Home / Crimen organizado / Para el senador Giuzzio sensibilizar a la ciudadanía es una tarea muy difícil
01SenadorArnaldoGiuzzioFotoabccolorCom[1]

Para el senador Giuzzio sensibilizar a la ciudadanía es una tarea muy difícil

Por

Por Jorge Figueredo y Omar Cristaldo, redactores de Antimafia Dos Mil Paraguay

La tragedia desatada en el Paraguay el pasado 16 de octubre, siendo las víctimas el periodista Pablo Medina y sus asistente Antonia Almada , revolucionó al sistema político , al sistema judicial y a la sociedad  misma. La muerte de dos personas, en manos de delincuentes del narcotráfico (que operaban particularmente en la región de Ypehjú) dejó en claro que el crimen organizado estaba (y está)  estrechamente ligado con algunos personajes de la clase política paraguaya, instalados en varias zonad del país y en Asunción mismo. Tanto es así que el periodismo habla insistentemente de la narcopolìtica, no como un slogan o título mediático, sino como una muy lamentable realidad palpable dentro de la convivencia del paraguayo. La sangre vertida por Medina y Almada marcó entonces la vigencia en el Paraguay, de un panorama bastante desagradable y repulsivo (y si acaso, hasta nauseabundo) respecto a los niveles de vinculación, alcanzado quizás en años, entre el crimen organizado y el sistema político paraguayo. A la luz de los acontecimientos (incluido un juicio político contra cuatro ministros de la Corte Suprema de Justicia)  los actores del Estado, hartos del grado de corrupción enquistado en sus diferentes brazos del poder,  dieron rienda suelta a una suerte de medidas y proyectos de Ley tendientes  a depurar sus filas,  a poner al descubierto a los funcionarios y a los legisladores corruptos, a neutralizar sus acciones encubiertas e inclusive a llevarlos ante la Justicia. Pablo Medina y Antonia Almada,  pagaron con su vida haberse cruzado en el camino del mal, cometiendo el grave pecado de denunciarlo.