Home / Crimen organizado / SALVATORE BORSELLINO: CUANDO EL RECLAMO DE VERDAD Y JUSTICIA TERMINA BAJO LA MIRA
borselinta

SALVATORE BORSELLINO: CUANDO EL RECLAMO DE VERDAD Y JUSTICIA TERMINA BAJO LA MIRA

Por Aaron Petinari

SALVATORE BORSELLINO: CUANDO EL RECLAMO DE VERDAD

Y JUSTICIA TERMINA BAJO LA MIRA

Por Aaron Pettinari – 27 de Marzo del 2017

Dos artículos en el espacio de 24 horas, publicados en livesicilia.com, se centraron en la vida, los pensamientos y las palabras de Salvatore Borsellino, el hermano del juez asesinado en Via D’Amelio el 19 de julio de 1992. Dos artículos para demostrar de una manera retorcida Como el hermano que habla mucho desgasta el nombre de Paolo Borsellino o como no honra su memoria Paolo Borsellino es el héroe de todos. Querido Salvatore, honra su nombre. Frente al compromiso que significa la búsqueda de la verdad y de la justicia, no sólo en conferencias y eventos, sino también y sobre todo en la corte, se deben dejar de lado críticas tales como la de haber comenzado su camino con Agende Rosse 17 años después de la matanza, el haber abrazado a Massimo Ciancimino en via d’Amelio o haber comparado la historia de su hermano con la de Luigi de Magistris, ex fiscal y actual alcalde de Nápoles.

Como parte civil en el proceso Borsellino Quater, a través del abogado Fabio Repici, Salvatore Borsellino ha tenido el gesto quizá más sorprendente de los últimos años, el de buscar la absolución de Vincenzo Scarantino, un “títere”, víctima de los abusos más increíbles desde que se auto acusó de la matanza de Via d’Amelio. Y no sólo eso. Ha hecho una contribución muy importante al proporcionar al tribunal una interpretación del atentado que no apunta solamente a los jefes de la mafia, que obviamente fueron los responsables materiales del delito excelente (nombre que se da en Italia a los atentados a personalidades y a los crímenes de la mafia, ndt), lo que demuestra con dos hechos incontrovertibles como son la desaparición de la Agenda Roja y el desvío mismo de las investigaciones, cuya tela fue urdida por los funcionarios actuantes y miembros de las instituciones. Los mismos fiscales de Caltanissetta, en la solicitud de archivo de las investigaciones a los oficiales de policia escribieron que: “No puede, de hecho, omitirse cómo todo el asunto que tuvo como epílogo la celebración de los dos primeros procesos sobre la matanza de Via D’Amelio es uno de los más graves, si no el más grave de toda la historia judicial de este país. Por lo tanto debe considerarse como una conducta grave y vergonzosa la de aquellos investigadores que han contribuido significativamente para eliminar la verdad procesal del caso, construyendo un castillo de mentiras que condujeron a resultados que realmente nos dejan atónitos”.

El compromiso en la búsqueda de la verdad y la justicia de Salvatore Borsellino, por lo tanto, no ha de ser estéril, como no es estéril el de los otros parientes del juez.

¿Quién puede juzgar o interpretar las decisiones de cada individuo para hacer creer a la opinión pública que están unos contra otros?

En julio de 2015, el hijo de Borsellino, Manfredi, tuvo una encendida intervención en el Aula Magna de los Tribunales de Palermo. En esa ocasión, dijo que él y sus hermanas no estarían presentes en las conmemoraciones del 19 de julio y también habló de “pasarelas” y “fachadas antimafia”. Eran los días en que se había montado la operación periodística de las escuchas telefónicas, de las cuales el Fiscal siempre negó la existencia, entre el Presidente de la Región Rosario Crocetta y su médico personal, el director del hospital Villa Sofía de Palermo, Matteo Tutino, quien habría dicho “La Borsellino (en el momento Asesora de Salud de la Región de Sicilia) debe quedar fuera. Al igual que su padre“. Parte de la prensa interpretó las palabras de Manfredi Borsellino como un distanciamiento de las manifestaciones llevadas a cabo por sus tíos.

