Home / Información general / TERRORISMO SUGERENCIAS PARA LOS INVESTIGADORES DE BRUSELAS (Y DE PARIS)
parispirtada

TERRORISMO SUGERENCIAS PARA LOS INVESTIGADORES DE BRUSELAS (Y DE PARIS)

Por Giulietto Chiesa

TERRORISMO SUGERENCIAS PARA LOS INVESTIGADORES DE BRUSELAS (Y DE PARIS)

Por Giulietto Chiesa 29 de Marzo de 2016

Video

Cámaras, simulacros y singulares coincidencias simbólicas. Algunos indicios sobre los que investigar sobre el enésimo atentado

Sería interesante saber por qué, hasta ahora, no ha sido posible ver las filmaciones de las cámaras de seguridad de las zonas en las que ocurrieron las explosiones en el aeropuerto de Zaventem. Lo único que el mundo ha visto hasta el momento es el fake del video de la explosión de la bomba terrorista de 2011 en el aeropuerto Domodédovo de Moscú. Eso aparece como una operación de distracción finalizada a desorientar a la opinión pública. Sería ideal que se realizara una investigación para descubrir a los autores de esta maniobra de distracción. Pero comienzo por certificar que el aeropuerto de Bruselas está lleno de cámaras de seguridad. En el área afectada por el atentado había varias cámaras en funcionamiento. Seguramente más de una filmó la explosión. A partir de esas imágenes se podría descubrir fácilmente tanto dónde fueron colocadas las maletas como dónde se encontraban los terroristas en el momento de las explosiones. Además de otras muchas circunstancias valiosas, incluidas las de los movimientos de los terroristas antes y después del estallido. La policía declaró que uno de los terroristas voló por los aires junto a las maletas, pero no existe ninguna prueba en cuanto a dicha afirmación. Imagino que habréis visto esas imágenes. Estaríamos todos muy contentos por poder verlas también. Hasta ahora las imágenes que circulan con respecto a Zaventem fueron filmadas con algunos celulares de los testigos presentes. No hay nada que pertenezca a las cámaras de seguridad. No creo que haya un secreto de Estado al cual atenerse. ¿O me equivoco?

Trascendió la noticia de que durante la noche del 25 al 26 de febrero las autoridades belgas, junto a la dirección del Metro de Bruselas, promovieron un ejercicio antiterrorista en las instalaciones del mismo. Ejercicio que tuvo lugar a partir de la media noche hasta las 4 de la mañana, en el mismo participaron – según las noticias de la prensa que adjunto – alrededor de 300 personas. La mitad eran agentes, fuerzas del orden, bomberos, personal médico, y alrededor de 150 eran los “extras”, es decir, personas civiles reclutadas a las que les pagaron para “interpretar el papel” de ciudadanos víctimas de un atentado. El hecho – muy curioso y de enorme relevancia que me tomo el atrevimiento de someterlo a vuestro juicio – es que el simulacro se desarrolló precisamente en el tramo de túnel (que conecta las estaciones de Maelbeek y Schuman) que fue escenario del atentado terrorista del 22 de marzo pasado.

El metro de Bruselas es muy grande. La probabilidad de una coincidencia casual entre el lugar del simulacro con el del atentado terrorista es bajísima. Es más probable la hipótesis de que a los terroristas (presuntos musulmanes) les haya avisado alguien (seguramente no musulmán) perteneciente a la organización del ejercicio. O peor aún, que alguno de los organizadores del ejercicio coincida con alguno de los organizadores del atentado. Me pregunto si se habrán realizado las investigaciones necesarias también en esta dirección. Si yo estuviera en vuestro lugar lo haría.Hay otra circunstancia, realmente singular, relacionada con la masacre del Bataclán del 13/11/2015. De esa tragedia existe solo una fotografía. No hay más. Os dejo que encontréis una explicación para algo tan increíble. Siendo que de hecho en ese local había aproximadamente 500 personas. Seguramente el 99% de ellas contaban con un teléfono celular. ¿Cómo se explica que nadie haya tomado una foto y que nadie haya publicado algo en YouTube, ni durante, ni después? Ni una sola de las numerosas personas a las que les consulté cree que ningún teléfono celular haya tomado una foto de la matanza. Pero no es de esto de lo que quiero hablar. En cambio pretendo señalar el misterioso dibujo que “alguien” trazó en el suelo de la platea del Bataclán.

Al lado de la quincena de cadáveres que quedaron en el suelo (que se ven en la foto) “alguien” parece haber arrastrado alrededor de los mismos un escobón, o algo similar, de más de un metro de ancho, empapado de un líquido color rojo. Mirando atentamente ese dibujo se descubre la impresionante similitud con otro dibujo que está presente, mientras escribo, en la fachada de vidrio del ingreso principal del Aeropuerto de Zaventem.

paris

Seguramente existen expertos en análisis fotográfico que podrían permitiros verificar (o desmentir) estas analogías. Quedando claro de forma inmediata que incluso el último analfabeto europeo que, en el caso de que las analogías resultaran tener fundamento, el 13/11 parisino habría contenido intrínsecamente el anuncio del 22/3 de Bruselas. De esa forma desbarataría todas las reconstrucciones de los acontecimientos que han circulado hasta el momento en todos los medios masivos de comunicación en base a las revelaciones que hasta ahora han realizado los investigadores, es decir, vosotros.

Es difícil imaginar que los inadaptados, delincuentes comunes y fácilmente chantajeables, que fueron presentados por los medios como las mentes de las masacres, hayan sido tan refinados como para concebir una puesta en escena tan compleja. Aquí parece ver en filigranas no solo una organización impecable, sino un plan a largo plazo que dotado de avisos y anuncios en código que “alguien” ha enviado a “alguien más”. Si seguís perseverando en esa dirección, parecida a una payasada, tal vez lleguéis a descubrir dónde y cuándo será el próximo atentado. Dejando de lado el no pequeño detalle – todo menos musulmán – de que la fecha del 22/3 (girado al contrario a la americana quedaría 3/22) recuerda en forma muy cercana el 322 que está en la base de la calavera con los dos huesos cruzados de la “Skull and Bones”, la asociación estudiantil secreta de la Universidad de Yale, de la cual George Bush Jr. Fue miembro. Coincidencias, nada más que coincidencias, es lo que seguramente dirán. Y ¿quién puede afirmar que incluso la sucesión de tantas coincidencias acaso no forme parte de una coincidencia en si? (Roberto Quaglia).

paris2

Mi planteo de hipótesis, por ahora, termina aquí. Pero solo por brevedad y para que no perdáis más tiempo contándonos historias ridículas como las que habéis elaborado hasta el día de hoy. Las demás sugerencias (y otras preguntas) seguirán surgiendo.

Fuente: ilfattoquotidiano.it


Extraído de:
megachip.globalist.it