Francia, un Fiscal sustituto tiene un solo juicio a su cargo por vez, y claramente estudia hasta la última coma”. En cambio aquí investigar sobre todo implica correr el riesgo de no investigar sobre nada.

 Entonces ¿cuál es el riesgo que corren esos pocos a los que nada los detiene? “Estos personajes no me mandan un mensaje a mi – explicó el magistrado que ha recibido muchos mensajes intimidatorios – sino a quienes, aunque solo sea potencialmente, sienten ganas de trabajar conmigo. Saben perfectamente que un magistrado en particular, que ha conocido y sopesado, no se detendrá. Pero perderá una serie de capacidades operativas. Muchos pueden tener miedo realmente pero otros lo hacen por conveniencia. Cuando llegas a un determinado nivel comprendes perfectamente por qué la gente se aleja y no quieren oír hablar del tema. Están dispuestos a hacer trabajos largos y extenuantes durante años con tal de no correr el riesgo de toparse con esas infiltraciones políticas que luego implicarían una sanción inmediata que les perjudicaría su carrera. Esto puede ser vivido como aislamiento, entonces podríamos comenzar a interrogarnos sobre lo que estamos haciendo, pero en realidad, afortunadamente, a mi no me ha ocurrido”.

En cambio es importante que las investigaciones sigan adelante en la mejor forma posible. “En seis meses – dijo Lombardo – han llegado respuestas que ni siquiera yo me podía imaginar, con palabras que parecen surgir de un guión escrito por mi. Porque cuando uno va en la dirección correcta es evidente que el resultado se obtiene. A menudo – continuó diciendo – explicamos que hemos hecho todo el esfuerzo que estaba a nuestro alcance. Pero puedes interceptar conversaciones de determinados sujetos durante diez años y al final tendrás la prueba de que lo que se dicen son banalidades, porque por teléfono lo único que hacen es citarse para algún encuentro. Si una fuerza de policía quiere hacer este trabajo apenas ha terminado esa llamada telefónica tiene que salir y llegar al lugar antes que ellos”.

Lamentablemente, más allá de los notables esfuerzos realizados por parte de la magistratura y de las fuerzas del orden, por pate de la política jamás se ha visto la intención de emprender una seria lucha en contra de las mafias y de los circuitos relacionados con las mismas. Y de esta forma los 150.000 millones de euros (número equivalente a la ganancia anual “solo” de la ‘Ndrangheta, obtenida mayormente gracias al tráfico de droga) se mantienen intactos.

Pero ningún Gobierno puede permanece indiferente. Porque hasta que la lucha en contra de la criminalidad organizada no pase al primer lugar de la agenda política esta nación se seguirá proyectando inexorablemente a una forma de Estado-mafia.