Home / Crimen organizado / SUICIDEN A ATTILIO MANCA
attilio-manca-su-letto

SUICIDEN A ATTILIO MANCA

Por Luigi Ciotti

SUICIDEN A  ATTILIO MANCA

Por el sacerdote italiano Luigi Ciotti, como prólogo del libro de Lorenzo Baldo*

Cada una de las víctimas inocentes de la mafia ha sido para su familia, para sus seres queridos, para su círculo de afectos, una pérdida irreparable. Con más razón si a la pérdida se le ha sumado – como ha ocurrido a menudo  – la ausencia de verdad y de justicia, o hasta incluso la calumnia y la difamación en perjuicio de la víctima.

Me refiero a esos casos en los que no solo el homicidio ha quedado impune sino que ha sido atribuido a una supuesta segunda vida de la persona, a que frecuentaba mundos y situaciones distantes del rol que solía cumplir en público.

De este tipo de manipulación corrió el riesgo de ser víctima don Peppe Diana, sobre quien alguien escribiría, con su cadáver aún tibio, que había sido asesinado por una “historia de mujeres”, lástima que luego sería desenmascarado por alguien a sueldo de la camorra, que era quien en verdad había matado a Don Peppe.

Pero también pienso en esos casos en los que un homicidio se hace pasar, con una sospechosa velocidad, como un suicidio, una consecuencia de las fragilidades y debilidades de la víctima. Este es el riesgo que aún hoy afecta a Attilio Manca, caso del cual habla este libro.

No se puede evitar quedar sorprendidos ante la meticulosa reconstrucción que ha hecho Lorenzo Baldo en el mismo. El autor plantea y analiza una gran cantidad de documentos, pericias, testimonios, sentencias. Pero no se limita solo a esto. A través de un sabio dosaje de empatía y documentación, sirviéndose de las palabras de los familiares, de los colegas de trabajo nos reconstruye el retrato de la persona, nos hace comprender el carácter de Attilio, su calidad humana.

suicidate-attilio-manca

Entonces así tenemos la oportunidad de conocer a Attilio como un joven profundo, sensible, positivamente inquieto, animado por múltiples intereses – la música, la lectura, la escritura – y con un talento innato para hacerse querer. Excelente estudiante de medicina al punto tal que el profesor ante quien discutió su tesis lo invitó a trasladarse por un período de tiempo a París, con el objetivo de especializarse en una técnica quirúrgica de vanguardia. Al regresar a Italia inmediatamente se convirtió en un urólogo de renombre. Primero trabajó en Roma, luego en Viterbo, pero la mañana del 12 de febrero de 2004 fue hallado muerto, con dos marcas de inyecciones en su brazo derecho y señales de violencia en varias partes de su cuerpo.

No es mi intención  – sería algo superfluo, después del puntilloso y equilibrado análisis de Lorenzo Baldo – entrar en detalles en el caso judicial, ni en la serie de incongruencias y de omisiones que caracterizaron al mismo: desde la falta de relevamiento de algunas huellas digitales hasta la evidente curiosidad, para un zurdo como Attilio, de aplicarse una inyección de heroína en su brazo izquierdo. Ni de la hipótesis según la cual el móvil de su muerte habría sido el hecho de haber reconocido a Bernardo Provenzano como su paciente hospitalizado bajo un nombre falso en una clínica de Marsella, al cual él, Attilio, habría operado posteriormente fuera de la Italia. Pero, como ciudadano al que le interesa una justicia que no se someta a los poderes de turno, no puedo dejar de hacerme una serie de preguntas ante la hipótesis que sostienen con fuerza los abogados de la familia Manca, es decir, que las omisiones y las pistas falsas de la investigación tienen que ver con el hecho de que aclarar la muerte de Attilio Manca significaría destapar parte de la así llamada negociación Estado-mafia, iniciada por Cosa Nostra para solicitar, a cambio de terminar con los atentados que venía perpetrando, que se eliminara el régimen de cárcel dura para los jefes mafiosos.

n-DONCIOTTI-large570

Son preguntas a las que la Dirección de Distrito Antimafia de Roma, ante la cual se ha presentado un nuevo expediente de investigaciones, desearía que respondiera. Sería, además de una victoria de la verdad, un justo – aunque sea incompleto – resarcimiento para Angela, Gino y Luca, los familiares de Attilio, de quienes admiro su enorme fuerza interior y su gran dignidad, y este libro los hará sentir menos solos.

Simplemente me limitaré a hacer dos consideraciones finales.

La primera tiene que ver con la búsqueda de la verdad que no puede ser únicamente tarea de la magistratura y de las fuerzas policiales. Todos tenemos que ser artífices de ella, claramente sin entrometernos en las atribuciones de los investigadores pero si haciendo nuestra parte, de ciudadanos atentos y responsables, para que las zonas de sombra no vilipendien el bien común a través de acuerdos clandestinos, o negociaciones inconfesables.

La segunda tiene que ver con la “Jornada de la memoria y del compromiso en recuerdo de las víctimas inocentes de las mafias”, que este año se conmemoró en Messina, en la tierra de la familia Manca, que reside en las cercanías de Barcelona Pozzo di Gorro, de la misma forma que cerca de Messina vive la familia de Graziella Campagna, otra víctima inocente de las mafias, y que los Manca tienen un gran sentimiento por ella. Y bien, precisamente en Messina – al igual que en otras ciudades de Italia que en ese día conmemoraban el 21 de marzo simultáneamente con la capital de la Sicilia oriental – la Asociación “Libera” tocó con sus propias manos un ejemplo de esa ciudadanía atenta y responsable: escuelas, asociaciones, miembros de la administración pública y de las instituciones, sectores de la Iglesia y ciudadanos comunes dieron la cara, deseosos de mostrar el rostro de una Sicilia limpia, rebelde ante los juegos sucios, ante las zonas de sombra, ante las complicidades entre las mafias y los poderes corruptos, ante la indiferencia y ante la resignación que permiten su existencia.

attilio-manca1

Es hermoso pensarlo, como una señal de la presencia de Attilio y como una etapa del compromiso colectivo necesario para honrarlos con verdad y justicia.

*Libro de Lorenzo Baldo: La Mafia ordena: Suicidad a Attilio Manca, de Editorial Imprimatur (La Mafia ordina: Suicidate Attilio Manca)

*Foto de Portada: www.huffingtonpost.it Cadáver de Attilio Manca

*Foto 2: tapa del libro

*Foto 3: www.huffingtonpost.it Sacerdote Luigi Ciotti

*Foto 4: www.livesicilia.it Dr. Attilio Manca