Home / Internacionales / UNA SEÑAL PARA TODA EUROPA
militare-bruxelles-AFP2016_DIRK-WAEM_BELGA

UNA SEÑAL PARA TODA EUROPA

Por Giulietto Chiessa

UNA SEÑAL PARA TODA EUROPA

Por Giulietto Chiesa – 22 de Marzo de 2016

La nueva masacre de Bruselas, con acciones terroristas tan bien coordinadas como sangrientas, es decir, con bombas de alto potencial, no con kamikazes suicidas, tiene un aire completamente de “continuación” de un plan.

¿De quién? ¿Contra quién estaba dirigido? Al sancta santorum que guía este alboroto nadie lo conoce, y por lo tanto todas las hipótesis son igualmente poco fiables. Todas aquellas que de manera delirante lo adjudican a una “respuesta” de Daesh por la captura del último superviviente del 13/11 de París también es muy ridículo. Un pequeño delincuente que hacía tiempo estaba siendo controlado por los servicios secretos, ex gestor de un centro de venta de drogas y de prostitutas, llamado “La Beguine” en el barrio de Molenbeek, que logró pasar inadvertido a través de cuatro controles de la policía (francesa) antes de refugiarse en el mismo barrio en el que había vivido siempre, y permaneció allí durante cuatro meses, no podía ser el “cerebro” de nada. Estos atentados habían sido programados hacía ya tiempo, desde alguna central de provocaciones de gran estilo.

¿En contra de quién? Estas bombas son la prosecución de las de París de 2015: de Charlie Hedbo y del Bataclan. De Ankara, en contra de los turistas alemanes. Son la prosecución de la puesta en escena de Colonia. Son la secuela del río de prófugos.

Sigamos un orden: están en contra de nosotros. En contra de “los pueblos de Europa”. Para reducir las libertades que les han quedado y sus capacidades de respuesta a los abusos de los poderes.

Hombre herido en el aeropuerto de Bruselas atacado por los terroristas

© REUTERS/ Ketevan Kardava/Courtesy of 1TV.GE

De hecho la primera consecuencia, obvia, será la suspensión de todas las garantías democráticas.

Cosa que ya está ocurriendo en Francia, ahora le toca el turno a Bélgica. Luego, después de algún atentado en Italia, si por casualidad no llegara a querer entrar en guerra contra Libia, entonces le tocará a Italia.