Home / Crimen organizado / PROCESO DE LA TRATATIVA, PIDIERON CONDENAS PARA LOS IMPUTADOS

PROCESO DE LA TRATATIVA, PIDIERON CONDENAS PARA LOS IMPUTADOS

Por Jean Georges Almendras

PROCESO DE LA TRATATIVA, PIDIERON CONDENAS PARA LOS IMPUTADOS.

por Lorenzo Baldo y Aaron Pettinari – 26 de enero del 2018

Se solicitaron 15 años para Mori, 12 para Dell’Utri, Subranni y De Donno. 16 años para el jefe Bagarella y 12 para Cinà. También se pidió la condena de Mancino (imputado por falso testimonio) a 6 años. Para Ciancimino se pidió condena por el delito de calumnia.

Los fiscales del proceso conocido como la tratativa Estado-mafia, Nino Di Matteo, Vittorio Teresi, Francesco Del Bene y Roberto Tartaglia concluyeron hoy su tarea al presentar sus peticiones al tribunal. En particular, para el delito tipificado en el art. 338 (amenaza y violencia al cuerpo político del Estado, ndr) se pidió una sentencia de dieciséis años para el jefe Leoluca Bagarella, cuñado del ya fallecido padrino corleonés Riina, y doce años para Antonino Cinà, médico sumamente fiel a Riina. Por el mismo delito se pidió “no proceder” por haber operado la prescripción contra Giovanni Brusca mientras que se solicitaron condenas para el ex jefe del ROS Antonio Subranni (12 años), su segundo al mando Mario Mori (15 años) y al entonces capitán Giuseppe De Donno (12 años).

De amenaza al cuerpo político del Estado también estaba acusado Marcello Dell’Utri, ex senador de Forza Italia, quien ya está cumpliendo una condena de 7 años por concurso externo en asociación mafiosa. Para él, los fiscales han solicitado una condena a 12 años. La fiscalía además solicitó una condena de 6 años para el ex ministro Nicola Mancino, imputado del delito de falso testimonio. También se pidió una condena de 5 años por el delito de calumnia contra Massimo Ciancimino mientras que se solicitó “no proceder por haber operado la prescripción” en el delito de concurso en asociación mafiosa y por lo tanto “considerarlo cerrado en fecha 15 de enero de 1993“. Finalmente se pidió el “no proceder” contra el jefe mafioso fallecido, Totò Riina. mori1 

Antes de presentar las solicitudes de pena el fiscal adjunto Teresi dijo: “Hemos hecho una lista con los hechos que hemos intentado recopilar en pleno cumplimiento de la ley. Como en un rompecabezas, tomamos esas piezas y las juntamos. Como en un rompecabezas, cada carta no muestra la imagen general, la cual se vuelve relevante e importante solo si encaja perfectamente en lo que al final será esa imagen general. Estamos convencidos de que las piezas que hemos reconstruido y ofrecido, desde los años setenta hasta los hechos de mediados de los noventa, son todas piezas que encajan en un diseño único, exclusivo y unívoco de una imagen general que al verse en conjunto responde a los presuntos delitos. Una visión general en la que cada carta está manchada con la sangre de las víctimas de las masacres. Cada carta es un hecho que ha tenido algo que ver con las masacres. Podemos decir que la masacre de Capaci fue un hecho consumado en venganza y para detener la gran evolución normativa que Falcone había logrado dentro del Ministerio… Una masacre de conservación por contraste e innovación. Falcone es la última masacre de la Primera República. Los hechos luego evolucionaron. Paolo Borsellino probablemente fue visto como un obstáculo para el cambio que se quería y se pensaba en el momento en que se hizo la innoble tratativa. Y probablemente la masacre de via d’Amelio es la primera masacre de la Segunda República. Luego siguieron las otras”.

 

En la foto de cubierta, desde la izquierda: Mario Mori, Nicola Mancino e Marcello Dell’Utri