Home / Internacionales / ROCKEFELLER Y LA TERCERA GUERRA MUNDIAL
rockef

ROCKEFELLER Y LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

Por Giulietto Chiesa

ROCKEFELLER Y LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

Hay que tomar en serio lo que dicen
Por Giulietto Chiesa -29 de Agosto de 2016

Steven Rockefeller, el último retoño de la dinastía, realizó – a través de la pantalla de “Goodbye America” – esta declaración. Os la planteo  para que reflexionemos conjuntamente:

“La situación actual me recuerda la de principios del Siglo XX, en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Hay dos uniones de Estados poderosos (por un lado USA y Europa, por el otro Rusia, China, Irán) que se proponen dominar y ninguna de las dos pretende dar un paso atrás. Nunca antes, a lo largo de la historia, ha existido una situación similar que haya terminado en la paz. Estoy convencido de que habrá una Tercera Guerra Mundial. La Rusia de hoy es totalmente diferente a la Unión Soviética. Esta última estaba compuesta por Repúblicas que podían ser empujadas a la separación, explicándoles que al separarse vivirían mejor. Este escenario no se concretó. Seamos realistas. Actualmente las poblaciones de esas repúblicas en su mayoría no viven mejor que antes. Por lo tanto creo que las tendencias separatistas en Rusia terminarán siendo derrotadas. Hay que ponerse de acuerdo con los rusos, de lo contrario se desencadenará la guerra. Yo creo que ponerse de acuerdo será imposible”.

Un análisis claramente realista (al que habría que hacerle algunas correcciones decisivas).

El problema es “como” ponerse de acuerdo. Ya que no es cierto que ambas coaliciones (potenciales) pretenden “dominar”. Lo que si es cierto en cambio es que los Estados Unidos y Europa no tienen intención de perder su dominio actual. Y no entienden que éste se ve amenazado por los hechos, no por las ambiciones de dominio del adversario.

Entonces el peligro radica en la incapacidad de Occidente para “negociar” su declive y aceptar un mundo plural.

Steven Rockfeller tendría que explicárselo a los norteamericanos. Siempre que él mismo lo haya entendido completamente.

 

Extraído de: megachip.globalist.it