Home / Información regional / “SE LOGRO UNA MESA DE DIALOGO PARA PARAR UNA CLARA REPRESION”

“SE LOGRO UNA MESA DE DIALOGO PARA PARAR UNA CLARA REPRESION”

Por Jean Georges Almendras y Jose Guzman

“SE LOGRO UNA MESA DE DIALOGO PARA PARAR UNA CLARA REPRESION”

Dr.Rubén Marigo, de APDH: habla del por qué de la mesa de diálogo en caso Rafael Nahuel

                        Por Jean Georges Almendras y José Guzmán-Marzo de 2018

                   Enviados especiales de Antimafia Dos Mil a Bariloche, Argentina

“Dos cosas: primero, en el caso Maldonado, aquel 1ero de agosto, hubo un procedimiento ilegal, porque la orden del juez era desalojar la ruta, por lo cual al salir de allí a buscar a  los compañeros a su lugar de laburo, a donde estaban, la ubicación, la ruta y demás incumplieron una orden judicial; segundo, que ni no hubiera pasado eso Maldonado no se hubiera muerto, ni ahogado, ni tirado, ni como fuera. Entonces lo que pasó con Maldonado es una consecuencia directa de este procedimiento y la misma forma de manejar este tema se tuvo con Rafael Nahuel” fueron las expresiones del abogado de APDH (Asamblea Permanente de Derechos Humanos, de Bariloche) Rubén Marigo  en oportunidad de la entrevista que nos concedió en la ciudad de San Carlos de Bariloche, oportunidad en la que profundizó sobre el caso Rafael Nahuel. Más específicamente sobre los minutos siguientes a los hechos y a la conformación de una mesa de diálogo, en la que APDH y el doctor Marigo, como uno de sus representantes, fue uno de los protagonistas más destacados.

El profesional comenzó hincando el diente sobre uno de los casos más urticantes para el Estado argentino; y más trágicos para la sociedad argentina y para el mundo. Porque no es poca cosa lo que pasó aquel 1ero de agosto en la Pu Lof Cushamen en Resistencia, en la provincia de Chubut, cerca de la ruta 40, donde perdió la vida el joven artesano y tatuador Santiago Maldonado, cuando participaba de un corte de ruta junto a  mapuches de la comunidad que allí reside, en el marco de una medida de protesta, reclamando la liberación del Lonko Facundo Jones Huala, una de las máximas autoridades mapuches de la región. Un corte de ruta que derivó en tragedia, por la sencilla razón que los efectivos de la Gendarmería Nacional se sobrepasaron en su accionar: traspasaron el cerco de los terrenos recuperados al magnate Luciano Benetton, e ingresaron (extrajudicialmente y sin orden expresa de la Justicia) cargando sobre los mapuches que estaban en el corte, disparando balas de goma, como si en ese campo los perseguidos fueran decenas y como si ellos se hubiesen defendido  a tiros, cuando lo mucho que hicieron fue correr desesperados hacia la otra margen del río Chubut, defendiéndose con piedras lanzadas con sus manos o con hondas. En esa corrida los gendarmes arremetieron con ánimo represivo, con furia, y con una violencia inusitada, que obviamente terminaría mal. Y así fue: Santiago Maldonado pagó con su vida esa excesiva represión. No era mapuche. Era un joven artesano, rubio de ojos celestes y que un buen día decidió adherirse a la causa mapuche inspirado en sus ideas políticas y en sus valores de solidaridad y de justicia. mesa1 

El caso Santiago Maldonado desató en la sociedad argentina una áspera contienda entre el Estado de Derecho y la ilegalidad propiciada y ejercida por funcionarios del Gobierno. Una ilegalidad que arranca desde el momento mismo, que desde filas gubernamentales se puso en práctica una nada disimulada política de persecución a los pueblos originarios. Y al caso Maldonado, cuya desaparición forzada seguida de muerte que desde el gobierno se la pretende minimizar a toda costa, siguió otro  episodio de sangre que igualmente causó estupor en la Argentina y en la región, siendo la victima un joven mapuche, Rafael Nahuel. El 25 de noviembre de 2017  fue muerto de un balazo por la espalda, cuando uniformados del grupo Albatros desalojaron, a balazo limpio (con balas de plomo) un territorio de Villa Mascardi, en Bariloche, que es reclamado por los mapuches.

