Home / Internacionales / ¿QUÈ BUSCAN POSTERGANDO OTRA VEZ EL JUICIO DE AHED TAMIMI?

¿QUÈ BUSCAN POSTERGANDO OTRA VEZ EL JUICIO DE AHED TAMIMI?

Por Jean Georges Almendras

¿QUÈ BUSCAN POSTERGANDO OTRA VEZ EL JUICIO DE AHED TAMIMI?

 Por Jean Georges Almendras-14 de marzo de 2018

¿Qué buscan las autoridades israelíes postergando una vez más la instancia de juicio y de consiguiente sentencia de la luchadora palestina  Ahed Tamimi? ¿Por qué ahora ella es obligada a seguir viviendo en la  incertidumbre respecto a su suerte, ahora  hasta el próximo día 21 de marzo? Son  las preguntas que nos estamos formulando.

Por séptima vez aplazan este juicio  y no me parece que sea debido a una cruel burocracia. A un tema administrativo. Más bien me parece que se trata de un aplazamiento con tufo a lo extrajudicial. Un aplazamiento con tufo a motivación política. Un aplazamiento con tufo a doctrina represiva.

¿Será porque la joven de 17 años Ahed Tamimi es una presa de conciencia? ¿Una presa política?. Seguro que sí. Tuve la ilusión por una fracción de segundos que la postergación no era por esa razón. Pero me equivoqué. Ahed es una presa política de pies a cabeza. Y por eso mismo le reservan mortificaciones y prepotencias: hay que extender las instancias de juicio, y mantenerla depositada en una celda. Una suerte de escarmiento. Una suerte de  castigo porque tuvo la osadía de enfrentarse, con sus manos, nada menos que a los soldados del régimen. Quienes además fueron filmados cuando uno de ellos recibía la bofetada de Ahed, sin contar con los puntapiés y las protestas por estar irrumpiendo en el patio de su casa, considerado espacio libre, para los palestinos.

Ahed Tamimi, no es una presa común. Es una presa política cuya historia ya conoce todo el mundo. Esto significa que el régimen sionista está muy, pero muy molesto. Esta comido por la ira. Esa ira  propia del poderoso culpable que prefiere tapar y esconder todo, no importa cómo.

Los nazis hacían lo mismo. Antes de ser descubiertos. Antes de que el holocausto se difundiera, había que darle otro rostro. El rostro horrendo de que los judíos que eran capturados iban a centros de refugiados, a establecimientos de reeducación, cuando en realidad iban como ganado, en vagones, a los campos de exterminio.

Los sionistas parece que no han olvidado esas prácticas. Porque ahora son ellos mismos son los que las hacen, contra el pueblo palestino, en otra época y con otros métodos, no menos crueles.  Pueblo que quisieran verlo exterminado y fuera de su alcance y de sus  fronteras.

Ahed es un emblema de la resistencia palestina. Un emblema de 17 años, que debe ser escarmentado una y otra vez. Que debe ser mortificado con dedicación. Por esa razón sobrevienen las sorpresas.

En el mes de febrero se llevó a Ahed ante Tribunal Militar para que sea juzgada por una decena de cargos en su contra. Y ese día nada de eso ocurrió: se expulsó de la sala de audiencias  a todos los periodistas locales e internacionales y al público. Y se realizó la instancia a puertas cerradas a cal y canto. En el más absoluto secreto. Por cierto sin las garantías del debido proceso, tratándose de una menor de edad, que fuera detenida en diciembre del año pasado. En aquel febrero se  dijo que la audiencia del juicio se postergaba para el 11 de marzo. Y ese día, otra vez el secretismo y las arbitrariedades. Y otra vez la postergación. Otra vez la prensa expulsada. Otra vez.

Y otra vez las protestas de su abogada; de sus familiares; de sus correligionarios de lucha;  de toda Palestina; del mundo entero; y de nosotros. Pero no es una protesta banal por un cambio de fecha. Es una protesta que se hace desde el arranque. Y el arranque se sitúa en el año 1948, cuando palestina comienza a ser pisoteada y barrida, desde la raíz. Y ya van 70 años de lo mismo. 

Pero en medio de todo este odio racial encubierto, de todas estas postergaciones y de la prisión injusta que padece Ahed, se esparció por el mundo una noticia gratificante: Ahed Tamimi acaba de ser galardonada por el Intergrupo del Congreso español, formado por varios partidos políticos, con el Premio de la Lucha por la Liberación de Palestina.

La abogada de Ahed , la doctora judío mexicana Gaby Lasky ha dicho que el tribunal militar está “buscando pruebas convincentes” para poder dictar contra la activista una sentencia ejemplar.

¿Un juicio ajustado a sus normas y a sus parámetros, para dictarse una sentencia ajustada también  a sus normas y a sus parámetros? Obviamente. Tales son las reglas del juego. Los parámetros y las normas que se ajustan a su juego político, de supremacía. De que el palestino no debe existir ni tampoco sus tierras. Ni tampoco su Estado.

Caramba, si no supiese que son los israelíes los que parten de esa premisa, pensaría que son nazis que piensan así, sobre los judíos. Qué ironía la realidad de nuestros días. Qué descabellado todo esto. Qué crimen, porque las víctimas mortales han sido miles y miles. Y los niños y los jóvenes muertos, heridos y violentados por la prepotencia de una soldadesca con el cerebro lavado, suman. Y siguen sumando.

Ahed Tamimi aguarda, con paciencia de luchadora y con paciencia de revolucionaria el curso de los acontecimientos, pero no está ni sola, ni aislada, por más que en la celda en la que se encuentra desde hace casi 90 días, no esté nadie con ella.

Casi 90 días bajo la vorágine y la ignominia del régimen sionista. Privada de su libertad física, pero no de su libertad de conciencia.

Junto a miles de nosotros, que ya somos millones, esparcidos por el mundo.

—————-

*Foto de www.resumenlatinomaricano.com