Home / Crimen organizado / TOTÒ RIINA EL MAFIOSO DE ESTADO QUE PIDE LA EXCARCELACIÓN ¿HABRÁ UN JUEZ EN BOLONIA?
toto

TOTÒ RIINA EL MAFIOSO DE ESTADO QUE PIDE LA EXCARCELACIÓN ¿HABRÁ UN JUEZ EN BOLONIA?

Por Saverio Lodato

TOTÒ RIINA  EL MAFIOSO DE ESTADO QUE PIDE LA EXCARCELACIÓN

¿HABRÁ UN JUEZ EN BOLONIA?

por Saverio Lodato – 08 de junio del 2017

Para mí, Totò Riina siempre ha sido un “Mafioso del Estado”. Y, hace al menos cuatro años, que lo vengo escribiendo. Un poco solo, en realidad. Pero ese no es el punto. Así que, veamos, ¿cuál es el punto?

El punto es que Totò Riina se presenta ahora a pedir la excarcelación. Reflexionemos.

¿Ha hablado?

¿Tal vez se arrepintió?

¿Acaso dijo los nombres de los que desde las sombras le dieron el visto bueno para la matanza de Capaci? ¿Acaso ha revelado lo que hay detrás de esas dos masacres que pusieron a Italia de rodillas  -después de Capaci, la de Via d’Amelio- separadas por tan sólo 57 días?

El 21 de febrero de este año escribimos en este sitio un artículo titulado: Caro Totò Riina, non metterti anche tu a fare il pagliaccio (“Estimado Totò Riina, no intentes ser un payaso”). La referencia -irónica- fue por el hecho de que él había pedido ser interrogado por los fiscales del juicio de la tratativa Estado-mafia, aceptando de esta manera responder a las intercepciones en la cárcel Opera, lo cual demuestra qué tipo de canalla es, aunque con ciertos “padecimientos de salud”. Enfermo, pero aún sin escrúpulos.

Vamos a hacerla corta. Durante años Riina fue dejando tras de sí guijarros, como Pulgarcito, para dar a entender, a quien correspondiere, que si alguien como él hablara medio Estado italiano se derrumbaría al suelo. ¿Y ahora resulta que esa presunción cambió?

O su buena conducta la ha cambiado.

Ha mantenido la boca cerrada. Ha tranquilizado a sus socios de las matanzas, y no estamos hablando solamente de mafiosos. Quiere ser en los últimos años el abuelo de Cosa Nostra, rodeado por el afecto de sus hijos y nietos. E incluso con un hijo “escritor”, para darle crédito al lanzamiento publicitario de su libro que se emitió en los estudios de “Porta a Porta”.

Fue en aquella ocasión -no lo hemos olvidado- que el hijo de Riina congeló a Bruno Vespa con esta respuesta: “Mira, mis hermanos y yo nacimos durante la carrera de mi padre, pero nacimos en una clínica y fuimos registrados con nuestros nombres y apellidos”.

Qué dientes y uñas sacó Riina junior. Dijo, en pocas palabras, que su padre, durante toda su carrera, no fue molestado por los uniformados que le daban caza.

Incluso ante la pregunta de Vespa, “¿Tiene respeto por los jueces muertos?”, reaccionó sacando las uñas, “Respeto a todos los muertos” (Ver Riina j. a Porta a Porta. Interviste che non si possono rifiutare Riina Junior en Porta a Porta. Una entrevista que no se puede rechazar)

Y por qué el viejo “don” Totò no debe desear la cercanía de su hija Lucía, que en el 2013 hizo su aparición en Ginebra en los estudios de una  televisora suiza? Ella dijo: “Me siento honrada y feliz de llevar el nombre de mi padre” (Ver L’ereditiera di Riina, La heredera de Riina).

En síntesis. Son años y años que el clan Riina persigue un ambicioso proyecto: la vuelta a casa de la cabeza de la familia, mancillado en su honor por los jueces, investigadores y arrepentidos. ¿De qué nos asombramos?

¿Y él? También dio el paso para dejar en el camino unos guijarros como Pulgarcito incluso a Silvio Berlusconi (Ver Totò Riina, una escort dello Stato-Mafia per tutte le stagioni, Totò Riina, un escolta del Estado-mafia para todas las estaciones”).

Diríamos que es suficiente.

¿Y a alguien así, que es un archivo ambulante de secretos y delitos, pactos infames, vergüenzas, obscenidades sangrientas, de la primera y la segunda república, se lo debería ir a ver con una rama de olivo en la mano?

El nuevo Jefe de Policía de Palermo, Renato Cortese, que conoció a los mafiosos haciendo trabajo de campo, cuando fue a arrestarlos, y no sólo estudiando en los libros, dijo de Riina, “ordena con la mirada“. ¿Qué más podemos agregar?

Que el Tribunal Supremo, a la mafia, la conoce sólo de los libros.

Pero ¿habrá un juez en Bolonia, el próximo 7 de julio, cuando el Tribunal sea llamado para expedirse definitivamente sobre el asunto?

¿Habrá un juez con la columna tan recta como para decir: “no, queridos jueces del Tribunal Supremo”.

“No me he convencido. No voy a abrir la celda donde se encuentra detenido Toto Riina”?.

¿Habrá un juez así?

Nosotros creemos que sí.

O al menos lo esperamos.

saverio.lodato@virgilio.it