Ambos episodios fueron y son la piedra de un escándalo mayúsculo a nivel nacional que ha sido seguido por los medios de comunicación oficialistas (por cierto dándole su toque pro Gendarmería y pro Albatros y pro gobierno en su doctrina anti mapuche) y por medios alternativos, no solo de la región, y del resto del territorio argentino, sino además del extranjero.

mesa3

Antimafia Dos Mil , como medio especializado en denunciar todo lo relativo al crimen organizado, y a la violación de los derechos humanos y  los derechos ambientales, ha seguido in situ todo el caso Maldonado, el juicio de extradición al Lonko Facundo Jones Huala acusado de terrorista por el gobierno chileno y la muerte del joven Rafael Nahuel. Desarrollando un trabajo periodístico a favor de la vida y de la justicia, constantemente venimos dialogando con integrantes de APDH y con referentes de las comunidades mapuches de las provincias de Chubut y de Río Negro. Y fue en ese marco que en Bariloche mantuvimos un encuentro con el abogado  Marigo , cuyas evaluaciones y reflexiones sobre los casos Maldonado y Rafael Nahuel nos  permitieron tener una idea precisa  y definida sobre su respectivo contexto, sobre los hechos, sobre sus efectos y sobre el futuro, desde una visión a favor del esclarecimiento y en contra de la impunidad. Porque, a juzgar por los pasos que se  vienen dando desde el Poder Judicial como desde el Poder Ejecutivo, la impunidad de los responsables de las muertes, sería una de las mayores prioridades para las esferas estatales. mesa2 

 “Con Rafael hay una cuestión muy especial.dice el doctor MarigoHay un juez que interviene, ordena el desalojo, es un juez subrogante -Villanueva-  va de Bariloche, llega a Piedras de Aguila a 200 kilómetros.  Ahí le avisan que lo matan a Rafael, bien, así que, supongo que él hará una evaluación. Yo hablé con él de este tema, como fue que apareció esta cuestión, lo que ellos tenían que hacer era custodiar el lugar. Cuando matan a este chico la gente se comienza a juntar acá en el hospital de Bariloche. Ahí nos llaman a nosotros por la APDH.  Está rodeado de policías el hospital, nos costó bastante llegar; la gente estaba muy nerviosa porque salga el director del hospital a una conferencia de prensa, hay un muerto y decimos, bueno, está en la morgue. No, no está en la morgue, está todavía allá. Bueno, ahí la situación se puso mal, hasta que decidimos ir hasta allá, pasando todos los retenes de Gendarmería hasta que lo pudimos encontrar, después de muchas idas y venidas. Nos presentamos, nos atendió ahí Villanueva, nos dio el procedimiento, nos dijo que esa noche no iba a pasar más nada; tuvimos una reunión a las cuatro de la mañana el día 26. Una reunión muy dura, donde estábamos con Natalia, María Nahuel, que es una de las representantes de la comunidad – la tía- y los padres de Rafael, donde les dicen que él está muerto; una situación bastante violenta. Ahí lo que logramos -porque le iba a pedir las pericias a Buenos Aires, lo cual hubiera demorado tres o cuatro días-  que pudimos influenciar a que tomen dos peritos de acá, uno es Pruguer, muy importante, que ya estuvo en otros casos de gatillo fácil con nosotros, y de otro médico forense que es de la Justicia Provincial y por eso logramos que ése mismo día le hicieran la autopsia y ese mismo día entregar el cuerpo, lo cual pudo aflojar un poco la tensión. Y a partir de ahí, más allá de nuestras diferencias con este hombre al otro día iban a continuar con el desalojo, les dijimos que queríamos estar presentes, y después de varias idas y venidas -pude armar una comisión donde estuvo el obispo. Fueron algunas fuerzas sociales. A partir de ahí, al otro día, logramos, repito, después de varias idas y venidas, porque él nos mostraba una información de la Prefectura de que estaba el RAM en esto, después decía que era un ajuste, o lo que fuera.  Nosotros le mostrábamos las publicaciones que teníamos en el Face en contra, por estar ahí defendiendo. Formamos una comisión bastante importante, que fue uno de los concejales, como médico, fue el obispo, que también es importante para nosotros que fuera como el sector, fuimos nosotros, fue gente de la comunidad, y un psicólogo, también. En eso nos fuimos para allá, que nos costó bastante llegar. Después se quedó como a 500 metros del lugar, y bueno, hablamos con la gente, que no quiso bajar. Porque la idea nuestra era que si bajaban no terminaran como Rafael, y ahí logramos, después de una charla y demás, de que sacara algunos compañeros, pudimos hablar  con  el juez, y se logró una mesa de diálogo.

Y dentro de ese contexto de mesa de diálogo, hoy por hoy ¿en qué se ha avanzado? y más allá de la pericia del proyectil famoso. Más allá de que se desmiente que este muchacho no tenía rastros de pólvora ¿cuál es el contexto jurídico en cuanto a la mesa de diálogomesa4

-La mesa de diálogo es un hecho político, ese diálogo fue un hecho para parar una clara represión en su momento y buscar un futuro. Esto está en el Convenio Internacional de la OIT, sobre el tratado de los indígenas, que estas cuestiones no se criminalizan,  sino que se discuten. Y fue una salida política, no sé si buena o  mala; se va  a ir dilatando en el tiempo. El otro día tuvimos una reunión bastante dura.

– ¿Evaluativa?