El mismo Salvatore Borsellinno, al intervenir en la conferencia “El pacto. Del doble Estado al sistema criminal integrado, ya se había dado cuenta de que esas palabras también serían explotadas en el futuro: “Sucederá lo que ya pasó en estos días, utilizarán las palabras de los hijos de Paolo para decir que están en desacuerdo con lo que los hermanos de Paolo están haciendo en el tema de via d’Amelio, porque si alguien habla de pasarelas debo decir que he vuelto a Via d’Amelio después de 10 años de silencio para evitar que existan pasarelas, y durante siete años no he visto a un solo representante de las instituciones”. En su discurso, Borsellino también recordó a Lucía, Manfredi y Fiammetta Borsellino diciendo que “no han regresado a Via d’Amelio porque hicieron una elección que respeto, cual es pasar los días en que se recuerda el sacrificio de su padre lejos de la controversia vergonzosa que cada año, puntualmente, se reitera“.

No es, por lo tanto, una cuestión de confrontación ni de elecciones correctas o incorrectas.

En los artículos de livesicilia.com se pregunta también “¿cuándo terminará el espectáculo de las agendas rojas?”. La verdad es que no hay ningún espectáculo en el trabajo de una asociación que cuenta con miembros en toda Italia, que que no han hecho otra cosa que trabajar para responder a la solicitud de verdad y justicia, no sólo por Via d’Amelio, sino también por tantos otros familiares de víctimas de la mafia que todavía esperan saber por qué han sucedido ciertas cosas.

Salvatore Borsellino ha también refutado con documentos, gracias a lo que consta en la agenda gris de Paolo Borsellino, al ex ministro Nicola Mancino, hoy imputado en el juicio de la tratativa Estado-mafia, quien dijo que no se había reunido el 1º de julio de 1992 con el juez en el Viminale (el Palazzo del Viminale es un palacio histórico situado en la ciudad de Roma, sede del Ministerio del Interior de Italia, ndt).

Es así que Salvatore Borsellino hizo una contribución ante litteram en la reconstrucción de los hechos sucedidos en los procesos que están actualmente en marcha ante los tribunales en lo penal de Caltanissetta y Palermo.

Y llegamos al “sacrilegio ideológico” de comparar la historia de de Magistris con la de Paolo Borsellino y de abrazar a Massimo Ciancimino, un acusado y testigo que reveló, auto acusándose, parte del diálogo habido entre Cosa Nostra y las instituciones en esos años, en Via d’Amelio.

Sin perjuicio del derecho de toda persona a compartir o no una elección hecha por un individuo, especialmente si es una figura pública, es la forma en que se critica lo que ofende. Debido a que las palabras dichas no son el resultado de una “charla surrealista”.

¿Por qué se vuelve una y otra vez sobre la decisión de haber abrazado a Massimo Ciancimino en Via d’Amelio cuando el mismo Salvador ha explicado en varias ocasiones el motivo de la misma diciendo que se debe reconocer el valor humano de un Ciancimino que “en vez disfrutar del dinero que le dejó su padre Vito, ha hecho una elección deliberada contando todo lo que sabía sobre el proceso de la tratativa Estado-mafia“? Declaraciones, las del hijo del ex alcalde mafioso de Palermo, que le hicieron recuperar la memoria a un gran número de desmemoriados del Estado que habían permanecido en un vergonzoso silencio durante veinte años. Esto sí que es despreciable, inaceptable e innoble de parte del “Estado”.

Ocultando la verdad, sin el coraje de querer ver. Y es así que se empaña la memoria de los ‘héroes de todos’. Porque, como dijo el abogado Fabio Repici en su alegato en el proceso Borsellino Quater, la verdadera violación de la figura moral de Paolo Borsellino, después de su asesinato, es que no fue Cosa Nostra sino los bandidos del Estado los que se apropiaron de la Agenda Roja“.

Foto © Giorgio Barbagallo