Home / Información regional / PADECIENDO CRIMINALIZACIONES

PADECIENDO CRIMINALIZACIONES

Por Andres Volpe

PADECIENDO CRIMINALIZACIONES

Un repaso de las políticas represoras en América Latina

Por Andrés Volpe, de Our Voice Argentina-24 de octubre de 2019

 

Rememorando algunas crónicas calcadas de las dictaduras que viajan hacia nuestro presente, estamos siendo testigos del lado más brutal de las políticas represoras en América Latina.

Hoy lo vemos en Chile, pero en retrospectiva observando los hechos de estos últimos días y sin temor alguno de caer en vanas coincidencias, podemos hilvanar una uniformidad de planes sistemáticamente orquestados en un corto periodo de tiempo. Planes que incluyen un progresivo deterioro del ingreso per cápita, des financiamiento y privatización en los sistemas de salud y educación, aumentos súbitos e inesperados en servicios y recursos básicos, persecución ideológica, guerra judicial, censura de los medios más importantes y violencia institucional.

Ecuador, Perú, Chile y ahora Bolivia están convulsionados. Toda la América trasandina está sufriendo un proceso de transformación.

A principios del mes de octubre el presidente de Ecuador Lenin Moreno firmó un decreto de quita de subsidios al combustible, posibilitando una suba del 123%, una de las tantas medidas que el gobierno está llevando a cabo con la bendición del FMI (Fondo Monetario Internacional).Con este detonante, las movilizaciones se hicieron sentir en todo el país. El presidente decretó el “estado de excepción”. En un comunicado difundió: “Para precautelar el orden, la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos y controlar a quienes pretender provocar caos, he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional”. El saldo  oficial son 159 detenidos (los que intentaban destruir el orden establecido) y varios destrozos. Nada terminó para Ecuador, las políticas neoliberales siguen su curso.

Perú es un caso puntal, pero el resultado sigue siendo el mismo, la vulneración de los derechos de los ciudadanos. El martes primero de octubre todos se desayunaron con la noticia de que el presidente Martín Vizcarra disolvió el Parlamento, las tres fuerzas armadas y la Policía Nacional apoyaron esta decisión. En la vereda de enfrente la oposición de mayoría Fujimorista junto a una parte del frente de derecha en el parlamento decidió destituir al mismo Vizcarra. En su lugar asumió el cargo la vicepresidenta Mercedes Aráoz quien termino finalmente dimitiendo en su función. El presidente del congreso Pedro Olaechea llego a calificar la medida de Vizcarra de “Golpe de Estado”. Las elecciones para nuevos congresistas se realizaran el próximo 26 de enero. Esto se realizó en un marco de movilizaciones permanentes en más de 15 ciudades.

Al igual que Perú, Bolivia sufre una crisis de inestabilidad política. El pasado 20 de octubre el pueblo acudió a las urnas. Cinco días después de idas y vueltas en el recuento de votos, el presidente Evo Morales anunció que fue reelecto y su país no tendrá segunda vuelta en las elecciones. La OEA denunció irregularidades en la elección mientras que el Vicepresidente del tribunal electoral José Iván Costas Sitic renunció en protesta de la demora de más de 24 hs en el recuento de votos. Evo Morales denunció que su rival, Carlos Mesa, intento “junto a la derecha boliviana” un golpe de Estado. Al mismo tiempo a través de las redes sociales, declaró el “estado de emergencia” termino ambiguo que presta a la confusión ya que la constitución Boliviana prevé el “estado de Excepción” para  ciertos casos de “caos social”. Manifestaciones masivas a favor y en contra del gobierno cubrieron todo el territorio Boliviano.

Chile quizás sea el máximo exponente de las políticas dictatoriales, el primer conejillo de indias de lo que la periodista Canadiense Naomi Klein denominó “La doctrina del Shock”. Los resultados están a la vista, a pesar de los esfuerzos de presentar a Chile como un modelo económico del “primer mundo”.

 El país quedo lejos de haber realizado una transición desde la dictadura Pinochetista hacia una democracia verdaderamente participativa, por eso la sociedad empezó a cobrarse los primeros cadáveres políticos. El pueblo salió masivamente a las calles, así como en Ecuador, el detonante fue el aumento de un recurso básico, en este caso el transporte. El Presidente Piñera declaró estar en “Guerra contra un enemigo poderoso” declarando el “estado de Excepción” y desplegando 10.000 efectivos del ejército en las calles. Después del despliegue de un aparato represivo descomunal el saldo de muertos, heridos y detenidos fue estremecedor.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hasta el momento hay 42 muertos, 12 mujeres violadas y 121 desaparecidos. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile denunció la existencia de un posible centro de torturas clandestino en Santiago, donde habrían sido llevados algunos manifestantes de las últimas protestas ciudadanas para ser golpeados y presionados. La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, denunció que algunos médicos han sido “intimidados” para no entregar información sobre el trabajo que han realizado durante las protestas sociales. Todos estos rasgos característicos marcan una continuidad desde hace 30 años. De hecho el actual ministro del interior Andrés Chadwick participó en la dictadura militar de Augusto Pinochet como miembro de la comisión legislativa de la Junta Militar de Gobierno y fiscal del Ministerio de Planificación Nacional.

Por suerte los pueblos cada tanto activan su mecanismo de defensa. Chile se sigue movilizando de manera permanente, espontánea, desoyendo el toque de queda, con cacerolas en las manos y el corazón enardecido de justicia. Más de un millón de personas en Santiago piden cambiar su destino. América entera está pidiendo cambiar el rumbo.

La voz que más alto resuena  en este pedido de justicia es la voz de los jóvenes, que a través del arte manifiestan su querer. En estos días entre tantos videos de violencia ejercida contra el pueblo, trascendió un material de la obra “Paisajes para no colorear” del colectivo de jóvenes “la Re-Sentida”. En su discurso final una de las jóvenes expresó: “nuestro país está pasando por un momento de crisis muy doloroso, estuvimos callados por tanto tiempo, hoy estamos en tiempos de dictadura, los militares nos asustan pero el miedo se va a convertir en rabia y se va a convertir en lucha. No nos vamos a quedar en nuestras casas, no vamos a descansar hasta que esto cambie, porque así somos los pobres y  porque son los pobres los que hacen las mayores revoluciones”.

—————

Foto de portada: www.lavoz.com.ar

Foto 1: www.tercerainformacion.es