-No. Con ellos, también, porque hay posturas irreductibles acá. Nosotros por el procesamiento, y ellos por el no procesamiento. Esa es una situación muy dura que es lo que se está tratando de ver, entonces, peor!. En la segunda reunión se presentan como querellantes ellos en la causa, lo cual todavía es más jorobado, entonces en la segunda reunión se planteó de que suspendan el procedimiento, se retiren como querellantes y si no es posible solucionarlo en la mesa de diálogo – lo que suponemos que sí- nombrar a una tercera instancia que haga de mediación. Obviamente nosotros pensando que fueran, que fuera un organismo de derechos humanos, como para poder salir. Y sé que esto pareciera que es como una bicicleta pero también nos distiende a nosotros, de que los compañeros que están allí no sean procesados por usurpación. Hay dos causas: una es la de la usurpación, y otra la de Rafael; la del homicidio, eso está claro, nosotros fuimos, estuvimos ahí, no estaba el RAM, no había armas,  fuimos los primeros en llegar.  Al contrario, vimos los cartuchos y pedíamos  las fotos de los nueve milímetros, una de las chicas la estábamos atendiendo porque era soldado voluntaria y estaba herida, la atendimos ahí, la atendió Ramón, y  me parece que eso es lo importante, haber parado ese momento, desde lo político. Y marcar una diferencia.  Mientras la ministra decía que estaba el RAM, y que estaban armados, nosotros decir en el mismo momento que no, porque  estábamos ahí. Y me parece que fue importante esta decisión,  de que todos los que estuviéramos ahí firmáramos, porque es un hecho que después no lo pudieron desconocer;  el juez ,la fiscal, el obispo y todos los que estábamos ahí, de terminar pacíficamente esa toma; era muy difícil revertir eso. Esa fue un poco la idea, desde el punto de vista político.

– Yendo a otra región. Si en aquél momento en la Pu lof Cushamen, hubiese habido una mesa de diálogo ¿quizás se hubiera evitado la muerte de Santiago?

-Exacto. Yo creo que ahí fue más clara la represión. Nosotros llegamos esa noche, porque podía haber pasado lo mismo que con Santiago, si al otro día iban a buscar al resto de la gente, o no paraban el procedimiento de la noche, cuando nosotros llegamos había. Yo que sé, trescientos, cuatrocientos, contra quince personas. Yo pienso que sí; me parece que esto es una política de Estado, o uno toma la política de Roca, el genocida que tenemos en el Centro Cívico o entabla el diálogo, en este tema, y  pone en práctica la ley 26660 de regularización de tierras; porque no están los medios ni la decisión política de hacerlo aunque ahora por suerte se prorrogó. Me parece que todo esto también ayuda un poco a que la gente tome conciencia de esta  lucha ancestral del pueblo mapuche, no? mas allá de que la sociedad está dividida en esto. Pero está dividida porque hay una política de identificar al RAM como un enemigo interno para justificar este aparato represivo. Nosotros sabemos que esta gente vive en el kilómetro 7 y 1/2 , que hay gente que está en una situación marginada; doblemente marginada, no solamente por ser marginada sino por ser mapuche; ¡ no había armas! si hubiera habido armas las hubieran encontrado; en estos tipos de enfrentamientos que siempre hay heridos de un lado solo, te da la pauta de que no hay un enfrentamiento sino que hay un accionar represivo, eso no cabe la menor duda. Tenemos mucha esperanza. Lo de la usurpación esperamos llevarlo a un camino de diálogo, que sea distinto, porque ya es muy difícil que los saquen, porque ¿Qué es lo que queda? ¿Que vayan con otro desalojo? me parecería que políticamente es inviable eso; también ellos proponen que se vayan a otro lugar, pero, bueno hay razones culturales de por qué la gente -incluso medicinales- eligió ese lugar. En cierta forma más allá de que no hay una relación directa, el juicio de Jones Huala, Maldonado, y eso, tiene un hilo histórico;  tiene un hilo histórico desde siempre en nuestro país.

—————-

*Foto de Portada y 2: Entrevistando al Dr. Rubén Marigo en Bariloche, Antimafia Dos Mil y Our Voice

*Foto 3: Abogado Marigo y colaboradores llegan al lugar www.viaconfirma.com.ar

*Foto 4: María, la tía de Rafael en el lugar del hecho www.planbnoticias.com

*Foto 5: www.viapais.com

 

ARTICULOS RELACIONADOS EN ANTIMAFIA DOS MIL

 

SIGUE LA CACERIA, SIGUE LA REPRESION Y SIGUE LA MUERTE http://www.antimafiadosmil.com/index.php/la-lucha-de-los-pueblos-originarios/4312-sigue-la-caceria-sigue-la-represion-y-sigue-la-muerte-2

 

El PROYECTIL 9 MM QUEMATO A RAFAEL NAHUEL

http://www.antimafiadosmil.com/index.php/la-lucha-de-los-pueblos-originarios/4369-el-proyectil-9mm-que-mato-a-rafael-nahuel